Páginas vistas en total

martes, 31 de marzo de 2015

LA PRODUCCIÓN DE SOJA SE REDUCE A CONSECUENCIA DEL CAMBIO CLIMÁTICO.

Una investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Wisconsin-Madison, constata que la producción de soja se reduce a consecuencia del cambio climático en las zonas más productivas de Estados Unidos, se calcula que las pérdidas por la reducción del rendimiento ascienden a 11.000 millones de dólares.

Alimentos y cambio climático

El año pasado hablábamos sobre la influencia del cambio climático en el rendimiento de los cultivos europeos, los investigadores calculaban que en el año 2040 y con motivo del aumento de las temperaturas, calculado en 3’5 grados centígrados, el rendimiento de cultivos como la cebada o el trigo se reducirían en un 20%. La pérdida del rendimiento de los cultivos es una realidad que se está sufriendo desde hace años, hoy conocemos un estudio desarrollado en Estados Unidos en el que se concluye que la producción de soja se reduce a consecuencia del cambio climático, se destaca que se ha producido una reducción significativa del rendimiento de este cultivo en algunos Estados del país, en otros se ha incrementado pero en el cómputo global impera la pérdida.
Los investigadores agrónomos de la Universidad de Wisconsin-Madison calculan que en los últimos 20 años se han perdido 11.000 millones de dólares a causa de la reducción del rendimiento, aunque esta pérdida se ha ocultado, o mejor dicho no parece haberse notado por el impresionante crecimiento del rendimiento de la soja debido a otros factores. Los expertos explican que de no haberse producido la reducción del rendimiento a consecuencia del aumento de las temperaturas, el crecimiento podría haber sido un 30% más de lo que actualmente se contabiliza.

Según el estudio, el rendimiento de los cultivos de soja ha caído en torno al 2’4% por cada grado que ha aumentado la temperatura, sin embargo y como explicábamos, no ocurre lo mismo en todos los Estados. En los del norte de Estados Unidos se ha registrado un incremento de 17’5 kilos por cada hectárea cultivada durante los últimos 20 años, esto se debe a que el cambio de temperaturas ha favorecido que los Estados más fríos tengan un mejor clima para su cultivo. En cambio, en los Estados del sur del país el rendimiento ha caído debido a que ha aumentado la temperatura, pasando de un clima óptimo a excesivamente caluroso, lo que provoca que los cultivos sufran estrés y rindan menos.
Esto ocurrirá con todo tipo de cultivos, recordemos por ejemplo el mapa mundial de la producción de vino en el año 2050 que nos proporcionaba este estudio desarrollado por el LINCGlobal (Laboratorio Internacional en Cambio Global), perteneciente al CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). En ese mapa se hacía una proyección de lo que previsiblemente ocurrirá con las zonas vinícolas, muchas que ahora son muy importantes habrán desaparecido y surgirán nuevas áreas que serán las más adecuadas para la producción de uva.
Podemos recordar también otros estudios en los que se muestra un patrón similar en lo que se refiere a rendimientos, en el caso de la producción de trigo, un grupo de expertos de la Universidad Estatal de Kansas augura que el rendimiento se reducirá en un 25% para el año 2050, lo que representa un 6% por cada grado que aumente la temperatura. La agricultura mundial se verá afectada seriamente por el cambio climático, lo que obligará al desarrollo de una nueva configuración en la producción de alimentos a nivel mundial, pero es necesario realizar una planificación metódica, de lo contrario se corre el riesgo de no lograr una adaptación de los cultivos al nuevo escenario climático, de ello nos informaba este estudio del International Institute for Applied Systems Analysis.
Volviendo a la investigación sobre el rendimiento de la soja, los investigadores han realizado un estudio exhaustivo concluyendo que, debido a que los Estados con mayores pérdidas en el rendimiento son también los que más soja producen de todo el país, el impacto nacional se calcula en una pérdida que ronda el 30%. El cambio en el mapa del cultivo de la soja en el país es un hecho, ahora los expertos explican que disponiendo de los patrones climáticos desarrollados para cada región, el siguiente paso es ayudar a los productores a reducir las pérdidas del rendimiento, adoptar nuevas prácticas como la siembra temprana o la recolección tardía, etc. Con estas medidas se podrá alcanzar todo el potencial y rendimiento de la soja.
Estos estudios son importantes, ya que como sabemos, para el año 2050 será necesario satisfacer las necesidades alimentarias de más de 9.000 millones de personas y es prioritario empezar a adoptar las medidas oportunas para garantizar el rendimiento de los cultivos cuanto antes. Podéis conocer más detalles del estudio a través de este artículo publicado en la página de la Universidad de Wisconsin-Madison.
FUENTE: Noticias Gastronómicas, 30 / marzo / 2015

LANZARON UN MANUAL SOBRE INUNDACIONES Y CAMBIO CLIMÁTICO.


Un nuevo manual sobre gestión del riesgo ante inundaciones, enfocado en las gestiones de gobiernos locales ante el cambio climático y editado por la Secretaría de Ambiente, fue presentado en la Ciudad de Buenos Aires.





