Páginas vistas en total

lunes, 11 de diciembre de 2017

UN ESTUDIO SOBRE TURISMO Y CAMBIO CLIMÁTICO RECOMIENDA AMPLIAR LA TEMPORADA ALTA




El estudio "Actividad Turística y Cambio Climático en la Comunitat Valenciana" de la Agencia Valenciana de Turismo y la Universidad de Alicante hace un diagnóstico y propone actuaciones en administraciones, empresas y agentes sociales, entre otras, ampliar la temporada turística alta.
El estudio confirma un aumento de las temperaturas del 0.7 grados y advierte que las noches tropicales se han triplicado desde 1980, y además de proponer ampliar la temporada turística alta desde primavera hasta octubre, pide adaptar el acondicionamiento climático y el abastecimiento de agua de los establecimientos turísticos.
Elaborado por los profesores geógrafos Jorge Olcina y Javier Miró, el estudio constata que el calentamiento térmico en la Comunitat Valenciana es incontestable, ya que al aumento medio de 0,7 grados y la multiplicación por tres de las noches tropicales, se une a la confirmación de un ligero descenso de las lluvias.
El estudio subraya, no obstante, que las comarcas de La Safor y La Marina mantienen su nivel de precipitación histórico, y comprueba un cambio en la estacionalidad de las lluvias, ya que ahora llueve más en otoño y menos en primavera.
Ante este diagnóstico, el estudio propone diversas acciones para contrarrestar la pérdida del confort climático en la franja litoral, que estiman aumentará especialmente a partir de mediados del siglo actual.
Los autores consideran la primavera y también el mes de octubre son épocas muy aptas para las estancias turísticas en la Comunitat Valenciana y en consecuencia, sugieren modificar el calendario de temporada alta.
Igualmente sugieren la necesidad de acondicionar los establecimientos turísticos y las viviendas a una situación más habitual de altas temperaturas y elevada humedad, diurna y nocturna.
El estudio también manifiesta la obligación de tener bien diseñados los sistemas de abastecimiento de agua y la necesidad de modificar, en la escala local, los protocolos de protección civil y sanidad pública.
Ello responde a que defiende que se van a alterar los calendarios de riesgo frente a determinados peligros de causa climática (tormentas y lluvias intensas por la presencia de aguas calidad en el Mediterráneo occidental durante un período del año mayor), así como la frecuencia e intensidad de aparición de extremos atmosféricos (olas de calor y sus efectos en grupos de riesgo).
La directora general de Turisme, Raquel Huete, ha asegurado que el conocimiento aportado por los investigadores es una herramienta fundamental para seguir trabajando en el compromiso del Consell por un desarrollo turístico sostenible, responsable y equilibrado.
En este sentido, Huete ha resaltado que estas recomendaciones serán aportadas a la Comisión Interdepartamental de Prevención ante el Cambio Climático de la Generalitat para la elaboración de la Estrategia Valenciana ante el Cambio Climático 2013-2020. 
FUENTE: La  Vanguardia , EFE , 10 / 12 / 2017

LAS IMPACTANTES IMÁGENES DE UN OSO POLAR HAMBRIENTO POR EL CAMBIO CLIMÁTICO




Las consecuencias del calentamiento global son devastadoras y un fotógrafo de National Geographic captó como impactó esto a un oso polar luchando por encontrar un alimento en su hábitat.

Las impactantes imágenes de un oso polar hambriento por el cambio climático
Imagen de video captado por Paul Nicklen. Instagram @paulnicklen
Una imagen capturada por el fotógrafo de National Geographic Paul Nickle romperá el corazón de cualquiera. Un oso polar extremadamente delgado y hambriento que intenta buscar comida en su hábitat. Sin embargo no hay nada, ni un solo trozo de hielo en donde posarse o algún alimento para esta criatura que sufre las consecuencias del cambio climático.
“Todo mi equipo de Sea Legacy estaban luchando contra las lágrimas y sus emociones mientras documentábamos a ese oso polar muriendo”, comienza Paul describiendo la fotografía.
Según describe National Geographic, no se trata de un ejemplar que esté en edad avanzada y que por eso su deterioro, sino que se trata de un oso que se encuentra en un estado grave de desnutrición.

Las tristes imágenes fueron captada por un grupo de fotógrafos de National Geographic y fundadores de la asociación Sea Legacy y se muestra que el oso polar tiene dificultades para mantenerse de pie… ya no tiene energía por falta de alimentación.
“Sé que tenemos que compartir lo hermoso y lo que te rompe el corazón si vamos a derrumbar las barreras de la apatía. Así es como se ve el hambre. Los músculos atrofiados. Sin energía. Es una muerte lenta y dolorosa. Cuando los científicos dicen que los osos polares estarán extintos en los próximos 100 años, pienso en la población de 25.000 osos pueda morir así”, continúa.
De hecho, según la organización Polar Bears International, quedan menos de 25 mil osos polares en el mundo en estado salvaje; en el 2008 fue catalogado como una especie amenazada por la Ley de Especies en Peligro. Expertos incluso advierten que para el año 2050 este animal se podría extinguir por completo.
“La verdad simple es que si la Tierra sigue calentándose, perderemos a los osos y los ecosistemas polares”, afirma Paul. “Debemos reducir nuestra huella de carbono, comer la comida adecuada, dejar de cortar nuestros bosques y empezar a poner a la Tierra, nuestro hogar, como prioridad”, advierte.
¿Pero si los fotógrafos estaban tan cerca del oso polar, por qué no se detuvieron para ayudarlo? Se preguntarán algunos. La verdad es que “las piernas y sus músculos atrofiados no habrían podido ser reparadas. También habría sido ilegal alimentarlo, acercarse a él o incluso hacer cualquier cosa para aliviar su dolor” explicó Paul. “Es una escena que te rompe el alma y que todavía me persigue”, confiesa Nicklen.
FUENTE: Tendencias, Francisca Labarca, 9 / 12 7 2017

CIUDADES LATINOAMERICANAS SE SUMAN A LA "RESILIENCIA" AL CAMBIO CLIMÁTICO



Varias ciudades han apostado por reducir su impacto en el cambio climático con acciones para luchar contra las emisiones, el tratamiento de residuos o la información a los usuarios.

Cada vez más

Con ello, tratan de cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, adoptado el 12 de diciembre de 2015 por 195 países, que fortaleció el compromiso de ciudades de todo el mundo por transformarse en resilientes al cambio climático, a los eventos meteorológicos -cada vez más fuertes y frecuentes-, y a los problemas medioambientales en general.
Ese compromiso se ha visto reforzado, con la firma esta semana de la Carta del Clima de Chicago, que reunió a regidores de ciudades de Estados Unidos, Canadá, México, París y otros 50 integrantes del Global Covenant of Mayors (Pacto Global de Alcaldes).
"Las ciudades tienen un impacto creciente en la acción del clima y juntos podemos dar pasos importantes hacia la reducción de las emisiones de carbono, demostrando que a nivel local se cumplen los compromisos de París", afirmó la vicepresidenta de la Global Covenant of Mayors for Climate and Energy, Christiana Figueres durante la reunión.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en más de 6,5 millones de muertes al año en el mundo por la contaminación atmosférica.
En Latinoamérica, las ciudades con mayores niveles de contaminación del aire son Lima, La Paz, Guatemala y Tegucigalpa, seguidas por Santiago de Chile, Caracas, Bogotá, Ciudad de México, Quito y Cali (Colombia), también según datos de la OMS.
En el camino a mitigar las emisiones de CO2 (dióxido de carbono), Chile ha desarrollado el "proyecto 20/2020 con el que se pretende que las energías renovables alcancen la generación del 20 por ciento de la matriz energética para el 2020", según explicó el gerente de marketing de Marca Chile, Fabián Campos.
La tecnología forma parte de la "estrategia de resilencia" de otras ciudades latinoamericanas, con la puesta en marcha de novedosos planes tecnológicos, dirigidos a mejorar la calidad de vida de sus habitantes.
En el caso de Bucaramanga, en Colombia, el propósito de la alcaldía es convertir a la urbe, de 525.000 habitantes, en una ciudad "inteligente", para lo cual ha puesto en marcha una "estrategia de digitalización" de un sector de 45.000 personas y comprobar cómo con la tecnología se pueden mejorar los servicios de salud, de servicios públicos educación y transporte, entre otros.
"Bucaramanga tiene que ser la Barcelona de España", señaló a Efeverde el asesor en tecnologías de la alcaldía de la ciudad colombiana, Sergio Cajías Lizcano.
Una iniciativa en la misma línea que la de Montevideo (Uruguay), donde se ha puesto en marcha un sistema de información telemática con el cual los ciudadanos pueden gestionar las plazas y los pagos en los parkings, además del sistema "Notify-me", por el que el ciudadano recibe por medio de notificaciones de voz de los diferentes departamentos del Ayuntamiento ahorrando en desplazamientos y tiempo. 
FUENTE: Montevideo Portal, 9 / 12 7 2017

jueves, 7 de diciembre de 2017

EN SENEGAL Y AFRICA OCCIDENTAL, LAS ALDEAS LUCHAN CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

 
 
