Páginas vistas en total

martes, 17 de octubre de 2017

UN "TERRORISTA INCENDIARIO" : EL CAMBIO CLIMÁTICO



"Terrorismo incendiario". Esta ha sido la expresión más popular entre los vecinos de Galicia durante las últimas 24 horas. Se la han copiado a los políticos: el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha hablado de "actividade incendiaria homicida” y ha lanzado a los vecinos a la búsqueda del criminal. "Ante cualquier persona sospechosa de producir fuegos como los de esta madrugada, con más de 28 focos en horas nocturnas, es preciso llamar a la Policía, la Guardia Civil o la Xunta".
El nivel de reconocimiento contra los incendiarios viles es máximo. Circulan vídeos de gente tirando piñas encendidas, se habla de motoristas vestidos de negro con mecheros y retardadores. Se explican los focos múltiples y en paralelo a la carretera con intención criminal y regueros de gasolina.

También se habla de montes sin desbrozar y de condiciones meteorológicas extremas, pero más del cárteles y mafias y de recalificación de suelo, de Ley de montes y de simple maldad. De lo que no se habla, extrañamente, es de lo que más sabemos: que la mano que ha sembrado de incendios no solo Galicia sino también Portugal, Asturias y en el resto de la cuenca mediterránea ha sido un enjambre de síntomas, reacciones y consecuencias claramente identificados como los efectos del cambio climático

Mucho más que un motorista con mechero

Este año, en Europa se han registrado el triple de fuegos forestales que la media de anual de la última década. La tendencia se repite a lo largo de todo el planeta, desde la costa oeste de los EEUU al sur de África o el oeste de Canadá. Según la Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas, este año las temperaturas han sido extremas en el sur de Europa, Oriente Medio, el Norte de África y el suroeste de los EEUU. La temperatura de los océanos ha batido records. España, Italia, Francia y Portugal han tenido 30% menos precipitaciones que en años anteriores.
El consenso de la comunidad científica es que son las consecuencias de un aumento global de un grado de temperatura, un proceso que empezó en la Revolución Industrial, con nuestra producción masiva de gases de efecto invernadero, principalmente como consecuencia de la quema de combustibles fósiles y de la ganadería de producción intensiva.
Un gran consorcio a nivel planetario acordó reducir las emisiones en París el pasado 2015 para no superar la línea de no retorno, que los expertos han señalado en los dos grados centígrados. Pero falta voluntad política para hacer que se cumpla. Los políticos que hoy piden ayuda a la comunidad para "cazar" a los incendiarios han tenido tiempo, recursos y datos para intentar frenar al incendiario principal, pero han tenido otras prioridades. Y los científicos que llevan años advirtiendo que cada vez habrá más incendios y que serían cada vez más devastadores llevan años teniendo razón.
Un septuagenario de Vigo, cuarta víctima de los incendios forestales
La brigada vecinal apagando los fuegos de Vigo con cubos, mangueras y palanganas EFE

Víctimas de un fuego repetidamente anunciado

Galicia estaba en alerta por sequía.  La Oficina Técnica de la Sequía (integrada por Augas de Galicia, la Consellería de Medio Rural, la Axencia Galega de Emerxencias y MeteoGalicia) había propuesto declarar la alerta seca en seis de los 19 sistemas de la cuenca hidrográfica Galicia-Costa. La alerta significaría restricciones en el uso del agua, con ahorros y limitaciones del consumo de grandes sistemas de suministro.
Ya dieron la prealerta el año pasado, pro primera vez desde la creación de la oficina. Y sin embargo, Galicia consumió ese año 615 metros cúbicos per cápita, más de la mitad de la media europea. La alta burocracia no sirvió: en las últimas 48 horas, Galicia ha ardido con la fuerza de 125 incendios, la mayoría de los cuales siguen activos, 15 de ellos de nivel dos. Y no hay agua suficiente para pararlos. 
 
Según uno de los principales estudios sobre los fuegos forestales, el 95% de esos incendios están causados por el humanos. Esto no es lo relevante. El motorista del mechero, la chispa de un ferrocarril y el cigarrillo mal apagado han existido siempre. Pero las olas de calor y las sequías brutales son hijos del calentamiento global. Como lo son la humedad del 20%, la desertización, la alta temperatura de los océanos y unos vientos huracanados idóneos para distribuir el fuego de manera rápida y efectiva. 
Hay otros catalizadores para las llamas, como el monocultivo de especies pirófitas, o  un monte repartido en minifundios entre una población envejecida y grandes parches sin desbrozar. Hay una legislación que ha cambiado la gestión productiva por un sistema de sanciones imposible de implementar, la guinda en la receta perfecta para un desastre de proporciones incalculables. Todo eso fue lo que vimos de nuevo este fin de semana en Galicia y en Portugal. Y lo que volveremos a ver.
Dieciséis núcleos gallegos amanecen con riesgo para la población por incendios
Dieciséis núcleos gallegos amanecen el lunes con riesgo para la población por incendios EFE

Galicia seremos todos, más pronto que tarde
Lo volveremos a ver, pero en muchos más sitios, mucho más a menudo y cada vez será mucho peor. Es otra predicción segura, como la de los eclipses, porque estos son los estragos del grado que ya hemos subido, pero con suerte nos queda otro medio. Solo puede ir a peor. Según el último estudio de la Comisión Europea, si superamos los dos grados fatídicos, la temporada de incendios será el doble de larga antes de que acabe el siglo. El área quemada será un 200% más grande de lo que es ahora. El impacto será especialmente duro sobre la cuenca del Mediterráneo, que está encajado en una zona especialmente árida, especialmente seca. 
Según otro estudio publicado en la revista  Nature Climate Change, antes de que acabe el siglo dos tercios de la población mundial estarán expuestos a olas de calor potencialmente mortales. De momento, la temperatura sube a gran velocidad, y no hay un plan Marshall para la tierra que la reconduzca. 
Solo en este verano, un bloque de hielo del tamaño de Luxemburgo  se desprendió de la Antártica y se perdió en el océano, donde se ha ido fundiendo como un cubito en un whiskey con soda, aumentando la temperatura planetaria. Le siguieron tres semanas de  huracanes, incendios, sequías y devastación sin precedentes. Sin precedentes pero no sin preaviso: la comunidad de científicos lleva advirtiéndonos desde que  James Hansen habló en el congreso norteamericano en 1988
Rajoy preside el minuto de silencio en Vigo por las víctimas de los incendios
Un minuto de silencio, ni una solución EFE

Gestión de la masa forestal: propuestas
"Quedarnos en el 1.5º que acordamos en Paris no es imposible — explicaba hace poco Richard Millar, especialista en clima de la Universidad de Oxford — es solo muy, muy, muy difícil". Probablemente demasiado para esperar que España lo acometa sola, y mucho menos una sola región, o dos. Pero los expertos forestales aseguran que el gobierno autonómico tiene maneras efectivas de reducir los incendios en la zona sin invertir en tecnologías futuristas o firmar acuerdos con países exóticos. Y que gestionar la masa forestal de manera preventiva y a largo plazo es más efectivo y más barato que gestionar el fuego cuando ya llegó.
Como explicaba este verano Juan Picos, profesor de Ingeniería Forestal en Pontevedra y uno de los mayores expertos en el monte gallego, "el problema viene desde hace décadas y hay que revertirlo con un trabajo muy de fondo en el rural que implica también evitar la despoblación". Otros proponen ganadería extensiva para el control de los montes, "una acción ancestral del terreno que, junto a actividades como la trashumancia, han constituido una herramienta clave y muy valiosa para la lucha y prevención de incendios forestales". La gestión hidrográfica es otra medida urgente que requiere menos legislación y más vigilancia. Al menos antes de que la Unión Europea nos lleve a los tribunales
Se necesitan planes a largo plazo, decisiones políticas que se ajusten a la gravedad del problema. Una alianza con la ciencia, con el resto de las fuerzas políticas y con un futuro más humano, para nuestra especie y para todas las demás. Pero es más fácil azuzar a los ciudadanos contra los pequeños terroristas incendiarios, para no afrontar esas decisiones, que requieren otra madera política y verdadera voluntad de gestión. El Calentamiento Global sigue su curso con precisión y sin perder el tiempo, tal como estaba anunciado, tanto si nos lo creemos como si no. 
 
Actualización: Una versión anterior de este artículo decía que el bloque de hielo del tamaño de Luxemburgo que se desprendió de la Antártica y se perdió en el océano habría causado un aumento en el nivel del mar. Esta información no era correcta. Como explica Nancy Bertler, investigadora del Antartic Research Center en Wellington, "el desprendimiento de estas barreras heladas del Ártico no aumentan el nivel del mar" sino que son condicionantes de ese aumento. "Cuando se desprenden, las placas de hielo dañado que quedan atrás aceleran su caída hacia el océano, aumentando globalmente los niveles del mar
 
FUENTE: el diario.es , 16 / 10 / 2017 

LOS VOLCANES Y EL CAMBIO CLIMÁTICO ACABARON CON EL ESPLENDOR DE LA ANTIGUA EGIPTO

El reino ptolemaico fue fundado por Ptolomeo, a la muerte de Alejandro Magno, y desapareció con la muerte de Cleopatra

A la muerte de Alejandro Magno, en el 323 a. C., el mundo que había creado quedó fundamentalmente dividido en cuatro grandes reinos dirigidos por sus sucesores: Seleuco, Ptolomeo, Casandro y Lisímaco. Uno de ellos, el reino ptolemaico, llevó el esplendor helenístico a Egipto.