La publicación "Inundaciones Urbanas y Cambio Climático. Recomendaciones para la Gestión" fue presentada esta mañana por el secretario de Ambiente, Sergio Lorusso, y los expertos que trabajaron en el material, elaborado conjuntamente por la cartera ambiental, la Subsecretaría de Planificación Territorial de la Inversión Pública y la Dirección Nacional de Protección Civil.

El manual es una herramienta para los decisores políticos locales a la hora de implementar acciones que minimicen las consecuencias de las inundaciones: está diseñado para informar sobre qué medidas tomar antes, durante y después de una inundación urbana.

En el texto, expertos de cada área temática abordan diferentes tipos de medidas que pueden ponerse en marcha para reducir la vulnerabilidad asociada a inundaciones, tales como obras de infraestructura y también aquellas a mejorar la convivencia con los cursos de agua.

En diálogo con Télam, Lorusso afirmó que "este manual es una propuesta de gestión frente a las consecuencias de un cambio climático que se torna inevitable, un recurso para que se sume a la hora de tomar decisiones al respecto".

"Tenemos que asumir que las transformaciones provocadas por el cambio climático no van a irse, y tenemos que evaluar esos riesgos en nuestras decisiones, ya no podemos decir que una inundación en una zona urbana nos toma por sorpresa, porque es nuestra responsabilidad dar cuenta de que el clima cambió y estos fenómenos ya son una posibilidad concreta", añadió.

"El cambio climático es producto de las enormes desigualdades, el protocolo de Kyoto fracasó porque consideró a China como un país emergente y limitó sus obligaciones respecto a la reducción de emisiones, y porque a Estados Unidos nunca le interesó firmarlo", detalló el funcionario.

Además, consideró que "esta problemática también atraviesa de manera desigual a los afectados por las catástrofes naturales, porque cuando hay una inundación quienes pierden todo, se enferman o mueren siempre son los más pobres".

El director ejecutivo del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y presidente del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema), Hugo Bilbao, dijo a Télam que "las consecuencias del cambio climático las vivimos todos los días en todo el país, no sólo con inundaciones en zonas urbanas, también en estos días podemos verlo con sequías en el sur bonaerense e incendios forestales en la Patagonia".

"Argentina tiene muy claro que el cambio climático es un problema global y que como tal cada país tiene su propia cuota de responsabilidad, comenzando por las grandes potencias", agregó.

"El papa Francisco muy probablemente publique dentro de unos meses una encíclica destinada a reflexionar sobre el uso que el hombre hace de la naturaleza, esperamos que su voz sea escuchada y que en la reunión internacional que se realizará a fin de año en Francia todos los países podamos ponernos de acuerdo en una política de sustentabilidad", concluyó Bilbao.

El subsecretario de Promoción del Desarrollo Sustentable, Juan Pablo Vismara, explicó a Télam que "este manual está pensado para que las autoridades locales puedan evaluar todos los aspectos del impacto del cambio climático", y consideró, que ya no es posible darse "por sorprendidos ante tormentas e inundaciones".

"Argentina va a defender en los foros internacionales la necesidad de tomar medidas globales contra el cambio climático con la misma vehemencia con la que se denuncian los abusos de los fondos buitre, porque somos los países emergentes los que pagamos las consecuencias de que Alemania aumente el uso de carbón o que Estados Unidos no reconvierta su matriz energética", añadió.

"Con este manual trabajamos en políticas de adecuación local a la realidad que impone el cambio climático, pero es necesario discutir estrategias de mitigación a nivel internacional, porque lo que está en juego no son sólo las inundaciones, sin la posibilidad de que la tierra pueda producir alimentos para todos sus habitantes", concluyó Vismara.

FUENTE: telam, 30 / marzo / 2015

lunes, 30 de marzo de 2015

AÚN HAY TIEMPO DE EVITAR UN DESASTRE POR EL CAMBIO CLIMÁTICO.

Las consecuencias más perniciosas del cambio climático en el planeta son las olas de calor, las inundaciones en áreas donde no son habituales, el crecimiento del nivel del mar y los cambios de temperatura 



