Páginas vistas en total

viernes, 28 de abril de 2017

CAMBIO CLIMÁTICO: "INUNDACIONES EN LA CIUDAD DE CORRIENTES (ARGENTINA)"




ES NECESARIO INNOVAR EN LA AGRICULTURA PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO



El organismo internacional pide a los países impulsar ‘agricultura climáticamente inteligente'. / Archivo | La Estrella de Panamá

La innovación agrícola puede ser una herramienta para limitar el calentamiento global, de forma que se eviten los peores efectos del cambio climático y las migraciones forzadas en el mundo, indicó la FAO.

El director adjunto de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), René Castro, afirmó en un acto que están apoyando a países en desarrollo para lograr una ‘agricultura climáticamente inteligente' que contribuya al desarrollo rural y frene ese tipo de desplazamientos.
Según mediciones de la agencia espacial estadounidense, las zonas donde más se está notando el cambio climático se sitúan en África occidental, la península Arábiga, el Sudeste Asiático y la cuenca del río Amazonas.

Castro sostuvo que algunos de esos puntos están relacionados con los actuales flujos migratorios. Precisamente Oriente Medio y África albergan la mayor parte de los 65.3 millones de personas que han abandonado sus hogares por la fuerza, según el último informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados sobre tendencias globales.

Entre las iniciativas para mejorar las condiciones de vida de la población rural en los países pobres, Castro mencionó los proyectos que la agencia está implantando en el Corredor Seco en América Central y la iniciativa conocida como Gran Muralla Verde para combatir la desertificación en el Sahel.

De los 143 países que junto a la Unión Europea han ratificado el Acuerdo de París contra el cambio climático, un 90% ha apostado en sus planes de mitigación por actuar en los ámbitos de la agricultura, los bosques y los cambios en el uso de la tierra.

Además, 32 países han mencionado expresamente la ‘agricultura inteligente con el clima' como una opción para combinar las medidas de adaptación al cambio climático y las que buscan reducir sus efectos. Según la FAO, el 60% de los países que han ratificado el pacto han pedido apoyo para recibir tecnología y conocimientos, mientras que todos los países menos desarrollados comprometidos con el acuerdo climático han señalado que necesitan apoyo financiero para cumplir sus planes.

FUENTE:  La  Estrella de Panamá , 27 / 04 / 2017

¿CÓMO AFECTA A LA ARGENTINA QUE LA TEMPERATURA AUMENTE 1.5°C EN LOS PRÓXIMOS 25 AñOS?



Veinticinco años podrían parecer mucho tiempo, pero para la Argentina significan la diferencia entre un país devastado por desastres naturales o un país con desarrollo social y ambiental equitativo.
 
La comunidad científica nos advierte que en sólo 25 años la temperatura de la Argentina aumentará 1.5°C, y esto podría significar que muchas ciudades desaparezcan bajo el agua con efectos sobre las fuentes de alimentación, la salud y el acceso al agua potable. No hay dudas que serán millones de vidas afectadas por los impactos irreversibles del cambio climático en el desarrollo social y económico de la Argentina.
 
El calentamiento global es inequívoco. Estas últimas décadas han sido las más cálidas para nuestro planeta. Según el Panel Intergubernamental de Cambio  Climático (IPCC) la temperatura global aumentó un 0,8°C con graves consecuencias. La Argentina, por su parte, ha superado este aumento de temperatura ya que en regiones como la Patagonia ha llegado a aumentar más de 1°C en los últimos años. Además se proyecta que se supere el límite de 1.5°C en los próximos 25 años. Un tiempo muy corto si pensamos que los compromisos que se hicieron en París se establecieron para fines de siglo.

El Acuerdo de París marcó un antes y un después. Las 195 naciones acordaron combatir el cambio climático y se comprometieron a mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2°C. Si bien se creía que esta cifra era ambiciosa, algunos no estaban tan de acuerdo. Las islas del Pacífico y los países más vulnerables al cambio climático veían peligrar su subsistencia por el aumento del nivel del mar, que se proyectaba catastrófico con esta meta de 2°C; por ello su reclamo era que la meta sea 1.5°C.