Bajo el mandato de una nueva dinastía, Egipto vivió el nacimiento de una Alejandría en la que se levantó el Gran Faro y la Gran Biblioteca. En aquella época se talló la piedra de Rosetta y aparecieron sabios como Euclídes y Arquímedes, que trabajaron en las matemáticas y en sofisticados ingenios tecnológicos. Pero la historia de este reino acabó en el 30 antes de Cristo. Entonces, tras la muerte de la última reina de la dinastía, Cleopatra y la derrota en la batalla naval de Actium, el reino se convirtió en una provincia del Imperio Romano.

Un grupo de científicos e historiadores de la Universidad de Yale, dirigidos por Joseph Manning, han publicado un artículo en la revista Nature Communications en el que consideran haber dado con una de las claves que provocó el derrumbe de la dinastía ptolemaica: el clima. Han concluido que un cambio climático provocado por erupciones volcánicas acabó con las inundaciones de verano del río Nilo, que esto tuvo un impacto muy negativo en la producción agrícola y que por ello el clima se convirtió en el germen de muchas décadas de inestabilidad social en el reino ptolemaico. Esto se tradujo en el levantamiento de varias revueltas y cambió el curso de al menos una guerra.
El río Nilo a su paso por Asuán, Egipto
El río Nilo a su paso por Asuán, Egipto-WIKIPEDIA
«Hemos encontrado una asociación significativa entre las erupciones y las hasta ahora poco entendidas revueltas del Egipto ptolemaico, así como las fechas en las que se puso fin a una guerra contra el Imperio Seleúcida», han escrito los autores en el artículo.

Esta investigación se ha centrado en vincular los efectos del clima en las sociedades humanas, como parte de un programa de investigación conocido como PAGES, de «Past Global Changes» (cambios globales del pasado). «Esto es lo bueno de de los registros climáticos. Por primera vez puedes ver una sociedad cambiando, no una descripción estática descrita en un puñado de textos», ha dicho Manning en un comunicado de la Universidad de Yale.

El Nilo, el corazón del reino

Las causas parecen remontarse, según los autores, a un fallo en el «corazón» del reino: el río Nilo. Con sus 6.825 kilómetros, era un auténtico sistema circulatorio del que dependían miles de agricultores y campesinos. Sus latidos estaban marcados por el monzón, ocurrido río arriba, que generaba un aumento del nivel del río entre agosto y septiembre y que se retiraba en octubre, permitiendo la siembra en unas aguas fértiles. «Cuando las corrientes del Nilo eran buenas, el valle era uno de los lugares más productivos de el mundo Antiguo», explicó Francis Ludlow, otro de los coautores. «Pero el río era famoso por su tendencia a ser muy cambiante». Así que, cuando el comportamiento del río no era tan propicio, llegaba la escasez de grano y todos los problemas económicos y sociales asociados.

Las erupciones volcánicas se caracterizan por liberar a la atmósfera grandes cantidades de azufre gaseoso que tiene la capacidad de hacer «rebotar» la radiación del Sol en la atmósfera y, por tanto, actuar como un agente de enfriamiento global. Esto podría haber alterado el funcionamiento del monzón en torno a la zona de convergencia intertropical (ITCZ), una faja de la atmósfera fundamental para el monzón, y haber disminuido las precipitaciones de las que dependía el caudal del Nilo. Pero, ¿cuántas erupciones ocurrieron por aquella época? ¿Pudieron alterar realmente el funcionamiento del río?
Ptolomeo III
Ptolomeo III - WIKIPEDIA
Para averiguarlo, Manning y Ludlow diseñaron simulaciones de ordenador para emplear datos recogidos del río desde el año 622 después de Cristo, en un importante registro de los niveles del río llamado «Nilómetro Islámico». Así descubrieron que los malos años del Nilo estaban en correspondencia con un evento de erupciones volcánicas recientemente descubierto. Esta relación sugirió que cuando había erupciones, el Nilo no pasaba sus importantes ciclos de inundaciones.

Al profundizar más, y al analizar papiros y documentos, incluyendo la piedra Rosetta, descubrieron que las erupciones volcánicas precedieron a los momentos de inestabilidad económica y social. En concreto, se produjeron antes de la salida del rey Ptolomeo III de Siria e Irak en su guerra contra el Imperio Seleúcida, y antes de la revuelta de Tebas, un alzamiento de 20 años en el que los egipcios se opusieron al reinado de los griegos. «Es altamente improbable que las erupciones y estos eventos se solaparan por causalidad», ha dicho Ludlow.

De esta forma, el clima pudo tener un peso enorme en la historia de esta porción del mundo. Por ejemplo, cuando la dinastía apenas tenía unas décadas, en torno al año 245 antes de Cristo, el rey Ptolomeo III Eurgetes (algo así como «Benefactor»), estaba enfrascado en una campaña contra el enemigo del Este: el Imperio Seleúcida. Logró una serie de victorias, pero de repente volvió a casa. «Esto cambió todo en la historia de Próximo Oriente». Quizás las consecuencias de las erupciones influyeron en esta decisión.

Sin embargo, los autores han alertado de la necesidad de huir del determinismo y del reduccionismo. El clima pudo ser un factor adicional o quizás un detonante, pero una sola causa no puede explicar casi nunca un acontecimiento histórico y social: «Las erupciones volcánicas indujeron un cambio en el Nilo que a su vez actuó como un detonante para las revueltas en el Egipto ptolemaico y una limitación para la guerra, pero había un trasfondo de otros factores (...) Por ejemplo, tensiones étnicas entre egipcios y las élites griegas, el crecimiento democráfico y la presión fiscal, el coste de movilizar un ejército o el aumento de la demanda de trigo».

En todo caso, creen que esta investigación tiene implicaciones útiles para el presente. «El siglo XXI no ha sufrido erupciones volcánicas explosivas capaces de alterar los patrones del monzón. Pero eso podría cambiar en cualquier momento», ha dicho Ludlow. «Es necesario tener en cuenta esto a la hora de gestionar las valiosas aguas del Nilo Azul y que comparten Etiopía, Sudán y Egipto». Si el preciado líquido elemento escasea y provoca importantes pérdidas agrícolas, podría generar tensiones sociales que pongan a prueba la estabilidad política de esta región, según estos autores. Parece ser que hay precedentes en la historia.

FUENTE: ABC.es , 17 / 10 / 2017

INFORME SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO Y ECOINNOVACIÓN






El jueves día 19 el Laboratorio de Ecoinnovación presentará el primer informe sobre "Ecoinnovación como estrategia de las organizaciones en la lucha contra el cambio climático" en el trascurso de jornada que se ha desarrollado en el Palau Macaya en la que ha sido inaugurada por Jordi Portabella Director del Área de Divulgación Científica y Cosmocaixa de la Fundación Bancaria "la Caixa", el Sr Joan Romero, consejero delegado de ACCIÓ y el Sr. Leandro Barquín, director de la Fundación Fórum Ambiental.

Teresa Ribera, directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (IDDRI) y ex secretaria de Estado de Cambio Climático ha presentado las ventajas que la ecoinnovación puede suponer para la creación de una nueva economía más. En la Jornada además se ha presentado los casos de éxito en ecoinnovación de Patagonia, Mahou San Miguel y La Fageda y ha terminado con un debate sobre el papel de la ecoinnovación como herramienta de cambio para la salud del planeta y las personas en donde han participado representantes de Nissan, Bodegas Torres, Zical y NH hotel Group.

Las amenazas del cambio climático

La realidad del cambio climático es actualmente algo plenamente aceptado social y científicamente y sus efectos también son claros. Afectan a la realidad del planeta con incrementos de temperatura, reducción de precipitaciones y aumento de intensidad y frecuencia de episodios meteorológicos extremos.

Afecta directamente a las personas puesto que ya se cuantifican riesgos para la salud humana y se prevé que 60 mil personas en 2030 o 260 mil en 2100 morirán por efecto directo del cambio climático, además de los efectos en temas nutricionales o de desplazamientos de la población. Pero también es muy fuerte la amenaza sobre la economía por la afectación sobre espacios naturales recursos hídricos y producción agrícola. El sector primario será el más fuertemente afectado pero otros sectores como el turismo que deberá readaptar sus actividades o incluso el sector financiero o de aseguradora verán notablemente influenciado su negocio.

Las organizaciones tanto públicas o privadas pueden contribuir de forma efectiva en la lucha contra el cambio climático, el sector privado actuando sobre cadena de valor y sus procesos productivos, bienes y servicios y el sector público debe pilotar el desarrollo e implementación de políticas específicas que dinamicen la economía y la competitividad.