Aún hay tiempo de evitar el desastre por el cambio climático pero se debe actuar extremadamente rápido", declaró hoy el Secretario General Adjunto de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Jeremiah Lengoasa, en una entrevista.
Según el experto, que participó en los actos de conmemoración del aniversario de la Dirección Meteorológica de Chile en Santiago, "aún hay esperanzas" y urgió a los países a "tomar decisiones drásticas y de emergencia para minimizar las emisiones de dióxido de carbono", lo que permitiría "mitigar los efectos del desastre".
El aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, como las inundaciones que estos días arrasan el norte de Chile, una de las regiones más áridas del planeta, es, según el climatólogo sudafricano, una de las evidencias de que el cambio climático "ya está entre nosotros y ha venido para quedarse".
"No podemos decir que una tormenta, un huracán o un tifón esté directamente vinculado al cambio climático, pero sí podemos asegurar que el aumento de estos fenómenos está estrechamente asociado a la modificación del clima a escala global", apuntó Lengoasa.
A su juicio, el incremento de las inundaciones, de la intensidad de las sequías, de la fuerza de los huracanes o de las olas de calor, son algunos de los efectos de estas variaciones en el clima que ya se están registrando en muchas partes del planeta y que ponen de relieve que el cambio climático "sigue avanzando".
De ahí que sea "crucial" que todos los países formen parte de la solución, pues las medidas que se tomen en "los próximos meses y años" determinarán el desenlace global.
"Está claro que, dado el nivel de dióxido de carbono que ya se encuentra en la atmósfera, es poco probable que se pueda reducir el cambio climático en el presente pero si todos los países toman acciones drásticas en un futuro creemos que se podrá llegar a estabilizar", afirmó Lengoasa.
Según la OMM, las consecuencias más perniciosas del cambio climático en el planeta son las olas de calor, las inundaciones en áreas donde no son habituales, el crecimiento del nivel del mar y los cambios de temperatura y acidificación del océano, lo que afectará a la biodiversidad y a la agricultura.
Ello conlleva impactos sociales que afectarán especialmente a los "más vulnerables", pues son los que más dependen de la economía primaria.
"Los cambios climáticos afectarán los patrones de lluvia y eso influirá en la economía de mucha parte de la población mundial que depende de la agricultura y la ganadería", apuntó Lengoasa.
No obstante, "también las sociedades más ricas sufrirán el flagelo de los efectos globales" manifestó el experto, quien recordó que ciudades como Nueva York también están expuestas a los efectos de los fenómenos climatológicos.
Otra de las regiones que no escapan del impacto del cambio climáticos son los polos, cuyos efectos, según Lengoasa, "ya se están reflejando en los sistemas climáticos de todo el mundo".
Especialmente en la Antártida, donde la fundición del hielo de los bordes del continente está contribuyendo a incrementar los niveles del mar, cuyos efectos se están apreciando en zonas del Pacífico Sur, poblado de pequeñas islas que corren el riesgo de desaparecer.
Lengoasa remarcó la importancia de ser capaces de anticipar información sobre los cambios climáticos, una tarea en la que está trabajando el Marco Mundial para los Servicios Climáticos (MMSC), el proyecto de las Naciones Unidas dirigido por el climatólogo sudafricano.
"Los servicios climáticos quieren proveer de información climatológica a largo plazo, es decir, ser como unas previsiones meteorológicas pero en una escala de tiempo mucho más amplia", explicó.
Para el experto esta información es "crucial para la correcta "planificación de las decisiones gubernamentales" como por ejemplo la necesidad de desplazar a la población de zonas determinadas o el trazado de nuevas directrices de construcción.
"El cambio climático ya es una realidad, ahora es el momento de tomar decisiones de adaptación y para eso es necesario basarnos en la información que nos proporcionará la ciencia", concluyó.
FUENTE: EFE, El Universal,  26 / marzo / 2015

CAFE: "ESTUDIAN EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO".


El estudio busca estrategias de adaptación y mitigación.


La universidad Udca adelanta varios estudios para proponer medidas de mitigación del riesgo.

“El cambio climático amenaza los cultivos de café de Cundinamarca, lo que podría causar una merma del 12 por ciento en la producción y pérdidas por más de 1.000 millones de pesos a los caficultores de la región”.
Esta es la conclusión de una investigación de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (Udca) y la Gobernación de Cundinamarca, que busca determinar qué tan vulnerable es la producción del grano ante los efectos negativos que causaría el clima.
Según el estudio, los derrumbes producidos por el aumento en la intensidad de las lluvias ocasionan pérdidas de áreas productivas o generan taponamiento de vías, afectando de forma directa la comercialización del café.
Sin embargo, señaló Piedad Zapata, docente de la Udca y coordinadora del informe, “hacen falta estudios que permitan cuantificar las pérdidas económicas que podría generar la variabilidad climática en las zonas rurales”.
A la fecha, se registra un efecto directo de la variabilidad climática sobre la actividad cafetera en el país.
“La Federación Nacional de Cafeteros reportó que para el 2011 la producción de café en Colombia alcanzó los 7,8 millones de sacos, 12% menor al nivel registrado en 2010, lo que se asocia con los efectos del cambio climático y con un mayor esfuerzo en los procesos de renovación”, dice la Udca.
La investigación, que comenzó a ejecutarse en 2014 y cuenta con la participación de la Corporación Latinoamericana Misión Rural y la CAR Cundinamarca, advierte que si no se toman medidas, se presentará una disminución drástica de la productividad y calidad del grano, debido a los factores descritos, que afectará la economía y el sustento de más de 8.000 familias cafeteras del departamento.
En la actual etapa del estudio, se están analizando los ecosistemas cafeteros de los municipios de Tibacuy, Pacho y San Juan de Rioseco para proponer medidas de adaptación.
FUENTE:  Portafolio.co , 30 / marzo / 2015

CAMBIO CLIMÁTICO Y LA DECLINACIÓN DEL IMPERIO MAYA.