En una entrevista exclusiva, Peter Thomson, Presidente del 71º período de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, respondió cuál era la diferencia de este medio grado para islas como Fiyi, su país natal.
"1.5°C es donde las cosas empiezan a cambiar, con impactos catastróficos, y estamos casi ahí. Esto podría significar nuestra subsistencia, es algo existencial para nosotros”.
Sus pedidos fueron escuchados y se incluyó en el Acuerdo de París un párrafo que reafirma la necesidad de hacer esfuerzos para que el aumento no supere este límite. También se logró que el IPCC inicie investigaciones sobre el impacto que tendría un calentamiento global de 1.5°C, ya que hasta el momento las proyecciones están hechas para los 2°C.

Pero ¿Qué significa esta diferencia de medio grado para la Argentina?  ¿Por qué es importante que la temperatura no aumente más de 1.5°C en nuestro país?  Carolina Vera, investigadora del  Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera, explica el desafío que tenemos por delante: “Ese medio grado puede significar una gran diferencia para el futuro de la Argentina, es la diferencia entre un país en caos o uno con desarrollo.”
Vera conoce bien de lo que habla, porque desde 2015 preside el Grupo de Trabajo I del IPPC donde investiga sobre las bases físicas del cambio climático, en el mundo y en la Argentina. Además coordinó la elaboración de un informe para la Tercera Comunicación Nacional sobre Cambio Climático que analiza el impacto del calentamiento global en nuestro país en los últimos 50 años. En una entrevista exclusiva para esta nota, Vera presenta los resultados alarmantes de su última investigación.

“No necesitamos remitirnos a las proyecciones climáticas de fines de siglo para ver cómo afecta medio grado de aumento de las temperaturas en Argentina. Los datos ya están accesibles hoy. Ya podemos ver los impactos del calentamiento global en nuestro país. En los últimos 50 años el aumento promedio de las temperaturas en el país alcanzó y superó el medio grado. Ese medio grado ha significado un aumento en las lluvias y en los eventos extremos, todos vinculados al calentamiento global por actividad humana.
Esto sólo empeorará. Estamos a la vuelta de la esquina del límite de 1.5°C”.


En el informe, Vera y su equipo anticipan que el país alcanzará un aumento de temperatura de 1.5°C en los próximos 25 años. Esto generará eventos climáticos adversos cada vez más frecuentes. Se espera un aumento de los fenómenos extremos relacionados con las altas temperaturas y las precipitaciones intensas en la mayoría de las regiones del país.

Se producirán inundaciones en la zona central, sequías más prolongadas en Cuyo, lluvias intensas y tornados más frecuentes en el Norte y el Litoral. El caudal de los ríos de la cuenca del Plata sufrirá alteraciones y el Mar Argentino crecerá en promedio tres milímetros por año, dejando bajo el agua a cerca del 19% de la población argentina.

Esta proyección de la subida del mar se puede ver en el Mapa online animado diseñado por la organización Climate Central, que permite pronosticar cómo subiría el nivel del mar, con un aumento de 1.5°C y en el caso más extremo de 4°C.

Estos eventos climáticos extremos no sólo traerán como consecuencia desastres naturales. El aumento de la temperatura también producirá impactos negativos en la vulnerabilidad social y en el desarrollo de la Argentina. Respecto a esto, el Banco Mundial junto al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, llevó adelante un Análisis donde evaluó el impacto del calentamiento global en el desarrollo socio-económico del país. Determinó que las inundaciones generan el 95% de los daños económicos causados por el aumento de temperatura, y representan uno de los riesgos sociales más desafiantes para la Argentina.

No hay dudas que serán millones de vidas afectadas por los impactos irreversibles del cambio climático en el desarrollo. Este escenario está sucediendo hoy y no hará más que empeorar. Los próximos 25 años serán determinantes para frenar consecuencias aún peores.

La comunidad científica internacional es clara cuando dice que el aumento de 1.5°C es el mejor de los escenarios que se puede proyectar. Es el “peor de los males”, afirma Vera. Las consecuencias más desastrosas se verán si decidimos no hacer nada y seguimos emitiendo como lo estamos haciendo ahora.