La ecoinnovación es el elemento fundamental para dinamizar la economía baja en carbono y permite reducir los riesgos asociados al cambio climático y que permite alcanzar beneficios como: disminución de emisiones, generación de valor ambiental añadido, minimización de los riesgos, incremento de la reputación corporativa o anticipación de regulaciones normativas entre otras.

Estrategias de ecoinnovación para afrontar el cambio climático

Se han identificado las cuatro estrategias más habituales desarrolladas en la lucha contra el cambio climático:

  • Estrategias adaptativas: Las organizaciones que están más expuestas a la influencia del cambio climático necesitan reducir sus riesgos para poder adaptarse mejor a la nueva situación y evitar las consecuencias que pueda tener de cara a su supervivencia.
  • Estrategias reductoras: Aquellas en las que las organizaciones introducen ecoinnovaciones que reducen las emisiones de GEI que producen su actividad y que se centran en cambios de tecnología, uso de materiales menos impactantes o rediseño de productos y servicios.
  • Estrategias colaborativas: Son las que buscan involucrar a otros agentes de su cadena de valor para conseguir mayores reducciones de emisiones e incentivar la colaboración de los proveedores para hacer tracción en toda su cadena de suministro.
  • Estrategias oportunistas: que pretenden no sólo evitar las emisiones de GEI sino también reducir el exceso de gases ya existentes en la atmósfera dando un valor a estos gases.

Ante esta situación las organizaciones han de dar tres pasos, comprender cuál es su contribución al cambio climático y las vulnerabilidades de la organización. En segundo lugar, es necesario posicionarse y decidir su nivel de proactividad para finalmente actuar y decidir qué estrategias son más adecuadas para su situación particular.

domingo, 15 de octubre de 2017

LA MISTERIOSA REAPARICIÓN DE UN AGUJERO GIGANTE LA ANTÁRTIDA


Foto: Situación geográfica del agujero. (NASA)


Es la primera vez desde los años setenta que los científicos ven este espacio abierto de agua rodeado de hielo marino que abarca casi 80.000 kilómetros cuadrados

El pasado mes de septiembre, un satélite de la NASA detectó algo inusual en la Antártida. Un orificio de unos 257 kilómetros de ancho ha aparecido en medio del corazón del continente. Su superficie es del tamaño casi como Castilla-La Mancha (unos 77.700 km2) y es conocida como polinia, la más grande observada en el mar de Weddel desde los años 70.

Según indica el físico Kent Moore, este agujero no solo es inmenso, sino también inusual en su ubicación. Normalmente aparecería en las zonas más cálidas de la Antártida costera, donde es más probable que se produzca el deshielo. En esta ocasión lo ha hecho en su interior y por eso no hay una explicación exacta sobre su origen.

Polinias

Así se llaman a los espacios abiertos que contienen agua y están rodeados por gruesas capas de hielo. Este término se utiliza para designar a las zonas marítimas de los polos que no llegan a helarse a lo largo de todo el año. Se suelen formar porque simplemente hace demasiado calor parar crearse una capa de hielo o bien porque el viento catabático (el que cae en el seno de una atmósfera estable, sea cual sea la causa que lo hace partir de un nivel más elevado y sopla a más de 100 km/h) o porque las corrientes oceánicas alejan el hielo de la costa afinando la capa de hielo y creando un agujero. Es un proceso natural al que los científicos están acostumbrados.


Se trata del segundo año consecutivo en que se forma ese agujero en el invierno antártico, pero el del año pasado no fue tan grande. No se tenían indicios de que se estuviese formando de nuevo. Apareció por primera ven en 1974, pero dos años más tarde, aquella apertura se cerró, aparentemente, para siempre. El año pasado el satélite de la NASA hizo un primer avistamiento en más de 40 años y desde entonces ha crecido considerablemente.

Todavía es cinco veces más pequeña que cuando surgió por primera vez hace 42 años, pero su reaparición es un misterio para los científicos. Moore señaló a 'National Geographic' que se ha detectado esa área de aguas abiertas durante más de un mes: "Es simplemente notable que esta polinia desapareciera durante más de 40 años y haya vuelto de nuevo".

¿Cambio climático?

Si preguntáramos a Trump sobre el tema, se echaría a reír y afirmaría que el cambio climático no existe. Lo más lógico sería echarle la culpa al aumento de la temperatura del planeta, pero no hay que apresurarse. Estos boquetes aparecen por causas naturales y puede haber surgido simplemente por la erosión del viento sobre una zona de la capa de hielo más débil.

Independientemente de eso, tiene implicaciones para los cuerpos naturales circundantes. Una vez el hielo marino se derrite se genera un enorme contraste de temperatura entre el océano y la atmósfera. El agua más densa y fría se hunde en el fondo del océano, mientras que el agua más caliente sale a la superficie.

Según informa 'Europa Press', como parte del proyecto SOCCOM, flotadores de perfiles robotizados capaces de operar bajo el hielo marino han sido desplegados en la región durante los últimos años. El mes pasado, uno de estos emergió dentro de la polinia de este mar, y ha logrado establecer contacto con los investigadores y proporcionando datos únicos sobre su existencia.
Con estas nuevas mediciones oceánicas, junto a las observaciones desde el espacio y los modelos climáticos, surge la posibilidad de que la incertidumbre de estos fenómenos y sus impactos sobre el clima puedan ser revelados.

FUENTE: El Confidencial , 15 / 10 / 2017






ALERTAN A AMÉRICA LATINA POR LAS CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO




El programa EUROCLIMA+ de cooperación con América Latina y el Caribe, alertó hoy de las urgencias de esta región con el cambio climático, al cierre de una reunión de tres días en Santiago  de Chile.
Los países latinoamericanos deberán atraer capital privado y aumentar la inversión pública para bajar la emisión de carbono y solidificar su infraestructura resiliente, afirmó Horst Pilger, Jefe de Cooperación Regional de la Comisión Europea.

Pilger, portavoz de EUROCLIMA+ recordó que el Foro Económico Mundial señaló que para el año 2020 las necesidades de inversión anuales en infraestructura verde para adaptación al clima y mitigación de cambio climático, serán de unos 5,7 billones de dólares.
‘De esta cantidad, más del 80 por ciento deberá enfocarse en el mundo en desarrollo, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y las finanzas públicas serán insuficientes para cumplir con este nivel de gasto’, advirtió.
Para América Latina, el sentido de urgencia cobra todavía más relevancia, pues se trata de una de las regiones más golpeadas por los efectos del cambio climático, como se ha visto en recientes casos de eventos extremos, remarcó.
Por su lado, el ministro de Medio Ambiente de Chile, Marcelo Mena, destacó que en su país se ha avanzando en esta dirección con la apuesta de involucrar a los privados y la banca.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), comentó que el financiamiento climático de América Latina entre 2013 y 2016, de aproximadamente 20 mil millones de dólares anuales, alcanzó su punto más bajo en 2016.

FUENTE: El país, 15 / 10 / 2017

AL CAMBIO CLIMÁTICO LO ESTAMOS ALIMENTANDO CON NUESTRA ACTIVIDAD DIARIA



"Hoy en día hay un reconocimiento social al movimiento ecologista que va aumentando a medida que también lo van haciendo los problemas medioambientales del día a día en España y en el mundo". Así lo pone de manifiesto Floren Enríquez (Torrelavega, 1955), maestro e integrante de Ecologistas en Acción, que dispone de una amplia trayectoria en la lucha activa en defensa del medio ambiente.
Cuenta en una entrevista a eldiario.es que comenzó su acercamiento al ecologismo hace más de treinta años, en las movilizaciones de las dunas de Oyambre, origen de este movimiento en Cantabria, que "ha evolucionado mucho a nivel organizativo y de sociedad". 


