Vistas a la página totales

lunes, 22 de abril de 2024

Científicos descubren que la ingeniería de nubes puede actuar como un eficaz analgésico contra el calentamiento global


La práctica de aclarar las nubes marinas (marine cloud brightening, o MCB) ha atraído mucha atención en los últimos años como una posible forma de compensar los efectos del calentamiento global causado por el hombre y ganar algo de tiempo mientras la economía global se descarboniza.

MCB funciona mediante la pulverización controlada de diminutas partículas (aerosoles) a la atmósfera, con el objetivo de aumentar la cantidad de luz solar reflejada por las nubes. Aunque ya se están realizando experimentos con MCB en algunas regiones del mundo –como en Australia, para proteger los arrecifes de coral del blanqueamiento– aún queda mucho por entender sobre sus efectos a largo plazo y sus posibles consecuencias no deseadas.

Cómo los científicos utilizaron un volcán para obtener respuestas sobre el MCB

Utilizando un método innovador, los investigadores emplearon un "experimento natural" aprovechando la erupción del volcán Kilauea en Hawái para estudiar las complejas interacciones entre los aerosoles naturales, las nubes y el clima. La erupción del volcán expulsa aerosoles a la atmósfera del mismo modo que las turbinas MCB.

Mediante inteligencia artificial y análisis de datos históricos de satélites y estaciones meteorológicas, el equipo desarrolló un modelo predictivo que les permitió identificar los impactos directos de los aerosoles volcánicos sobre la cobertura y las propiedades de las nubes.

Los resultados fueron sorprendentes y revelaron un aumento de hasta un 50 % en la nubosidad durante los períodos de actividad volcánica, lo que resultó en un efecto de enfriamiento regional de hasta -10 Wm-2 .

El calentamiento y el enfriamiento global se miden en vatios por metro cuadrado, y un valor negativo indica enfriamiento. Como parámetro de comparación, duplicar el dióxido de carbono en la atmósfera provocaría un efecto de calentamiento de aproximadamente +3,7 Wm-2 en promedio global.

Si bien estudios anteriores se centraron en la influencia de los aerosoles, esta nueva investigación reveló que el aumento de la nubosidad es el principal responsable del efecto, provocando entre el 60 y el 90 % del enfriamiento.

El autor principal del estudio, el Dr. Ying Chen, enfatiza que si bien el MCB puede ser útil como intervención temporal, el método no aborda las causas fundamentales del calentamiento global, que son las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por ello, Chen describe el MCB como un "analgésico" temporal para los síntomas del calentamiento global, destacando que sólo reduciendo las emisiones de carbono e invirtiendo en soluciones energéticas limpias y sostenibles podremos curar esta enfermedad de una vez por todas.

La investigación de la Universidad de Birmingham es parte de un creciente interés global en la ingeniería de nubes como posible herramienta para combatir el cambio climático. En el Reino Unido, el gobierno lanzó recientemente un programa de investigación de £10,5 millones para explorar enfoques de gestión de la radiación solar, incluido el MCB.

La investigación también está aumentando en otras partes del mundo. En Estados Unidos, un equipo de la Universidad de Washington llevó a cabo recientemente su primer experimento con aerosoles al aire libre en un portaaviones fuera de servicio en Alameda, California.

En última instancia, estas iniciativas resaltan la importancia de continuar investigando y desarrollando soluciones innovadoras para abordar los desafíos climáticos globales.

Fuente: Meteored

¿Una nueva categoría 6 para los huracanes? Algunos no creen que sea necesario



Una propuesta para crear una nueva categoría de huracanes fuertes enfrenta cierta oposición, porque la escala se basa en la fuerza del viento, mientras que el agua es el factor más mortal de estos eventos climáticos.

Un puñado de tormentas tropicales superpoderosas en la última década y la perspectiva de que haya más en el futuro hacen que un par de expertos propongan una nueva categoría de huracanes enormes: Categoría 6.

Los estudios han demostrado que las tormentas tropicales más fuertes se están volviendo más intensas debido al cambio climático y algunos consideran que la tradicional escala de Saffir-Simpson de cinco categorías, desarrollada hace más de 50 años, puede no mostrar el verdadero poder de las tormentas más poderosas, sugirieron el lunes dos científicos del clima en un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Proponen una sexta categoría para tormentas con vientos que superen los 309 kpm (192 mph).