Ambientalista compara cambio climático con la caída de la civilización maya


La guatemalteca Vida Amor de Paz se convirtió en 2007 en la primera latinoamericana en llegar al centro del polo Norte, una travesía en la que observó paralelismos entre el declive del imperio maya y el cambio climático actual.
"La amenaza más grande jamás acaecida para el hombre es el cambio climático, y el cuarto país más vulnerable del planeta es Guatemala", explicó la ambientalista en entrevista en Miami, en donde presentó su libro "Aventura extrema", que saldrá a la venta a partir del lunes.
Amor de Paz relató que la publicación es el resultado de un viaje marítimo que emprendió desde Centroamérica hasta el polo Norte con diez científicos para conocer "qué podía ocurrir en Latinoamérica y en el mundo" como consecuencia de los efectos del cambio climático.
Según Amor de Paz, la Civilización Maya provocó y sufrió un cambio ambiental limitado a su región, cuyo declive comenzó con sus excesos en la construcción de templos, en la confección de vestimentas con animales y en la deforestación.
"Ellos provocaron un cambio ambiental y el nuestro es un cambio climático, porque es de todo el planeta", explicó.
Los incendios y la deforestación actuales son en parte responsables del calentamiento global, uno de los síntomas de un cambio climático que, aseguró la autora, ya no puede ser revertido sino "detenido".
Para ello, afirmó que sería necesario llevar a cabo grandes campañas de reforestación en todo el planeta, ya que los árboles atrapan el calor y envían al espacio el dióxido de carbono.
"Eso es lo que tenemos que hacer: reforestar, reciclar, hacer proyectos de energía renovable y terminar con el vicio del petróleo", detalló.
Vida Amor de Paz lamentó que determinadas empresas ven beneficios en el cambio climático, porque el 25 % de los recursos petrolíferos y de gas natural se encuentran en el Ártico, por lo que lo están perforando para obtener estas fuentes de energía.
"Si la temperatura sube dos grados y medio (Celsius) más, los bosques tropicales de Centroamérica pueden desaparecer", alertó la autora, quien también expresó su preocupación por la problemática que se produce por la actual subida del nivel del mar.
"Estamos en un punto en el que sucumbimos o salimos a flote, y depende de nuestra creatividad y voluntad", resaltó. 
FUENTE: El   Espectador,  30/ marzo / 2015

MÁS DE 10 MIL CIUDADES APAGARON SUS LUCES POR EL CAMBIO CLIMÁTICO.






Mas de 10.000 ciudades de 172 países a lo largo y ancho del planeta apagaron el 28 de marzo las luces en sus monumentos más emblemáticos para llamar la atención sobre el problema del cambio climático.
Grandes ciudades desde Australia a Estados Unidos o pequeños lugares como las Islas Cook en el Pacífico, con lo que se recorrieron los 24 usos horarios, respondieron a la llamada de atención cursada por la organización ecologista WWF y durante una hora sumieron en la oscuridad sus monumentos, según un cable de EFE.
En la ciudad australiana de Sidney, donde nació la iniciativa, la “Hora del Planeta” comenzó a las 20.30 hora local (09.30 GMT) con un apagón voluntario en los edificios más emblemáticos, como la Casa de la Ópera y el Puente del Puerto.
A la misma hora, monumentos en Nueva Zelanda, incluido la Sky Tower, y decenas de viviendas de particulares se apagaron para apoyar la iniciativa.
París, la capital francesa, secundó “La Hora del Planeta” con el apagado de las luces de sus monumentos más emblemáticos, como la Torre Eiffel.

FUENTE: Edicion  Nacional, 30 / marzo / 2015

jueves, 26 de marzo de 2015

10 RAZONES POR LAS QUE EL CAMBIO CLIMÁTICO ES EL TEMA DEL AñO.

Equipo internacional de la Hora del Planeta.-  ¿Por qué el cambio climático? Estamos convencidos de que el cambio climático es el asunto en el que debemos centrar nuestra atención, y esperamos que estés de acuerdo en que es el momento de usar nuestro poder para cambiar el cambio climático.
Estas son nuestras 10 razones por las que creemos que es el momento de tomar acción por el clima, de una vez por todas:
  1. “El cambio climático provocado por el ser humano es una de las mayores amenazas a las que se enfrenta el mundo en la actualidad”. No sólo lo decimos nosotros, también Barack Obama, el secretario general de la ONU Ban-Ki-Moon, el Papa Francisco, Leonardo Di Caprio, Emma Thompson… Puedes verles en nuestro vídeo oficial.
  2. El cambio climático tendrá efectos muy grandes e impredecibles sobre el agua, incluyendo el aumento de las inundaciones y las sequías: esto provocará, a su vez, impactos en el acceso a los alimentos, crisis humanitarias y conflictos.
  3. Variaciones en las estaciones, fenómenos meteorológicos extremos, y los cambios en los patrones de las precipitaciones afectarán a la agricultura y la ganadería, medio de vida para miles de millones de personas en todo el mundo.
  4. El mundo se ha calentado 0,8 grados desde tiempos pre-industriales. Los datos de la NASA y la Administración Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA) indican que 2014 fue el año más cálido desde el año que existen registros. Los 10 años más cálidos desde que empezaron los registros en 1880 han sucedido desde el año 2000.
  5. Al ritmo actual de degradación, la Gran Barrera de Coral morirá en el espacio de una generación.
  6. Un informe elaborado por WWF en colaboración con meteorólogos destacados reveló que el calentamiento global provocado por el ser humano fue un factor determinante en la gravedad de la sequía australiana de 2002, considerada la peor de su historia.
  7. El deshielo del Ártico sigue batiendo récords: la superficie de mar que ha llegado a congelarse en el invierno de 2014-2015 ha sido la más pequeña desde que existen registros.
  8. La subida del nivel del mar amenaza países enteros, especialmente los pequeños estados insulares del Índico y el Pacífico.
  9. Combatir el cambio climático es posible. Es posible producir la energía de forma limpia con energías renovables que no emiten CO2 y además son locales. La transformación está en marcha, solo falta la voluntad política para acelerar el paso.
  10. En diciembre, los líderes mundiales se reunirán en País para llegar a un acuerdo sobre el clima que debería ser ambicioso y justo. Durante todo el año, seguiremos las discusiones para lograr un acuerdo que asegure un futuro sostenible para nuestro planeta.
FUENTE: EFE  VERDE, 24 / marzo / 2015

BOGOTÁ FIJA METAS PARA REDUCIR 20% EMISIONES DE CARBONO AL 2020.