En África occidental, las comunidades rurales están poniendo en marcha iniciativas locales contra el cambio climático y la contaminación, así como a favor de la salud pública y de la educación.
 
 
 
 

Senegal: escuchar en lugar de ignorar


Objetivo del proyecto: el Club de Dimitra, en África, integrado por hombres y mujeres de las comunidades rurales se reúne dos veces al mes para discutir y tomar medidas sobre temas como la contaminación, la salud pública y la agricultura.

Financiación del proyecto: la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) han aportado hasta 6 millones de dólares desde 2014 a los Clubes de Dimitra de África occidental.

Área del proyecto: países del África subsahariana, entre ellos: Níger, Senegal, Mali, República Democrática del Congo, Burundi y Ghana.

 Sentada en la habitación desnuda de la estación de radio local, con un pañuelo colorido en la cabeza, Rugiba, madre de cuatro hijos, explica cómo la lluvia una vez arrastró basura a su casa. Ahora, su aldea, Saré Boubou, en Senegal, está libre de residuos gracias a la limpieza del club de oyentes comunitarios del proyecto Dimitra de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés). El club – uno de los más de 2.000 del África occidental – también ha introducido medidas para ayudar a la comunidad a hacer frente al cambio climático y a movilizarse sobre muchas otras cuestiones sociales.

Creados por la FAO hace casi 20 años, estos clubes de debate reúnen periódicamente a hombres, mujeres, jóvenes y ancianos para tomar decisiones democráticas sobre cómo mejorar la vida en sus aldeas, ya sea creando una emisora de radio local, iniciando la limpieza de las aldeas o introduciendo medidas contra la violencia doméstica.

FUENTE:   Deutsche Welle , 6 / DIC / 2017 


miércoles, 6 de diciembre de 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO AUMENTA LAS PROBABILIDADES DE GUERRAS


La sequía deja los embalses españoles en mínimos históricos
La sequía deja los embalses españoles en mínimos históricos | laSexta.com

Las variaciones extremas en las lluvias del África Sahariana provocadas por el cambio climático incrementan hasta un 50% la probabilidad de que haya una guerra, según ha alertado el vicerrector académico de la Universidad Iberoamericana, Alejandro Guevara. Las sequías influyen en que haya menos cosechas y, por tanto menos alimentos, lo que provoca una "lucha por la tierra donde sí se puede sembrar", señaló Guevara al presentar la investigación "Cambio climático, desastres naturales y sus efectos macroeconómicos".
El experto en economía relativa al medioambiente alertó de que el número de desastres naturales ha aumentado de manera alarmante en las últimas décadas. Por ello, pidió medidas para prevenir las pérdidas humanas y económicas derivadas de catástrofes ambientales, como las inundaciones o sequías.
"Los desastres naturales provocan una disminución del índice del desarrollo humano en los municipios menos desarrollados"

Destacó que la mayor parte de la evidencia empírica apunta a que los desastres naturales sí merman la capacidad de crecimiento de un país. "Los desastres naturales provocan una disminución mayor del índice del desarrollo humano en los municipios menos desarrollados", indicó. Esto se traduce en una "desigualdad social", puesto que los desastres naturales impactan con más fuerza a los grupos más vulnerables. "Las afectaciones por un mismo desastre son relativamente mucho mayores" en aquellos países donde la gente es más pobre.

Sin embargo, el investigador señaló que los mayores costes económicos por desastres naturales se presentan en países desarrollados. Esto se debe a que en estos existe una gran cantidad de riqueza acumulada y, por lo tanto, un mismo evento causa más daño en términos absolutos. El experto aconsejó una planificación urbana óptima, el fortalecimiento de las instituciones de seguros y políticas públicas y la diseminación de información oportuna para aumentar la resiliencia del ser humano cuando ocurren este tipo de catástrofes.

FUENTE: Antena 3 , 6 / dic / 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO NOS INTERPELA A TODOS





María Eugenia Di Paola, de PNUD Argentina



¿Por qué 2015 fue un año clave para la sustentabilidad? María Eugenia Di Paola es coordinadora de Ambiente y Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD Argentina) y dio la respuesta a esa pregunta.
Los motivos fueron tres. El primero, la presentación de la encíclica papal Laudato Si. "Con ella, el papa Francisco busca un cambio hacia la ecología integral, tanto para las personas como para las organizaciones y los Estados", opinó la experta. Entre los temas que toca ese documento se encuentran la inconveniencia de la cultura del descarte y la necesidad de incluir la parte humana al cambio científico-tecnológico.
El segundo punto de inflexión, dijo Di Paola, fue la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas: se trata de 17 objetivos "a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tienen la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia".
Entre esas metas específicas hay algunas que se dirigen a la erradicación de la pobreza y otras relacionadas con la lucha contra el cambio climático. La experta recordó que la Argentina presentó su Informe Voluntario acerca de la Implementación de la Agenda 2030 en la Asamblea de Naciones Unidas en 2017. También resaltó la participación del sector empresarial a nivel global a la hora de pensar los objetivos y en la herramienta para evaluar su desempeño con la guía para la acción empresarial, el SDG Compass, desarrollado por la Iniciativa de Reporte Global (GRI, por sus siglas en inglés), el Pacto Global de la ONU y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible.
El último motivo para la importancia de 2015 fue la firma del Acuerdo de París, que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero que comenzarán a regir en 2020, cuando dejará de estar vigente el actual Protocolo de Kioto.
En materia de cambio climático, detalló la experta, la Argentina presentó en la Cumbre de Marrakesh (COP22, en 2016) un compromiso más ambicioso que el que había expuesto en la COP21, de donde había resultado el Acuerdo de París. En 2017, en la Cumbre de Bonn (COP23), el Gobierno dio a conocer los planes sectoriales sobre energía, transporte y bosques. "Lo interesante e importante del proceso es que se está llevando a cabo mediante una modalidad participativa en el marco del llamado Gabinete Climático Ampliado. Es clave la participación de todos los sectores, por ende, también el empresarial", detalló Di Paola.

FUENTE: La  Nación, 6 / dic / 2017

domingo, 3 de diciembre de 2017

CAMBIO CLIMÁTICO Y DESARROLLO SOSTENIBLE: "DOS FACTORES QUE SE RETROALIMENTAN"




El pasado mes de septiembre tuvo lugar una mesa redonda donde se trató un tema tan importante y de tanta actualidad como es el cambio climático y cómo el cambio climático está afectando al desarrollo sostenible.

Nos acompañaron en la mesa redonda Carlos García Suarez, director en Solar & Biomass Business Typsa Group, que cuenta con 30 años de experiencia internacional en el área de la consultoría e ingeniería, en concreto en el campo de energías renovables y de medio ambiente, y Valentín Alfaya, director Corporativo de Prevención, Calidad y Medio Ambiente del Grupo Ferrovial y también presidente del Grupo Español para el Crecimiento Verde.

En la definición del concepto de desarrollo sostenible (aquel que permite satisfacer las necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras) queda patente la necesidad de alcanzar un equilibrio entre la variable social, económica y ambiental para que pueda darse este crecimiento sostenible.

