Páginas vistas en total

jueves, 29 de octubre de 2015

CUBA Y EEUU EXPLORAN PUNTOS DE VISTA EN COMÚN SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO.



El enviado especial de EE.UU. para la lucha contra el cambio climático, Todd Stern, se entrevistó hoy con ministros y funcionarios de Cuba para intercambiar opiniones con vistas a la próxima cumbre de la ONU sobre cambio climático (COP21) que se inaugura el 30 de noviembre en París.

Stern dijo a la prensa que tuvo "buenos intercambios" con la titular del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba, Elba Rosa Pérez, el ministro interino de Relaciones Exteriores, Marcelino Medina, y el jefe negociador de Cuba para la lucha contra el cambio climático, Pedro Luis Pedroso.

El enviado estadounidense explicó que durante los encuentros se debatió sobre "varios aspectos del cambio climático", lo que ha hecho cada parte en torno a la mitigación de sus efectos y otra "serie de cuestiones sobre las negociaciones encaminadas a la cumbre de París".
"Ha sido muy gratificante tener estas conversaciones ahora que se han restablecido las relaciones entre los dos países", indicó.

Cuba y Estados restablecieron vínculos diplomáticos en julio pasado tras más de 50 años de enemistad.
Stern aseguró que aunque actualmente existe un "enfoque inmediato" en la venidera reunión mundial de París, donde se espera alcanzar un acuerdo histórico sobre el tema climático, ambas partes entienden que son "dos vecinos cercanos" y que el problema ambiental es algo "que va a estar con nosotros por un tiempo largo".

Como parte de su programa en La Habana, el funcionario estadounidense prevé reunirse además con el ministro cubano de Energía y Minas, Alfredo López, y realizar una visita al Instituto Cubano de Meteorología.
Stern permanecerá hasta mañana jueves en Cuba, a donde llegó tras visitar Brasil, país en el que sostuvo la primera reunión del grupo de trabajo sobre el cambio climático, establecido en junio por los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y de Brasil, Dilma Rousseff.

Poco después de restablecer sus relaciones diplomáticas, Estados Unidos y Cuba acordaron en septiembre pasado una hoja de ruta conjunta para la normalización de sus vínculos, que incluye la colaboración en áreas de interés mutuo como el cambio climático o el combate de pandemias y amenazas a la salud mundial.

FUENTE: Terra, 28 / oct / 2015




LA VENTAJA DE ABORDAR EL CAMBIO CLIMÁTICO.





La conferencia intergubernamental sobre el clima a realizarse en París en diciembre ¿representará un cambio decisivo en los esfuerzos mundiales para frenar los riesgos de un catastrófico cambio climático?

En la actualidad esto es altamente improbable, pero no inconcebible. Definitivamente, no será suficiente por sí sola. Pero una combinación de nuevas oportunidades tecnológicas y de nuevos enfoques en relación con un acuerdo facilita novedosas posibilidades. La conferencia pudiera marcar el final del principio; el punto en cual comienzan los verdaderos esfuerzos para cambiar nuestra trayectoria.

En su libro Why Are We Waiting? (¿Por qué estamos esperando?), Nicholas Stern, autor del Informe Stern sobre la economía del cambio climático, establece los retos y las oportunidades con claridad y pasión.

El autor presenta tres proposiciones. En primer lugar, las metas primordiales de la humanidad para el siglo XXI deben ser la eliminación de la pobreza masiva y del riesgo de un catastrófico cambio climático. En segundo lugar, estas metas son complementarias. En tercer lugar, el argumento en pro de tomar una acción temprana es abrumador, tanto por el hecho de que los gases de efecto invernadero permanecen en la atmósfera durante siglos y porque las inversiones en la infraestructura energética, de transporte y urbana determinarán la intensa necesidad del carbono de nuestras economías.

Estos argumentos se basan en el punto de vista de que los riesgos climáticos son significativos y que los costos de abordarlos son llevaderos. El no hacer nada insinúa que los riesgos son insignificantes. Tal posición implica un grado absurdo de certeza. En relación con los costos, nunca obtendremos una respuesta si no intentamos hacer algo.

Pero la evidencia es cada vez mayor en cuanto a que, lo que el profesor Stern llama una “revolución industrial energética”, está a nuestro alcance. Si es así, los costos económicos a largo plazo de abordar los riesgos climáticos podrían ser bastante modestos: quizás tan poco como la pérdida de un año de crecimiento de consumo para el 2050.

Sin embargo, la solución en cuestión de emisiones que se necesita para brindar una posibilidad del 50 por ciento de limitar el aumento de la temperatura a 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales también es radicalmente diferente a la del pasado. Hasta ahora, las emisiones globales de dióxido de carbono per cápita han aumentado, no disminuido — a pesar de todas las conferencias mundiales — a la vez que el rápido crecimiento de las economías emergentes, particularmente la de China, ha mermado los débiles esfuerzos para reducir las emisiones en otros lugares. Las disminuciones necesarias de las emisiones no se producirán en ninguna trayectoria como la actual. La humanidad habrá tomado un riesgo irreversible sobre la posibilidad de que los escépticos tienen, de hecho, la razón.