"Antes apenas había una demanda o una preocupación social y ahora eso se ha extendido en diferentes grados", explica. Destaca que hoy en día hay diversas organizaciones de esta índole, "desde las que se dedican a realizar actividades en defensa del medio ambiente hasta las más reivindicativas, como Ecologistas en Acción, con una pretensión de defensa más activa o más reivindicativa". 
Enríquez, que ofrecerá una  ponencia el próximo 18 de octubre dentro del ciclo 'Militancias', asegura que "es difícil escoger la principal preocupación" a la que tiene que hacer frente la lucha ecologista. No obstante, pone el foco en el cambio climático, una problemática "patrimonio de todo el mundo".
"A veces lo vemos como algo muy lejano, pero lo tenemos aquí a nuestro lado y notamos sus consecuencias", expone Enríquez, al tiempo que recalca que "constantemente lo estamos alimentando con nuestra actividad diaria". Señala al transporte y a la energía como asuntos muy ligados a este problema a los que "no les damos la suficiente importancia". 
"Oímos que se reúnen convenciones de científicos en todo el mundo, que hay planes y estrategias para frenar el cambio climático y para mitigarlo, pero realmente, en el día a día, da la sensación de que no las percibimos", subraya.
Por otro lado, hace hincapié en la contaminación a causa de los residuos. "Cada vez generamos más y los niveles de recuperación son muy bajos, se están agotando los vertederos y una parte importante de esos desechos se dejan libres y se lanzan a la atmósfera, a la tierra o al agua sin ningún control", lamenta.  
En el caso de Cantabria, recuerda los casos recientes en los que se ha visto afectada por la contaminación del agua. "A estas alturas los sistemas de depuración deberían llegar a todas las esquinas de la comunidad y eso no está sucediendo", denuncia Enríquez.
Como aspecto positivo señala que "cada vez más personas y más colectivos son conscientes de que están pasando cosas que se deben a una acción cuyas consecuencias no se piensan". Así pues, actualmente según resalta este activista, "se reclama un mayor apoyo, defensa y colaboración con los grupos ecologistas a nivel estatal y de Cantabria en particular".
"Mucha gente se nos acerca, nos felicita, nos pide ayuda, mucha más que hace años, lo que denota que hay una sensibilidad que antes no existía", subraya este ecologista licenciado en Magisterio. Sin embargo, lamenta que cuando nos enfrentamos a problemas "más grandes", nos encontramos una Administración pública "muy lenta y que no cumple sus funciones de cara a la sociedad y a los problemas ambientales como creemos que debe de cumplir".
La sensibilización social es un aspecto fundamental para que las reivindicaciones de los colectivos ecologistas se hagan efectivas y se les dé la importancia que requieren. Para ello, existen diferentes mecanismos. Están los que realizan los propios grupos que acumulan su experiencia y sus medios para actuar y llegar a la gente, y los de la propia Administración que busca colaboración con los planes Provoca.
"Hoy en día cantidad de gente está participando en ellos", relata Enríquez, el problema es que "la propia Administración convoca esas acciones de voluntariado pero son los responsables de muchos problemas ambientales que se están produciendo en Cantabria".
Pone de manifiesto que "no controlan como deberían hacerlo", por ejemplo, las emisiones de cantidad de actividades que se llevan a cabo y que contaminan el suelo, el agua y el aire. "Hay muchos mecanismos pero no todos van en el mismo sentido y muchos son contrapuestos", sostiene. "La Administración abre un campo interesante para quien desee colaborar y participar en la mejora del medio ambiente y, sin embargo, son ellos los que están llevando a cabo acciones en su contra", sentencia. 
Por otro lado, Enríquez afirma que es difícil comparar cómo de activo es el movimiento ecologista en Cantabria respecto al resto de España. Sin embargo, asegura que para el conjunto de la población de la comunidad, unos 600.000 habitantes, "el porcentaje de personas organizadas, con actividad y con interés, es proporcionalmente mayor que en otras zonas más pobladas".
"No sé si es por la proximidad o por la cercanía que se genera en una comunidad como Cantabria donde hay mucha variedad de núcleos que están muy próximos unos a otros", argumenta, lo que permite "un nivel de comunicación que en grandes urbes, quizá por la propia estructura, dificulta la comunicación", apostilla.
Asimismo, pone el foco en la responsabilidad que tienen las empresas con el cuidado del medio ambiente. "Si ellas mismas se autorregulasen habría muchos menos problemas, pero eso no está sucediendo", lamenta. Para que regulen sus actividades en este sentido, "tienen que llegar una serie de denuncias, controles o amenazas de sanción", atestigua este activista.

"La responsabilidad es de Solvay" 

Cuestionado por la situación que vive la planta de Solvay en Torrelavega, después de que el Gobierno le denegara una moratoria para seguir produciendo cloro con la técnica del mercurio, asegura que "la única responsabilidad es de la propia factoría por no haber previsto y no haber tenido como objetivo renovar su sistema de producción con tecnologías más adecuadas".
 
"Si quiere tirar para adelante tendrá que solicitarlo como cualquier otra empresa y tendrá que construir esa nueva factoría con el concurso de la empresa portuguesa", ratifica. "Los lamentos, las denuncias e incluso la connivencia que ha habido por parte de la Consejería de Medio Ambiente, que un primer momento le dio la autorización para seguir utilizando mercurio, fue un error que denota la baja calidad ambiental que existe en las Administraciones y en algunas empresas", asevera.
"Solvay tiene capacidad para absorber todos los puestos de trabajo porque tiene una gran cantidad de personal pendiente de prejubilación y jubilación, es decir, no crearía problemas de despidos", explica. 
Finalmente, Enríquez destaca que "no tenía mucho sentido forzar la ley porque iba a caer por su propio peso" y relata que dentro de la propia empresa "hay secciones sindicales que estaban en contra de la moratoria". "Hay que trabajar con años vistas, generalmente las empresas lo suelen hacer, pero en este caso fue un error de cálculo de Solvay y tiene que asumir ese error y rectificar", concluye.
 
FUENTE: eldiario.es , 15 / 10 /2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO PUEDE ALTERAR EL FUNCIONAMIENTO DEL ADN



Los científicos sospechan desde hace años que el calentamiento global está modificando el organismo de plantas y animales. Hay animales que han cambiado las proporciones de su cuerpo, plantas que han modificado la forma de sus hojas, poblaciones que se han desplazado de un sitio a otro y especies con problemas de fertilidad: todas ellas modificaciones compatibles con efectos del cambio climático.
Algunos estudios han detectado incluso sutiles cambios en el patrimonio genético de ciertas especies, que podrían señalar que el cambio climático está seleccionando ciertos rasgos y borrando otros.

Un estudio publicado en septiembre en la revista 'Scientific Reports' ha identificado uno de los mecanismos biológicos profundos que podrían explicar estos fenómenos. El trabajo ha demostrado que lubinas que nacen en un entorno de laboratorio, con temperaturas superiores entre 2 y 4 grados a las actuales (un aumento compatible con el previsto como efecto del cambio climático) sufren cambios importantes en la expresión de genes relacionados con la respuesta al estrés, el crecimiento de músculos y la formación de órganos.

Modificaciones epigenéticas

Hasta ahora, efectos de este tipo se habían detectado sólo con aumentos entre 5 y 8 grados, que se darían sólo si el cambio climático se escapara totalmente de control. “Es la primera evidencia que vincula incrementos previstos por los modelos de cambio climático y modificaciones epigenéticas”, explica Francesc Piferrer, investigador del CSIC en el Institut de Ciències del Mar (ICM) de Barcelona, que ha coordenado el estudio.

Piferrer habla de “epigenética” y no de genética, porque lo que se modifica por el aumento de la temperatura no es el ADN de las lubinas. Lo que se modifica es la metilación del ADN: es decir, un conjunto de moléculas (metilos) enganchadas a la doble hélice. Aunque dos organismos tengan un mismo gen, este gen puede expresarse o permanecer “callado” según la metilación que tenga. Esto se refleja en rasgos y comportamientos distintos del organismo.

Larvas

El equipo de Piferrer crió lubinas en los tanques del ICM. Tras imponer a las larvas condiciones compatibles con las del calentamiento global, el grupo detectó cambios masivos en la metilación global del ADN. También vieron modificaciones en la expresión de ciertos genes. Aunque su método no permita vincular con certidumbre los primeros con las segundas, lo más probable es que estén relacionados.

“Es un estudio importante: hemos detectado la huella del cambio climático en muchos procesos ecológicos, pero el nivel genético es el más complejo de analizar. Aquí tenemos una evidencia clara”, comenta Brett Sheffers, investigador en ecología del cambio climático de la Universidad de Florida, no implicado en el trabajo.

Los efectos. Calentamiento y organismos.

La huella del cambio

Sheffers ha analizado la huella del calentamiento en un conjunto de procesos ecológicos: el 80% de ellos ya han sido alterados por el cambio de temperaturas. Los impactos afectan la supervivencia, las cadenas alimentarias, la distribución de las poblaciones, la fecundidad y la anatomía.

Cambios genéticos

Se han detectado cambio en el genoma del salmón rosa, la pulga de agua del Reino Unido y el aciano en Francia, que serían compatibles con efectos de selección natural asociados al aumento de las temperaturas.

Cambios anatómicos

El playero ártico produce crías cada vez más pequeñas, a raíz de la mengua de los crustaceos de los cuales come, asociada con el cambio climático. La acacia holosericea en Australia ha cambiado la forma de su hoja en los últimos 20 años.
El efecto es especialmente evidente en los peces por una sencilla razón: “la temperatura es un parámetre muy importante en un animal que no regula internamente la temperatura”, explica Piferrer. “Sin embargo, efectos parecidos se podrían dar también en organismos de otro tipo”, considera Sheffers.

“Muchas de las proteínas que consumimos vienen del pescado, si estamos modificando sus rasgos por vía epigenética, podría haber problemas”, alerta este científico.

Las implicaciones del calentamiento en los mecanismos básicos del organismo aún están por explorar. Por ejemplo, en el trabajo de Piferrer los efectos no se producen si el aumento de temperatura se aplica a peces juveniles de tan sólo una quincena de días, en lugar de aplicarlo desde cuando son larvas. Este hecho aún está por explicar.