Los cambios bruscos de clima que presenta Bogotá en cuestión de horas, las fuertes lluvias y granizadas de los últimos días, que han afectado a la fecha cerca de 900 personas, no parecen ser asuntos normales de la naturaleza: serían también efecto del cambio climático, según ha dicho el gobierno distrital.
Por ello, la Alcaldía de Bogotá acaba de fijar metas para adaptar a la ciudad al cambio climático en los próximos 35 años, mediante la reducción progresiva de los factores que inciden en la emisión de los gases efecto invernadero. Estos gases, que vienen calentando el clima en el mundo, son generados por emisiones como las del dióxido de carbono (C02), provenientes del uso de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gasolina), el excesivo uso de aparatos eléctricos (especialmente refrigeradores) y la deforestación, entre otras causas.

Las  reducciones que se han planteado para la población tienen como metas  de cumplimiento los años 2020, 2038 y 2050 y forman parte de la campaña que la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) y la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Bogotá (EAB) acaban de lanzar con el lema “Con el cambio climático todo cambia”.
De acuerdo con un informe de la SDA, el Distrito  genera hoy alrededor de 19 millones 142 mil toneladas de C02, es decir, cada persona en la ciudad estaría produciendo 2,46 toneladas de emisiones de carbono. La meta, dijo la secretaria de Ambiente, Susana Muhamad, es que al 2050, un habitante en la capital solo produzca un promedio de 480 kilogramos de C02 al año.  Por lo menos para el año 2020, se espera lograr una disminución del 20 por ciento en las emisiones de carbono.
En materia de energía, la capital colombiana consume un promedio de 9.195 gigavatios, que equivale a tener encendidas durante una hora más de 25.200 millones de bombillas incandescentes de 100 vatios. Para el 2050 se aspira a que Bogotá se abastezca de energías alternativas (como el gas u otro combustible ecológico), en un 25 por ciento.
Estas metas son parte de la ruta de trabajo trazada por la Administración,  para que los bogotanos adopten conductas que contribuyan a enfrentar los nuevos fenómenos del clima mundiales: que usen combustibles menos contaminantes, generen menos basura, reciclen más, cambien  los modos de transporte (utilicen más la biclceta, por ejemplo), creen huertas urbanas y usen agua y energía con más eficiencia.
En cuanto a la campaña para llamar la atención sobre los efectos del cambio climático, la Secretaria de Ambiente indicó que se desarrollará durante seis meses, incluirá pedagogía y sensibilización a la población sobre qué es este fenómeno del clima y sus efectos.
En este proceso participan también el Instituto Distrital de Gestión para el Riesgo (Idiger)y  la Empresa de Energía de Bogotá, entre otros.
REDACCIÓN BOGOTÁ
FUENTE: El Tiempo, 26 / marzo / 2015

LOS ECOSISTEMAS MÁS JÓVENES SON LOS MÁS SENSIBLES AL CAMBIO CLIMÁTICO.



Un estudio, publicado en la revista Nature Communications, demuestra que los ecosistemas que se están recuperando de una perturbación son más susceptibles al cambio climático. El equipo internacional de investigadores, bajo la dirección de Josep Peñuelas, profesor de investigación del CSIC en el CREAF, en España, ha dado luz verde a una nueva visión del estudio de los efectos del cambio climático que prioriza el estudio de estas zonas perturbadas.

Los ecosistemas que han sido alterados por causas naturales o por la actividad humana quedan con el terreno descubierto de vegetación. Para volver a recuperarla inician un proceso de regeneración que puede durar años. Durante las primeras fases, estos espacios naturales son jóvenes o inmaduros, ya que su vegetación se está desarrollando. Al ser poco estables son muy vulnerables a cambios o actividades que suceden alrededor de su entorno, "como pasa con las personas, que somos más vulnerables los primeros años de nuestras vidas", comenta Peñuelas.

En este sentido, el trabajo muestra que el cambio climático puede modificar negativamente este proceso de recuperación. El aumento de temperatura y la falta de agua puede favorecer el crecimiento de especies que no son propias de aquella región y hacerlas más abundantes que otras. De esta forma, el paisaje cambia radicalmente. Por otro lado, según los investigadores, los ecosistemas maduros resisten mejor el cambio climático porque su vegetación es más estable y resiliente a los cambios del entorno.

La actividad humana incrementa la frecuencia y la severidad de las perturbaciones que desequilibran los ecosistemas. Por lo tanto, la respuesta de los ecosistemas al cambio climático será cada vez más rápida que las que se han observado hasta hoy en los ecosistemas más maduros. Consecuentemente, los cambios en el paisaje pueden suceder a mayor velocidad.

