Páginas vistas en total

jueves, 17 de agosto de 2017

PESE A TRUMP EUROPA CIERRA FILAS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO


El ETS es un invento ambicioso y, pese a sus importantes defectos de fabricación, relevante tanto para la industria como para los que se quejan de que cada año hace más calor en verano


Foto: Foto: EFE.


El desplome de los mercados financieros hizo más ruido que el desplome del mercado ETS. Y sin embargo, la industria sabe bien la importancia que tiene este sistema ideado por la Unión Europea, que está a punto de anotarse un importante tanto: su conexión con el mercado de emisiones de Suiza, uno de los pocos territorios del continente que estaban al margen del ETS. Un paso que demuestra que la lucha contra el cambio climático mantiene su vigor en el viejo continente, pese a los desplantes de Donald Trump.


Pero ¿de qué trata el ETS? No, no hablamos de enfermedades de transmisión sexual, sino de permisos para contaminar. Lector, no cambie de canal: el Sistema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea (conocido por sus siglas en inglés, ETS) es un invento ambicioso y, pese a sus importantes defectos de fabricación, relevante tanto para las industrias —cementeras, aerolínea, las refinerías de petróleo o las siderurgias, entre otras— como para los que se quejan de que cada año hace más calor en verano.
Además, su historia es interesante e incluye incluso un capítulo dedicado a las amenazas de guerra comercial.

EL CAMBIO CLIMÁTICO REDUCIRÁ EL RENDIMIENTO DE LOS CULTIVOS







El cambio climático tendrá un efecto negativo en cultivos clave como el trigo, el arroz y el maíz, consignó ayer un informe científico que revisó 70 estudios previos sobre calentamiento global y agricultura.

Los expertos analizaron investigaciones anteriores que utilizaron una variedad de métodos, desde la simulación de cómo reaccionarían los cultivos a cambios de temperatura a escala global y local hasta modelos estadísticos basados en datos históricos de clima y rendimiento de cosechas y experimentos con calentamiento artificial.

Todos estos métodos "sugieren que el aumento de las temperaturas probablemente tenga un efecto negativo sobre las cosechas globales de trigo, arroz y maíz", señaló el informe publicado en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

"Se estima que cada aumento de un grado Celsius en la temperatura promedio mundial reduce el rendimiento global del trigo en aproximadamente un 6%", dijo el informe.

Las cosechas de arroz se reducirían en un 3,2%, y las de maíz en un 7,4% por cada grado centígrado de calentamiento, en tanto "las estimaciones de las cosechas de soja no cambiaron significativamente", añadió.

Estos cuatro cultivos son clave para la supervivencia de la humanidad, proporcionando dos tercios de nuestro consumo de calorías.

Si bien un cambio en las temperaturas probablemente provocaría un aumento de las cosechas en algunos lugares, el informe aclara que la tendencia global en todo el planeta es hacia la disminución, lo que indica que se necesitan medidas para adaptarse al calentamiento climático y alimentar a una población mundial en constante expansión.

FUENTE: Los  Tiempos , AFP , 17 / 08 / 2017

UN ACUERDO POR LOS DERECHOS AMBIENTALES





Un acuerdo por los derechos ambientales



Desde hace unos años se ha hecho más evidente la relación entre los derechos humanos y el cambio climático. Este vínculo fue reconocido por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, no sólo por los asuntos relacionados con los efectos del cambio climático sino también por la importancia de garantizar el acceso a la justicia climática.

Este derecho a la justicia se vuelve fundamental a la vista de que América Latina se ha convertido en la región más peligrosa para el activismo ambiental. Según un reciente estudio de Global Witness, en 2016 fueron asesinados 200 activistas latinoamericanos, la cifra más alta hasta la fecha. El asesinato de la hondureña Berta Cáceres, por su oposición a un proyecto hidroeléctrico, es el más emblemático de los ataques recientes a ambientalistas.

Abordar las cuestiones ambientales desde una perspectiva de derechos también implica velar por el acceso a la información y a la participación en la toma de decisiones en los proyectos ambientales. Significa garantizar a los ciudadanos la posibilidad de conocer el estado del medio ambiente, de expresar su opinión y de exigir la rendición de cuentas sobre el desempeño de las autoridades. Esto es clave para América Latina ya que impulsará la lucha contra la corrupción y contribuirá a una mejor gobernabilidad ambiental.

Estos derechos relacionados al acceso a la información, la participación pública y el acceso a la justicia en asuntos ambientales están incluidos en el Principio 10 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Hace cinco años un grupo de países de América Latina decidió trabajar en un instrumento legal que regule la aplicación de este principio y conformó un comité de negociación para tal fin. A fines de julio, se organizó en Buenos Aires la séptima reunión de este comité, bajo la coordinación de la CEPAL.

La sociedad civil participó de este encuentro a través de tres representantes electos del público. Andrés Nápoli, actual director de la organización FARN Argentina, fue elegido como representante suplente y participó de la negociación. Socialmente Responsables conversó con Nápoli sobre los alcances del acuerdo que se está diseñando. "Lo que estamos buscando en esta reunión es aprobar un instrumento vinculante, con mecanismos sólidos y robustos, que protejan los derechos ambientales. Muchos países como Costa Rica, Panamá, Paraguay y la Argentina, quieren que éste sea un acuerdo vinculante. Otros países pretenden bajar los estándares, en muchos casos por debajo de la legislación existente. Se busca que los derechos de las personas a la información, la participación y la justicia, consagrados en el Principio 10 de la Declaración de Río, sean aplicados cabalmente", afirmó Nápoli.
Destaca que la aplicación plena del Principio 10 está en el corazón de la hoja de ruta que promueven las Naciones Unidas para 2030: los Objetivos de Desarrollo Sostenible. "No es una coincidencia que este proceso esté floreciendo en un momento en que la comunidad internacional se embarca en un camino ambicioso hacia el desarrollo sostenible. La aplicación plena del Principio 10 está en el centro de la Agenda 2030. Argentina, al asumir la presidencia de la séptima reunión de negociación, asume también el desafío de conducir el proceso de negociación para alcanzar un acuerdo ambiental sumamente novedoso y basado en una perspectiva de derechos", asegura.

Asimismo agrega que considera que los mayores desafíos de América Latina en derechos ambientales se vinculan con dos ejes claves: el déficit de leyes ambientales y las dificultades de su implementación. "La región tiene grandes problemas en relación a la ausencia de normativas ambientales, sobre todo en los países del Caribe. Otros países tienen legislación pero tienen dificultades de implementación, o los procesos de participación son muy deficientes. Creo que América Latina necesita encontrar un instrumento que de alguna manera baje el nivel de conflictividad ambiental y le permita a los estados ir cumpliendo con los compromisos internacionales y nacionales asumidos. Este instrumento que estamos trabajando seguro ayudará a promover la legislación y a resolver conflictos futuros", agregó.

El acuerdo discutido por más de 24 países pretende crear una instancia supranacional para dar respuesta a los conflictos y denuncias en materia ambiental. Se espera que permita a las personas, además de presentar las denuncias a nivel nacional, defender sus casos frente a un comité de cumplimiento regional que pueda dar soluciones y garantice la protección de las víctimas.