El cambio climático es un factor que lleva estudiándose por parte del grupo Intergubernamental de Expertos frente al Cambio Climático de Naciones Unidas (Grupo IPCC) desde el año 1988. Hasta la fecha los cinco estudios realizados por este grupo de expertos han venido a confirmar que el cambio climático está causado por las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) producidos por la actividad humana. Y por desgracia ya estamos viviendo en primera persona los efectos descritos en estos trabajos, como consecuencia del cambio climático: inundaciones, tormentas y elevación del nivel del mar en zonas costeras de poca altitud e islas; inundaciones tierra adentro en grandes zonas urbanas; interrupción de las redes de infraestructura debido a fenómenos meteorológicos extremos; mortalidad y morbilidad durante los períodos de calor extremo; inseguridad alimentaria y colapso de las cadenas de producción alimentaria; acceso insuficiente al agua potable y falta de agua de riego para la agricultura; pérdida de los ecosistemas marinos y costeros, de su biodiversidad y de los servicios que proporcionan y por último, pérdida de los ecosistemas terrestres y de aguas continentales, de su biodiversidad y de los servicios que proporcionan.
El cambio climático está causado por las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) producidos por la actividad humana.
Estos problemas que ya nos están afectando de una manera directa, tienen una repercusión, como es evidente en las tres componentes del desarrollo sostenible, en la variable ecológica o ambiental, en la económica y en la social. Y todo ello está interrelacionado. Un ejemplo en la componente ambiental lo tenemos en la zona norte del país, donde ha cambiado el régimen de precipitaciones lo que ha llevado a una disminución del polen que afecta a la alimentación de las abejas, las cuales se ven forzadas a sustituir las proteínas que les proporciona el polen alimentándose de sus propias crías. Esto repercute directamente en la producción de la miel, en su calidad y por tanto en el rendimiento económico de la explotación apícola. Los apicultores de la zona, conscientes del problema, han llevado a cabo una estrategia de adaptación frente a este problema originado por la disminución de precipitaciones en la zona, que es el alimentar a sus propias colmenas con polen. Este es un ejemplo, pero se podrían poner muchísimos más.
En la zona norte de España ha cambiado el régimen de precipitaciones, lo que ha llevado a una disminución del polen que afecta a la alimentación de las abejas… Esto repercute directamente en la producción de la miel.
Dentro de la componente económica del desarrollo sostenible y como objetivo de cumplimiento del Acuerdo de París en la reducción de las emisiones de CO2, Carlos García señala a las energías renovables como una realidad incontestable desde el punto de vista tecnológico e incluso económico, ya que es más barato producir con energía solar o eólica que con energías basadas en el carbón. De hecho, las inversiones a nivel mundial se están enfocando claramente en el campo de las renovables, invirtiéndose del orden de 300 mil millones de euros en activos renovables. Esto es así porque se tiene el desarrollo tecnológico para ello y porque además el factor económico acompaña, ya que en 10 años se ha reducido el precio de producción en un factor de 10, así un megavatio solar ha pasado de costar 7 millones de euros a 700 mil y aún no se ha tocado fondo, señala el experto. Europa no es ajena a esta corriente y la ventaja que existe en el viejo continente es que se tiene la infraestructura de producción de energía con los sistemas clásicos y sólo tenemos que adaptarlo a un sistema basado en energías renovables. Nuestro experto señala como todo esto hace prever que en un periodo de 30 a 40 años tendremos un mundo basado al 100% en energías renovables, con la mejora ambiental que eso conlleva en la reducción de GEI.
La ventaja en Europa es que se tiene la infraestructura de producción de energía con los sistemas clásicos y sólo tenemos que adaptarlo a un sistema basado en energías renovables.
Desde el punto de vista empresarial Valentín Alfaya pone de manifiesto la importancia del papel que juegan las empresas para lograr ese “cambio disruptivo” en nuestro modelo de vida, tanto económico como social, que permita pasar de producir 6 toneladas de CO2 por persona y año que se está dando actualmente en España a 1,7 si queremos cumplir con el pacto de  París y no superar los 2ºC a finales de siglo, cosa que, de lo contrario, sería devastadora para la vida en nuestro planeta. Por eso señala Valentín, es fundamental un marco estable de colaboración público-privada que permita a las empresas invertir en proyectos que lleven a una economía baja en carbono. Yendo más allá, nuestro experto quiere poner de manifiesto cómo las grandes empresas deben responder ya a los retos del cambio climático adaptando su estrategia de negocio a dar soluciones para generar productos y servicios que permitan dar una solución al cambio climático. Así, se estima que será necesario invertir a partir del año 2020 del orden de 1 trillón de dólares anual en tecnologías limpias que incluyan el vector enérgico y el vector agua, si se quiere lograr el Acuerdo de París. Pero además, señala Valentín la gran importancia que en la consecución de estos objetivos tendrán las ciudades. Vamos a un modelo en el que en el año 50 habrá más personas en las grandes ciudades que en todo el mundo en a comienzos del siglo XXI. Y el sector financiero va a tener una importancia fundamental en este sentido, ya se está empezando a dejar de financiar todo lo que implique un proyecto alto en carbono. El sector financiero ya empieza a percibir estos proyectos como de alto riesgo y deja de financiarlos.
Ya se está empezando a dejar de financiar todo lo que implique mucho carbono. El sector financiero ya empieza a percibir estos proyectos como de alto riesgo y deja de financiarlos.
Ambos expertos coinciden en la necesidad de un marco jurídico estable que permita desarrollar esa actividad empresarial pionera, baja en carbono, que nuestro planeta y nuestra sociedad necesita. ¿Responde la nueva ley de cambio climático y transición energética a ese marco de consenso donde se encuentre el sector público y el privado anteriormente comentado? Valentín Alfaya, tiene la esperanza que así sea, desde el momento en el que incluso antes de escribirse el anteproyecto de la ley ya se ha pedido la participación ciudadana, de las empresas, de expertos de diferentes ámbitos, para que cada uno aporte su punto de vista al profundo cambio que nuestro modelo económico y energético necesita. Por este motivo también las expectativas son muy altas con dicha ley y Valentín sostiene que la fiscalidad tiene que ayudar en este sentido gravando al que contamina y desgravando al que descontamina.

La variable social del desarrollo sostenible también se ve afectada por el cambio climático, pero a la vez la sociedad tiene un papel muy importante en la lucha frente al cambio climático. Cada día tomamos miles de decisiones pequeñas que conllevan grandes consecuencias. Se debe motivar a la sociedad a través de una fiscalidad que premie las buenas prácticas ambientales, se debe motivar para comprar productos sostenibles a través de un precio justo, se debe educar a nuestros hijos en sostenibilidad ambiental. La lucha contra el cambio climático debe servir como oportunidad para solucionar los desequilibrios sociales que vivimos donde los pobres no sean cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos.

 FUENTE: UNIR  REVISTA , 30 / NOV / 2017
Dolores Cima.

CAMBIO CLIMÁTICO Y OPINIÓN PÚBLICA





Hace muchas décadas, era común ver en la propaganda audiovisual y escrita a médicos que sin remordimientos promocionaban marcas de cigarrillo. Para muchos era una verdad instalada, fumar era saludable, quizás afrodisíaco. Hoy la industria del tabaco está en peligro de extinción gracias a instituciones como la OMS y muchas otras que expusieron los riesgos de fumar. Hoy contamos con población más informada que sabe cuáles son las consecuencias del consumo de cigarros.
El riesgo mundial que representa el cambio climático es algo que amerita su propia discusión. Pero a lo que realmente quisiera apuntar, es a la influencia que aún ejercen ciertos sectores de la industria fósil sobre la opinión pública.

El hecho de que la temperatura promedio global esté aumentando (calentamiento global) es consenso total en el mundo científico. Pero lamentablemente, lo que aún está en “discusión”, es si esto lo está provocando la actividad humana. Pero sobre esto también hay consenso técnico considerando que el 97% de la comunidad científica ratifica lo ratifica (Cook et al, 2016). Sin embargo, cuando se trata de la opinión pública, sólo el 45% cree que hay consenso científico, mientras el restante 55% no sabe o lo niega (Myers & Nisbet, 2017).