[Img #26322]
Espacio natural perturbado por un incendio en el Garraf (Barcelona). (Foto: CREAF)


Durante 14 años los científicos han simulado los efectos del cambio climático en siete zonas de matorrales distribuidas por toda Europa. En cada zona han seguido los cambios que había en la vegetación, especialmente qué especies dominaban y cómo cambiaba su abundancia. Cada zona de estudio estaba dividida en tres partes, una con el efecto de la sequía, otra con temperatura elevada y una tercera sin estas condiciones. Algunas zonas de matorrales no habían sido perturbadas desde hace mucho tiempo, en cambio otras habían sufrido plagas o incendios recientes, como es el caso de la que se encuentra el Garraf (Barcelona) que fue incendiada en 1994.

Este estudio revela que es necesario conocer la edad y la historia de los ecosistemas para poder predecir con exactitud su respuesta ante el cambio climático. "En los próximos 20 o 30 años habrá que poner especial atención en aquellos ecosistemas jóvenes", remarca Peñuelas.

Estos resultados son importantes ya que "nos avisan de que no conocemos la verdadera magnitud del cambio climático. Hasta ahora la mayoría de estudios se llevaban a cabo en entornos naturales no alterados y maduros, por lo que no estábamos viendo el efecto real de este fenómeno global", concluye el investigador catalán. (Fuente: CREAF)

FUENTE:  NCYT, 25 / MARZO / 2014

NAOMI KLEIN: "ACTUAR CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO ES LA CLAVE PARA CREAR EMPLEO".




En atajar "la mayor amenaza" que pesa sobre la humanidad, el cambio climático, reside "la gran oportunidad para recuperar el bienestar social arrebatado por el capitalismo salvaje y generar empleo de calidad", como sostiene la activista Naomi Klein, que vuelve a remover conciencias con su último libro.
Publicado en 20 idiomas, "Esto lo cambia todo. El capitalismo contra el clima", tiene visos de convertirse, tras "No logo" y "La doctrina del shock", en su tercer gran manual para desentrañar al capitalismo desregulado como "una máquina generadora de desigualdad, corrupción y, ahora también, de la crisis climática que amenaza el planeta".
En una entrevista con EFEverde celebrada en Madrid, Klein (Montreal, 1970), asegura que su visita para presentar el libro no es casual: "España es uno de los países donde más división existe entre el poder económico y la agenda climática. La crisis se ha usado como excusa para dejar de lado los problemas ambientales".
Pese a su popularidad como una de las voces más relevantes del movimiento antiglobalización, Klein es cercana y sencilla en las distancias cortas y demuestra un gran conocimiento de la realidad española.
Sin ser preguntada por ello, critica el "desproporcionado precio que los españoles pagan por la electricidad", y el "varapalo que han recibido las renovables a cuenta de la crisis".
"Aquí, como en el resto del mundo, necesitamos un movimiento de justicia climática fuerte que conecte con la realidad económica diaria y rompa con la idea de que existe una competición entre la creación de empleo y la respuesta al cambio climático".
"Oportunidad" es la palabra más repetida por Klein en 40 minutos de entrevista y en las 700 páginas de su último libro.
Está empeñada en que luchar contra el calentamiento puede ser una "fuerza catalizadora": "Para generar el empleo y las viviendas dignas con las que soñó Luther King; para que los indígenas, cuyas tierras fueron arrebatadas para extraer recursos, puedan abrir grifos de agua dulce y acceder a la energía con fuentes renovables; para recuperar los servicios públicos...".
Lo primero que se requiere para restaurar "nuestras democracias de la corrosiva influencia de las grandes empresas y los tratados de libre comercio" es "la convergencia del movimiento social y el ecologista".
Por eso en su libro trata de "construir puentes entre uno y otro", porque están "condenados a confluir en tanto que las soluciones que buscan se alcanzan por la misma vía".
Klein parte de la base de que los Gobiernos han sido incapaces de declarar la crisis climática, porque las acciones requeridas para la reducción de emisiones "amenazan a la elite minoritaria que domina la economía, la política y la mayoría de los principales medios de comunicación" y, en definitiva, "entran en conflicto con las bases del capitalismo desregulado".
Sin embargo, los políticos no son los únicos que pueden declarar una crisis; los ciudadanos cuentan "con sus propias herramientas para hacerlo, lo que hace falta es que las usen".
A la hora de tomar el liderazgo para evitar "una catástrofe climática" la ciudadanía debe evitar dos problemas que en el pasado cometieron los ecologistas: "Contar con las empresas para resolver el problema o hablar el lenguaje del neoliberalismo para buscar soluciones basadas en el mercado".
"Les hemos dado demasiadas oportunidades para que hagan una transición voluntaria. Los mercados de derechos de emisión son el ejemplo de un incentivo para que cambien de modelo de negocio. Es el momento dejar de pensar en la industria de los combustibles fósiles como compañero de viaje en este proceso y verlos como contrincantes; ya no hay tiempo para estrecharles la mano sino para presionarles".
Llegado al punto en el que la ciencia y la realidad muestran cada día que ya no ha tiempo "para una transición lenta sino para cambios radicales", Klein clama con rotundidad que "hay que asumir "el conflicto de intereses" con la industria de los combustibles fósiles y "que en la transformación del sistema energético habrá perdedores".
Aún así no hay porque llegar a ese punto: "Las empresas pueden cambiar de modelo de negocio, pero no lo van a hacer hasta que las leyes nacionales amenacen su manera de obtener beneficios".
Aunque el tiempo restante para solucionar la crisis climática es mínimo, Klein concluye que "andamos sobrados de tecnologías verdes" para ponerle remedio logrando en el camino "un sistema social más justo, que responda de manera real a las necesidades del conjunto de ciudadanos".