FUENTE: El Periódico, 15 / 10 / 2017 

lunes, 9 de octubre de 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO PUEDE AUMENTAR POR EL CALENTAMIENTO DE LOS SUELOS FORESTALES


El cambio climático puede aumentar por el calentamiento de los suelos forestales


La liberación de dióxido de carbono (CO2) almacenado en los suelos forestales puede acelerar cíclicamente el calentamiento del planeta,  según revela el estudio más antiguo del mundo en la materia.
 
El experimento, realizado durante los últimos 26 años por  el Laboratorio Biológico Marino de Estados Unidos (LBM), ha revelado que el calentamiento de los suelos forestales provoca periodos de liberación de grandes cantidades de dióxido de carbono combinados con otros periodos en los que no se detectan emisiones.
 
Pero en conjunto, las emisiones de CO2 de los suelos forestales causadas por el calentamiento global acelerarán el efecto invernadero en la atmósfera.

Los resultados del experimento, que se inició en 1991 en el Bosque Harvard de Massachusetts y ha sido dirigido por el científico del LBM, Jerry Melillo, aparecen publicados hoy en la última edición de la revista científica “Science“.
 
Para realizar el experimento, los científicos dirigidos por Melillo enterraron cables eléctricos y calentaron el suelo 5 grados centígrados por encima de la temperatura ambiental.
 
Tras 26 años, los puntos del bosque que están siendo calentados han perdido un 17 % del carbono que estaba almacenados en materia orgánica en una capa situada hasta 60 centímetros de la superficie.
Melillo señaló en un comunicado que “los suelos de todo el mundo contienen alrededor de 3,5 billones de toneladas métricas de carbono. Si una cantidad significante de este carbono en el suelo se añade a la atmósfera, debido a la actividad microbial en los suelos más cálidos, acelerará el proceso del cambio climático“.

Y una vez que se ponga en marcha este ciclo auto retroalimentador, no hay forma de pararlo. No hay ningún interruptor para apagarlo“.

FUENTE:   Efeverde ,

EN ARGENTINA VUELCAN MÁS FONDOS A PROYECTOS VINCULADOS AL CAMBIO CLIMÁTICO




En los últimos años, acelerados por las consecuencias del cambio climático, cada vez son más los créditos del sector privado a proyectos con impacto ambiental. Además, no sólo para cumplir con la agenda del Acuerdo de París, sino porque se volvieron inversiones rentables para sus portafolios, las organizaciones financieras aumentaron la cantidad de préstamos que destinan a inversiones verdes. En el debe todavía queda mejorar los marcos regulatorios para promover los negocios sostenibles y así reducir las emisiones de carbono.
Juan Pablo Bonilla, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), indicó que el organismo busca duplicar el porcentaje destinado a financiación climática para 2020. "El BID prestó en los últimos años cerca de 15-16% del total de préstamos para proyectos vinculados al cambio climático. Nos pusimos una meta de llegar al 30 por ciento", dijo.

"Todos los bancos multilaterales tenemos una metodología conjunta para cuantificar cómo avanzamos en la financiación de esta agenda, tanto en lo público como en lo privado, y no sólo en el área de mitigación, que son todos los programas que reducen emisiones, sino también en el área de adaptación. El año pasado el BID estuvo entre el 22 y el 23%, pero lo que más nos sorprendió es que en la parte privada del organismo, cerca del 36% de su financiación fue a proyectos dedicados al tema del cambio climático", agregó.
Kristian Rada, de la Corporación Financiera Internacional (IFC, según sus siglas en inglés), el brazo del Banco Mundial que trabaja con el sector privado, dijo que invertirán 13.000 millones de dólares en los próximos dos años en proyectos que tengan impacto en mitigación y adaptación de cambio climático. Y señaló que la mayoría de los empresarios piensa que invertir en proyectos de sustentabilidad significa más costos y más complicación.

"Nosotros hemos visto -y por eso está creciendo nuestro portafolio- que el tema del cambio climático es un buen negocio, si el sector privado lo maneja adecuadamente. Por ejemplo, en construcción se piensa erróneamente que el aumento del costo por ser sustentable es del 20%, y en verdad es de apenas 2%, que después se ahorra en las facturas de electricidad. En el tiempo, el flujo de caja va a ser positivo", sintetizó.

Desde el sector público nacional, Pablo García, presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), explicó que las entidades estatales tienen un rol importante para jugar a la hora de financiar proyectos con impacto ambiental. "Tenemos plazos de financiamiento muy cortos que hacen que sea muy difícil financiar estos proyectos. Desde los bancos de desarrollo, tanto el nacional como los provinciales, tenemos que ir estirando esos plazos. Hay dos maneras: los bancos provinciales, que conocen mejor el riesgo y los proyectos a nivel local, pueden financiar a largo plazo los proyectos, y desde los bancos nacionales trabajamos como bancos de segundo piso. También, como banca de primer piso apalancamos esos proyectos con líneas crediticias", dijo.
Finalmente, Juan Verde, presidente de la Fundación Advanced Leadership, resaltó que "la economía verde representa una gran oportunidad de negocios para la Argentina", e indicó que a nivel mundial 2017 va a cerrar con 123.000 millones de dólares en bonos verdes para financiar proyectos sustentables. "Esto es una iniciativa que está liderando el sector privado", concluyó.

FUENTE:  La  Nación,  7 / 10 / 2017

CAMBIO CLIMÁTICO: "EFECTOS INEVITABLES"


La Habana, (PL) Al inicio de la temporada ciclónica este año, los primeros pronósticos señalaban que el período estaría cerca de lo normal en términos meteorológicos. Sin embargo, algo cambió en estos anuncios.
Durante los últimos meses las regiones del Caribe y América Latina han sido azotadas por fuertes huracanes. Valdría la pena entonces preguntar ¿por qué son cada vez más comunes e intensos estos fenómenos?

En entrevista con Prensa Latina, Carlos Manuel González, especialista del Instituto de Meteorología de Cuba, aseguró que dichos vaticinios dependerían de la formación del fenómeno El Niño, evento de mayor influencia en las condiciones atmosféricas.

Si se desarrollaba el fenómeno El Niño como se pronosticaba -aclaró- los ciclones tropicales iban a tener una limitante, pues las condiciones serían menos favorables para su desarrollo.

González especificó que en la actualización realizada el 1 de agosto del año en curso, se determinó que El Niño no ocurriría como estaba previsto. 'Esto cambió el enfoque que se le había dado de una temporada normal y comenzamos a hablar de valores por encima de la media histórica', dijo.

La ausencia del evento 'El Niño' provocó que los vientos, a una altura de 10 a 12 km, fueran muy débiles apuntó, condición principal que necesitan los ciclones para su formación.

'No obstante, el agua de los océanos también ha estado muy caliente, en toda la zona del Atlántico han mantenido valores por encima de los 0,5 oC, en el Arco de Las Antillas Menores y en los alrededores de Cuba han llegado a ser de 1 oC superior a la media histórica.

El calentamiento global es una de las causas que influye en la actividad ciclónica y que tiene relación con los cambios en el ambiente, recordó.

Para el especialista un calentamiento del planeta pudiera estar generando en algunas zonas elevadas temperaturas, y fortaleciendo las altas presiones.

Precisó, sin embargo, que la formación de huracanes intensos no es lo más alarmante en relación con el cambio climático. El ascenso del nivel del mar es una de sus primeras manifestaciones, y las islas o archipiélagos serán los primeros en sufrir este impacto.

Por tal motivo, a partir del Año 2000 el Gobierno cubano aprobó una Resolución que prohíbe la construcción de viviendas sobre las dunas de arenas, apuntó.

De acuerdo con Rafael Parrado, Investigador del Centro de Meteorología Marina de Cuba, la teoría de que el océano se calienta es un aviso para el planeta.

Asimismo, comentó que en el centro realizan estudios sobre este tema y el impacto que ocasionaría en la isla.

Parrado advirtió que, según las pesquisas el ascenso del nivel del mar proyectado para Cuba será de 27 cm para el año 2050 aproximadamente, y de 85 cm para el 2100.

Si el mar asciende a esa altura afectará parte del territorio nacional, explicó. La Ciénaga de Zapata -en Matanzas- será uno de los lugares más afectados ya que es una zona muy baja, y una penetración del mar de 85 cm sería bastante grande.

Aunque el cambio climático ya es un hecho, el estado cubano tiene planes de mitigación de daños; para ello hemos elaborado mapas de peligro y de vulnerabilidad por sectores, afectaciones por frente frio, y por huracanes, afirmó.

Sin lugar a dudas el cambio climático empeora, la tierra se calienta, y sus primeros síntomas ya están a las puertas, pronosticó el especialista.
FUENTE:  Prensa  Latina, 09 / 10 / 2017

OBAMA ALERTÓ SOBRE LAS CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO Y RESPALDÓ A MACRI


El expresidente de Estados Unidos se pronunció a favor del Gobierno y resaltó: "Me impresiona mucho el trabajo que se ha hecho en la Argentina" durante la Cumbre de Economía Verde.




El expresidente estadounidense Barack Obama destacó este viernes las políticas implementadas por el Gobierno de Mauricio Macri y aseguró estar "impresionado"por "el trabajo que se ha hecho en la Argentina".