Actualmente, las tormentas con vientos de 252 kilómetros por hora o más son de categoría 5. Los autores del estudio dijeron que la agrupación abierta no advierte a la gente lo suficiente sobre los mayores peligros de las tormentas monstruosas que coquetean con 322 kilómetros por hora o más.

Varios expertos dijeron a AP que no creen que sea necesaria otra categoría y plantearon que eso podría dar una señal equivocada al público, porque se basa en la velocidad del viento, mientras que el agua es, con creces, el factor más mortal de los huracanes.

Desde 2013, cinco tormentas, todas en el Pacífico, tuvieron vientos de 309 kilómetros por hora o más, que las habrían colocado en la nueva categoría, y dos de ellas azotaron Filipinas.

A medida que el mundo se calienta, las condiciones se vuelven más propicias para tormentas tan enormes, incluso en el Golfo de México, donde muchas tormentas que azotan a Estados Unidos se vuelven más fuertes, dijeron los autores del estudio.

"El cambio climático está empeorando las peores tormentas", afirmó el autor principal del estudio, Michael Wehner, científico climático del Laboratorio Nacional Lawrence Berkley.

No es que haya más tormentas a causa del cambio climático. Pero las más fuertes son más intensas. La proporción de huracanes grandes entre todas las tormentas está aumentando y se debe a que los océanos están más cálidos, dijo Brian McNoldy, investigador de huracanes de la Universidad de Miami, que no formó parte de la investigación.

De vez en cuando, los expertos han propuesto una categoría 6, especialmente desde que el tifón Haiyan alcanzó velocidades de viento de 315 kph sobre el Pacífico abierto. Pero Haiyan "no parece ser un caso aislado", según el estudio.

Las tormentas con suficiente velocidad del viento se denominan huracanes si se forman al este de la línea de cambio de fecha internacional y tifones si se forman al oeste de la línea de cambio de fecha. Se les conoce como ciclones en el Océano Índico y Australia.

Las cinco tormentas con vientos de 309 kpm o más fueron:

-Haiyan de 2013, que mató a más de 6.300 personas en Filipinas.
-El huracán Patricia de 2015, que alcanzó 346 kph antes de debilitarse y golpear Jalisco, México.
-El tifón Meranti de 2016, que alcanzó los 315 kph antes de bordear Filipinas y Taiwán y tocar tierra en China.
-El tifón Goni de 2020, que alcanzó los 315 kmh antes de matar a decenas de personas en Filipinas como una tormenta más débil.
-El tifón Surigae de 2021, que también alcanzó los 315 km/h antes de debilitarse y rodear varias partes de Asia y Rusia.

Si el mundo se atiene a sólo cinco categorías de tormentas “a medida que estas tormentas se vuelven cada vez más fuertes, se subestimará cada vez más el riesgo potencial”, dijo el coautor del estudio Jim Kossin, ex investigador de clima y huracanes de la NOAA que ahora trabaja en la First Street Foundation.

Las tormentas del Pacífico son más fuertes porque hay menos tierra que las debilite y más espacio para que las tormentas se vuelvan más intensas, a diferencia del Golfo de México y el Caribe, dijo Kossin.

Fuente: Voz de America

Oportunidades y amenazas para la industria del reciclaje en 2024


En este 2024 que acaba de arrancar, la industria del reciclaje al igual que hacemos cada ciudadano, tiene una lista de buenos propósitos que llevar a cabo, consciente de que, para alcanzar los ambiciosos objetivos de neutralidad climática y circularidad de Europa, su contribución es vital.

Para ello, es fundamental detectar cuáles serán los principales retos y desafíos para el sector reciclador a lo largo de los próximos 12 meses. Desde FER, dentro de nuestro plan estratégico 2024, consideramos que estamos ante una coyuntura en la que detectamos una serie de oportunidades que no deberían dejar pasar las empresas recicladoras y unas amenazas a las que deberán hacer frente.

Oportunidades

En primer lugar, en esa transición hacia la economía circular y la neutralidad climática, surge la oportunidad de vincular ambas a través del reciclaje. Hasta la fecha, las políticas llevadas a cabo no han tenido en cuenta el factor del reciclaje, por lo que una solución climáticamente neutra puede no ser ni circular ni tecnológicamente madura, perpetuando así las cadenas de valor lineales y aumentando los riesgos de la cadena de suministro. 