FUENTE: La Vanguardia Vida, 26 / marzo / 2015

EL CAMBIO CLIMÁTICO: "COMPROMISO EUROPEO Y SOLUCIONES LOCALES".


El cambio climático es global, pero las soluciones son, ante todo, locales. Dado que las grandes ciudades están en la intersección de estos dos niveles, se encuentran en la vanguardia de la lucha contra el cambio climático. Por esta razón, nosotros, las capitales y grandes ciudades europeas, que representamos a más de 60 millones de habitantes y contamos con una significativa capacidad de inversión (2.000 billones de euros de PIB), hemos decidido unir nuestros esfuerzos y fortalecer los instrumentos que nos conducirán hacia la transición energética y medioambiental.
Ha llegado ya el momento de que las capitales y las grandes ciudades europeas unan sus fuerzas para atajar el cambio climático
Estamos haciendo frente a las causas principales de los gases de efecto invernadero: los transportes contaminantes y los edificios viejos y/o con un aislamiento térmico y unas instalaciones energéticas deficientes. En paralelo, estamos promoviendo proyectos ambiciosos como controlar la expansión urbana, (re)introducir la naturaleza y la biodiversidad en nuestras ciudades, mejorar el reciclaje, luchar contra los residuos, desarrollar una economía circular, hacer del transporte público una prioridad, aumentar la movilidad eléctrica, renovar los edificios y mejorar la eficiencia energética. La creación de empleo y la búsqueda de acuerdos con territorios rurales vecinos suponen un desafío clave para el éxito. Durante esta reunión en París, el 26 de marzo de 2015, nos comprometemos a ir más allá en nuestros respectivos planes climáticos.
El segundo nivel de acción es el nivel europeo. Ha llegado ya el momento de que las capitales y las grandes ciudades europeas unan sus fuerzas para atajar el cambio climático. Esto exige un diálogo más cercano entre ciudades, a través de un intercambio de experiencias y buenas prácticas más regular. La diplomacia europea de las ciudades, respetuosa con la diversidad de territorios y culturas locales, tiene el propósito de ir creciendo de forma rápida y sostenida. Dentro de la Unión Europea, debe conseguir un mejor apoyo del Parlamento Europeo y de la Comisión, y debería recibir financiación europea directa.
Tenemos que avanzar aún más promoviendo la coordinación de inversiones públicas voluntarias
Tenemos que avanzar aún más promoviendo la coordinación de inversiones públicas voluntarias. En conjunto, el volumen de contratación pública de las grandes ciudades europeas es muy considerable, alcanzando unos 10 billones de euros al año. Esto produce un efecto de asimilación sobre el sector privado, que a menudo alinea sus propias exigencias con las del sector público. Estas inversiones deberían concentrarse en los sectores verdes de la economía y en industrias bajas en carbono (modernización de herramientas de producción e innovación) y en servicios. Esta es la iniciativa que presentaremos este jueves en París: luchamos por coordinar nuestras contrataciones públicas para generar una oferta más ecológica. La Europa de las ciudades tomará forma a través de este enfoque audaz y basado en la colaboración.
Por último, debemos comprometernos más a nivel global. Los esfuerzos que estamos haciendo, las políticas que estamos llevando a cabo en nuestras ciudades, deben contribuir a la adopción de un acuerdo global sobre el clima. Tenemos que construir sobre la base de nuestras redes de ciudades y gobiernos locales involucrados en la acción sobre el clima para crear una nueva gobernanza global.
Esta es la iniciativa que presentaremos en París: luchamos por coordinar nuestras contrataciones públicas para generar una oferta más ecológica
Desde la cumbre del clima de Río de Janeiro en 1992, hace 23 años, Naciones Unidas ha estado intentando conseguir un consenso internacional sobre el problema del cambio climático, mientras sus efectos seguían empeorando. Hoy ya no nos queda alternativa. La próxima cumbre del clima, en París en diciembre de 2015, tiene que demostrar que somos plenamente conscientes de lo que está en juego. Las grandes ciudades europeas están actuando ya, proponiendo soluciones locales para atajar el cambio climático.
Hoy nos uniremos a otras ciudades de todo el planeta, de América del Norte y del Sur, de África, de Asia, que ponen en marcha innovadoras soluciones locales. Juntas, gracias a las ciudades unidas en red, y en colaboración con ciudadanos, ONG, la comunidad científica, emprendedores y empresas, marcaremos la diferencia.
Puesto que las ciudades se cuentan entre los factores que más contribuyen al cambio climático, es nuestro deber encontrar caminos viables para nuestro futuro. Esta es la medida completa de la sinergia entre los alcaldes que están decididos a compartir a nivel global las soluciones que han encontrado a nivel local.
FUENTE:  El  País, 25 / marzo / 2014

miércoles, 18 de marzo de 2015

RECONOCIMIENTO DE LA ONU AL PROGRAMA "ECOCASA" EN MÉXICO COMO EJEMPLO EN LA MITIGACIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO.