Afortunadamente, están surgiendo nuevas oportunidades tecnológicas. Existe la posibilidad de una revolución en la generación y almacenamiento de energía, en el ahorro energético, en el transporte y en la captura y almacenamiento de carbono. Algunos claman por el equivalente del programa espacial Apolo de la década de 1960, pero dirigido hacia la investigación y el desarrollo de energía baja en carbono. También existe una oportunidad en el campo de la inversión: elegir tecnologías con altos niveles de emisiones de carbono para la infraestructura energética, de transporte y urbana fijaría un peligroso futuro. Pero para lograr la meta, las emisiones por unidad de producción deben reducirse en un equivalente a siete u ocho veces para el año 2050. El reto es abrumador.

Esta revolución no sucederá sin el apoyo gubernamental; se beneficiaría de la eliminación de subsidios a los combustibles fósiles, los cuales el Fondo Monetario Internacional estima alcanzarán 5.3 billones de dólares en 2015 (6.5 por ciento de la producción mundial), con la inclusión de efectos colaterales, tales como la contaminación del aire. Estos subsidios son tres órdenes de magnitud mayores que el gasto estatal en investigación y desarrollo de fuentes de energía renovable.

Para aquellos convencidos de la importancia del tamaño y de la irreversible naturaleza del riesgo que la humanidad está tomando con el clima, las noticias son malas y buenas. La mala noticia es que la próxima Conferencia de París no presentará una solución creíble que nos aleje del potencial desastre. A lo sumo, lentificará el ritmo al que nos acercamos a tal punto. La buena noticia es que, a largo plazo, el enfoque relativamente pragmático que actualmente se está adoptando — combinado con la posibilidad de un acelerado cambio tecnológico — hace que el cambio hacia una solución que nos aleje del desastre sea más probable.

FUENTE:  El Financiero,

lunes, 19 de octubre de 2015

NEGOCIADORES SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO ARRANCAN SEMANA DECISIVA EN BONN


"No hay tiempo que perder, no hay tiempo para lamentarse", declaró en un videomensaje el ministro de Medio Ambiente peruano, Manuel Pulgar Vidal.

"No podemos permitirnos un acuerdo débil", añadió el ministro peruano, quien abogó por un texto claro, con apoyos específicos para los países más pobres y en desarrollo para una transición energética y para hacer frente al impacto del calentamiento del planeta.
El objetivo más difícil, y el más anhelado por los defensores del medio ambiente, es lograr que la economía mundial elimine de aquí a 2050 su dependencia de las energías fósiles (petróleo, carbón, gas).
Diez de las mayores compañías del sector se comprometieron el viernes pasado a multiplicar sus iniciativas e inversiones en energías alternativas para lograr esa transición.
Esa promesa fue recibida con escepticismo por las ONGs, que advierten que los Estados tampoco se muestran suficientemente decididos.
"Aunque el borrador (de acuerdo del COP21) incluye referencias a cero emisiones de gases con efecto invernadero y neutralidad del carbono, no hay un claro llamado para pasar de emisiones de combustibles fósiles a energías renovables en 2050" criticó la Red de Acción para el Clima en Europa (CAN, más de 120 organizaciones).
El texto a debate en Bonn es voluntariamente impreciso sobre los temas clave para buscar el máximo consenso.
Pero los países en vías del desarrollo, agrupados en el denominado G77, junto a China, decidieron inesperadamente dar un paso atrás, tras una reunión previa el domingo con los copresidentes de las negociaciones,Estados Unidos y Argelia.
"Van ustedes demasiado rápido", declaró Nozipho Mxakato-Diseko, la delegada sudafricana, en alusión al texto de una veintena de páginas redactado por el estadounidense y argelino.
A pesar de las consultas exhaustivas con las 195 partes, durante meses, el G77 (del que forma parte entre otros el grupo Alba), "considera que el texto parece reescribir y reinterpretar" los deseos de los participantes, advirtió.
El recuerdo del fracaso de la COP de Copenhague en 2009, cuando no se alcanzó un compromiso, pesa en el ánimo de los negociadores en Bonn.
El segundo gran objetivo del texto a debate en Bonn es frenar el calentamiento de la atmósfera, y para ello las partes firmantes (194 países más la Unión Europea) deben limitar sus emisiones de gases con efecto invernadero.
Los investigadores medioambientales advierten que el planeta debe contener su calentamiento a un aumento tope de 2ºC de aquí a mediados de siglo para evitar dramáticos cambios en el nivel del mar, el deshielo de los polos o simplemente para evitar que los ciclones y fenómenos climáticos no sean aún más desastrosos.
Hasta la semana pasada, 149 partes negociadoras de la COP habían presentado sus contribuciones a nivel nacional (INDC en inglés), que en la jerga de las negociaciones implica los objetivos de reducción de emisiones de cada país. Esas 149 propuestas equivalen al 90% de las emisiones de CO2.
Pero las consecuencias de esas promesas no parecen que vayan a garantizar un aumento máximo de 2ºC de la temperatura mundial, critican las ONGs. "Un primer análisis de esos compromisos muestran que (...) desembocarían en un incremento de la temperatura media de como mínimo 2,7ºC", explicó CAN Europa.
También hay desacuerdo sobre cuándo y cómo controlar mutuamente esas emisiones de gases. "Ante los rápidos cambios en tecnología, ciencia y políticas (...) el mundo debe volver a la mesa de negociaciones dentro de cinco años, no diez, para aumentar su ambición", sugiere el Instituto Mundial para los Recursos (WRI).
No hay tampoco claridad sobre cómo financiar el enorme desafío de cambiar de matriz energética del mundo. Sobre la mesa está la propuesta de que los países ricos transfieran anualmente a partir de 2020 100.000 millones de dólares a los países pobres y en desarrollo, tanto para luchar contra el cambio climático como para adaptarse a los impactos inevitables.
FUENTE: lainformacion.com, 19 / 0ct / 2015