Si tenemos en cuenta que el reciclaje es intrínsecamente circular y neutro desde el punto de vista climático, su impulso es fundamental para que las industrias que consumen mucha energía se descarbonicen y sean más circulares al mismo tiempo. Por tanto, en la práctica, la Unión Europea (UE) debería considerar recompensar dentro del Régimen de comercio de derechos de emisión (RCCDE UE) el ahorro de CO2 derivado del uso de materiales reciclados, incentivando así las cadenas de valor circulares y eficientes desde el punto de vista climático.

En este sentido, surge otra gran oportunidad para la industria del reciclaje: la compra pública verde. En los últimos cinco años, la Unión Europea (UE) ha hecho algún progreso, al añadir objetivos de contenido reciclado puntuales a su marco legislativo para impulsar la demanda de materiales circulares. Sin embargo, el alcance y la magnitud de estos instrumentos siguen siendo demasiado limitados para aumentar drásticamente la tasa de uso de materiales circulares. A día de hoy, de media, solo el 11,5% de los materiales utilizados por la industria europea procede del reciclado (Eurostat), por lo que la compra pública verde es uno de los factores clave para hacer frente a los desequilibrios del mercado e igualar las condiciones con las materias primas vírgenes, que siguen siendo la norma en la mayoría de las cadenas de valor.

Otro aspecto que puede desbloquear la tasa de reciclaje de diversos flujos de residuos es avanzar decididamente en la aplicación del fin de la condición de residuo. De este modo, diversos materiales como, por ejemplo, los residuos plásticos y los textiles multiplicarían sus cifras de recuperación y reciclado.

Amenazas

Frente a las grandes oportunidades para las empresas recicladoras en 2024, aparecen una serie de amenazas que, como común denominador a esta industria, además suelen estar interconectadas. 

La primera de ellas es que el sector deberá hacer frente a las continuas adaptaciones a la numerosa normativa ambiental que se está publicando en la Eurozona, así como a la presencia de ciertas sustancias químicas en los productos que pasan a ser consideradas como peligrosas en la UE. Ante ello, es urgente llevar a cabo una simplificación normativa, en el primer caso, y establecer una normativa sobre sustancias químicas respaldada por evaluaciones de riesgos científicas, basada en pruebas, en el segundo.

Por otro lado, está la creciente competencia del sector público en la gestión de los residuos frente a una gestión privada. Además, esta competencia –en situaciones claramente desleal como sucede con las menores cargas administrativas que tienen que cumplir– se verá acrecentada, por la aparición de nuevas figuras, como son los sistemas de responsabilidad ampliada del productor, en flujos de residuos donde hasta ahora no existían, como son los envases comerciales e industriales o, en un futuro próximo, en los textiles.

 

Una de las mayores amenazas para la industria del reciclaje en 2024 viene dada por un creciente proteccionismo europeo en relación al mercado de las materias primas recicladas.

 

Sin embargo, una de las mayores amenazas para la industria del reciclaje en 2024 viene dada por un creciente proteccionismo europeo en relación al mercado de las materias primas recicladas. Ejemplo de ello es el Reglamento de traslado de residuos que, no ha tenido en cuenta las demandas de los recicladores y, tras su publicación, puede dar al traste con la propia economía circular. 

Los recicladores nos oponemos frontalmente a la dicotomía que establece Bruselas de que la exportación de residuos fuera de la UE supone una pérdida de materiales y perjudica al medio ambiente. La causa de este grave error, de consecuencias que pueden ser nefastas para la competitividad de la industria europea del reciclaje, reside en la amplia definición de residuo de la legislación comunitaria, que confunde la basura sin procesar y el reciclado de materiales de alta calidad (materias primas recicladas que son facilitadores clave de una economía circular y baja en carbono).

Además, debe impulsarse la reindustrialización de Europa de forma contundente por parte de las autoridades europeas, ya que no tiene sentido limitar la salida de materiales, si luego Europa es excedente de dichos materiales, porque no los utiliza para su manufactura. 

Como cualquier industria, el acceso a los mercados internacionales es vital para la competitividad de la industria europea del reciclaje, por lo que restringir las exportaciones de materias primas procedentes del reciclado sin una demanda suficiente de materiales reciclados en Europa obstaculizará críticamente la competitividad de esta industria y su capacidad para reciclar más y mejor para los mercados nacionales y mundiales.

Fuente: RETEMA



domingo, 21 de abril de 2024

Expertos advierten el impacto negativo que podría tener el cambio climático en la salud mental

El cambio climático está siendo señalado como un riesgo serio para la salud mental y el bienestar emocional de las personas. Este fenómeno, que implica un aumento persistente de las temperaturas y perturbaciones en los patrones climáticos, se ha vinculado con el desarrollo de la depresión. 