Este proceso registra un antecedente en la Convención de Aarhus, un tratado internacional promovido por Europa del Este, que regula los derechos de participación ciudadana en relación con el medio ambiente. Si bien América Latina podría haber optado por adherir a esta convención, se decidió llevar adelante una negociación propia para obtener un acuerdo que responda a las necesidades de la región.
La negociación concluirá a fin de año en una octava reunión en Santiago de Chile. Se espera aprobar en este encuentro el mencionado instrumento, aunque Nápoli cree que esto demorará una instancia más. Luego resta que cada país ratifique el acuerdo en sus instancias parlamentarias. El instrumento comenzará a funcionar una vez que cinco países alcancen su ratificación.

FUENTE: El  Cronista , 17 / 08 / 2017

miércoles, 16 de agosto de 2017

TESTIGOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN EL ARTICO




El email llegó a mediados de junio y dejaba en claro que se equivocaban quienes pensasen que el calentamiento mundial podría convertir nuestra expedición por el Ártico en un crucero de verano.

“Lo más importante que deben llevar es un buen par de botas cálidas y fuertes. Va a haber nieve y hielo en la cubierta del rompehielos”, decía la nota. La Associated Press se aprestaba a participar en un viaje de un mes y 10.000 kilómetros (6.200 millas) en el que expertos documentarían el impacto del cambio climático en el hielo y las frígidas aguas del Ártico.

Una vez que la nave ingresaba en el legendario Paso del Noroeste que comunica los océanos Atlántico y Pacífico, no habría dónde reabastecerse ni buscar ayuda por cientos de kilómetros. Así que a comprar un buen par de botas. Es mejor estar preparado. Si algunas partes del planeta están transformándose en un horno por el calentamiento global, el Ártico bien puede ser considerado su acondicionador de aire.

El norte helado desempeña un papel clave en el enfriamiento del resto del planeta al devolver algunos de los rayos del sol al espacio. Pero también se está recalentando. El año pasado fue el más caluroso del que se tengan noticias en el Ártico. Y desde hace varias décadas que fotos satelitales muestran una notable declinación en la cantidad de hielo que hay en las aguas del Ártico, un fenómeno que ya afecta la vida humana y animal en la región, desde las comunidades inuit hasta los osos polares. Los científicos dicen que el ya no habrá aguas congeladas en el Ártico durante el verano en las próximas décadas.

Y pronostican que el impacto del derretimiento de los hielos se sentirá en todo el Hemisferio Norte, incluso en la Florida y en Francia. “Las cosas están cambiando en el Ártico y eso genera cambios en otros sitios también”, comentó Davis “Duke” Snider, el veterano marino responsable de conducir el rompehielos finlandés MSV Nordica.

Los investigadores querían observar de primera mano los efectos del calentamiento global que se perciben desde el espacio. El barco partió de Vancouver a comienzos de julio y llegó a Nuuk, en Groenlandia, el 29 de julio. Es la vez que más temprano se internó una nave en una región que generalmente no es navegable hasta más entrado el año debido a los hielos. Doce días después de la partida, aparecieron de la nada las primeras masas de hielo. Al principio eran témpanos solitarios.

Pero al llegar a Point Barrow, en el extremo norte de Alaska, había hielo por todos lados. Snider recordó que cuando empezó a hacer visitas guiadas por las aguas del Ártico hace más de 30 años, los bloques de hielo a mediados de julio se extendían 50 kilómetros (50 mllas) al sudoeste. En esos días, un barco se hubiera tropezado con bloques muchos más gruesos y azules que habían sobrevivido al deshielo del verano y que estaban tan duros como el cemento, comentó. Comparó el hielo de este año con un mar de papilla en la que de vez en cuando aparecen pedazos duros.

El termómetro afuera daba una temperatura de 8,3 grados centígrados (47 Fahrenheit), pero no se sentía tanto frío en esta región del mapa donde el sol nunca se va y los días se confunden con las noches. Incluso en la cama, se siente el constante choque con bloques de hielo.

Cuando el rompehielos ingresó al Estrecho Victoria, bien adentro del Paso del Noroeste, tratamos de divisar una sombra que se mueve a la distancia o una mancha amarillenta en la vastedad de blanco que revelaría la presencia del depredador terrestre más grande del mundo. De repente, alguien gritó: “¡Nanuq, nanuq!”. Maatiusi Manning, un navegante inuit, había visto lo que todo el mundo esperaba ver: el primer oso polar.

Estos predadores de cerca de 500 kilos (1.000 libras) que están en la cima de una cadena alimenticia que está siendo muy golpeada por el calentamiento global por el impacto inmediato que el derretimiento del hielo tiene en una variedad de animales y plantas que dependen de él. “Si seguimos perdiendo hielo, van a desaparecer una cantidad de especies”, señaló la bióloga Paula von Weller, que participó en el viaje. Ninguna criatura del Ártico es tan asociada con el cambio climático como el oso polar.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos calculó en enero que hay unas 26.000 especies silvestres y que el derretimiento del hielo de los mares está privando al oso de su hábitat natural para la caza de focas y otras presas. Si bien se espera que algunos osos polares emigren más al norte, otros irán al sur, donde entrarán más en contacto con los humanos.

Es un encuentro del que seguramente no saldrán bien librados. Algunos de estos animales tan asociados con el hilo no van a poder adaptarse dentro de un tiempo razonable al cambio climático, según von Weller. “La morsa, por ejemplo, va a pasar más tiempo en tierra firme. Se alteran muy fácilmente con cualquier alboroto, por lo que no van a estar cómodas”, indicó von Weller.

Una investigación publicada hace cuatro años encendió las alarmas respecto el futuro del cangrejo rojo real, producto vital de la industria pesquera de Alaska, porque el creciente nivel de dióxido de carbono --el principal causante del calentamiento global-- hace que los océanos sean más ácidos. Las algas que se adhieren al fondo del hielo marino también están perdiendo su hábitat.

Si desaparecen, los copépodos (que se comen las algas) se quedarán sin su fuente alimenticia. Los diminutos crustáceos, por otro lado, son presa de otros peces, ballenas y aves. A medida que se calientan las aguas, por otro lado, las orcas deben irse cada vez más al norte en busca de comida. Algunos expertos pronostican que serán los principales depredadores de focas en un futuro cercano, desplazando a los osos polares.

Los humanos también se aventuran con más frecuencia al Ártico en busca de depósitos de minerales y combustibles fósiles, y el potencial de derrames de petróleo preocupa mucho a los ambientalistas. El pueblo inuit de la comunidad de Clyde River en la isla de Baffin teme a su vez que los estruendos submarinos derivados de las explosiones sísmicas de las empresas petroleras desorienten a los mamíferos marinos como las ballenas y afecten los ciclos reproductivos de peces y camarones.

Sin embargo, algunos dicen que la ausencia de hielos marinos por períodos más largos durante el verano no es tan negativo. Después de todos, los barcos pueden abastecer a aldeas y minas por máa tiempo durante el año. El Nordica llegó a Nuuk, la capital de Groenlandia, en 24 días. Hacia el final, terminamos sintiendo los efectos del calentamiento global: No llegamos a usar esas botas abrigadas.

FUENTE: 20 Minutos ,  14 / 08 / 2017

UN RADIO TELESCOPIO ESTUDIARÁ EL CAMBIO CLIMÁTICO DESDE ACUSA.


El Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha iniciado la tramitación del proyecto para instalar en Artenara un radiotelescopio de la Red Atlántica de Estaciones Geodinámicas y Espaciales (RAEGE) para el estudio del cambio climático que permitirá analizar los movimientos de la placa tectónica africana.


El Ministerio de Fomento, al que está adscrito el IGN, ha puesto en marcha la evaluación ambiental del proyecto destinado a montar en la Cruz de Acusa uno de los cuatro radiotelescopios distribuidos entre España y Azores dentro del proyecto RAEGE y uno de los 40 alrededor del mundo para analizar los movimientos de la corteza terrestre. Con un diámetro de 13,2 metros y una inversión aproximada de 6 millones de euros, esta infraestructura colocará a las cumbres grancanarias en el mapa científico mundial.
Elegida por sus condiciones geológicas y por el ambiente limpio de interferencias en el que se encuentra, la ubicación de este observatorio gigante cuenta con el apoyo de las administraciones públicas canarias, entre ellas el Ayuntamiento de Artenara, el Cabildo y el Gobierno de Canarias, por lo que no se esperan pegas al mismo y a las instalaciones auxiliares en la evaluación ambiental del proyecto pese a que se localiza en una área protegida por la Red Natura 2000 de la Unión Europea (UE).
El radiotelescopio que se localizará en el cruce de Tamadaba de la carretera que une Artenara con La Aldea incluye una sala de control de unos 250 metros cuadrados de superficie que se mimetizará sobre el terreno, quedando semienterrada en una vaguada, en la que trabajarán varios científicos.
Formará parte de una red mundial de 40 equipos de interferometría de muy larga base o de base ancha (VLBI, por sus siglas en inglés) geodésica y astrométrica, (VGOS, VLBI Geodetic Observing System) que se encuentran repartidos en los cinco continentes y que estudian los movimientos de la corteza terrestre, centrándose el de Gran Canaria en la placa tectónica del continente africano.
Descartes. Fue el propio IGN el que escogió la ubicación en Canarias, apostando finalmente por la Cruz de Acusa de Artenara tras descartar primero la isla de Tenerife y luego la zona del Garañón, también en las cumbres grancanarias.
FUENTE: Canarias 7     14 / 08 / 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO ES UNA AMENAZA EXISTENCIAL




Frente a un auditorio repleto de jóvenes y como parte de la ceremonia del inicio de ciclo escolar 2018 de la Facultad de Química, el ganador en 1995 del Premio Nobel en esa especialidad, Mario Molina, destacó que “la ciencia hay que combinarla con consideraciones políticas, sociales y éticas para que avance el nivel de vida de todo mundo”.
En la conferencia Cambio climático y sus repercusiones, que se realizó en el auditorio Alfonso Caso de la Universidad Nacional Autónoma de México -institución que forma parte de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico-, el laureado científico mexicano destacó que afortunadamente, la comunidad científica trabaja en beneficio de la sociedad.
“La ciencia ha tenido una influencia gigantesca en nuestra calidad de vida”, señaló el científico. Un ejemplo es que la expectativa media de vida se ha duplicado en los últimos 50 años, así como la tecnología y las telecomunicaciones.
Quien fuera uno de los 21 científicos que formaron parte del Consejo de Asesores de Ciencia y Tecnología del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, explicó que existen tres mitos acerca del cambio climático:
El primero se refiere a que aún existen personas que opinan que los cambios de clima que se observan hoy en día son naturales y no tienen conexión con las actividades humanas. Mencionó que más de 97 por ciento de los expertos han demostrado que es muy probable que el cambio climático sí esté ligado a esto. “El clima es un sistema complejo, entonces hay incertidumbres, pero un grupo de científicos mexicanos hacen reportes cada cinco años en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) y es una manera de resumir lo que hace nuestra comunidad científica”.
En el segundo mito se cree que los cambios de clima comenzarían a ocurrir a finales del siglo. “Ya vemos con mucha claridad cómo en los veranos, el Polo Norte se ha derretido de tal manera que ya puede haber transporte marítimo y rutas turísticas en verano”, dijo el también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, quien agregó que además son cada vez más frecuentes los climas extremos, huracanes y olas de calor que en países asiáticos han alcanzado niveles mortales: “Estos eventos probablemente se hayan originado por causas naturales, pero este aumento de temperatura ha intensificado los eventos”.
El tercer mito señala que no es prudente enfrentar el cambio climático debido a que dependemos de la quema de los combustibles fósiles, por lo que recordó que existen otras maneras de generar energías limpias como la eólica o el uso de los paneles solares, tecnologías que beneficia a la sociedad.
En otro tema, el investigador Mario Molina, quien tiene 40 doctorados Honoris Causa, opinó acerca de la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, y detalló que las asociaciones importantes han declarado que es peligroso cortar la ciencia del cambio climático: “Es una amenaza existencial, un problema muy serio. La parte más preocupante es que la temperatura subiera cinco o seis grados, si pasara esto ya sería catastrófico. Sería algo altamente irresponsable que la sociedad no tomara las medidas necesarias para evitar esa posibilidad”.
FUENTE: La Jornada , Aguas  Calientes , 14 / 08 / 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO ALTERA EL COLOR Y LA ACIDEZ DEL VINO




Dos operarios cortan los primeros ramos de tempranillo blanco


El calentamiento global amenaza con alterar el ritmo de cultivo natural de los viñedos españoles. Una transformación que, lenta pero inexorable, ya padecen los agricultores de la mayor parte del país, que este año se han visto obligados a adelantar la vendimia. La atención se ha posado ahora sobre las plantaciones de Rioja, cuyos caldos podrían sufrir importantes variaciones si la tendencia continúa. Así se desprende de un estudio elaborado por el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario Neiker-Tecnalia en colaboración con la Universidad de Navarra y la Estación Experimental de Aula Dei (EEAD), que alertan de que el auge de los mercurios afectará al color y la acidez de los vinos de tempranillo.
A raíz del estudio, que comenzó en 2012 y que ha sido desarrollado por el ingeniero agrónomo Urtzi Leibar, los investigadores comprobaron que el calor y el estrés hídrico repercuten directamente en la calidad de los mostos analizados, que fueron expuestos a distintos niveles de CO2 y sequedad ambiental. En concreto, el informe hace referencia a un descenso de la cota de antocianos, que son los pigmentos que causan el color rojizo del vino. Asimismo, las variaciones climáticas también provocaron un descenso del nivel de acidez, que debe ser más alto para preservar el buen estado de los caldos.
«La calidad depende en parte de los estándares del consumidor, y eso es algo que varía -explica a este periódico Olatz Unamunzaga, que junto a Ana Aizpurua ha sido la encargada de dirigir la investigación-. Ahora mismo el color es algo que se puntúa muy bien, la gente busca más vinos que tengan algo más de color. Por otro lado, la acidez es imprescindible si queremos que el vino se mantenga en el tiempo en condiciones óptimas».