Este grado de desinformación es peor en países con intereses alineados a la industria fósil como EEUU y Australia, donde increíblemente no es difícil ver activistas anti energías sustentables en la TV, o night shows donde un solitario investigador debe soportar una hora de cinismo de parte de tres panelistas que ni siquiera pertenecen al mundo científico, sino que son políticos pagados por la industria fósil local.

Entonces es completamente normal que el ciudadano viva engañado cuando la verdad está sub representada. Entonces es completamente normal que el ciudadano se confunda cuando su mismo presidente declara que el calentamiento global es falso porque hubo un día frío en Texas, o que es un montaje creado por China.

Mientras, sólo el 61% de los chilenos cree que existe el calentamiento global (BID, 2017), y es tarea de todos enseñar que el exceso de gases de efecto invernadero es tan dañino para nuestra biósfera, como el cigarro lo es para nuestra salud.

FUENTE: EL MOSTRADOR, 2 / DIC / 2017 ,

Alexeis .P Huaiquin R
MSc. Energy – U. Murdoch Australia

¿NO CREES EN EL CAMBIO CLIMÁTICO ? EL MAPA DE LA VERGUENZA



El cambio climático es uno de los temas más comentados actualmente en todo el mundo. Las (demasiado) constantes catástrofes naturales, el deshielo de los polos o la brutal sequía que está sufriendo España en esta época del año son algunos de los aspectos que demuestran que nuestro planeta no está tal y como debería.

Que el cambio climático sea un problema real es algo negado por muchas personas, entre las que destaca el mismo Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Al contrario, hay muchos expertos que no dudan en afirmar que esto es algo real y sobre lo que deberíamos estar muy preocupados.
 
Este mapa revela la brutal presencia de dióxido y monóxido de carbono en nuestra atmósfera
Cada poco tiempo los científicos publican mapas muy reveladores sobre la situación actual de la Tierra. Así, hace poco hemos podido conocer cuáles son los países con más posibilidades de sobrevivir al cambio climático.

¿En qué lugar se encuentra tu país en esa lista?
Siguiendo con el tema de los mapas, hoy os vamos a mostrar uno realizado por la NASA. El mismo solo provoca que nuestro interés por el cambio climático aumente, ya que se trata de algo que no se puede ignorar y que tiene mucho que ver en procesos y acontecimientos que conocerás a continuación.
 OCO-2, el satélite revelador
Las imágenes publicadas por la NASA proceden del satélite OCO-2 (Orbiting Carbon Observatory-2), encargado de registrar los niveles de dióxido de carbono en toda la atmósfera. Este satélite forma parte de una misión iniciada por la administración en 2014 y que ha permitido conocer información muy importante para los científicos.
Esta investigación forma parte de una serie de cinco estudios que se van publicando periódicamente en la revista Sciencie. Tal y como han revelado los expertos, el trabajo de OCO-2 servirá como ayuda para averiguar cómo nuestro mundo podría reaccionar ante el cambio climático.






El monóxido de carbono también aparece en este mapa, especialmente en América del Sur, Australia y África. Los científicos advierten que este gas es perjudicial tanto para el medio ambiente como para nosotros, los seres humanos. Además, debemos tener en cuenta que el viento traslada estas emisiones a otras zonas del mundo.
La llegada del invierno se puede reconocer fácilmente en el mapa de la NASA, ya que los colores rojos y morados comienzan a aparecer de nuevo. El nivel de fotosíntesis de las plantas se reduce y eso se traduce en la vuelta del dióxido de carbono a la atmósfera.

Otras revelaciones facilitadas por OCO-2

El lanzamiento de este satélite al espacio ha permitido a los científicos acceder a mucha información desconocida hasta el momento. Especialmente, gracias a su capacidad para analizar la presencia de CO2 en áreas muy pequeñas como son las ciudades o los volcanes.

Como se explica en el estudio publicado en Science, y tras analizar Los Ángeles, se ha descubierto que el nivel de dióxido aumentaba en invierno y era mayor en zonas urbanas dominadas por coches y fábricas contaminantes.
El satélite OCO-2 también puede tener un papel fundamental a la hora de predecir la actividad de los volcanes. Tal y como informa The Verge, cuando un volcán emite CO2, significa que magma está saliendo hacia la superficie. Esta información serviría para tomar las medidas de protección necesarias antes de la erupción de un volcán.
El satélite OCO-2 de la NASA analiza la presencia del dióxido de carbono en la atmósfera. Informe 21

Finalmente, este satélite ha ofrecido datos muy valiosos sobre El Niño, un fenómeno climático que aparece de forma periódica y consiste en el calentamiento de las aguas del Pacífico oriental ecuatorial. El Niño afecta al clima de todo el mundo y así se comprobó cuando OCO-2 registró un increíble incremento de dióxido de carbono en la atmósfera durante la presencia de este fenómeno en 2014.

La espectacular cifra es, en concreto, 2.500 millones de toneladas de carbono más en la atmósfera que en comparación a datos de 2011. Según los científicos, esta cantidad de CO2 tenía su origen en sequías en América del Sur y Asia, y un aumento de las temperaturas en África.
El mapa publicado por la NASA debe servir como una herramienta de conocimiento para todos. El cambio climático es un problema real que debe ser prioridad para los seres humanos, y así los demuestran los preocupantes niveles de dióxido y monóxido de carbono que están presentes en nuestra atmósfera.

FUENTE: Urban Tecno , Publicado por Beatriz Alcántara en Ciencia el 02/12/2017







lunes, 27 de noviembre de 2017

¿ IMPORTA NUESTRA DIETA EN EL CAMBIO CLIMÁTICO ?

Cambiar nuestra dieta basada en productos de origen animal a una basada en origen vegetal puede reducir en un 20 al 30 % la producción de gases de efecto invernadero.

No hace falta ser un experto para darse cuenta de la realidad del cambio climático. Cada día lo estamos sufriendo. Los países más afectados por el cambio climático en los últimos años, han sido Haití, Zimbabue, Honduras, República Dominicana y Fiji. Pero como señala la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) en su informe de éste año, no solo afecta a países pobres y en vías de desarrollo, abarca también a Europa, especialmente a España, con olas de calor, inundaciones, tormentas y sequías (los pantanos en España están en mínimos históricos) e incendios forestales (como los recientes de Galicia y Asturias).

La falta de lluvias, impide la limpieza de la atmósfera fuertemente contaminada por los gases provenientes de un parque automotor que no deja de crecer, y que sufrimos en las grandes ciudades españolas como Madrid y Barcelona. Nadie niega ya los efectos de la contaminación del aíre, con todas sus graves consecuencias sobre la salud de la población. Pero también sobre cultivos, plantas y otros seres vivos.
Las noticias en la prensa nos informan que las emisiones de CO2 han alcanzado un récord, y volverán a aumentar un 2% en 2017, después de 2 años de ligera reducción. Uno de los principales responsables es China por su mayor uso del carbón. Ante delegados de 195 países reunidos en Bonn la semana pasada, en la Conferencia de la ONU sobre el Clima (COP23), un grupo de países liderados por Francia (que anunció el abandono del carbón en 2021), exigió fechas para el abandono del uso del carbón, pero otro grupo en el que se encuentran Alemania (el 40 % de su electricidad proviene del carbón), Polonia y España no aceptan asumir compromisos. España tiene 15 centrales de carbón, que proporcionan casi un 20% de la energía eléctrica, fuente importante de CO2 y además deficitarias.

La presidencia Trump ha decidido sacar a EEUU del acuerdo de París sobre el Clima de 2015, de forma que globalmente los avances son muy débiles, en medio de la presión de grupos económicamente poderosos, que tratan de evitar que se lesionen sus intereses.
El panorama es pesimista. Un manifiesto de 15.000 científicos publicado hace pocos día en la revista BioScience, alerta que la “humanidad está deteriorando la biosfera poniendo en peligro su propio bienestar”, señalando que “muchas de la amenazas se mantienen y la mayoría está empeorando de manera alarmante”.
 