Según el sitio web Heraldoexpertos de La Organización Mundial de la Salud, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y el Observatorio Europeo del Clima y la Salud alertaron sobre los riesgos que el cambio climático implica para la salud mental y el bienestar emocional de las personas.

¿Cuál es el impacto del cambio climático en la salud mental?

El Observatorio Europeo del Clima y la Salud destaca múltiples formas en las que el cambio climático puede influir en la salud mental. Fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas y olas de calor, pueden desencadenar trastorno de estrés postraumático, ansiedad y depresión. 

Las temperaturas extremas también afectan el estado de ánimo y aumentan el riesgo de suicidio, así como el malestar en personas con problemas de salud mental. 

Durante las olas de calor, se registra un incremento en hospitalizaciones por trastornos psiquiátricos y visitas a urgencias psiquiátricas, junto con tasas de suicidio elevadas, según datos del Foro Económico Mundial.

 Giovanna Fico, psiquiatra e investigadora postdoctoral de la Unidad de Trastornos Bipolares y Depresivos del Hospital Clínic de Barcelona resalta que el cambio climático afecta especialmente a los grupos sociales más vulnerables como los niños y adolescentes, empeorando su salud mental, siendo los síntomas depresivos los más comunes. 

Además, destaca que hay evidencia sólida que sugiere que la exposición a la contaminación del aire, especialmente a las partículas finas (PM) y a condiciones climáticas extremas, puede provocar estrés oxidativo, neuro inflamación y cambios estructurales en el cerebro

Según la experta, el tratamiento de estos síntomas o del riesgo de suicidio relacionado con el cambio climático requiere un enfoque integral que combine estrategias farmacológicas, como antidepresivos y ansiolíticos, con intervenciones no farmacológicas, como la terapia cognitivo-conductual, el apoyo psicosocial y la promoción de estilos de vida saludables.

Fuente: El Cronista

El cambio climático reducirá el PBI mundial en una quinta parte para 2050, independientemente de los esfuerzos

Los daños causados por el cambio climático a la agricultura, la infraestructura, la productividad y la salud costarán unos 38 billones de dólares anuales de aquí a 2050, según un estudio financiado por el Gobierno alemán, una cifra que aumentará casi con seguridad a medida que la actividad humana emita más gases de efecto invernadero.

Mientras que el impacto económico del cambio climático no se conoce del todo y los economistas no suelen ponerse de acuerdo sobre su alcance, el estudio publicado este miércoles por el Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK), respaldado por el gobierno de Alemania, destaca por la gravedad de sus conclusiones. Calcula que el cambio climático reducirá en un 17% el PIB de la economía mundial a mediados de siglo.

Prevenir que curar

Según el informe, el coste de las medidas para limitar el calentamiento global a 2 °C de las temperaturas preindustriales para 2050, estimado en 6 billones de dólares, sería menos de una sexta parte del coste de los daños estimados causados por permitir que el calentamiento supere ese nivel.

"La población mundial es más pobre de lo que sería sin el cambio climático", afirma Leonie Wenz, investigadora de datos climáticos de Potsdam y coautora del estudio. "Nos cuesta mucho menos proteger el clima que no hacerlo", agregó.

Mientras que estudios anteriores han concluido que el cambio climático podría beneficiar a las economías de algunos países, la investigación del PIK concluyó que casi todos sufrirían, siendo las naciones pobres y en vías de desarrollo las más afectadas.

La estimación de los daños se basa en las tendencias previstas de la temperatura y las precipitaciones, pero no tiene en cuenta las condiciones meteorológicas extremas ni otras catástrofes relacionadas con el clima, como los incendios forestales o la subida del nivel del mar. También se basa únicamente en las emisiones ya liberadas, a pesar de que las emisiones mundiales siguen aumentando a niveles récord.

Aún hay más

Además de gastar muy poco para frenar las emisiones que recalientan el clima, los gobiernos tampoco destinan lo suficiente a medidas de adaptación al impacto del cambio climático.

Los investigadores analizaron los datos de temperatura y precipitaciones de más de 1.600 regiones en los últimos 40 años, y consideraron cuáles de estos fenómenos eran costosos. Luego, usaron esa evaluación de daños, junto con las proyecciones de modelos climáticos para estimar los daños futuros.