"Macri inició esfuerzos para reconectar al país con la comunidad mundial", destacó y resaltó: "Me impresiona mucho el trabajo que se ha hecho en la Argentina".

Al destacar el "crecimiento económico", resaltó que "es vital mantener el liderazgo en la región y en el escenario internacional".

"Vamos a tener que ser socios porque tenemos muchos problemas que afectan a muchos países", consideró, y alertó sobre los efectos del cambio climático.

Así lo sostuvo al participar en la Cumbre de Economía Verde realizada en Córdoba, con organización del gobierno provincial y de la Fundación Advanced Leadership.

En medio de un fuerte operativo de seguridad desde el inicio de la jornada, el ex mandatario consideró ante empresarios, funcionarios y economistas que "el cambio climático avanza cada vez más rápido".

FUENTE:   diario  JORNADA , 06 / 10 / 2017

¿ PUEDEN HACERNOS REACCIONAR LAS PELÍCULAS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO ?




¿Cómo cuentas una historia sobre la destrucción del mundo? Quienes hacen películas y programas de televisión saben cómo hacerlo con extraterrestres, por supuesto, o sugerirlo mediante una intriga política inventada y dirigentes villanos.

Sin embargo, captar la verdadera amenaza global del cambio climático es mucho más difícil que filmar una nave espacial que aterriza. Solo pregúntenle a Darren Aronofsky, cuyo filme de suspenso más reciente, ¡Madre!, enterró su mensaje sobre el cambio climático en la alegoría.

Es muy difícil”, dijo el cineasta y actor Fisher Stevens. “No es un tema muy sexi, y a la gente simplemente no le gusta lidiar con él ni pensar en él”.

Stevens, quien ganó un Oscar en 2010 como productor de The Cove, un documental sobre la caza de delfines, usó el poder de una estrella como Leonardo DiCaprio para su última película ambientalista, Before the Flood, que analiza el calentamiento global de una forma que Stevens esperaba que motivara a los espectadores a cambiar sus hábitos.

Como documental de National Geographic de 2016 encontró una audiencia digital bastante considerable. Pero no es fácil hacer películas en Hollywood sobre el cambio climático.

FUENTE: peridismo.com , 09 / 10 / 2017

HUELLAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO POR TODO EL GLOBO



Aumento de la temperatura de las aguas marinas, subidas del nivel del mar, deshielo del Ártico, cambios en las frecuencias e intensidad de las tormentas -cada vez más crudas-, acidificación de los océanos...

Se nota y se siente que el cambio climático está presente. Y no solo eso: ha dado ya numerosos ejemplos de sus consecuencias. Muy pocos dudan de que aquellos síntomas tienen influencias en la calidad, cantidad e, incluso el destino de las capturas.

Tampoco de que están detrás de los desplazamientos hacia el norte de las especies del hemisferio norte y hacia el sur los que habitan por debajo de la línea del Ecuador, dejando cada vez más vacía la zona de los trópicos. Pero se teme que lo peor esté por llegar, pues hay quien vaticina extinciones locales y rotación de hasta el 60 % de las poblaciones marinas e invasiones de especies.

Aunque sus efectos no serán homogéneos. Hay comunidades costeras a las que el cambio climático ha bendecido con más variedad y mayor abundancia, y hay zonas en las que no se volverán a ver especies que antes constituían la dieta básica de su población.

Son apuntes que salieron del Congreso Mundial sobre Cambio Climático y Pesquerías que organizaron en Vigo la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y Conxemar como aperitivo de la feria mundial del congelado, que se cerró el jueves en la ciudad olívica.


Noruega  sonríe, el Mediterráneo se lamenta.

Expertos como John Pinnegard, que estudia el cambio climático en el Cefas británico (Center for Environment, Fisheries and Aquaculture Science), subrayan que el cambio climático no ataca a sus víctimas por igual. En unas se ceba más que en otras. El Mediterráneo, el mar Rojo, el Negro y esos mares embolsados no tienen la suerte de cara. Están en el saco de los perdedores, con las regiones subpolares y los trópicos. Por el contrario, en mares antes demasiado fríos nadan ahora como pez en el agua especies antaño ausentes como la merluza o el boquerón. El de Barents, por ejemplo. O el del Norte. En ese termómetro, España se encuentra entre los países de riesgo alto por el impacto -para peor- del cambio climático.

Las especies

Cefalópodos, en su salsa; marisco, en retroceso.

La observación demuestra que unas especies se sienten en su salsa con las nuevas condiciones asociadas a las alteraciones climáticas. Pulpo, calamar, sepia... La familia de los cefalópodos se encuentra bien con las nuevas temperaturas. Tanto, que sus capturas han aumentado en los últimos decenios, según han constatado los científicos. A otras, como el bacalao, que prefieren nadar en aguas en torno a 10 grados, el calentamiento que se asocia al cambio climático no les sienta nada bien. Tampoco a los bivalvos les gusta este nuevo clima. Y al que menos, al mejillón. Es más, desde el Cefas apuntan que los mayores niveles de impacto global se han dado en los países en los que tienen una mayor producción de marisco, como Francia, Italia y, por supuesto, España.
                           
Escocia se pasa al bocata de calamares. El Atlántico noroeste es una de esas 24 áreas del globo en las que el agua se está calentando a mayor velocidad que en otros puntos. Y eso está modificando la distribución y abundancia de las especies, contó Myron Peck, profesor de Oceanografía Biológica y Ciencias Pesqueras de la Universidad de Hamburgo. Desde 1990 hasta ahora, los desembarcos de calamar en Europa se han multiplicado por diez, al igual que los de corvina o róbalo. «Hay más profesionales en Escocia pescando calamar que abadejo, la especie que se emplea para hacer fish & chips». Y sardina, anchoa y boquerón están empezando a llegar al mar del Norte, donde también se han visto ya nadando túnidos tropicales. Mientras, la merluza y la xarda casi están besando el polo Norte.                   

                     

Tormentas que dan miedo

Más días de amarre. Por ahora, los pescadores del Reino Unido, Escocia y otros que viven del mar del Norte tienen más temor a las tormentas que al cambio climático. Las de los últimos años están siendo especialmente fuertes y devastadoras. Muchas embarcaciones, explicó Pinnegard, se han visto obligadas a permanecer amarradas en puerto hasta tres largos meses, en los que no pudieron salir a faenar por las condiciones climáticas. Porque, eso sí, la pesca sigue siendo una de las actividades más peligrosas del mundo, y el riesgo de sufrir un accidente es 115 veces más elevado que en la media de ocupaciones.

El continente sumergido

Recién llegados a esto de la pesca.

Puede que sea porque en esto de la pesca como actividad industrial llevan muy poco tiempo -apenas 50 años-, pero en Nueva Zelanda notan más los efectos de Zelandia, ese continente sumergido que tienen en sus inmediaciones, que los efectos del cambio climático, que «no son evidentes», según Alistair Macfarlane, secretario ejecutivo de la Coalición Internacional de Asociaciones Pesqueras (ICFA). Tampoco les ha dado tiempo a sentir si ya ha llegado la segunda oscilación decenal del Pacífico.

ALASKA

El canibalismo del abadejo. A diferencia de Nueva Zelanda, en Anchorage y otros puntos de Alaska sí están sintiendo los efectos de los años más cálidos de la historia, en los que han aumentado las tormentas, en los que se ha derretido tanto el hielo del Ártico que cada vez tienen que ir más al norte a buscar pescado, y en los que ha habido otros cambios que han alterado tamaños, abundancia y hasta el calendario de migración del salmón. Alaska ha sufrido una ola de calor sin precedentes y la temperatura media registrada en el mar de Bering en el 2016 fue la más alta en los últimos 35 años.

Lo contó Nicole Kimball, vicepresidenta de la Pacific Seafood Processors Association (PSPA), que explicó que esas alteraciones están afectando a la distribución del abadejo, menos abundante que antes, pues hay menos zooplancton para los juveniles; y para las demás especies que le sirven de alimento, con lo que han aumentado los episodios de canibalismo en la especie. En cuanto al cangrejo, sufre por la acidificación y la temperatura y se ha detectado más mortalidad de juveniles.

RED DE TRANSPORTE

Niños devastadores. En Perú están acostumbrados al Niño y a los ciclos que este impone en la anchoveta, el principal recurso del país, que lo ha colocado en el ránking de producción de harina y aceite de pescado. Pero los Niño vienen con una fuerza inusitada, con episodios de devastación nunca antes vistos. Es uno de los síntomas que perciben del cambio climático. El otro termómetro lo tienen en el potón del Pacífico. La población ha migrado al sur, para desesperación de la industria, que se ha asentado en el norte. Ese cambio en la distribución ha obligado al país a desarrollar toda una red de transporte para llevar el potón desde los puertos de descarga, en el sur, hasta el norte, donde están las fábricas para darle valor añadido.

Benguela

Huída en pos de la comida.