Adelanto de la vendimia

Tal y como explica la investigadora, una de las principales conclusiones que se extraen del estudio es que el cambio climático puede provocar el adelanto de la vendimia. En este sentido, destacó que a día de hoy la recogida para los caldos de tempranillo se realiza aproximadamente con 21 grados brix, que miden el cociente de sacarosa que se encuentra diluida en el líquido: «Con la situación de invernadero que hemos simulado, hemos conseguido un adelanto de nueve o diez días», asegura Unamunzaga, que hace hincapié en la necesidad de desarrollar técnicas que atenúen el impacto del calentamiento global para que la calidad de los caldos no se vea afectada.
De hecho, las consecuencias del aumento del calor ya han alterado los calendarios de algunas bodegas que, como la cooperativa «Viñedos de Aldeanueva», iniciaron la vendimia antes de lo que habían previsto en un primer momento. Una circunstancia que este ejercicio obligará a los agricultores a ser más selectivos durante la recogida de uvas, que se suele alargar durante algo más de un mes. En la misma línea, el Departamento de Agricultura de Cataluña informó de que la mayor parte de las zonas vitícolas del territorio también se vieron afectadas por el calor, y advirtió de que este 2017 la cosecha será inferior en cantidad.
Igual de comprometida es la situación de los labradores de las comunidades del sur, asfixiados por las olas de calor que han acontecido en la zona. Hasta nueve días antes de lo normal tuvo que adelantar la vendimia la bodega malagueña Jorge Ordóñez, que, a pesar de todo, subrayó que esperan «mucha producción» para el presente año: «Parece que el clima ha beneficiado a dos de las zonas más extremas de España como son Málaga y Rías Baixas», manifestó el enólogo Nacho Álvarez, que aseguró que sus viñedos «están consiguiendo adaptarse al cambio climático con éxito».
Por otro lado, los investigadores del estudio descubrieron que también es posible retrasar hasta diez días la vendimia si se somete al cultivo a un déficit de agua. En su informe, los expertos destacan que la sequedad mermó el crecimiento de la viña, lo que a su vez provocó un aumento del pH del mosto y una disminución en el contenido de polifenoles, que se encuentran en la piel y las pepitas de las uvas y que confieren al vino su particular aroma y sabor.

Cambiar los gustos

A pesar de que los indicios no invitan al optimismo, Unamungaza no es alarmista: «No creo que sea algo que no se pueda solucionar», asegura la investigadora, que duda de que el calentamiento global se detenga aunque se dejen de emitir gases de efecto invernadero. En este sentido, destaca que lo importante en estos momentos no es pensar en desplazar los viñedos cada vez más hacia el norte para que gocen de temperaturas más frescas, sino «encontrar medidas» que permitan a los agricultores conocer el futuro comportamiento de sus cultivos y «adaptarse» a los futuros cambios que se van a implantar en el paradigma vitícola.
Asimismo, Unamungaza sostiene que en el futuro será necesario «concienciar» a la sociedad y «educar» sus gustos para adaptarlos a los cambios del sabor de unos vinos que, a su parecer, «no tienen por qué tener menos calidad». La experta alega que frente al cambio climático «hace falta una adaptación de tdos, también de los consumidores», pues la transformación de los caldos afectará al conjunto del sector.
FUENTE: ABC Sociedad, 14 / 08 / 2017

lunes, 14 de agosto de 2017

ESPAñA SE DESERTIZA





Hace 10 años formé parte de un movimiento global medioambiental, The Climate Reality Project, un grupo de voluntarios cuya misión era concienciar a los ciudadanos sobre cómo afrontar la crisis planetaria del calentamiento del planeta.

Unos cursos previos de formación basados en el polémico libro Una verdad incómoda (An Inconvinient Truth, de Al Gore) serían nuestro guía y nos informarían de las graves consecuencias del planeta en caso de no tomar medidas a tiempo.

Según datos, la península Ibérica, la zona de Europa más rica en biodiversidad por su situación geográfica próxima al continente africano, iba a ser la primera y la que más sufriría los efectos del cambio climático.

A pesar de los múltiples escépticos, parece ser que aquel libro tenía razón: en la última década más de 50.000 incendios, naturales o provocados (¿dónde están las sentencias para los responsables de delitos de incendio?), han arrasado miles de hectáreas de monte y masa verde, y en lo que va de año ya hemos superado con creces las cifras de hectáreas calcinadas el año pasado.

De seguir a este ritmo, en menos de 20 años la escasez de masa verde provocará una subida irremediable y progresiva de las temperaturas, y España entera se convertirá en un desierto tórrido. En su casa-estudio de Finlandia, el arquitecto Alvar Aalto tiene una frase que dice así: “El bosque puede arreglárselas sin el hombre, pero el hombre nunca podrá vivir sin los bosques”.

FUENTE: El País , , 14 / 08 / 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO AMENAZA LA AGRICULTURA, LA ENERGÍA, Y EL AGUA POTABLE EN EUROPA




Cinco décadas observando los períodos de desbordamientos en el continente europeo han permitido a un grupo internacional de investigadores demostrar que el cambio climático está alterando el calendario de inundaciones fluviales en Europa.

El trabajo, liderado por Günter Blöschl y Julia Hall de la Universidad Técnica de Viena y publicado en la revista Science, muestra que durante la primavera los ríos se desbordan antes en las regiones del oeste y el noreste del continente, mientras que en el Mar del Norte y en determinados sectores de la costa mediterránea lo hacen ya con la estación más avanzada.

Un total de 50 científicos han analizado los datos recogidos por más de 4.200 estaciones hidrométricas situadas en 38 países y han comparado factores como la humedad del suelo, las precipitaciones y la temperatura entre 1960 y 2010.

Para su estudio, los investigadores fijaron la fecha del punto más alto alcanzado cada año, que se corresponde con la crecida anual de los ríos, desde 1960; en total fueron más de 200 mil registros que, al volcarlos sobre el mapa, desvelaron los grandes cambios que se han producido en las cuencas europeas en los últimos 50 años.

Así, revelan que los cambios más significativos se han producido en Europa occidental. A lo largo de la costa del Atlántico Norte, desde Portugal hasta Inglaterra, las inundaciones se producen al menos 15 días antes de lo normal debido a la capacidad de los suelos para retener la humedad, según los expertos.

Desde Portugal a Inglaterra, más del 50% de las estaciones mostró un adelanto de cómo mínimo 15 días en las inundaciones. De ellas, el 36% mostró cambios de más de 36 días, en estos 50 años analizados.

En el noreste de Europa las inundaciones llegan a ser hasta ocho días antes por el aumento del deshielo. Sin embargo, alrededor del Mar del Norte se ha registrado un retraso superior a ocho días a causa de la llegada tardía de las precipitaciones extremas de invierno.
 
Crecida de los ríos

El estudio también ha descubierto una crecida de los ríos europeos desde 1960.

Las inundaciones fluviales tienen un gran impacto en la agricultura, la infraestructura, la economía, la ecología y la vida humana.

Los autores del estudio sostienen que en algunas zonas ya se han producido cambios drásticos que afectan a los sectores económicos vinculados. Se calcula que la cantidad de pérdidas en los sectores agrícolas y de generación de energía ascienden a 104.000 millones de dólares al año.

Si esta tendencia continúa, el impacto ambiental y económico de las inundaciones podría aumentar, ya que estos cambios afectan a los ecosistemas,  adaptados a que se produzcan en una época del año determinada.