En este “business as usual” la temperatura escalará a los 4°C. Será necesario trabajar en un sistema energético más eficiente, que abandone la explotación de combustibles fósiles y busque alternativas sostenibles. Pero se deberá ir más allá de sólo reducir emisiones. Vera nos advierte que el mayor desafío será la captura de emisiones, es decir, crear los medios para que las emisiones de la atmósfera sean capturadas y se reduzcan, por ejemplo a través de la reforestación. Si tomamos en cuenta que la Argentina perdió en los últimos 10 años el 12% de sus zonas forestales (el equivalente a una cancha de fútbol por minuto) entonces estamos frente a un desafío enorme.

El Gobierno argentino reconoce este desafío y por ello anunció que fijará metas de reducción de emisiones aún más ambiciosas que las presentadas hasta el momento. Además creará un Gabinete Climático Nacional para trabajar con los sectores más críticos, como el Agro y el Transporte, los mayores contribuyentes de emisiones en el país, y también los sectores más afectados por el impacto del cambio climático (PNUD Argentina).

Veinticinco años están a la vuelta de la esquina. Ya no es necesario esperar a ver las consecuencias del aumento de temperatura en Argentina, hoy los desastres naturales están a la vista. Los escépticos han quedado en la historia. El aumento del 1.5C es inevitable y necesitamos cambiar bruscamente de dirección para no quedarnos sin Planeta. Bien lo recuerda el ex Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon: “No tenemos plan B, porque no hay Planeta B”.

FUENTE: ComunicaRSE , 27 / abril / 2017
Por María Julia Arana





CUBA APRUEBA UN PLAN CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO




El gobierno cubano aprobó un plan de Estado para "minimizar" los efectos del cambio climático, que amenaza a la isla con el aumento del nivel del mar, eventos naturales cada vez más frecuentes y una sequía intensa, informaron este viernes medios locales.
 
El Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático es "una propuesta de cómo avanzar en acciones concretas para contribuir a minimizar los impactos de éste", dijo la ministra cubana de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Elba Rosa Pérez, según imágenes divulgadas este viernes por la televisión local.
 
El plan fue aprobado el pasado martes en una reunión del Consejo de Ministros, que encabezó el presidente Raúl Castro, y será examinado en la primera sesión del Parlamento en julio próximo, señaló el diario oficial Granma.
 
Pérez destacó que el macroproyecto tiene tres "áreas priorizadas": la preservación de la vida de las personas en los lugares más vulnerables, la seguridad alimentaria y el desarrollo turístico, y prevé "un programa de inversiones (...) a corto (año 2020), mediano (2030), largo (2050) y muy largo (2100) plazos".
 
Entre las medidas que propone para "contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables", están "no permitir la construcción de nuevas viviendas en asentamientos costeros y reducir las áreas de cultivos próximas a las costas", explicó la ministra.
 
Asimismo, añadió, incluye acciones dirigidas a "asegurar la disponibilidad y el uso eficiente del agua como parte del enfrentamiento a la sequía, dirigir la reforestación hacia la máxima protección de los suelos y las aguas, detener el deterioro de los arrecifes de coral, rehabilitarlos y conservarlos".
 
El cambio climático "agravará los problemas ambientales, convirtiéndose en factor determinante del desarrollo sostenible", afirmó Pérez. "Tenemos que prepararnos".
 
Al igual que el resto de las islas del Caribe, Cuba, un archipiélago de 111.000 km2 y una población de 11,2 millones de habitantes, está amenazada por el aumento del nivel del mar y eventos naturales cada vez más frecuentes, como huracanes de gran intensidad.
 
Según los expertos, debido al cambio climático el clima de Cuba se ha tornado más cálido y extremo, y la isla enfrenta desde 2014 una situación de intensa sequía que abarca casi todo su territorio.
 
FUENTE: Ecodiario.es , 28 / abril / 2017

jueves, 27 de abril de 2017

EL DESPLAZAMIENTO PROVOCADO POR EL CAMBIO CLIMÁTICO






Cinco zonas de alto riesgo








El calentamiento global se ha convertido en una de








Refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos contabilizados por la ONU

El cambio climático no tiene los mismos efectos en todo el planeta ni las mismas consecuencias a largo plazo para todo mundo.