En Sudáfrica, donde la corriente de Benguela y su afloramiento propicia la existencia de recursos pesqueros también están notando cambios. Allí no han disminuido como en Galicia esos episodios de afloramiento, pero sí se percibe que se ha desplazado hacia el sur. También un aumento de la temperatura del agua. Eso ha cambiado la productividad. Y la distribución. Las especies se alejan hacia el este, de forma que la flota ha tenido que ir a pescar a puntos a los que antes jamás llegaba. Además, según explicó Madodda Khumalo, ejecutivo de la compañía sudafricana Sea Harvest, ese desplazamiento de oeste a este de los pequeños pelágicos lleva a otras especies más grandes a que los sigan en busca de alimento.

Noruega 

Mejora  en  la  pesca

Produce lo suficiente para proporcionar 34 millones de pescado al día y con el cambio climático aún podría aumentar esa capacidad. Y con más variedad, ahora que ha llegado hasta allí la merluza y podría hacerlo el bacalao. La clave, según Hildegunn Fure Osmundsvag, directora del Norwegian Seafood Council en España, está en la gestión sostenible y en la inversión en tecnología para mitigar el impacto.

FUENTE: La Voz de Galicia , 8 / 10 / 2017

viernes, 29 de septiembre de 2017

ADVIERTEN EN BRASIL EL ALTO COSTO DE NO ADAPTARSE AL CAMBIO CLIMÁTICO



La no adaptación al cambio climático puede generar costos hasta cinco veces mayores que la inversión requerida para enfrentar ese fenómeno, advirtieron especialistas brasileños en un estudio cuyos resultados fueron difundidos hoy.
Investigaciones realizadas en la ciudad de Santos, en el litoral del Estado de Sao Paulo, permitieron constatar que los costos mínimos de las obras de adaptación necesarias en áreas de Punta de la Playa y la Zona Noroeste pueden estimarse en la actualidad en unos 300 millones de reales (más de 93 millones de dólares).

Sin embargo, no hacerlas costaría luego por lo menos mil 500 millones de reales (cerca de 470 millones de USD), indicaron investigadores reunidos en el Grupo Metrópole, que realizó el estudio durante cuatro años.

De acuerdo con el coordinador del proyecto e investigador del Centro Nacional de Monitoreo y Alertas de Desastres Naturales (Cemaden), José Marengo, esta última cifra puede incluso estar subestimada, una vez que el modelo considera apenas la estructura física de los inmuebles.

Si incluimos probables perjuicios que el cambio climático podría ocasionar en otras áreas, como salud y educación, por ejemplo, el valor llegaría fácilmente a duplicarse, significó Marengo, citado por el servicio de noticias DINO.

El proyecto del Grupo Metrópole, integrado por especialistas del Cemaden, el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales y los Institutos de Geociencias de las Universidades de Sao Paulo y Campinas, basó sus pesquisas en tres ejes fundamentales con probables escenarios para los años 2050 y 2100.

Según los estimados más realistas, para 2050 el nivel del mar debe subir 18centímetros y 36 hasta el 2100.
FUENTE:  Prensa Latina , 28 / 09 / 2017

EL CINE SIGUE COMBATIENDO EL CAMBIO CLIMÁTICO


Fotograma de 'Thank you for the rain'

La película Thank you for the rain inaugura la tercera edición del festival, que se anuncia como el evento lúdico de referencia sobre desarrollo sostenible. Se trata de un documental filmado a cuatro manos. Está firmado por la directora noruega Julia Dahr y por el campesino y activista keniano contra el cambio climático, Kisily Musya. De hecho la cineasta prestó al activista una cámara para que se filmara en su lucha diaria para salvar su campo y el de sus vecinos de las sequías pertinentes. La película mezcla sin sobresaltos las filmaciones caseras de Musya y las profesionales hechas por Dahr.

Me ha gustado mucho porque es una película sin pretensiones, sin artificios, casi sin música, con muchos silencios. El protagonista es realmente protagonista. Vemos a Musya trabajar en su campo, junto a su mujer y sus hijos. Más tarde, le vemos organizar encuentros con los vecinos a quienes arenga para convencerles de la necesidad de plantar árboles y así poner freno a la desertización. Y Musya tiene labia. En un giro dramático sorprendente, le vemos abandonar su campo aislado en una región remota de Kenya para tomar el avión y hablar en una conferencia sobre cambio climático en Noruega. Y más adelante, volverá a tomar el avión para asistir como invitado de la UNFCC a la Conferencia del Clima de París del 2015.
 
"Si tuviera poder haría que los líderes fueran a experimentar lo que es morirse de hambre"
La historia de Musya me parece casi una metáfora de lo que pueden haber experimentado los activistas contra el cambio climático en estos últimos tiempos. Se habían creado varios momentos álgidos estos últimos años en que parecía que podíamos conservar la esperanza de encontrar una solución conjunta y definitiva. Musya se asombra de su descubrimiento en París: "Todos aquí son guerreros por el clima". Sólo que en realidad ese «todos» no incluye realmente a todos. Musya vuelve a Kenia decepcionado. "Si tuviera poder haría que los líderes fueran a experimentar lo que es morirse de hambre. Pero no tengo ese poder. Así que que los líderes sigan disfrutando a expensas de los otros" dice con amargura cuando se entera del acuerdo final. Y aun así la decepción no le detiene sino que le anima a continuar luchando a su pequeña escala comunal.

El Another Way Film Festival, que se celebra del 6 al 8 de octubre en Cineteca Madrid, es una buena noticia aunque no esté el horno para bollos y los activistas del clima no cuenten ya con el apoyo de la mayor potencia mundial. Cualquiera puede combatir el cambio climático. Es más, todos deberíamos hacerlo como Musya a nuestra pequeña escala y a pesar de las circunstancias. Asistir a un festival como este y ver este tipo de películas nos permite mantener la esperanza viva y recordar que tenemos una responsabilidad limitada que no podemos obviar.

FUENTE:  El País, 28 / 09 / 2017

EE.UU PERDERÍA USD 360.000 MILLONES ANUALES POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

EE.UU. perdería u$s 360.000 millones anuales por cambio climático


Las pérdidas económicas asociadas a las catástrofes naturales intensificadas por la actividad humana en Estados Unidos podrían ascender a u$s 360.000 millones por año en la próxima década, informó la ONG Fundación Ecológica Universal. La cifra representa más de la mitad del crecimiento de EE.UU. en 12 meses.
A los daños producidos por tormentas extremas, huracanes, inundaciones, sequías e incendios, se suman los enormes costos sanitarios de la quema de combustibles fósiles. "Los eventos meteorológicos son el resultado de factores naturales. Sin embargo, el cambio climático inducido por la actividad humana ha alterado sustancial y de manera mensurable su intensidad y frecuencia", afirmó Robert Watson, ex director del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático.

Solo en 2017, las pérdidas asociadas a los huracanes Harvey, Irma y María en EE.UU. y el Caribe, así como casi cien incendios en el oeste del país, podrían superar los u$s 300.000 millones.

En tanto, el Fondo Monetario Internacional dijo que los países pobres serán incapaces de enfrentar por sí solos los efectos económicos del calentamiento global sin un "esfuerzo global" de las economías desarrolladas. Calculó una pérdida estimada del 10% de su producto per cápita hasta 2100. Habría menor producción agrícola, una ralentización de las inversiones y daños a la salud.
El reporte del FMI enfatizó que "dado que las economías avanzadas y emergentes son las que han contribuido en gran medida al calentamiento global y se prevé que continúe, ayudar a los países de bajos ingresos a encarar sus consecuencias es un imperativo humanitario y una sensata política económica global".

FUENTE:  El Cronista, 28 / 09 / 2017

jueves, 28 de septiembre de 2017

TRUMP PROHIBE LA EXPRESIÓN "CAMBIO CLIMÁTICO" EN SUS ADMINISTRACIONES






El señor Donald Trump vuelve a darnos un repaso de tácticas oscuras para beneficiar de forma indirecta al carbón o el petróleo. Esta vez, su originalidad por pasar directamente del cambio climático como sí solo afectara a otros, es gramatical y con censuras.
 
Desde el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) han emitido una circular interna dónde se censura el utilizar una de las expresiones más reconocidas a nivel mundial “cambio climático” en sus documentos administrativos, a favor de otra más suave y menos reconocible, en su lugar sería al como “extremos climáticos” o “fenómenos meteorológicos extremos”.
 
Desde el periódico británico The Guardian han tenido acceso a varios correos internos del Departamento de Servicios de Conservación de Recursos Naturales (NRCS, por su sigla en inglés y dependiente del USDA) en los que la directora Bianca Moebius-Clune enumera una serie de términos que deben de evitar utilizar el personal y por cuáles deben de reemplazarse.
Dejamos un resumen de la parte más interesante de los Emails que se puede consultar desde AQUI.

Cómo se puede comprobar en la imagen anterior, varios términos son aludidos. En lugar de “adaptación al cambio climático”, se pide al personal que utilice como ejemplo “resiliencia a los fenómenos climáticos extremos”.
 
La causa principal del cambio climático provocado por el ser humano también está en el punto de mira, la expresión “reducir los gases de efecto invernadero” se añade a la lista negra y a favor de renombrarlo por decir “generar suelo orgánico o aumentar la eficiencia en el uso de nutrientes”.
 