Las fórmulas para evitar este serio desafío para el planeta y la humanidad son conocidas. Hay que promover el abandono del uso del carbón y eliminar los subsidios a los combustibles fósiles. Promover las energías renovables y la eficiencia y ahorro energético. Justamente lo contrario de lo que ha hecho el gobierno del PP que ha establecido un “impuesto al sol”. Hay que fomentar en la agricultura y ganadería, la producción, comercialización y consumo de proximidad. No se puede esperar y hay que actuar ya. Individualmente tenemos la obligación de preguntarnos ¿Qué puedo hacer yo para mitigar el cambio climático? Es claro que gran parte de las medidas dependen de los gobiernos. Pero cada uno con sus decisiones puede y debe colaborar.
Para responder a esta pregunta debemos recordar que además de las fórmulas mencionadas, hay que tener en cuenta el aporte de la agricultura al cambio climático. A nivel mundial, la agricultura, incluyendo el cambio de uso de la tierra (deforestación) representa un 30 % de la emisión de GEI causantes del cambio climático. Y lo que es más importante, la ganadería, incluyendo el transporte y alimentación de ganado, representa el 80 % de los GEI que se originan en la agricultura. La producción de carne de ganado vacuno genera 3 veces más GEI que la de ovejas y cerdos y 30 veces más que la de carne de pollo. Por otro lado se sabe que por cada gramo de proteínas, las emisiones de GEI de las legumbres es 250 veces menor que las emisiones asociadas a la carne de vacuno y cordero.
El consumo de carne, como es de imaginar, es más de 5 veces superior en los países desarrollados que en los de envía de desarrollo. Pero lo más grave, es que según un informe de la FAO, en ausencia de políticas de cambio, la producción y consumo mundial de carne se duplicará de 2001 al 2050, inducido principalmente por el enorme aumento de consumo en China, India, Sudáfrica y Brasil. Es decir el impacto sobre el cambio climático se incrementará notablemente.
Los organismos de expertos internacionales, recomiendan un consumo máximo de carnes rojas (vacuno, cerdo, oveja) de 70 gramos por persona día. En España estamos consumiendo entre 2 a 3 veces la cantidad recomendada. De forma que una de las estrategias para mitigar el cambio climático es reducir sustancialmente el consumo en los países desarrollados y adecuar su consumo en los países en desarrollo, para lograr una alimentación socialmente más igualitaria y sostenible.
Hay datos incuestionables de estudios en Europa, que muestran que una dieta de un vegetariano, genera casi 3 veces menos GEI que la dieta de un alto consumidor de carne. De forma que la pregunta que nos hacíamos de cómo podemos colaborar a mitigar el cambio climático, tiene una respuesta clara: reduciendo nuestro consumo de carnes rojas y aumentando el consumo de alimentos de origen vegetal, siguiendo las pautas de una dieta tipo mediterránea. Es decir, consumir diariamente frutas y hortalizas, legumbres, aceite de oliva, pescado, moderado consumo de productos lácteos (preferentemente bajos en grasas) y de alcohol (preferentemente vino tinto) y bajo consumo carnes rojas, embutidos y alimentos y bebidas azucaradas. En este mundo globalizado es importante procurar además que todos estos productos provengan de la proximidad, evitando la contaminación originada por el transporte de larga distancia.
Esto representa nuestra contribución individual a la lucha contra el cambio climático, y tiene además un profundo impacto beneficioso sobre nuestra salud al reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad y cáncer. Pero estas acciones individuales deben estar sostenidas y promovidas por la administración pública.
Es necesario establecer una política impositiva que grave los alimentos perjudiciales para la salud y el clima y que subvencione los alimentos saludables y beneficiosos para la conservación del planeta. Etiquetar claramente en los mercados los productos de proximidad, promover y facilitar las huertas urbanas. Cuidar y proteger el medio ambiente y nuestra salud es una obligación de todos.

FUENTE:  eldiario.es ,  26 / NOV / 2017

CHILE PRIORIZA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO POR SOBRE CRECIMIENTO ECONÓMICO

Estudio publicado por el BID revela que el 78% de la población está dispuesta a privilegiar esta opción.

El 62% de los habitantes de Latinoamérica cree que el cambio climático existe, según un estudio que publicó este mes el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Uruguay es el país donde más personas consideran que el problema es real (87%), y en el extremo opuesto, en Ecuador solo el 42% reconoce su existencia. Frente a esta pregunta, el 61% de los encuestados en Chile planteó que el calentamiento global existe.

La medición, en la que participaron además el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (Intal) y Latinobarómetro, señala que en la región, siete de cada diez personas creen que hay que enfrentar el cambio climático incluso en detrimento del crecimiento económico.

Una situación prácticamente similar se da en Chile, donde el 78% de las personas está por priorizar la lucha contra el calentamiento del planeta por sobre el crecimiento económico. Quienes están a favor de esta última opción llegan solo al 12%, una de las cifras más bajas de la medición.

Rodolfo Sapiains, investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, comenta que las cifras revelan que el tema del medio ambiente ha ido ganando visibilidad en la región, gracias a la exposición mediática y cobertura que tienen los fenómenos asociados al cambio climático.

“En el caso de Chile, lo que sucede es que el cambio climático es que deja de ser un problema ambiental aislado del cual solo se preocupan los ambientalistas, es un problema social y político”, señala Sapiains sobre la prioridad que le dan los chilenos a la lucha contra este fenómeno.
Sara Larraín, directora de la ONG Chilesustentable, señala que el nivel de preocupación con el cambio climático en el país se debe tanto a las sequías como a los incendios forestales.

“Todos los chilenos hemos visto camiones aljibe, no solamente en el Norte Chico sino también hasta Chiloé, y por otro lado también ha habido grandes problemas para los regantes. El otro aspecto fueron los incendios del verano pasado. Estos se dieron en un contexto de gran sequedad y altas temperaturas y cubrieron 500 mil hectáreas en la Sexta, Séptima y Octava Región. Esto provocó que la gente fuera capaz de dimensionar cómo el cambio climático puede afectar en sus vidas personales, tomando conciencia al mismo tiempo de cuáles son las situaciones que deben cambiar”, explica Larraín.

Energías renovables

Para la ambientalista, el crecimiento económico es compatible con la lucha contra el cambio climático si se siguen las recomendaciones de la comunidad internacional, como las fijadas en el Acuerdo de París. “Esto para Chile significa claramente terminar con la matriz eléctrica que es dependiente de los combustibles fósiles en más de un 75%”, dice.

Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), estima que la sociedad se ha ido involucrando gradualmente en los temas ambientales, especialmente cuando ciertas materias toman un alto perfil mediático y se convierten en objeto de discusión por parte de la ciudadanía, como Hidroaysén. Además, señala que el éxito de las energías renovables está cambiando la mentalidad porque, a su juicio, han demostrado ser limpias, competitivas y abundantes. “Se ha reforzado la idea de que hay más de un camino para avanzar hacia el desarrollo, y que uno de ellos permitiría hacerlo con bajas emisiones y menor daño al medio ambiente”, afirma.

Para Acera no es incompatible el crecimiento económico con la preocupación sobre el calentamiento global. “Un hito en este ámbito fueron las últimas licitaciones de suministro para distribuidoras, en las cuales se adjudicaron mayoritariamente a generadores de energías renovables no convencionales, con emisiones prácticamente nulas”, dice Finat, quien agrega que también está la opción de la electromovilidad, es decir, que permite el reemplazo de vehículos livianos con motores convencionales por otros con motores eléctricos.

FUENTE:  La Tercera , 27 / nov / 2017

¿ EN QUE PAISES ES MÁS FRECUENTE QUE SE NIEGUE EL CAMBIO CLIMÁTICO ?