Este mapa ilustra alteraciones humanas (en este caso son datos de las Naciones Unidas que corresponden a casi 64 millones de “personas desplazadas”, una cifra que se triplicó con respecto a la de 2005) y también alteraciones climáticas, expresadas con datos del índice climático de la NASA designado Common Sense Climate Index. La correlación entre ambos tipos de alteraciones es impresionante.
 
El cambio climático es un “multiplicador de amenazas”: contribuye a la inestabilidad económica y política, además de agravar sus efectos; intensifica desastres de aparición repentina, como inundaciones y tormentas, y también desastres de aparición paulatina, como sequías y desertificaciones. A su vez, estos desastres hacen que se pierdan cosechas, aumente el hambre y se agraven las condiciones de hacinamiento en los centros urbanos. Estas crisis enardecen el desasosiego político y recrudecen los efectos de la guerra, lo cual produce más desplazamientos.
 
1. Cuenca del Amazonas
Conforme se derriten los glaciares, se reducen las reservas de aguas dulces en la llanura andina, lo que ocasiona más tensiones entre los habitantes y las operaciones de la industria minera y agropecuaria que consumen gran parte del agua restante. Algunos investigadores predicen que este conflicto por los recursos atraerá más inmigrantes a la cuenca del Amazonas, donde muchos ya se dedican a la minería informal y al cultivo de coca, lo cual podría propiciar el surgimiento de sindicatos delictivos.
 
2. Lago Chad
El lago Chad, un recurso vital para Camerún, Chad, Níger y Nigeria, se ha reducido en más del 90 por ciento desde 1963. Esta catástrofe ecológica es un factor más que contribuye a la crisis del grupo insurgente Boko Haram, el cual ha provocado el desplazamiento de 3,5 millones de personas.
 
3. Siria
En 2007, comenzó un periodo de tres años de sequía en Siria oriental, Turquía, el norte de Irak y el área occidental de Irán; la peor que ha sufrido la región desde que se cuentan con datos científicos. En Siria, la escasez de agua, las cosechas perdidas y las muertes del ganado hicieron que 1,5 millones de personas se desplazaran de áreas rurales a las ciudades. Los precios de los alimentos se dispararon, lo cual agravó las tensiones económicas y sociales, y dejó a los sirios en una situación terriblemente vulnerable al estallar la guerra.
 
4. China
Los desiertos de este país han aumentado en 54.000 kilómetros cuadrados desde 1975, lo que ha eliminado tierras de cultivo y ha ocasionado la producción de devastadoras tormentas de arena. El gobierno ha reubicado a cientos de miles de “inmigrantes ecológicos”, muchos de los cuales pertenecen a minorías religiosas o étnicas, de las áreas afectadas del norte de China.
 
5. Filipinas
Muchos modelos del clima predicen que el alza en la temperatura de los océanos hará que se intensifiquen los tifones y las tormentas tropicales, adquiriendo mayor poder de destrucción. Desde 2013, casi 15 millones de personas han sido desplazadas en Filipinas debido a los tifones y las tormentas. El tifón que ha ocasionado más muertes, Haiyan, mató a más de 7000 personas.

FUENTES:  The New York Times es ,   Por

martes, 25 de abril de 2017

TODO EL MUNDO HA EXPERIMENTADO EL CAMBIO CLIMÁTICO.




Esta foto de archivo del 20 de juliodel 2016 muestra a un iraquí refrescándose del calor del verano con una ducha al aire libre en Bagdad, Irak. La mayoría de los habitantes del planeta ya han experimentado un calor récord y extremo, sequías o lluvias propiciadas por cambios climáticos artificiales, de acuerdo con una nueva investigación.
Esta foto de archivo del 20 de juliodel 2016 muestra a un iraquí refrescándose del calor del verano con una ducha al aire libre en Bagdad, Irak. La mayoría de los habitantes del planeta ya han experimentado un calor récord y extremo, sequías o lluvias propiciadas por cambios climáticos artificiales, de acuerdo con una nueva investigación. Karim Kadim, Archivo AP Foto



La mayoría de los habitantes del planeta ya han experimentado calor, sequías o lluvias a niveles extremos, propiciados por el cambio climático generado por el hombre, de acuerdo con una nueva investigación difundida el lunes.