¿PODEMOS DISMINUIR EL CAMBIO CLIMÁTICO DESDE LA EDUCACIÓN?





La fuerte sequía por el fenómeno de El Niño que afecta a la capital del Valle del Cauca y a más de 15 municipios del departamento, se prolongará hasta marzo del próximo año según el Ideam. En Cali la ‘Ciudad de los siete ríos’ el agua en muchos barrios escasea, la ciudad con una población de 2.500.000 millones de habitantes está en alerta máxima y en el departamento más de 250.000 personas están en riesgo de racionamiento.
Para Jorge Enrique Orejuela docente del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad Autónoma de Occidente, “El modelo de desarrollo económico actual refleja una sociedad que está sólo para satisfacer sus necesidades que son desmesuradas, las personas han tomado y toman más de lo que necesitan y esto ha generado el cambio climático que vivimos hoy. Todos los seres humanos somos ‘custodios de la naturaleza’ por eso debemos cambiar la forma de pensar y actuar frente al medio ambiente y ésta es una tarea en la que se debe educar a niños y jóvenes”.
Mario Gandini, Director programa de Ingeniería Ambiental y Coordinador de Campus Sostenible de la Autónoma de Occidente, explica que “la Universidad promueve el desarrollo de proyectos de investigación en beneficio del medio ambiente para disminuir el cambio climático, como el tema de los biocombustibles, la eficiencia y el ahorro de energía y la calidad de aire local. En esa medida, la Institución decide adoptar el modelo de Campus Sostenible con el fin de articular y potencializar las acciones académicas, de investigación y de proyección social que apoyadas por la operación interna, promueven el compromiso y la responsabilidad ambiental y social.”, explica Gandini.
Es así como, la Autónoma de Occidente le está apostando a formar personas que no sólo sean profesionales competentes en sus áreas sino que el sello ambiental haga parte de sus vidas. Así como el cuidado y uso razonable de los recursos que ayuden a mitigar el cambio climático, sea aplicado no sólo en su entorno laboral sino personal, independientemente del programa académico que cursen.
Pensado en ello, el componente académico y curricular hace parte indispensable del proyecto Campus Sostenible de la Universidad Autónoma de Occidente, “la oferta académica de la Universidad en programas de pregrado profesional, posgrado y tecnologías consiste en educar para el desarrollo sostenible. Lo cual significa incorporar temas fundamentales a los procesos de enseñanza y aprendizaje, tales como, el cambio climático y sus respectivas medidas de mitigación y adaptación, la gestión integrada del recurso hídrico, de los residuos sólidos; la conservación de la biodiversidad, la reducción de la pobreza y el consumo sostenible, entre otros temas”, enfatiza Jorge Orejuela.
El cambio climático es el reto del siglo 21. Por ello, para Mario Gandini “Somos la Universidad de mayores desarrollos en materia ambiental y el proyecto Campus Sostenible es un ejercicio concreto y real en donde se pone en práctica lo que nosotros debemos hacer, somos coherentes en el discurso con la práctica. El tema de agua es una apuesta de sostenibilidad que desarrollamos pues se podría reusar hasta el 50% del agua tratada y esto ayudaría a la problemática que vive Cali en estos momentos en Cali”, puntualiza Gandini.
“Campus Sostenible es una práctica que reafirma el compromiso de la Universidad en manejar los recursos naturales de una manera moderada y planificada que sirve para enseñar, y este esfuerzo vale la pena continuarlo y compartirlo. Yo creo que todas estas políticas quedarían incompletas sí los estudiantes no ejercen un valor en lo individual y a nivel de sus familias, el comportamiento y el cambio en la forma de pensar sobre el medio ambiente es una postura que nace desde la Universidad hacia la sociedad, con el fin de tener ciudades y regiones sostenibles y a esto la puesta la Universidad Autónoma de Occidente”, finaliza el docente Jorge Orejuela.
FUENTE: elpais.com.co , 19 / oct / 2015

domingo, 18 de octubre de 2015

UN PUNTO DE INFLEXIÓN ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO.