Un informe muestra que Estados Unidos es el país donde el tema del cambio climático es más debatido por los políticos y el público, como lo muestra el gráfico que podéis ver a continuación.
En un informe publicado de Ipsos Mori, un grupo de investigación de mercado en el Reino Unido, a 16.000 personas en 20 países se les formularon preguntas en una encuesta online sobre varios temas, incluido el cambio climático. Además de los Estados Unidos, los encuestados provenían de Gran Bretaña, Rusia, China, India, Brasil, Sudáfrica, Japón y otros países.

domingo, 26 de noviembre de 2017

CONSEJOS DE LA FAO PARA QUE LA AGRICULTURA SOBREVIVA AL CAMBIO CLIMÁTICO



Consejos de la FAO para que la agricultura sobreviva al cambio climático

La agricultura es el sector más sensible al cambio climático y también uno de los que dispone de más potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Por esta razón la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) ha presentado una plataforma digital del nuevo libro de consultas sobre cómo implementar estrategias “climáticamente inteligentes” para la agricultura. Lo ha hecho coincidiendo con el Día de Acción sobre la Agricultura y aprovechando el marco de la Conferencia sobre el cambio climático celebrada en Bonn.

El mundo necesita producir un 50% más de comida para alimentar a casi 10.000 millones de personas en 2050,
René Castro
Subdirector general de la FAO

Este Libro de consulta reúne una amplia gama de informaciones y conocimientos especializados sobre el concepto de agricultura climáticamente inteligente (CSA, siglas en inglés) con la finalidad de proporcionar orientación amplia a responsables políticos, expertos sectoriales y profesionales de este ámbito para lograr que el sector agrícola sea más sostenible, responsables y respondan al mismo tiempo a los desafíos del cambio climático y la seguridad alimentaria.

“El mundo necesita producir un 50% más de comida para alimentar a casi 10.000 millones de personas en 2050 y encontrar una forma de hacerlo con sólo una cuarta parte delas emisiones de carbono per cápita actuales”, dijo René Castro subdirector general de la FAO.

Este es el segundo libro de consultas sobre CSA que publica la FAO. Publicado por primera vez en 2013, se ha elaborado una revisión completa para la publicación ahora de su segunda edición en forma de plataforma digital. Con esta plataforma se consigue una actualización constante de los contenidos para incorporar nuevos conocimientos científicos, estudios de casos o novedades en materia de políticas agrícolas.

El nuevo libro también ofrece una mayor comprensión del enfoque de la CSA y el proceso asociado de cinco pasos orientados a identificar y analizar resultados adecuados. Esto será posible gracias a la construcción de una base de evidencias, reforzar las instituciones nacionales y locales, apoyar marcos de políticas favorables, mejorar las opciones de financiación disponibles a nivel local, internacional y multilateral e implementar prácticas sobre el terreno.

El hambre, la pobreza y el clima pueden abordarse juntos mediante enfoques como la agricultura climáticamente inteligente
René Castro
Subdirector general de la FAO

Sus autores se centran en los problemas de producción relacionados con la agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y acuicultura y los sistemas integrados, así como en el uso de recursos como el agua, los suelos y la tierra, recursos genéticos y la energía. Los sistemas alimentarios y las cadenas de valor -incluyendo factores que van desde los fertilizantes hasta la refrigeración- se incorporan igualmente como posibles áreas de optimización, al igual que se consideran factores como el género y la protección social.

René Casto explica que el hambre, la pobreza y el clima pueden abordarse juntos mediante enfoques como la agricultura climáticamente inteligente, que reconocen los vínculos fundamentales entre la agricultura sostenible y las estrategias que promueven la eficiencia en el uso de los recursos, conservan y restauran la biodiversidad y los recursos naturales, y combaten las consecuencias del cambio climático.

FUENTE: La  Vanguardia , 25 / NOV / 2017

CAMBIO CLIMÁTICO PUEDE GENERAR MÁS ERUPCIONES VOLCÁNICAS EN ISLANDIA



La reducción de la cobertura de los glaciares, producto del cambio climático, podría provocar un aumento de la actividad volcánica en Islandia, advierten hoy científicos de la británica Universidad de Leeds.
La investigación descubrió que había menos actividad volcánica en ese país del noroeste europeo cuando la cobertura de los glaciares era más extensa, y a medida que éstos se derritieron las erupciones aumentaron debido a los cambios posteriores en la presión superficial.

El estudio examinó la ceniza volcánica islandesa preservada en depósitos de turba y sedimentos lacustres e identificó un período de actividad volcánica significativamente reducida entre cinco mil 500 y cuatro mil 500 años atrás.

Este período se produjo después de una importante disminución en la temperatura global, que causó el crecimiento de los glaciares en esa nación; los hallazgos revelaron que hubo un desfase de aproximadamente 600 años entre el evento climático y una disminución notable en el número de erupciones volcánicas.

El análisis sugiere que tal vez se pueda esperar un retraso similar después del cambio más reciente a temperaturas más cálidas.
FUENTE:  Prensa Latina, 26 / nov / 2017

CAMBIO CLIMÁTICO Y CO2 ¿CUANTO CARBÓN SE EXPLOTA EN AMÉRICA LATINA ?




Aunque la mayoría de los países del mundo suscribieron voluntariamente los acuerdos sobre cambio climático de Naciones Unidas (ONU), un reciente estudio publicado en Alemania advierte que el uso del carbón como fuente de energía crece en América Latina y el Caribe.

La organización no gubernamental Urgewald presentó un informe titulado: "Lista de salida global del carbón" (Global Coal Exit List o CGEL, en inglés), en el que señala que, no obstante la presión mundial para disminuir la minería del carbón, varios países latinoamericanos y caribeños adelantan proyectos para ampliar "esa contaminante fuente energética", informó la agencia IPS.

Mineros trabajando en la mina artesanal "pozito", en el pueblo
de Nueva Rosita (México). / Tomas Bravo / Reuters

En expansión

El documento, cuya difusión coincidió con la 23 Conferencia de las Partes (COP 23) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), destaca la influencia regional de los explotadores de carbón, considerado como un mineral altamente contaminante.

"Hay varios proyectos en planeación para explotar el mineral y eso amenaza con mantener esa dependencia por años", declaró a la agencia noticiosa Heffa Schuecking, directora de Urgewald.

El informe de la ONG, que pasa revista a 770 empresas extractivas, comercializadoras, prestadoras de servicios y generadoras termoeléctricas, pretende alejar a los inversionistas de ese sector, con el fin último de "mantener un mundo habitable", dijo Schuecking.

Números negros

El GCEL precisa que en América Latina y el Caribe, la capacidad termoeléctrica instalada que depende del carbón para su funcionamiento, alcanza los 17.909 megavatios (MW).
Una pala de tractor descarga carbón en el puerto de la ciudad
 de Santa Marta (Colombia) / Juliana Lopera / Reuters

Los países con mayores capacidades en la generación de energía con fuente carbonífera son:
  • México: 5.351 MW.
  • Chile: 5.101 MW.
  • Brasil: 4.355 MW.
Por otra parte, Urgewald asegura que varias naciones latinoamericanas adelantan proyectos que contemplan el empleo del carbón para generar 8.427 MW adicionales, y que serán aportados por:
  • Chile: 2.647 MW.
  • Brasil: 1.540 MW (sumados a su generación actual).
  • República Dominicana: 1.070 MW.
  • Venezuela: 1.000 MW.
  • Jamaica: 1.000 MW.
  • Colombia: 850 MW.
  • Panamá: 320 MW.
"Esos emprendimientos anclarían aún más el contaminante mineral en la región y dificultarían su retiro para combatir el cambio climático", indica el informe.

Manos foráneas

En los procesos de explotación de carbón, la ONG ubica 14 empresas creadas en países de Latinoamérica: Brasil (5), Colombia (5), Chile (1), Perú (1), República Dominicana (1) y Venezuela (1).

Mina Cana Brava, operada por SAMA SA, parte del Grupo Eternit, en Minacu, norte del Estado de Goias (Brasil). / Ueslei Marcelino / Reuters

A ellas se suman las transnacionales que ya tienen operaciones en el área, como AES y Drummond (EE.UU.), Enel (Italia), Engie (Francia), Glencore (Inglaterra Suiza), BHP Billiton (Inglaterra-Autralia) y Anglo American (Inglaterra). Todas activas en la región.