En el estudio, el primero de su tipo, los científicos analizaron estaciones meteorológicas de todo el mundo y calcularon que en el 85% de los casos, el récord del día más caluroso del año tenía la sombra del cambio climático. Los gases de efecto invernadero generados por la combustión del carbón, el petróleo y el gas natural hicieron esos récords más grandes o más probables.

"El mundo todavía no está en un punto en el que todo récord de calor tiene la huella humana, pero se está acercando a eso", dijo el autor principal del estudio y científico climático de la Universidad de Stanford, Noah Diffenbaugh.

La influencia del cambio climático traslució 57% de las veces en récords de pocas lluvias en un año y 41% en récords de lluvia abundante en un período de cinco días, de acuerdo con el estudio publicado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences.

Durante los últimos años, los investigadores han ideado una técnica para determinar si es que un solo evento climático extremo se hizo más fuerte o probable debido al cambio climático. Generalmente involucra información meteorológica pasada y detallados modelos computarizados que simulan qué tan seguido podría ocurrir un evento sin el calentamiento producido por los gases del efecto invernadero, y comparan eso con la recurrencia de estos eventos.
Científicos independientes dicen que lo que hace diferente y útil al estudio de Diffenbaugh es que no analiza un solo evento, como la sequía de cinco años en California. En vez de eso, aplica la técnica a estaciones meteorológicas de todo el mundo, dijo Adam Sobel, científico climático de la Universidad Columbia, quien no fue parte del nuevo trabajo.

"Este es un paso adelante en el sentido de que permite que podamos hacer afirmaciones generales sobre qué fracciones de los eventos de determinada clase tienen una influencia humana significativa desde un punto de vista estadístico", dijo Sobel en un correo electrónico.

FUENTE: Nuevo Herald , 24 / abril / 2017

MÉXICO REFUERZA SU COMPROMISO DE ENFRENTAR EL CAMBIO CLIMÁTICO.



El gobierno de México reafirmó su compromiso al sumarse a la iniciativa impulsada por la Coalición Under2, a fin de limitar el aumento de la temperatura media global a menos de dos grados Celsius.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) recordó que Under2 fue creada durante la COP21 y con la reciente adhesión de México y Canadá, un total de 170 jurisdicciones de 35 países y seis continentes han suscrito el Memorándum de Entendimiento (MOU).
El gobernador de California, Edmund G. Brown Jr., anunció la adhesión de México durante la conferencia "Navigating the American Carbon World" en San Francisco, organizada por la Climate Action Reserve.
En representación del gobierno mexicano, el subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Semarnat, Rodolfo Lacy Tamayo, firmó el MOU en materia de liderazgo mundial ante el cambio climático.
Expresó que para México las estrategias de corto, mediano y largo plazos se llevan a cabo en congruencia con los programas nacionales y con base en la Ley General de Cambio Climático con respecto a la implementación de políticas públicas mediante el Sistema Nacional de Cambio Climático.
La participación de los gobiernos estatales y municipales es un elemento fundamental para alcanzar los resultados globales esperados en el corto, mediano y largo plazos, además de que en México 11 estados ya están comprometidos con la iniciativa.
En un comunicado, la Semarnat detalló que desde 2012, la gran mayoría de las entidades federativas han reforzado sus acciones en materia de cambio climático mediante la integración de inventarios de emisiones.
Asimismo, con la implementación de programas estatales de cambio climático, y con el establecimiento de leyes y arreglos institucionales sectoriales y gubernamentales para el cumplimiento de sus metas particulares.
Muchos de los dos mil 456 municipios del país también están implementando programas de cambio climático a través del uso de energías renovables, sistemas de movilidad sustentable, manejo de residuos, agua, bosques y suelos, entre otros.
 
FUENTE:  terra,   24 / abril / 2017