Al anunciar tanto China como la India planes importantes para reducir sus emisiones de carbono, se evidencia que se llegó a un punto de inflexión. Camino a la cumbre del clima de Naciones Unidas de París en diciembre, las economías industrializadas más grandes del mundo toman el tema del cambio climático más seriamente. Esto incluye a Estados Unidos, salvo por algunos necios que se postulan para ser Presidente, según se vio en el debate de republicanos emitido por la CNN, donde hubo quienes mostraron ignorancia sobre el tema.
Señales hubo y hay muchas. El huracán Sandy causó daños por US$ 36.000 millones en el estado de Christie, New Jersey, en 2012. Pero al fin de cuentas, son solo cosas que pasan, podría decirse... Hubo un tiempo en que podíamos tolerar este pensamiento. Pero se acabó. Los próximos ocho años serán críticos.
Una lectura recomendada sobre el tema es el libro Mundo grande, planeta pequeño de Johan Rockstrom, director del Centro de Recuperación de Estocolmo, y Mattias Klum, cuyas impactantes fotografías de conmociones en el ecosistema refuerzan el carácter de urgente.
Rockstrom recuerda que durante la mayor parte de su historia de 4500 millones de años, el clima de la tierra no fue demasiado benigno para los seres humanos. Fue en los últimos 10.000 años que disfrutamos de condiciones estables que permitieron el desarrollo de civilizaciones a base de producción agropecuaria. Este período, conocido como el Holoceno, ha sido un "equilibrio interglacial estable y cálido casi milagroso, que es el único estado del planeta que sabemos con certeza que puede sostener el mundo moderno tal como lo conocemos".
"Es 'nuestro Edén'" agrega Rockstrom, pero "amenazamos con sacar a los empujones a la tierra de esta situación positiva" desde mediados de los 50, cuando la Revolución Industrial llegó a la mayor parte del resto del planeta y explotaron las poblaciones y las clases medias. Eso generó "la gran aceleración" del crecimiento industrial y agropecuario, que puso a los ecosistemas de la tierra bajo presión. Los efectos son evidentes: "cambio climático, polución química, polución del aire, degradación de la tierra y el agua. y la pérdida masiva de especies y hábitats." La buena noticia es que en este período muchos más de los desposeídos del mundo han escapado de la pobreza. La mala noticia, dice Rockstrom, es que "la vieja fiesta" no puede continuar así. El mundo es muy capaz de encontrar cómo adaptarse a las tensiones, pero podemos agotar esas capacidades adaptativas.
Cada vez más señales de que podemos haber llegado a un punto de saturación. Los bosques muestran las primeras señales de absorber menos carbono. Los océanos se acidifican rápidamente al absorber más CO2. Las temperaturas globales no dejan de subir. "Necesitamos ser inteligentes por una vez -dice Rockstrom- y responder a una crisis antes de que llegue". Más tarde será tarde.
FUENTE: La Nación, Arg, 18/ oct / 2015




EL CAMBIO CLIMÁTICO AMENAZA LA SEGURIDAD MUNDIAL, SEGÚN JOHN KERRY





El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, advirtió que el cambio climático amenaza la seguridad mundial y ha influido en crisis como las de los refugiados en Europa o el conflicto sirio.

De visita a la Exposición Universal de Milán, consagrada a la alimentación y a la agricultura, el jefe de la diplomacia estadounidense pidió de nuevo un acuerdo "ambicioso" durante la Conferencia de París sobre el clima, que se llevará a cabo en diciembre próximo.

"El cambio climático es tal vez la amenaza más importante para la seguridad alimentaria", indicó Kerry en un discurso en la Exposición Universal, a donde acuden multitudes.

"No se trata solo de seguridad alimentaria. Se trata de seguridad mundial y punto", reiteró el diplomático.

Según Kerry, no es una coincidencia si, justo antes de la guerra civil en Siria, el país sufrió su peor sequía, "causando la migración de 1.5 millones de personas del campo hacia las ciudades".

"Eso agravó los problemas políticos que ya comenzaban a manifestarse" en 2011, señaló Kerry.

"No digo que la crisis en Siria fue provocada por el cambio climático. Por supuesto que no. Provocada por un dictador brutal que bombardeó, hambreó, torturó y lanzó gases a su propio pueblo", sentenció Kerry.

"Pero la terrible sequía agravó claramente una situación ya mala", añadió.