Que las inundaciones lleguen antes o después podría reducir la producción agrícola al afectar a determinados cultivos, reducir el agua disponible para la agricultura de regadío y erosionar el suelo. Asimismo, estos cambios podrían alterar la producción de energía hidráulica o el suministro de agua potable a la población, advierten los científicos.
 
FUENTE: Tendencias  Científicas , 14 / 08 / 2017 

¿COMO ADAPTAR LA CIUDAD AL CAMBIO CLIMÁTICO?


Pavimento del Puente Romano de Córdoba durante los días de calor extremo de julio de 2017

La imagen del pavimento del Puente Romano saltando por el calor ha marcado gráficamente el verano meteorológicamente hablando. La junta de dilatación no soportó el calor acumulado y las altas temperaturas de esos días. ¿Está Córdoba preparada para soportar el cambio climático?
Este reportaje profundiza en este asunto, proponiendo medidas inmediatas a través del testimonio de Carmen Galán, catedrática de Botánica de la Universidad de Córdoba, Susana Saiz consultora de Desarrollo Sostenible ARUP, Iñaki Alonso, estudio arquitectura sostenible SAT o el arquitecto Juan Cuenca.
Mas espacios  verdes, una buena selección de las plantas que se introducen en estos espacios, usar una arquitectura sostenible que gaste poca energía y un replanteamiento sobre el propio desarrollo urbanístico de la ciudad “pensado más para las personas” son algunas de las recomendaciones de aquellos expertos a los que hemos consultado.
Los conceptos de ciudades en transición, la recuperación de materiales como la cal, la sombra como elemento inmediato para refrescar la temperatura aparecen en este reportaje que invitamos a escuchar.
FUENTE: Cadena Ser , 14 / 08 / 2017

AL GORE: " TRUMP HA REACTIVADO A LOS ACTIVISTAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO"



Al Gore lleva una larga década encajando golpes bajos por cuenta del cambio climático. El portazo de Donald Trump al Acuerdo de París pudo haber sido el gancho definitivo, pero la reacción en todo el mundo le hizo recuperar la esperanza: "Pensé que otros países podrían seguir su ejemplo, pero me equivoqué de lleno. Es más, su decisión ha servido para incentivar a las ciudades y a los estados americanos a seguir el camino contrario. Trump ha dado alas al activismo del clima".
El ex vicepresidente norteamericano no se mordió la lengua y decidió entrar al trapo con Trump en la presentación londinense de Una verdad muy incómoda: ahora o nunca, la secuela del oscarizado documental que fijó un antes y un después en el debate del cambio climático (el 6 de octubre llegará a los cines en España).
"Trump se está aislando del mundo", advierte Gore. "Incluso los miembros de su propio partido en el Congreso y en el Senado le están abandonando. En cualquier caso, su decisión de abandonar el Acuerdo de París no se consumará hasta noviembre del 2020, un día después de las elecciones presidenciales (y suponiendo que llegue hasta esa fecha). Un nuevo presidente americano puede volver a ratificar el acuerdo y alinearse con los otros 194 países en apenas 30 días".
"Después del último "no" llega un "sí", el "sí" del que depende el mundo"... Las palabras del poeta Wallace Stevens resuenan en el último fotograma de la secuela "incómoda", más apremiante y menos apocalíptica que su predecesora...
"La desesperación es una manera de negacionismo", sostiene Al Gore. "Todos los grandes movimientos del siglo XX, desde las libertades civiles a la igualdad de la mujer o los derechos de los homosexuales, se enfrentaron a resistencias feroces y a esa sensación de que el cambio no va a producirse nunca. Pero el cambio se produce al final más rápido de lo que pensamos, y en ese momento está ahora el activismo climático".

Un punto de inflexión

Pese a todas las críticas, Gore sostiene que el Acuerdo de París ha sido el punto de inflexión y que "el mensaje ha calado en las empresas, los inversores y la sociedad civil". "Pero no basta con cambiar las bombillas, hay que cambiar las leyes", advierte el "profeta" del clima. "Por eso lo más importante ahora mismo es aumentar la presión sobre los políticos".
Dos factores decisivos han cambiado, a su entender, la situación en la larga década discurrida entre los dos documentales. "La naturaleza ha decidido tomar parte en el debate y lo está haciendo además de una manera virulenta", asegura. "Catorce de los 15 años más cálidos jamás registrados han ocurrido desde el 2001. Y las tormentas, los tifones, las sequías y las olas de calor no sólo son más frecuentes, sino más devastadores".
"Pero ahora tenemos finalmente las soluciones a mano", afirma Al Gore. "La energía solar está creciendo exponencialmente y es ya la fuente más barata en muchos lugares del mundo. La energía eólica también aumenta muy rápidamente y se están produciendo grandes avances en el terreno de las baterías. Tenemos que acelerar la transición y fijar metas muy altas".
En la secuela "incómoda" (dirigida al alimón por Bonni Cohen y Jon Shrenk), Al Gore visita Georgetown, la ciudad texana con alcalde republicano (Dale Ross) que se ha fijado el objetivo de 100% renovables lo antes posible. El ex vicepresidente habla con el fiscal general de Nueva York, Rex Tillerson, sobre su cruzada personal contra Exxon Mobil por financiar el negacionismo del clima.

Negacionismo en la industria

"La industria de los combustibles fósiles ha seguido la misma estrategia de la industria del tabaco cuando negaba los efectos de fumar en la salud", denuncia Gore. "Antes pagaban a "expertos" para sembrar el escepticismo y la confusión sobre el calentamiento global. Ahora están haciendo lo mismo para desacreditar a las energías renovables... Para solucionar la crisis del clima tenemos que solucionar también la crisis de la democracia. El poder del dinero y de los "intereses especiales" están ralentizando todos los avances".
Para deleite de sus detractores, Al Gore vuelve a estar en el centro del documental, viajando en limusina, de avión en avión o incluso en helicóptero, para llegar comprobar el deshielo de los glaciares de Groenlandia o los efectos del supertifónHaiyan en Filipinas. Le podrán acusar también de autobombo y protagonismo en los entresijos de París, cuando interviene personalmente ante el Gobierno de India para vencer los recelos en la recta final (con la complicidad de SolarCity, la empresa de su amigo Elon Musk).
Pero el efecto final de Una verdad muy incómoda: ahora o nunca es en todo caso estimulante. En vez de una larga lista de pequeñas grandes acciones individuales ("soy vegano desde hace cinco años, pero no quiero hacer proselitismo de la dieta", reconoce Al Gore) el último mensaje es un simple hashtag, a modo de pacífica llamada a las armas contra todos los Trump que se interponen en el camino: #BeInconvenient (#SéIncómodo).
FUENTE: El Mundo España, 14 / 08 / 2017

ENCONTRARON 91 VOLCANES NUEVOS EN LA ANTÁRTIDA

Se suman a los 47 ya conocidos; señalaron los profesionales que una erupción podría acelerar el derretimiento por el cambio climático actual.