Explotación y exportación

Según el documento, Colombia, con sus 90 millones de toneladas de carbón producidas durante el año 2016, es el país con mayor volumen extractivo en Latinoamérica. Una producción destinada casi en totalidad a la exportación.

Actualmente, Colombia opera sus minas a cielo abierto en conjunto con las empresas Drummond, Glencore, BHP Billiton y Anglo American.
Le siguen Brasil, con una capacidad de producción que alcanza los 8 millones de toneladas de carbón al año, y México con 7,25 millones anuales.

Intereses

Para Lusbi Portillo, académico venezolano y director de la ONG Sociedad Homo Et Natura, la insistencia de varios países de la región en explotar el carbón "es una inmensa contradicción, vista desde los acuerdos de cambio climático promovidos por Naciones Unidas".
Y advierte que detrás de la explotación del carbón en América Latina y el Caribe "abundan los intereses económicos".

Venezuela: un ejemplo

Portillo cita, como un ejemplo de voluntad política para generar energía limpia, el proyecto de parque eólico desarrollado en la Guajira venezolana, al occidente del país, que inició operaciones en 2013 y que se proyectó para generar hasta 10.000 MW.

Venta de carbón en el mercado La Parada, en el distrito de
 La Victoria de Lima (Perú). / Mariana Bazo / Reuters

Ese parque, cuyo desarrollo contempla 10 fases, "podría generar energía limpia para el occidente de Venezuela y parte de Colombia", apunta.

Ahora, asevera el académico, existe el interés de un sector "de abandonar el parque eólico para construir una carboeléctrica que generaría apenas 1.000 MW".

El director de la ONG agregó que la explotación del carbón, en cualquier país del mundo, "sólo acentúa los efectos del cambio climático, dadas las altas emisiones de CO2 (dióxido de carbono)", y, en el caso específico de Venezuela, se convertiría en un contrasentido frente al discurso del gobierno, "que habla permanentemente de salvar el planeta".

FUENTE:  RT Sepa Más,  Ernesto J. Navarro  25 / nov / 2017 

CHINA Y FRANCIA FORTALECERÁN COOPERACIÓN EN CAMBIO CLIMÁTICO Y ENERGÍA NUCLEAR




El primer ministro de China, Li Keqiang, dijo hoy que su país fortalecerá la cooperación con Francia en energía nuclear civil y trabajará en conjunto para enfrentar el cambio climático.
Li hizo las declaraciones durante una reunión en Beijing con el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian.

Existe un enorme potencial para la profundización de la cooperación integral entre China y Francia, indicó Li, quien pidió una mayor cooperación en áreas como energía nuclear.
El primer ministro pidió a las dos partes que desempeñen un papel activo para enfrentar el cambio climático y en la implementación del Acuerdo de París y trabajar en conjunto para promover una economía mundial abierta y salvaguardar el multilateralismo.

Li elogió la buena relación entre los dos países y dijo que China otorga una importancia estratégica a sus relaciones con Francia y que trabajará en conjunto con el país europeo para promover el desarrollo sólido y estable de las relaciones bilaterales.
China apoya la integración de la UE y le complace ver una Unión Europea próspera y estable, agregó Li.

Li Keqiang espera que una relación China-Francia más fuerte contribuya al desarrollo de los lazos China-Unión Europea (UE), y que la cooperación de China con los países de Europa Central y Oriental (ECO) contribuya al desarrollo equilibrado de la UE.
Francia está lista para mantener intercambios de alto nivel con China y fortalecer la cooperación en energía nuclear y cambio climático, dijo Le Drian.

El mismo día, el consejero de Estado chino, Yang Jiechi, se reunió con Le Drian.
Yang expuso los resultados del XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) a Le Drian, y dijo que este año es muy destacado pues los jefes de Estado de ambos países se reunieron por primera vez al margen de la cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania.

China trabajará de manera conjunta con Francia para promover el contacto de alto nivel, ampliar los intercambios entre pueblos y fortalecer la cooperación en innovación, dijo Yang.
A la reunión de Yang con Le Drian le siguieron las conversaciones del ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, con su homólogo francés.

Durante las conversaciones, ambas partes acordaron salvaguardar la base política de los lazos bilaterales, respetarse mutuamente, tomar en cuenta los intereses centrales del otro y trabajar de manera conjunta para prepararse para la próxima visita del presidente francés, Emmanuel Macron, a China.

Las dos partes también acordaron fortalecer la cooperación en proyectos importantes, deportes y programas de pasantías de estudiantes, así como en temas internacionales importantes.
Francia está dispuesta a discutir la cooperación con China bajo la Iniciativa de la Franja y la Ruta, de acuerdo con Le Drian.

Le Drian está visitando China del 24 al 27 de noviembre.

FUENTE: Xinhua Español, 26 / nov / 2017

lunes, 20 de noviembre de 2017

LAS DOS VELOCIDADES DEL CAMBIO CLIMÁTICO




Una planta de carbón en Bonn junto a un generador eólico.
Una planta de carbón en Bonn junto a un generador eólico.


Nicolas Hulot, ministro francés de Transición Ecológica, se remontó esta semana miles de años atrás, hasta la edad de piedra. En concreto, al momento en el que el ser humano transitó hacia la edad de los metales. "El cambio no se hizo porque se acabara la piedra, sino porque la alternativa era mejor", dijo este conocido ambientalista desde la Cumbre del Clima de Bonn, que se ha cerrado a primera hora de este sábado.


Hulot se refirió también a una nueva transición: la que debe sacar a la humanidad de la actual era de la combustión. Y esa transformación, como intentó explicar el ministro francés, no se debe hacer porque se agoten los combustibles fósiles –el carbón, el petróleo o el gas natural–, sino porque la alternativa es "mejor". De hecho, los estudios científicos apuntan a que una parte importante de las reservas de combustibles fósiles deberán dejarse bajo tierra si se quiere evitar que los efectos del cambio climático sean catastróficos. Francia, recordó Hulot, ha vetado ya las prospecciones en su territorio en busca de petróleo y gas.

Desprenderse de los combustibles fósiles es, sin embargo, una tarea realmente complicada; son la sangre que recorre las venas de la economía mundial. Su problema reside en que cuando se queman para generar energía liberan el dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero. Una parte importante se acaba concentrando en la atmósfera e impide que el planeta libere el calor con la misma intensidad con la que lo hacía antes de la etapa industrial, según el consenso científico. La buena noticia es que las renovables –fundamentalmente solar y eólica– se perfilan cada vez más como la alternativa, a la espera del desarrollo de los sistemas de almacenamiento de electricidad que los expertos dicen que están por llegar para no depender de que sople el viento o haga sol.

De esta transición se habla en las cumbres climáticas anuales, como la que se ha cerrado este sábado en Bonn tras una larga negociación nocturna. Las delegaciones de casi 200 países han discutido durante dos semanas sobre la forma en la que se debe desarrollar el Acuerdo de París, que se cerró en 2015 y ya está en vigor, pero cuyas medidas no se aplicarán hasta 2021, cuando morirá el Protocolo de Kioto. En Bonn, como estaba previsto, se ha avanzado en el desarrollo de los reglamentos del pacto de París. Pero no se aprobarán hasta la próxima cumbre, que se celebrará dentro de un año en la ciudad polaca de Katowice.

Alarmas climáticas

La lentitud con la que avanzan estas negociaciones desde hace más de dos décadas contrasta con la fuerza y la urgencia de las alarmas sobre los efectos del cambio climático. Coincidiendo con estas cumbres, se suelen difundir informes sobre la evolución de los gases de efecto invernadero. En el de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), se advertía de un nuevo récord en la concentración de CO2 en la atmósfera, que está en unos niveles desconocidos desde hace miles de años. "Hay que elevar urgentemente el nivel de ambición si queremos cumplir los objetivos del Acuerdo de París", advirtió el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

El gran objetivo a largo plazo del Acuerdo de París es que todos los firmantes reduzcan los gases de efecto invernadero para que el aumento medio de la temperatura a final de este siglo no supere los dos grados respecto a los niveles preindustriales. Y se incluyó también que se trataría de rebajar esa meta al grado y medio.