Asimismo, la crisis migratoria en Europa puede agravarse bajo el efecto del cambio climático, un "multiplicador de riesgos" que, por supuesto, "no desencadena" las crisis, pero sí "sopla sobre los tizones", declaró Kerry.

A unas semanas de la Conferencia de París, Kerry abogó por que "todos los países se concuerden para lograr un acuerdo ambicioso, durable y para el mayor número" de personas.

Frente a un alza de la temperatura media del globo de 0.8°C desde la era preindustrial, lo que provoca el derretimiento acelerado de las zonas gélidas y la banquisa y la acidificación de los océanos, la comunidad internacional se fijó como objetivo limitar a 2°C el calentamiento para evitar impactos dramáticos.

John Kerry se dirigió a los 140 gobiernos representados en la Exposición Universal, a quienes exhortó a "explicar" a sus ciudadanos "hasta qué punto es importante lograr un acuerdo sólido en París".

FUENTE: Informador.com.mx , 17 / oct / 2015

viernes, 16 de octubre de 2015

CUBA SUFRE EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO





Cuba sufre los efectos del cambio climático como el aumento de las temperaturas, la elevación del nivel del mar en zonas costeras y el azote de una intensa sequía, indicaron hoy expertos de la isla al finalizar la primera  Conferencia Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Tomás Gutiérrez, especialista del Instituto de Meteorología, advirtió que Cuba ya está notablemente afectada por el fenómeno del cambio climático porque se observa una mayor frecuencia de eventos extremos.

Recordó que desde finales del siglo pasado se ha registrado un aumento de las temperaturas promedio en 0,9 grados celsius en la isla y dijo que se prevé que puedan elevarse más de un grado para los años 2030 o 2040, y hasta cuatro grados en el 2100.

"Hay también un aumento del nivel del mar, pero la mayor repercusión es la menor disponibilidad de agua", señaló el experto, según cita un reporte de la agencia local Prensa Latina.

En ese sentido alertó sobre la merma significativa del potencial hídrico del país, tanto superficial como subterráneo y el deterioro de la calidad del agua a causa de la intrusión marina, así como el incremento de la competencia entre la disponibilidad de agua y una creciente demanda humana.

Estos fenómenos pueden provocar un "deterioro de la calidad ambiental general", como la pérdida de tierra firme y biodiversidad en zonas costeras bajas, empobrecimiento del suelo y la disminución del rendimiento agrícola en cultivos fundamentales de la dieta nacional.

El impacto del cambio climático también se ha hecho sentir con afectaciones al 75 % del territorio cubano en los últimos meses a causa de una sequía considerada entre "severa y extrema", la más grave de los últimos 115 años, de acuerdo a un estudio del Centro Nacional del Clima.

FUENTE: martinoticias.com, 16 / oct / 2015
 

LEGISLADORES MEXICANOS ABOGAN POR LAS ENERGÍAS RENOVABLES PARA ENFRENTAR EL CAMBIO CLIMÁTICO.



Legisladores mexicanos abogan por las energías renovables para enfrentar el cambio climático


Legisladores mexicanos abogaron por el desarrollo de proyectos de sustentabilidad y el aprovechamiento de los recursos naturales del país azteca, a través de la ley de Transición energética.
Según ellos, esta iniciativa permitiría enfrentar el abastecimiento de energía y, a su vez, resolver los problemas del efecto invernadero que tiene el país. Además disminuiría las presiones ocasionadas por la fluctuación en los precios de los hidrocarburos.
 
Durante una sesión de trabajo, la senadora Silvia Garza Galván solicitó la aprobación de la ley de Transición energética para que el país pueda enfrentar el cambio climático. Asimismo lamentó no haber enfrentado este problema ambiental con anticipación, ya que de haberlo hecho, el país no estaría sufriendo las presiones actuales de los precios del petróleo, informó el Senado de la República, el 7 de octubre.

Garza Galván remarcó que las características geográficas de México son favorables para explotar las energías renovables. “Tenemos que aprovechar lo que la naturaleza nos dio como país”, dijo.
La ley de transición energética, según sus considerandos, busca asegurar el abastecimiento de energía con el menor impacto sobre el medio ambiente, disminuyendo gradualmente la dependencia del petróleo y aprovechando mejor el potencial que tiene México respecto a las fuentes renovables de energía.

 Para lo cual se requiere transformar el modelo energético actual a través de la instrumentación y control estratégico de un fondo que estaría a cargo de la Secretaría de Energía.
Isabel Studer, del Instituto Global para la Sostenibilidad , puntualizó que México podría convertirse en un líder para llevar a cabo la transición energética. Para lograrlo, afirmó, el país tendría que diversificar sus fuentes energéticas y, de esta forma, reduciría la incertidumbre que genera la volatilidad de los precios de los hidrocarburos.