La Convencion Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climatico (UNFCCC, por su siglas en inglés) entregó el galardón “Lighthouse Activity” al programa Ecocasa de México, que apoya la construcción de 27.000 viviendas eficientes que ayudarán a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el país, al tiempo que mejoran la calidad de vida de las familias que las habitan, en su mayoría de bajos ingresos.
UNFCCC ha seleccionado al programa Ecocasa de vivienda sostenible en México como un ejemplo a nivel global en la lucha contra el cambio climático.
Este programa, que prevé apoyar la construcción de más de 27.000 viviendas eficientes en distintas ciudades de México, ofrece incentivos financieros y asistencia técnica a los desarrolladores de vivienda para que logren niveles más altos de eficiencia energética, y de este modo contribuyan a transformar el sector de la vivienda de México en línea con los objetivos del país en materia de cambio climático.
Las ecocasas incorporan tecnologías que reducen en al menos un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con las viviendas convencionales. Entre estas tecnologías destacan el aislamiento del techo y las paredes, el uso de pintura reflectante, calentadores de gas eficientes, refrigeradores eficientes o ventanas que permiten ahorrar energía.
Ecocasa incluye además un innovador esquema de financiamiento para promover hipotecas “verdes” para facilitar la compra de viviendas sustentables con menor consumo energético y menores emisiones de carbono.
FUENTE: BID,  Noviembre 2014

EL PRESIDENTE DEL ARCHIPIELAGO DE VANUATU CULPA AL CAMBIO CLIMÁTICO POR DEVASTADOR CICLÓN.


"Los pueblos están destruidos, los árboles arrancados, no tienen donde refugiarse, se están cubriendo con plásticos. Así que por favor, hay que ayudarles".

Enlace permanente de imagen incrustada

La llegada de la ayuda internacional se agiliza en Vanuatu. Gracias, principalmente, a la reapertura del aeropuerto de la capital de este archipiélago devastado el sábado pasado por un potente ciclón. La ONUha elevado el balance oficial de víctimas mortales a 24 y a 3.300 el número de desplazados repartidos por 37 centros de acogida. Las cifras de la tragedia aún no son definitivas, ya que los equipos de rescate aún no han tenido acceso a decenas de islas remotas.


Los vuelos que comienzan a organizarse en Port Vila llevan ayuda a la ida y de vuelta evacúan a turistas- como estos australianos- que de regreso a casa describen una experiencia terrorífica:
Charlene Spiteri, turista:
“ Sonaba como si el infierno estuviera llamando a tu puerta. Nuestro hotel estaba preparado y hemos salido bien parados en comparación con lo que los locales están pasando”
Jane Newsome, turista:
“ Los pueblos están destruidos, los árboles arrancados, no tienen donde refugiarse, se están cubriendo con plásticos. Así que por favor, hay que ayudarles”
El propio presidente de este país compuesto de 65 islas en el Oceano Pacífico ha definido al ciclón Pam como “un monstruo”. Se calcula que la tormenta ha destruído o dañado el 90% de los inmuebles en la capital.
FUENTE: Euro News, 17/ marzo / 2015




OBAMA PIDE A LOS JOVENES DE EEUU PREOCUPARSE POR EL CAMBIO CLIMÁTICO.




El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, envió un severo mensaje a las generaciones jóvenes sobre las prioridades políticas del país: preocuparse más por el cambio climático, el desempleo y los conflictos que por legalizar la marihuana.
El mandatario, quien admitió haber fumado marihuana en la secundaria, reprendió a un entrevistador de Vice News que sugirió que los jóvenes podrían considerar la legalización de lamarihuana como un tema importante al recordar su legado.
"En primer lugar, no debería ser la prioridad de los más jóvenes", dijo Obama en la entrevista, publicada en https://news.vice.com/.
"Jóvenes: yo entiendo que es importante para ustedes, pero deberían estar pensando en el cambio climático, en la economía y los empleos, en la guerra y la paz, y quizás la marihuana debería quedar al final de sus preocupaciones", declaró.
El presidente ha dicho que apoya la descriminalización de la marihuana pero no legalizar la droga. Obama hizo un llamado al sistema de justicia por encarcelar desproporcionadamente a jóvenes afroamericanos por ofensas no violentas vinculadas a la posesión de sustancias ilegales, como la marihuana.
Bajo el mandato de Obama, el Departamento de Justicia ha tomado una postura más indulgente al momento de aplicar una prohibición federal contra el consumo de marihuana en estadoscomo Colorado, Washington y Alaska, donde se permite su uso recreacional.
"Quizás podamos lograr algunos progresos en cuanto a la descriminalización", dijo el presidente. "Hasta cierto punto, sisuficientes estados la descriminalizan, entonces el Congreso podría reprogramar la ley sobre la marihuana", indicó.
Obama se refiere con esto a la reclasificación de la droga como una sustancia menos peligrosa, aunque dijo que cree que existen preocupaciones "legítimas" sobre el libre consumo y abuso de la hierba y su impacto en la sociedad.

FUENTE: Ecodiario, 17 / marzo / 2015