Encontraron 91 nuevos volcanes debajo de la Antártida


Científicos de la Universidad de Edimburgo en Escocia, identificaron la región volcánica más grande de la Tierra, a dos kilómetros debajo de la superficie de hielo que cubre la Antártida occidental.
Son 91 volcanes desconocidos hasta el momento y que actualmente se suman a otros 47 que ya habían sido descubiertos el siglo pasado.
Los volcanes tienen una altura que varía entre los 100 y 3.850 metros cubiertos de hielo, con capas de hasta cuatro kilómetros de espesor.
El problema es que si algunos de estos volcanes entran en erupción, se podría desestabilizar las capas de hielo de la Antártida, que ya fueron afectadas por el calentamiento global, y acelerar el flujo de hielo hacia el océano, aumentando el nivel del mar.
“La teoría sugiere que esto está ocurriendo porque, sin capas de hielo encima de ellos, hay una liberación de presión sobre los volcanes de las regiones y se vuelven más activos”, le explica a ‘The Guardian’ el experto en glaciares Robert Bingham.
La persona que se preguntó por cuántos volcanes estarían por debajo del hielo fue el miembro más joven del equipo, Max Van Wyk de Vries, un estudiante en la escuela de Geociencias quien, con la ayuda de Bingham, utilizó radares que penetran el hielo para examinar algunas muestras de la Antártida.
“En esencia, estábamos buscando evidencias de conos volcánicos que se clavaban en el hielo”, explica Bingham.
Los resultados se compararon con los registros de satélites y bases de datos e información geológica de otros estudios aéreos.
“Estábamos asombrados, no esperábamos encontrar ese número”, dice Bingham.
“Casi hemos triplicado el número de volcanes que se sabe existen en el oeste de la Antártida. También sospechamos que hay aún más en el lecho del mar que se encuentra debajo de la plataforma de hielo de Ross, por lo que creo que es muy probable que esta región resulte ser la más densa en el mundo; incluso mayor que el este de África, donde se concentran los montes Nyiragongo, Kilimanjaro, Longonot y todos los otros volcanes activos”.
FUENTE:  Infofueguina.com , 14 / 08 / 2017

jueves, 10 de agosto de 2017

CHINA SE POSICIONA COMO LIDER POTENCIAL MUNDIAL DE LA GEOINGENIERÍA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO


La posición cada vez más destacada de China en los asuntos climáticos convierte al país asiático en un firme candidato para liderar las nuevas iniciativas de geoingeniería gracias a una fuerte inversión pública en el área. La última, tres millones de dólares para investigación


Bandera de China

Durante los últimos tres años, China ha ensamblado uno de los mayores programas de investigación en geoingeniería con financiación pública del mundo, lo que indica otra área en la que el gigante asiático adelanta al resto de países en asuntos climáticos (ver Manipular el clima: una medida desesperada para salvarnos del cambio climático).

El programa, financiado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología chino con tres millones de dólares (2,5 millones de euros), cuenta con alrededor de 15 miembros del profesorado y 40 estudiantes de tres instituciones académicas diferentes. Los investigadores están evaluando el impacto de recurrir a medios tecnológicos para alterar el clima, además de debatir y tratar aspectos relacionados con la política y la gobernanza. La iniciativa no incluye de manera explícita el desarrollo de la tecnología ni la realización de experimentos al aire libre, al contrario que los nuevos programas de investigación en la Universidad de Harvard (EEUU) y la Universidad de Washington (EEUU) (ver Puede que la única opción para salvar la Gran Barrera de Coral consista en manipular las nubes).

"No quieren ser vistos como los malos, por lo que hay cierta renuencia a hacer eso entre algunos grupos", explica el expatriado británico, glaciólogo y modelador climático que supervisa el programa, John Moore.
Moore, residente de larga duración en China, ejerce como científico principal en la Escuela de Cambio Global y Ciencia del sistema Tierra de la Universidad Normal de Pekín. La semana pasada, Moore dio a conocer en la prestigiosa Conferencia de Investigación Gordon en Newry (Maine, EEUU) los resultados hasta la fecha del proyecto, el cual también incluye a la Universidad de Zhejiang y la Academia China de Ciencias Sociales. Aunque se trata de un evento off the record -los medios de comunicación no pueden informar sobre su contenido-, Moore habló con MIT Technology Review después de su presentación.

Los efectos colaterales de la geoingeniería

La geoingeniería es un término genérico para una serie de métodos propuestos para contrarrestar los efectos del cambio climático. Entre otros enfoques, los científicos han explorado la posibilidad de rociar partículas en la estratosfera para dispersar la luz del sol, o la idea de hacer las nubes costeras más reflectantes. Es una creencia generalizada que este tipo de métodos podrían compensar el aumento de la temperatura característico del cambio climático, pero existen dudas considerables sobre los efectos secundarios potenciales para el medio ambiente, los peliagudos desafíos políticos que plantea y el debate ético de poner en marcha una tecnología que podría alterar el clima a escala mundial.

Ante estos desafíos y la creciente amenaza del cambio climático, un número cada vez mayor de científicos sostiene que se debería investigar y debatir mucho más sobre todas estas cuestiones. Y dado que la geoingeniería afectaría por lo general a todos los países, independientemente de cuáles recurran a ella, cuantos más países participen mejor, explica el investigador principal en ingeniería mecánica y aeroespacial de la Universidad de Cornell (EEUU) Douglas MacMartin, quien ha sido asesor en el programa chino.

Moore dice que sus áreas de investigación actuales incluyen el análisis de los impactos potenciales de la geoingeniería en las capas de hielo polar, el nivel del mar, la agricultura y la salud humana. El científico atmosférico e investigador principal del programa en Zhejiang, Long Cao, es coautor de un artículo académico publicado la semana pasada sobre un "cóctel de ingenierías". El estudio, una colaboración con el destacado climatólogo del Instituto Carnegie Ken Caldeira, explora el potencial de utilizar dos tipos de geoingeniería y así equilibrar los efectos ambientales negativos. Otros trabajos publicados recientemente también han evaluado el efecto de estas técnicas sobre los glaciares regionales, el riego en el desierto y la circulación oceánica .

La geoingeniería en el mundo

En Europa también se han llevado a cabo varios proyectos de investigación en geoingeniería con financiación pública como, entre otros, el Programa Prioritario de la Fundación Alemana de Investigación y el proyecto respaldado por la Unión Europea sobre Implicaciones y riesgos de la ingeniería dirigida a la radiación solar para limitar el cambio climático​.

En Estados Unidos, el mayor esfuerzo investigador a día de hoy es el nuevo programa de investigación multidisciplinar de Geoingeniería Solar de Harvard. el cual ha recaudado alrededor de 7,5 millones de dólares (unos 6,4 millones de euros). Sin embargo, los fondos vienen en su mayoría de fuentes privadas, incluidos el cofundador de Microsoft Bill Gates y la Fundación Hewlett. Los científicos de Harvard y otras instituciones de Estados Unidos apenas han logrado recaudar fondos significativos de origen público, sobre todo debido a la naturaleza todavía controvertida del tema.

No obstante, y dado que China es cada vez más influyente en los asuntos climáticos, la importancia cada vez mayor de su programa de geoingeniería podría terminar por convertirse en un nuevo estándar internacional, explica el director ejecutivo de la Iniciativa Carnegie sobre la gobernanza de la geoingeniería del clima, Janos Pasztor.