En tanto, el senador Salvador López Brito destacó que los efectos del cambio climático están afectando la producción pesquera, que ahora es más escasa. La agricultura y la ganadería manifiestan un desequilibrio reflejado en los cambios de los ciclos agrícolas y en las bajas en la producción, afirmó el legislador.

FUENTE:  La Gran Epoca, 16 / 0ct / 2015









CAMBIO CLIMÁTICO PODRÍA ACABAR CON EL 85 % DE LA CAPA DE HIELO DE LA ANTÁRTIDA.




El aumento de la temperatura global entre 1.5 y 2 grados centígrados provocaría la pérdida de hasta 85% de las capas de hielo en la Antártida y un dramático incremento del nivel del mar, según un estudio publicado hoy.
El colapso de las capas de hielo antártico podría contribuir en un aumento del nivel del mar de 40 centímetros en 2100, lo que se aceleraría hasta 2300, cuando sería de unos 3 metros, y continuaría este incremento por miles de años más, de acuerdo a este estudio realizado por científicos neozelandeses y australianos.
Nicholas Golledge, de la neozelandesa Universidad de Victoria y líder de este estudio publicado en la revista Nature, remarcó que el calentamiento de la atmósfera debería mantenerse por debajo de los 2 grados para evitar la pérdida de las capas de hielo.
Si no se logra el objetivo de 2 grados Celcius la contribución de la Antártida al aumento de los niveles del mar puede llegar hasta unos 10 metros más que en la actualidad", según dijo Golledge en un comunicado la australiana Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW, siglas en inglés) que también participó en la investigación.

La amenaza del cambio climático se cierne sobre un diez por ciento de la población mundial que vive en ese cinturón costero de 10 metros sobre el nivel del mar, que incluye a los estados insulares del Pacífico.
El estudio titulado "El compromiso Antártico multi-milenio al futuro aumento de los niveles de los océanos" analizó con simulaciones informáticas varios modelos de respuesta de las capas de hielo de la Antártida a distintos escenarios contemplados por el Panel de la ONU frente a las emisiones de gases de efecto invernadero.
El estudio determinó que todos los escenarios posibles, excepto el que contempla la reducción significativa de la emisión de gases contaminantes después de 2020, provocan un aumento importante de los niveles de los mares.
En 2013, un informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU predijo que, en el peor de los escenarios, la pérdida de capas de hielo antártico contribuiría en un aumento de 5 centímetros del nivel del mar a finales de este siglo, frente a los 40 que prevé el nuevo estudio.
Lo más chocante de estos hallazgos es que hemos tomado los cálculos más conservadores posibles", comentó en el comunicado el coautor de esta investigación, Chris Fogwill de la UNSW.

El estudio fue publicado a dos meses de la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático de París donde se perseguirá un acuerdo global para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

FUENTE:  Excélsior, 16 / oct / 2015

martes, 13 de octubre de 2015

LAS ONG AMBIENTALES PIDEN UNA LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO.

Ecologistas en acción, WWF, Amigos de la Tierra, Greenpeace y SEO/BirdLife presentan las "medidas mínimas" que debería llevar a cabo el nuevo Gobierno en la lucha contra el cambio climático.

"Durante muchos años sólo las ONG verdes pedían cambios en materia medioambiental, hoy la OCDE, la NASA, bancos de inversión y hasta el Papa demandan estos cambios"

Con las elecciones generales en el horizonte las ONG ecologistas con mayor presencia en nuestro país aúnan sus fuerzas para marcar la hoja de ruta que el nuevo Gobierno que se constituya a partir del próximo diciembre deberá llevar a cabo en materia medioambiental. El Círculo de Bellas Artes de Madrid ha sido el lugar elegido para la presentación de un decálogo de medidas mínimas encaminadas hacia un "nuevo modelo de desarrollo sostenible" que luche contra el cambio climático. Al encuentro han acudido representantes de SEO/BirdLife, Amigos de la Tierra, Greenpeace, Ecologistas en Acción y WWF.

"Los cambios los demanda la ciudadanía" ha expresado Asunción Ruiz, de la ONG SEO/BirdLife, que se apoya en el último Erobarómetro en el cual "cinco de cada diez europeos afirma que hay que atender la realidad de la biodiversidad". "No habrá regeneración democrática si las políticas ambientales y sociales no se ponen en el corazón de los gobiernos" ha dicho Ruiz, para quien "los temas de medio ambiente sólo se tratan en épocas de bonanza económica".

"Durante muchos años sólo las ONG verdes pedían cambios en materia medioambiental, hoy la OCDE, la NASA, bancos de inversión y hasta el Papa demandan estos cambios". Garantizar legislativamente el cumplimiento de los compromisos en materia medioambiental que los políticos adoptan es la mayor demanda de los ecologistas. "No nos fiamos de los programas" ha dicho Mario Rodríguez, de Greenpeace España, quien define como primer indicador del compromiso medioambiental de los partidos será "ver quien nos recibe", el segundo "ver los eslóganes" ya que "en la oposición todo son promesas, por eso hay que esperar".