Mientras tanto, se descarta la frase como “eliminación o reducción de carbono” y se reemplaza por algo como “generar suelo orgánico, o construir – contribuir en materia orgánica al suelo”.
En ese correo electrónico fechado el 16 de febrero de este año, la directora Moebius-Clune explica a los trabajadores que “No vamos a modificar el modelo, sólo vamos a cambiar cómo hablamos sobre él. Hay muchos beneficios al poner el carbón en circulación, la mitigación del cambio climático está ellos”.
Otros correos electrónicos muestran las discusiones entre el personal inseguro de lo que está prohibido. El 16 de febrero, un miembro del personal llamado Tim Hafner escribió directamente a Bramblett…“Me gustaría saber los términos correctos que debo usar en lugar de cambio climático y cualquier cosa que tenga que ver con el carbono… Quiero asegurarme de incorporar la terminología correcta que la agencia ha aprobado.”
 
Un documento que sale a la luz cuando Donald Trump ha rehusado vincular los últimos huracanes devastadores con el cambio climático y ha afirmado que el país ha sufrido “tormentas mayores” que ‘Harvey’ o ‘Irma’ en la primera mitad del siglo XX.
Mientras Trump toma medidas incomprensibles a favor de mermar el medio ambiente, por ejemplo la NASA, nos aporta un nuevo vídeo que nos muestra la preocupante velocidad en la que el planeta está aumentando la temperatura.

Y aunque Trump está empeñado en sus políticas de desgate frente al cambio climático, no todas las administraciones siguen la misma estela. Si miramos el mapa siguiente. 12 estados y Puerto Rico se han convertido en miembros de la Alianza del Clima por Estados Unidos (Color verde) y siguen comprometidos con el logro de reducir las emisiones de CO2. Los funcionarios de 10 estados y el Distrito de Columbia se comprometieron a seguir el Acuerdo de París (Color Azul), pero no se han unido formalmente a la alianza. Y en todo el país, 274 ciudades han firmado el tratado de la Agenda Nacional de Acción Climática de Alcaldes, con el compromiso de recudir las emisiones a nivel local.
mapa cambio climatico estados unidos
Recordamos que ya hablamos de las políticas de Donald Trump sobre las renovables  e incluso aportamos 7 Gráficas que demuestran que Trump no podrá con las renovables aunque este empeñado en favorecer los combustibles fósiles.

FUENTE: OVACEN, 26 / 09 / 2017


HAY CALIDADES DE TOMATES QUE DESAFÍAN EL CAMBIO CLIMÁTICO






Más del 70 por ciento del agua dulce del planeta se destina a la agricultura y las previsiones del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático) alertan sobre un mayor riesgo de sequías que, en determinadas regiones, puede llegar a limitar la producción local de algunos alimentos. Al problema de la escasez de agua se añade la contaminación de los recursos hídricos; fertilizantes y plaguicidas están afectando a su calidad y el costo medioambiental a pagar es muy alto ¿cómo se puede hacer frente a este desafío?

La consigna 'más alimento por gota de agua' es el reto, pero éste va más allá de optimizar los sistemas de riego, requiere un enfoque interdisciplinar. Conseguir plantas resistentes a la sequía no es fácil, supone un profundo conocimiento de sus procesos moleculares y fisiológicos, además del desarrollo de técnicas agronómicas y de precisión en los cultivos.

El proyecto europeo TOMRES (un enfoque nuevo e integrado para aumentar la tolerancia múltiple y combinada del estrés en plantas usando tomate como modelo), financiado por la Unión Europea a través del programa Horizonte 2020, busca mejorar la resiliencia de las tomateras al estrés hídrico y de nutrientes, optimizando la eficiencia en el uso de agua y nutrientes en el contexto del cambio climático. Además de dar a conocer variedades locales de toda Europa, entre las que se incluye la 'tomàtiga de ramellet'.


Durante tres años, universidades e instituciones de investigación de toda Europa, además de empresas agrícolas y de servicios tecnológicos para la agricultura seleccionarán variedades de tomates resistentes a la sequía, estudiarán sus procesos fisiológicos y moleculares y desarrollarán nuevas técnicas agronómicas. El grupo de investigación en Biología de las Plantas en Condiciones Mediterráneas (PLANTMED) de la UIB y la empresa Agroilla son dos de las 24 entidades que participan en este proyecto.

El tomate es uno de los productos hortofrutícolas más consumidos en todo el mundo y su demanda no para de crecer. Su cultivo se lleva a cabo en la mayor parte de Europa mediante diferentes sistemas, desde en campo abierto a invernaderos, pasando por los hidropónicos. Además, por sus características taxonómicas, se trata de una especie relacionada con otros cultivos, como puede ser el del pimiento, la patata o la berenjena, por lo que puede ser considerado un modelo para el estudio de mejoras en los sistemas de producción agrícola.

Pero, en los últimos años, su cultivo se enfrenta a un triple problema; en primer lugar, la disponibilidad de agua se reduce progresivamente, por las previsiones de disminución de las lluvias debido al cambio climático; en segundo lugar, también se reduce la disponibilidad de fertilizantes, por el incremento de los costes de estos productos y el aumento de las restricciones en su uso debido a su impacto en la calidad del agua y el medio ambiente; y, finalmente, la diversidad genética del tomate cultivado es limitada. Todo junto conduce a una situación en la que la sostenibilidad ambiental y económica de las estrategias de crecimiento del tomate está en riesgo.
El primer paso será identificar las variedades de tomate que sean más tolerantes al estrés hídrico y de nutrientes y, también, de nuevos alelos y rasgos genéticos que confieren a la planta una eficiencia mayor en el uso del agua y de los nutrientes. A partir de la muestra de más de diez mil ejemplares disponibles, se llevará a cabo un cribado para seleccionar aproximadamente doscientos que se muestren resilientes en diferentes condiciones pedoclimáticas, que mantengan la calidad del fruto y la tolerancia a plagas y enfermedades. La selección se realizará teniendo en cuenta las complejas interacciones entre las plantas, los suelos y la biodiversidad bajo tierra, con el objetivo de llegar a identificar entre diez y veinte alelos que puedan ser reproducidos.

En el marco de este proyecto, se han sembrado en una finca agrícola experimental de Ariany, 5.000 tomateras de unas 260 variedades que incluyen variedades locales de toda Europa, variedades comerciales, híbridos y especies silvestres.

Para este experimento las tomateras se dividirán en tres parcelas que serán sometidas a diferentes dosis de nutrientes y de agua, utilizando tecnología puntera para realizar un seguimiento detallado de su estado fisiológico y agronómico, incluidas medidas a distancia con vuelos no tripulados. Estos datos se contrastarán con los de otro experimento paralelo que se lleva a cabo en la Universidad alemana de Bonn, pero en invernadero. A partir de los resultados obtenidos se escogerán las variedades más resistentes.

Los investigadores de la UIB se encargarán no sólo de colaborar en la selección de germoplasmas y su cribado, sino también de la evaluación de la eficiencia en el uso del agua y de nutrientes de las variedades seleccionadas en las diferentes fases del proyecto. En este sentido, los científicos tienen en el punto de mira al tomate de ramellet, producto estrella de la gastronomía de Baleares y uno de los cultivos más representativos de las Islas.

A diferencia de otras, esta variedad presenta dos cualidades que lo convierten en un tomate muy interesante desde el punto de vista agronómico. La primera tiene que ver con el proceso de maduración del fruto, que hace que se conserve de manera natural de un año al otro sin perder sus propiedades organolépticas. La segunda es su mayor resistencia a la sequía, que permite un cultivo de secano, aspecto que parece estar estrechamente relacionado con la durabilidad del fruto.
En un mundo cada vez más seco, en el que hay que optimizar al máximo el uso del agua, las características del tomate de ramellet son de gran interés para conseguir nuevas variedades que mejoren su resistencia al estrés hídrico y a la falta de nutrientes.

La preservación de las variedades locales de los cultivos es una de las políticas que se han demostrado indispensables para mantener una fuente de recursos genéticos que pueda proveer material en futuros planes de mejora, ya sea para hacer frente al estrés ambiental, a las plagas o a los cambios en los gustos del mercado.

El equipo de investigadores del grupo PLANTMED que participa en el proyecto TOMRES lo integran los doctores Jeroni Galmés (investigador principal), Miquel Ribas-Carbó y Jaume Flexas, profesores titulares del Departamento de Biología de la UIB; los doctores Miquel Àngel Conesa, Cyril Douthe, Hanan Elaouad y Xurxo Gago, contratados postdoctorales; el doctorando Mateu Fullana; los biólogos Gerardo Costea y David Alonso; y los alumnos de trabajo de fin de grado de Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural Jaume Canyelles, Joana Maria Fontclara y Xavier Coll.

También colaboran el Sr. Antoni Ribot, propietario de la finca donde se lleva a cabo la investigación, y el Sr. Carlos Oliveros y la empresa NorDron, como responsables de les medidas realizadas con robots aéreos no tripulados (drons).

FUENTE: El  Mundo , 26 / 09 / 2017