Cabe destacar que el ejemplo chino podría obligar a otros países a realizar inversiones similares para el estudio de las consecuencias regionales de este tipo de tecnologías y las implicaciones políticas de la geoingeniería, o, al menos, involucrarse en el tema. De hecho, el programa ya ha tomado medidas para incorporar a países pobres como Filipinas y Bangladesh en las discusiones sobre el tema gracias a un taller sobre geoingeniería en el mundo organizado hace varias semanas.
Pero, ¿hay algún riesgo de que China, con su dudoso historial en derechos humanos y falta de instituciones democráticas, se posicione como un líder científico en un campo de investigación con poder de alterar el mundo entero tanto para bien como para mal? En la medida en que la ciencia se publica de forma abierta y dado lo mucho que queda por aprender, explica Pasztor, "no importa qué país lo entienda primero".

Pero, a largo plazo, sí que podría haber riesgos si cualquier país termina por dominar la investigación sobre el tema. Como explica el investigador de Cornell Douglas MacMartin, si un país domina la investigación también podría llegar a controlar el debate sobre cómo, cuándo y si debe o no utilizarse este tipo de tecnologías. Para él, sería conveniente que Estados Unidos también financiara como país la investigación en esta área a la vez que intenta reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. "Para Estados Unidos es vital seguir teniendo un asiento en la mesa de cualquier decisión que afecte a todo el planeta", concluye.

FUENTE: MIT ,  por James Temple , 9 / 08 / 2017

UN ESTUDIO RELACIONA SUICIDIOS CON CAMBIO CLIMÁTICO

Casi 60.000 agricultores en India se han quitado la vida debido a las altas temperaturas que echan a perder sus cosechas.

Un campesino trabaja en un campo de arroz en Guwahati, al noreste de India



El aumento de las temperaturas por el cambio climático tiene un impacto directo en la salud global. Si el calentamiento del planeta continúa como se espera habrá más muertes por olas de calor, enfermedades infecciosas, malnutrición, falta de agua potable o contaminación, entre otras causas. A eso habría que sumar los efectos migratorios e incluso los conflictos armados por causas relacionadas con este fenómeno. Ahora, un nuevo estudio acaba de destapar otro impacto terrible del cambio climático, el aumento de los suicidios entre campesinos.
 
“Hasta ahora se han hecho algunos estudios sobre la relación entre el cambio climático y los suicidios, pero se han centrado casi exclusivamente en los países ricos”, explica Tamma Carleton, economista de la Universidad de Berkeley (EE UU). El problema, dice, es que “en torno al 75% de todos los suicidios del planeta suceden en países en desarrollo” sin que casi nadie haya estudiado sus causas.
 
La investigadora ha analizado este problema en India, donde la tasa de suicidios se ha duplicado desde 1980 y se sitúa en unas 130.000 muertes al año, una de las tasas más altas del mundo.
Carleton ha analizado los suicidios registrados en los 32 estados del país asiático entre 1967 y 2013 así como las temperaturas y las lluvias registradas en el mismo periodo
 
Carleton ha analizado los suicidios registrados en los 32 estados del país asiático entre 1967 y 2013 así como las temperaturas y las lluvias registradas en el mismo periodo. Sus resultados han destapado una fuerte correlación entre altas temperaturas durante la época de cultivo —de junio a septiembre— y el aumento de los suicidios. El trabajo calcula que el calentamiento ha provocado 59.300 suicidios en los últimos 30 años. Según el trabajo, el aumento de las temperaturas explica un 7% de todos los suicidios y se espera que el fenómeno siga avanzando a medida que aumentan las temperaturas.
 
“El calentamiento tiene una influencia significativa sobre los suicidios en India”, explica Carleton. “Los datos muestran que en un día cualquiera de la época de cultivo un aumento de apenas un grado por encima de los 20 grados supone aproximadamente 65 suicidios más al año”, asegura la investigadora, cuyo estudio se ha publicado en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de EE UU.
 
La investigadora cree que India no es un caso único. “Muchos otros países son similares a India, la agricultura es la ocupación principal de muchas familias, la capacidad de asegurar las cosechas es escasa y el crédito rural funciona mal”, explica.
Este trabajo puede estar revelando solo la punta del iceberg, estudios adicionales podrían hallar otros impactos como “desesperación, ansiedad, violencia doméstica y otras manifestaciones de daño emocional”, advierte un experto
 
“Este estudio es un avance muy importante para entender y cuantificar las consecuencias extremas del cambio climático en la salud mental”, opina Samuel Myers, investigador sobre los efectos del cambio climático en la salud de la Universidad de Harvard (EE UU).
 
“Es posible”, continúa este experto ajeno al estudio, “que este trabajo esté revelando solo la punta del iceberg” y que estudios adicionales hallen otros impactos como “desesperación, ansiedad, violencia doméstica y otras manifestaciones de daño emocional” relacionados con el aumento de las temperaturas, resalta.
 
El experto también comenta la principal limitación del trabajo, que solo conecta temperaturas y suicidios sin poder mostrar una relación causa-efecto. “La correlación [entre temperaturas y suicidios] no implica causalidad, y la responsable del estudio reconoce que no podemos estar seguros de que haya una relación causa-efecto, pero sus observaciones presentan argumentos fuertes de que probablemente exista esa relación”, opina este experto. La correlación entre aumento de las temperaturas y la producción agraria “aporta pruebas adicionales a la explicación de que las cosechas arruinadas por el calor causan desesperación y suicidio”, añade.
 
FUENTE: El País , 8 / 08 / 2017

ATENUAR EL CAMBIO CLIMÁTICO TAMBIÉN NECESITA DE ARGENTINA




Vino, amagó y fracasó cuando vio que los otros diecinueve países no iban a permitir sus delirios climáticos. El intento del presidente estadounidense Donald Trump de renegociar el acuerdo de París para enfrentar la crisis climática resultó en un fracaso que lo ha aislado aún más del mundo. En cambio, el resto de los países del G20 dieron un mensaje contundente, al indicar que el acuerdo de París es “irreversible”. Y como si ello no fuera poco, los 19 países firmaron un plan de acción para hacer la transición hacia energías limpias y renovables.

Pero la guerra diplomática internacional por el clima no ha terminado. Y la Argentina, que hereda de Alemania la presidencia de las 20 economías más importantes de la Tierra, tiene ahora el deber de mantener la orientación acordada la semana pasada en Hamburgo. El presidente Mauricio Macri deberá elegir entre seguir el consenso internacional o ceder frente a las presiones diplomáticas de Washington.

La Argentina está dando señales de avance en la adopción de las energías renovables: todo indica que el plan “Renovar” está en camino a cumplir con sus objetivos de cubrir para el 2025 un 20% de la matriz energética con fuentes renovables. Y un proyecto legislativo consensuado entre Cambiemos, el Frente para la Victoria y el Bloque Justicialista, orientado a regular la distribución de la energía renovable, está a punto de ser aprobado en el Congreso. A esto se le agrega que la Argentina ha venido expresándose a favor del combate al cambio climático y apoyando declaraciones e iniciativas en esa dirección.

Sin embargo, el liderazgo climático no solo se define en el lenguaje diplomático: hay que actuar en casa si existe real voluntad política. Los proyectos de Vaca Muerta o Río Turbio deberían revisarse. Es un contrasentido, asimismo, el ignorar las distorsiones de los subsidios a los combustibles fósiles. Como también lo son las inversiones en la costosa energía nuclear, tecnológica incompatible con el pujante sector de las energías renovables, cuya capacidad de generar empleos sigue creciendo.