Pero en estos momentos, el planeta está ya en un aumento medio de un grado. Y los recortes de emisiones de los firmantes del pacto, según las proyecciones de la ONU y de los científicos, llevarían al planeta a los 3 grados en 2100. "Las negociaciones climáticas van muy lentas en un contexto de urgencia como el de ahora", resume Tatiana Nuño, la responsable de Greenpeace España que ha seguido la cumbre desde Bonn.

Otro de los estudios presentados durante estos días, liderado por Carbon Global Project, lanzaba una importante advertencia: "el tiempo se está agotando" para cumplir con París. "Solo la descarbonización [eliminación del dióxido de carbono de la economía] profunda y rápida evitará que la Tierra sobrepase el umbral de temperatura del grado y medio en solo una década y los dos grados unas pocas décadas después". El próximo año, el IPCC, el panel de expertos que bajo el paraguas de la ONU radiografían el cambio climático, debe tener listo un informe sobre el objetivo del grado y medio. Y, según fuentes conocedoras de los primeros borradores de este informe, las perspectivas sobre la posibilidad de que la humanidad esté en disposición de cumplir esa meta del grado y medio no son buenas.

"La urgencia por actuar es tanta", alerta también David Howell, experto en estas negociaciones climáticas de SEO/BirdLife. Pero no solo las ONG hablan de urgencia. Casi cada vez que ha tenido una intervención, la responsable de la ONU de cambio climático, Patricia Espinosa, ha utilizado esa palabra para instar a los países a ser más ambiciosos. Y casi cada vez que ha tenido una intervención en Bonn, Espinosa ha alertado de los desastres naturales vinculados al calentamiento global. 

El cambio climático no solo aumenta la temperatura. Según el consenso científico, también incrementa en algunos casos la intensidad y frecuencia de los fenómenos extremos. Se trata de fenómenos como los huracanes que han azotado este año EE UU, un país que, tras las elecciones de hace un año en las que ganó Donald Trump, decidió borrarse de la lucha internacional contra el cambio climático.

El Acuerdo de París sobrevive a Trump

Quizás, entre los puntos más positivos de la cumbre de Bonn está la constatación de que el Acuerdo de París ha sobrevivido a la desaparición de uno de sus padres, Barack Obama, y a la aparición de un presidente de EE UU empeñado en desmontar todo el legado de su antecesor, el pacto climático incluido. Pero su anuncio de salida no ha desencadenado un efecto contagio y la segunda potencia más emisora de gases de efecto invernadero se ha quedado aislada.

Obama no es la única baja entre los padres del acuerdo. Tampoco está ya el expresidente francés François Hollande. Sin embargo, su sustituto, Emmanuel Macron, sigue comprometido con el Acuerdo de París y ha organizado para diciembre (cuando se cumplen los dos años del pacto) una cumbre en la capital francesa sobre financiación climática. 

La canciller Angela Merkel, madre también del pacto de París de 2015, ha participado en la cumbre al igual que Macron. Sin embargo, su discurso tuvo un "tono de funeral", resume Teresa Ribera, directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales. Merkel llegó a admitir que Alemania no cumplirá en 2020 con los recortes de emisiones de gases de efecto invernadero a los que se comprometió.

Alemania (al igual que Polonia y España) se quedaron fuera de una gran declaración firmada en Bonn en la que se insta a poner fin a las centrales de carbón de aquí a 2030. Luego, su ministra de Medio Ambiente, Barbara Hendricks, reconoció que este asunto está sobre la mesa de negociación para tratar de cerrar un Gobierno de coalición en Alemania. Teresa Ribera cree que ese nuevo Gobierno alemán "va a marcar la política climática europea" en los próximos años.

FUENTE: El País , 19 / 11 / 2017

WWWF PIDE MAS AUDACIA PARA GANAR AL CAMBIO CLIMÁTICO




Mientras terminan las conversaciones climáticas de la ONU, WWF considera que se han producido algunos avances para sentar las bases para aumentar la ambición climática hasta 2020 y más allá, pero recuerda que queda mucho trabajo por hacer y que 2018 será determinante para que los países demuestren claramente su compromiso para avanzar y mejorar sus planes climáticos. WWF urge a las partes a que en las horas que aún quedan de cumbre resuelvan los problemas pendientes para anunciar avances significativos.

Un año después de que el Acuerdo de París entrara en vigor, en la COP23 los países han llegado a un acuerdo sobre temas importantes relativos a la acción antes de 2020, como introducir en la acción climática la dimensión de género y las comunidades locales y los pueblos indígenas.
Pero aún queda mucho trabajo por hacer para aprovechar la estrecha ventana de oportunidad que aún queda para alcanzar los objetivos del Acuerdo, como fortalecer la acción climática, finalizar el reglamento del Acuerdo de París y decidir urgentemente cómo revisar y fortalecer la ambición de los compromisos climáticos post-2020.

“Desde el principio, esta COP ha estado llena de paradojas. Los negociadores se han reunido en Bonn bajo la Presidencia de Fiyi y, mientras los estados deliberan sobre acciones futuras, las ciudades, las regiones, las empresas y las comunidades han intensificado sus esfuerzos para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. También hemos visto que a pesar del impulso que se observa en los pasillos de la COP23, la acción a nivel nacional todavía está muy detrás de lo que se necesita “, dijo Manuel Pulgar-Vidal, director del programa mundial de clima y energía de WWF. “Estamos en un año marcado por desastres climáticos extremos y es el primer año de incremento de emisiones después estar cuatro años estancadas. La paradoja entre lo que estamos haciendo y lo que debemos hacer es clara: los países deben actuar con mayor ambición climática, y pronto, para ponernos en un camino hacia un futuro de 1.5 ° C “.

Al elevar el perfil de la acción pre-2020 y acordar el diseño de un proceso para revisar e incrementar la ambición a través del Diálogo de Talanoa, la COP23 ha ofrecido importantes herramientas para impulsar el espíritu del Acuerdo de París. Pero queda mucho trabajo por hacer y la presidencia de Polonia debe acelerar los esfuerzos realizados por Fiji para finalizar el reglamento que guiará la aplicación del Acuerdo de París y garantizará una financiación más amplia y predecible para los países en desarrollo, incluidas pérdidas y daños.

“Hace dos años del mandato en París a los países de todo el mundo, y, aunque se están produciendo avances, los impactos del cambio climático están acelerándose y el ritmo y la escala de la respuesta siguen siendo insuficientes. Es hora de mostrar una visión más audaz, más innovación y acción más urgente a nivel nacional y en el frente internacional, y construir sobre el impulso claro que ya estamos viendo en nuestras sociedades y economías. Esperamos que Polonia continúe con el legado de Fiji para traducir la ambición y la visión del Acuerdo de París en realidad”, agregó Pulgar-Vidal.

En la COP23 también ha sido relevante el anuncio de la creación de la “Alianza Global para eliminar el carbón” donde más de 20 países y estados se comprometen de forma colectiva a eliminar el carbón para tener alguna posibilidad de permanecer por debajo de 1,5ºC de aumento de temperatura global. Lamentablemente España no está entre los países firmantes, por lo que “desde WWF urgimos al gobierno Español a que reconsidere su postura y de un giro a la política energética para favorecer una verdadera transición desde los combustibles fósiles a las energías renovables” declara Mar Asunción, Responsable de Clima y Energía de WWF España.

Y concluye Asunción: “La ley de Cambio Climático y Transición energética es una oportunidad para un cambio de modelo que aproveche la ventaja competitiva que tiene nuestro país en recursos renovables y favorezca la creación de empleo de calidad en tecnologías del SXXI, en vez de seguir apoyando un modelo obsoleto, basado en los combustibles fósiles que tienen sus días contados si hacemos realidad el Acuerdo de París”

La 24ª sesión de la Conferencia de las Partes (COP24) de la CMNUCC tendrá lugar del 3 al 14 de diciembre de 2018, en Katowice, Polonia.

FUENTE: REVE ,  19 / 11 / 2017