La modificación del sistema energético actual ha sido uno de los ejes sobre el que ha girado la conferencia. Las organizaciones señalan que es necesario llevar a cabo una auditoría energética en la que se "señalen los costes reales del sistema"; aprobar una Ley de Cambio Climático, ya que, en palabras de Rodríguez, "los compromisos deben estar garantizados por ley al margen de la dinámica partidista" y aprobar una Ley de Movilidad Sostenible.

La aprobación del reciente impuesto al autoconsumo también ha sido objeto de la crítica de los ecologistas. "Vemos como se puede poner impuestos al Sol" o "estas medidas están orientadas al mantenimiento del sistema eléctrico" han sido alguno de los comentarios que se han podido escuchar.
Un primer paso para evolucionar hacia "un modelo que prime el ahorro, la eficiencia y la producción descentralizada" sería la eliminación de las subvenciones a a los combustibles fósiles y poner una fecha de caducidad al parque nuclear español a 30 años".

"España es uno de los países más afectados de Europa por el cambio climático, por eso debe estar a la cabeza en cuanto a políticas ambientales" ha afirmado el portavoz de Greenpeace, completando la ponencia de Alejandro González (Amigos de la Tierra) para quien "debemos liberarnos del hormigón que hay en nuestras costas", aludiendo a los últimos años de construcción en las costas españolas. "Hay que llevar a cabo una adaptación de las costas a los efectos derivados del cambio climático como el aumento del nivel del mar".

Además las organizaciones proponen la creación de una Vicepresidencia de Sostenibilidad y un Ministerio de Medio Ambiente independiente que coordine aquellas políticas que tengan impacto ambiental. "La gente está harta de corrupción, y la mayor corrupción es la gestión irresponsable de los recursos", destacando el papel que juega el agua como recurso natural. "Hay que poner precio al agua, algo a lo que los políticos no se atreven" ha exigido Juan Carlos del Olmo, para quien "la actual Ley de Aguas está al servicio de la agricultura, que produce un gran impacto en el medio ambiente". "No más hormigón en los ríos, hay que asegurar que los ríos lleven agua para preservar unos ecosistemas fluviales sanos".

"Exigimos el rechazo explícito a tratados como la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP por sus siglas en inglés) que supondrían la derogación de toda la regulación proteccionista a favor del medio ambiente y los derechos sociales" ha manifestado González, en alusión a los acuerdos internacionales que se están negociando.
"Luchar contra la contaminación es más barato que permitirla" con esa frase ha resumido Paco Segura, de Ecologistas en Acción, la labor que debería llevar a cabo el Gobierno en la próxima legislatura apoyándose en un estudio de la OMS que cuantificaba el coste de la contaminación atmosférica en España en 38 mil millones de euros al año, casi un 4% del PIB. "Exigimos controles y el cumplimiento de la ley en cuanto a la contaminación del aire y la contaminación química" reclamaba Segura, al mismo tiempo que pedía la prohibición total del uso de Bisfenol A y otros compuestos similares.

"Los primeros 100 días del nuevo Gobierno" serán la declaración de intenciones definitiva para las ONG que han visto como en algunas comunidades autónomas y grandes ciudades que han cambiado de ejecutivo han tomado medidas que se aprecian en "la calidad del aire y de vida".

FUENTE:  El Mundo, España, 13 / oct / 2015

lunes, 12 de octubre de 2015

EL BANCO MUNDIAL AUMENTARÁ EL FINANCIAMIENTO PARA LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.




Banco Mundial (BM), respaldado por sus miembros, incrementará a 29 mil millones de dólares anuales el financiamiento para luchar contra el cambio climático e impulsar los esfuerzos internacionales hacia un crecimiento con bajas emisiones de carbono. Según el BM, en la actualidad el 21 por ciento de su financiamiento está relacionado con el cambio climático y esta proporción se podría elevar a un 28 por ciento en 2020, en respuesta a la demanda de los clientes, lo que representaría un aumento de un tercio del porcentaje actual.

En la actualidad el BM proporciona “un promedio de diez mil 300 millones de dólares al año en financiamiento directo para medidas climáticas. De mantenerse los niveles actuales de fondos facilitados, este monto se incrementaría a 16 mil millones en 2020”. La institución financiera preve continuar “con los niveles actuales de movilización de cofinanciamiento para proyectos relacionados con el clima en base a los valores de financiamiento de hoy, esto significaría hasta 13 mil millones adicionales por año en 2020. En conjunto, el financiamiento directo y el cofinanciamiento movilizado representarían un total estimado de 29 mil millones”.