Si las emisiones se mantienen al ritmo actual y la temperatura media mundial supera los 4 ºC, el coste económico estimado a partir de 2050 supondrá una pérdida de ingresos del 60% en 2100, según los resultados. Limitar el aumento de las temperaturas a 2ºC contendría esas pérdidas en una media del 20%.

La oportunidad de Uruguay con el BID

El día de ayer el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) confirmó que respaldará a Uruguay para consolidarse como un líder de desarrollo sustentable en la región, después de un encuentro entre el presidente del organismo internacional, Ilan Goldfajn, y la ministra de Economía y Finanzas (MEF), Azucena Arbeleche.

Posterior a la reunión, donde ambas partes se comprometieron a profundizar el trabajo conjunto para el desarrollo, el BID confirmó su apoyo técnico para posicionar al Uruguay como "un actor clave en innovación y digitalización a nivel mundial", según comunicó el organismo financiero a través de su cuenta de X (antes Twitter).

De esta manera, el BID espera que el MEF pueda beneficiarse del nuevo instrumento BID Clima, que busca ayudar a los países a acceder al mercado de deuda verde el cual permite beneficios a partir del cumplimiento de objetivos ambientales.

Fuente: Ámbito

martes, 16 de abril de 2024

Dinamarca, verde y sostenible: el sello de un "nuevo modelo" de desarrollo con 50 años de experiencia


Dinamarca ha sido históricamente el guardián entre los mares Báltico y del Norte. En sus manos la llave de paso de imperios como el ruso, el sueco, el polaco… al Océano. Y por su fondo marino pasan cables vitales de datos y energía que podrían dejar incomunicado el norte de Europa, o el mismo Reino Unido. Buques de guerra rusos, camuflados como barcos de pesca, estarían haciendo mapas de todos esos cables y tubos estratégicos, según informaciones de los países vecinos.

Dinamarca ya recaba toda su electricidad de la energía eólica, después de haber inventado las turbinas para los molinos de viento que desafían tempestades con la profusión de sus siluetas blancas a merced de las olas.

Un día de abril, el equipo de Informe Semanal se abría paso hasta un campo de tiro del ejército de Dinamarca empeñado en unos ejercicios de inhibición de señales. Las explosiones de color nos sorprendieron cuando íbamos a filmar los mayores molinos de viento del mundo, más de 200 metros de altura, imponentes a merced del viento racheado del Mar del Norte.

Al día siguiente de nuestra visita a las costas danesas del Mar del Norte, la OTAN cerró el paso a los civiles al campo de tiro cuyas prácticas explosivas pusieron fin a nuestro rodaje en la "a priori" tranquila Dinamarca.

La crisis de 1973 y la lección de Dinamarca

Hace 50 años, en 1973, con la guerra de Yom Kippur, los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en protesta por lo que consideraban respaldo de Occidente a Israel, decidían un boicot mundial. Con los distribuidores de gasolina secos, los daneses dieron una lección al mundo. Decidieron tomar los manillares de sus bicicletas y pedalear y pedalear… hasta hoy. Sólo en la capital, Copenhague, sumando los kilómetros diarios sobre dos ruedas, se podría ir y volver a la luna… ¡dos veces!

El sello de su "nuevo" modelo de desarrollo. Energía verde y sistemas alternativos de transporte y empresas que acomodan desde 1973 sus planes a los nuevos tiempos. El mismo gobierno creó entonces un nuevo ministerio, el de Medio Ambiente, que luego copiarían todos los demás. La impronta creativa danesa tiene otro símbolo en el que fuera uno de sus reyes vikingos más famoso, Harold Bluetooth.

Las razones variadas para que el país se sitúe entre los primeros, si no el ganador en la lista de los mejores países para vivir, según los baremos de las Naciones Unidas, desde que se empezaron a evaluar las sociedades y la felicidad, en 2011.

Informe Semanal ha visitado las denominadas “guarderías del bosque”, donde los niños, desde los tres años, empiezan a familiarizarse con la vida al aire libre, en cualquier estación. Y ha entrevistado al actual ministro de cambio climático, a la mayor organización Verde, a los responsables del nuevo sistema de devolver CO2 por los oleoductos y gasoductos del Mar del Norte al subsuelo. Al responsable de transición verde de la mayor naviera del mundo, Maersk… Todos comprometidos con la política del país para completar el proceso de energía limpia para el año 2050.