Además, el Gobierno tiene otro frente en el combate al cambio climático: la destrucción de nuestros bosques nativos sigue siendo una de las principales causas de las emisiones de dióxido de carbono por parte de la Argentina. Los expertos indican que la alarmante tasa de deforestación, que ya mismo está causando conflictos sociales y desastres naturales, necesita reducirse a cero en forma urgente. La última cumbre del G20 podría ser una excelente oportunidad para que los partidos mayoritarios abandonen la política extractivista de Estado “de facto” que se viene dando en forma ininterrumpida desde el gobierno de Carlos Menem. Nadie toma petróleo, nadie come oro, ni nadie respira dinero.

Sin equilibrio ambiental, no hay economía ni sociedad que aguante. El liderazgo de la Argentina en el G20 puede ser una oportunidad para todos los partidos políticos en repensar el futuro y, desde el Sur, marcarle al mundo un Norte diferente.

FUENTE:  Clarín, por Oscar Soria ,  8 / 08 / 2017

martes, 8 de agosto de 2017

SEGÚN AL GORE, PARA MITIGAR EL CAMBIO CLIMÁTICO ES NECESARIO HACER ALGO MÁS QUE CAMBIAR LAS LAMPARITAS DE LUZ




Una década después que Al Gore alertara al mundo sobre la crisis generada por el cambio climático a través de su documental ‘Una verdad incómoda’ —que lo hizo merecedor del Nobel de la Paz y de un premio Oscar, el ex vicepresidente está de regreso para advertir que aunque ha habido avances significativos la situación ha empeorado.
El momento no podría ser peor. A cuatro meses de que se acabe el 2017, ya el segundo año más cálido de la historia desde que se lleva el registro, sólo superado por el 2016. Hace dos meses, el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Un alud sepultó en junio a un centenar de personas en China. Un iceberg gigante se desprendió de la Antártida el mes pasado. Y la lista es larga.
En su nuevo documental ‘La secuela inconveniente: la verdad al poder’, que desde este fin de semana está en las salas de cine de todo el país, el ex vicepresidente muestra un panorama preocupante y que considera un “fracaso personal: camina por las derretidas capas de hielo de los glaciares en Groenlandia y recorre las calles ahogadas de humo en la India.
“He dedicado mi vida a esta lucha. Cuando era más joven me sentía capaz de resolver esta crisis más rápido. Sé que es un gran desafío y que toma tiempo. Estoy esperanzado y sé que vamos a ganar esta batalla”, aseguró en diálogo con el Nuevo Herald.
El ex senador de 69 años llegó el jueves pasado al sur de la Florida para promocionar el documental. Dos días antes, varias zonas de Miami y Miami Beach se inundaron por unos fuertes aguaceros que rebasaron la capacidad del sistemas de drenaje. Parecía que se estuviera repitiendo una de las escenas de su película, en la que Gore recorre las calles inundadas de Miami con sus botas plásticas y en la que advierte que es la ciudad más vulnerable del mundo al aumento del nivel del mar.
“Las inundaciones de ese martes son consecuencia del calentamiento global. Fueron seis pulgadas de agua en sólo dos horas. Increíble”, afirmó
Las fuertes lluvias provocaron inundaciones en varias zonas del condado Miami-Dade, y las autoridades emitieron alertas y advertencias en varias zonas.
Acuerdo de París, del temor a la esperanza
La nueva película de Al Gore muestra el largo camino que se necesitó para que 195 países firmaran el Acuerdo de París el 22 de abril del 2016, en el que se fijaron metas específicas para contribuir a lucha contra el calentamiento global.
Las imágenes de ese día, considerado histórico por los ambientalistas, en las que activistas, políticos y representantes de todos los países sellan el pacto en medio de aplausos y lágrimas de los asistentes, le dieron la vuelta al mundo, lo llenó de esperanzas.
Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero en el mundo, después de China, se comprometió a reducir la emisión de esos gases entre 26 por ciento y 28 por ciento para el 2025, entre otros aspectos.
Por eso, cuando en junio pasado el presidente Donald Trump anunció la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París la noticia cayó como un balde de agua fría.
“Sentí temor de que otros países lo usarían como una excusa para retirarse también. Pero al día siguiente me sentí satisfecho de que el resto de mundo redobló su compromiso. Muchos alcaldes, gobernadores y empresarios dieron también un paso adelante y dijeron: ‘Todavía estamos en el Acuerdo y vamos a cumplirlo, a pesar de Trump’ ”, dijo Gore.
Aunque dijo que habló personalmente en varias oportunidades con el mandatario republicano, desde cuando era candidato y luego en la Casa Blanca, lamentó haberse equivocado al pensar que había posibilidades de que el país siguiera en el pacto.
A su juicio, Trump está rodeado de sectores que niegan el cambio climático, como grandes contaminadores de carbono y con conexiones con la industria de los combustibles fósiles, que han copiado la misma jugada de las tabacaleras: engañar a la gente haciéndoles creer que la crisis del calentamiento global no existe ni es un riesgo para la humanidad.
“Ellos crearon artificialmente esta negación del cambio climático y han gastado muchísimo dinero regulando y creando estudios que le dicen a la gente que blanco es negro y arriba es abajo, y que la crisis climática no es real”, añadió.

‘Una secuela incómoda’ también muestra avances que reflejan un panorama esperanzador en la lucha contra la crisis del cambio climático: varias ciudades de Estados Unidos, como Rockport, Missouri; Greensburg, Kansas; Burlington, Vermont; Aspen, Colorado; Columbia, Maryland, y Kodiak Island, Alaska, están usando toda su energía de fuentes renovables.
Otro caso que se destaca es el de Chile, el país que ha tenido mayor crecimiento de energía solar en el mundo, pasando de 11 megavatios en el 2013 a 850 en el 2015, y está en el proceso de añadir 13.3 gigavatios de capacidad.
“Chile está inspirando al mundo con una expansión significativa de la energía solar, más rápido que cualquier otro país en el planeta. La Florida podría imitar este progreso con la misma rapidez, lo que llevaría no sólo a reducir las facturas de la electricidad, sino también a generar empleos”, afirmó.
Un video tomado por un drone muestra la inundación en los estacionamientos del Sawgrass Mills Mall el 8 de junio. El centro comercial, el mayor en el sur de la Florida, ha estado cerrado desde el miércoles.
“Estos y muchos otros ejemplos que se muestran en el documental hacen que las personas salgan sintiéndose esperanzadas, pero con un sentido de urgencia de contribuir al cambio. Nosotros podemos solucionar esta crisis y estoy convencido de que lo vamos a lograr”, dijo el ex vicepresidente.
Gore dice que ha hecho todo lo que cualquier persona debería hacer para contrarrestar esta crisis: maneja un carro eléctrico e instaló 33 paneles solares en su casa en Nashville, Tennessee. “No es suficiente cambiar los bombillos, sino también las leyes y trabajar en ofertas de servicios públicos que ayuden a la solución”, concluyó.
FUENTE: Nuevo Herald , CATALINA RUIZ PARRA , 6 / 08 / 2017