Aunque no todo es de color rosa. Dinamarca cuenta con la política inmigratoria más restrictiva del continente, y los costes de calentar las casas en los duros inviernos nórdicos, hace que muchos de los entrevistados recuerden la crisis de 1973. Y, para los que vean el reportaje, un guiño final.

Fuente: rtve.es

Construir generando bajas emisiones de carbono: Más claro que… el barro

Sindhoor Pangal (centro) trabajó con Masons Ink y un equipo de mujeres albañiles para crear su casa de barro.

"No muchos arquitectos creen que el cambio climático sea algo en lo que deban pensar, pero nosotras intentamos cambiar esa situación", afirma Rosie Paul, cofundadora del estudio de arquitectura Masons Ink, con sede en Bangalore, India.

"Para nosotras, es obvio que el cambio climático afecta directamente al refugio en el que vas a vivir, y hay que empezar a construir estructuras resistentes".

Paul y su mejor amiga desde hace dieciséis años, Sridevi Changali, preservan la tradición india de la construcción con barro, pero también difunden información sobre las propiedades sostenibles del material, que lo hacen ideal para combatir el problema moderno de la construcción con altas emisiones de carbono.

La magia del barro

La naturaleza transpirable del barro permite la entrada de humedad en el hogar, mejorando la calidad del aire interior y evitando la acumulación de humedad y moho que el cemento atrapa e incuba.

Los muros de barro tienen una gran masa térmica, lo que significa que absorben lentamente el calor de la radiación solar y lo almacenan, liberándolo por la noche a temperaturas más bajas. Esto reduce la necesidad de aparatos de aire acondicionado, que consumen grandes cantidades de electricidad y contienen refrigerantes que son potentes emisores de gases de efecto invernadero.

Como el barro es fácil de conseguir, elimina gran parte de los costes de transporte y la huella ecológica. Sridevi señala que "la fabricación y el procesamiento de los bloques corren a cargo de las comunidades, por lo que se está devolviendo a los medios de vida locales en lugar de a las grandes plantas de fabricación y a las grandes empresas".

¿Podría ser el barro la solución? Arquitectas como Rosie y Sri están recuperando la construcción con tierra cruda para construir estructuras sostenibles que puedan resistir fenómenos meteorológicos extremos como inundaciones repentinas y calor intenso.

Hacer frente a los obstáculos en el sector

Al mismo tiempo, estas profesionales abogan por que más mujeres completen sus estudios de arquitectura y formen a más colegas en oficios en el lugar de construcción, como la albañilería en piedra.

"Contratemos a más mujeres en nuestros estudios de arquitectura. Que haya más mujeres en las obras. Examinemos sus aspectos de seguridad. La idea es cuestionar los obstáculos y conseguir que más gente los combata con nosotras".

"Creo que en cuanto empiezas a hablar de cuestiones relacionadas con el género, automáticamente se convierte en un tú contra mí", dice Rosie. "Y no es así. Sólo estamos diciendo que hay problemas en el sector, y que necesitamos apoyo para cambiar eso".

Menos residuos, más significado

Uno de sus primeros partidarios fue su cliente Thomas Payyapilli, cuya casa de adobe Masons Ink diseñó sin apenas residuos.

Según él, el concepto tenía dos requisitos principales: el menor coste posible y el menor impacto ambiental posible. Hoy en día, su granja está certificada como ecológica y cultiva plantas aromáticas y medicinales.

Otra clienta, Sindhoor Pangal, ve su casa de barro como la salida a una existencia urbana insatisfactoria. "Empecé en el mundo empresarial, como mucha gente, y creo que al cabo de un tiempo me desilusionó ese tipo de vida", explica. Un traslado planeado al campo dio un giro trágico con la repentina pérdida de su marido, Uttam.

"Cuando hablé con Masons Ink, para mí era importante que hubieran conocido a mi marido. Comprendían mi viaje. Entendían de dónde venía. Y de alguna manera, eso se tradujo en el diseño". Masons Ink y Sindhoor trabajaron con un equipo femenino de albañiles para crear su casa, que, según ella, "es una dedicatoria a mi marido y a la vida que tuve con él".

Para Rosie y Sridevi, en lo que respecta a la crisis climática, los grandes cambios pueden venir de todas nosotras.

"Para las mujeres: No importa dónde estés ni cuál sea tu profesión o si estás en casa, la idea es que cada una ponga su granito de arena. Seguir adelante. Y me encantaría ver más mujeres arquitectas y más mujeres trabajando en obras. Más mujeres en todas partes. El futuro es femenino".


Fuente: Naciones Unidas