Este anuncio se hizo durante las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que se celebran en Lima, desde el pasado 9 de octubre y que finalizan este domingo en esta capital. La reunión sobre cuestiones climáticas se celebrará en París a fines de noviembre y principios de diciembre, y tiene como objetivo llegar a un acuerdo mundial sobre el clima, que incluye cumplir la promesa de proporcionar a los países en desarrollo cien mil millones al año en financiamiento climático para 2020. El compromiso del BM con el cambio climático “se ajusta a la demanda de los clientes y a la necesidad de mantener la capacidad financiera actual. El Directorio del Banco ha acordado una hoja de ruta para examinar su capacidad accionaria y financiera en los próximos años”. 

Consideró que las inversiones reforzarán el respaldo a las energías renovables y la eficiencia energética, las soluciones de transporte compatibles con el clima, la resiliencia de las ciudades, la recuperación de bosques y paisajes degradados, una mayor seguridad del agua y las prácticas agrícolas. Para el presidente del BM, Jim Yong Kim, el financiamiento para las medidas climáticas es un “desafío colectivo”. “Todos sabemos que las necesidades de los países para poner fin a la pobreza extrema, impulsar la prosperidad compartida y luchar contra el cambio climático son enormes. Juntos, todos nosotros tendremos que encontrar formas de responder a la creciente demanda que se anticipa”, añadió.

FUENTE: Terra, 11 / oct / 2015



LITERATURA QUE PREDICE EL CAMBIO CLIMÁTICO.



Una de las portadas de 'El mundo de Cristal', de J. G. Ballard


Tras el tirón de orejas que el papa Francisco pegó a todos los altos representantes de la ONU reunidos en Nueva York hace algunos días, otros mandamases como el Príncipe de Gales, que recientemente escribió una solemne carta a la justicia británica para que se pusiera las pilas combatiendo el cambio climático, han levantado su voz a favor de una conciencia ecológica global. No son los únicos: Leonardo DiCaprio, gran actor que además de preservar el hábitat natural de modelos de metro ochenta parece también muy preocupado por la destrucción del ecosistema de especies de tortugas amenazadas , participó la semana pasada, sin ir más lejos, en un simposio de particulares e inversores comprometidos en eliminar cualquier negocio relacionado con combustibles fósiles. El cambio climático parece algo serio a lo que parece no terminamos de hacer caso a pesar de que, no sólo los activistas políticos, sino también la ficción, llevan advirtiendo desde hace décadas. Sin ánimo de adelantar el juicio final o resultar catastrofistas, repasamos cinco obras de ficción representativas de ese género.

1. Libro del Apocalipsis. La Biblia.(Fecha indeterminada entre el siglo I y II) Tomando la Biblia católica de manera literaria y no doctrinal, podemos decir sin temor a equivocarnos que no hay una descripción más aterradora de una catástrofe climática que la que describe el propio libro del Apocalipsis (bueno, la parte de Diluvio Universal también tiene tela) protagonizada, en este caso, por siete ángeles encargados de destruir la tierra, mar, ríos y todo bicho viviente. Algunos fragmentos dicen: (Apocalipsis 8, 7-11) “El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde. El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre. Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar (…) El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. (…), “unas aguas amargas que matan a los hombres”… Y, en fin, capítulos enteros que narran toda serie de tormentas, granizos de cuarenta kilos, terremotos, azufre por doquier, y “hombres (que) buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos”. Una masacre ecológica en toda regla.
2. El mundo de cristal (1966). J.G. Ballard. Con momentos descriptivos que recuerdan a las atmósferas más tenebrosas de Conrad, J.G Ballard, uno de los maestros indiscutibles del género, introduce desde las primeras páginas al lector en un mundo fantástico, repleto de animales extraños y selva cristalizada, que resulta, al mismo tiempo, paradójicamente real. Ese cristal que asola el mundo es, por una parte, mortal y, por otra, precioso y protector con lo que toca (¿cómo el hombre?). No es quizá su obra más famosa, pero, junto con sus predecesoras El mundo sumergido (1962), El huracán cósmico(1963) y La Sequía (1964), forma una suerte de tetralogía apocalíptica que ha sido modelo para otras muchas novelas que vendrían después.
3La carretera (2006). Cormac McCarthy. En un mundo gris, polvoriento y lúgubre, McCarthy desciende al lector hasta la hipodermis narrativa: lo desafía desgarrando a jirones su piel adormecida, indolente y resignada haciéndole espectador del viaje de un padre y su hijo por una vida sin nada: sin arte, ni música, ni naturaleza, ni risa….solo supervivencia en un planeta destruido. Y al lector no le queda otra que recoger el guante. Porque en una novela de algo más de 200 páginas no hay nombres, ni referencias históricas o temporales, no hay pasado ni futuro; solo el feroz enfrentamiento a un asfixiante presente. Y es precisamente esa falta de aire la que hace al lector incomodarse, revolcarse en el lodo de eso mismo que comparte con los protagonistas: su condición de humanos. ¿Qué se puede esperar cuando ya no queda ninguna razón para querer vivir?
4. El año del diluvio (2010) Margaret Atwood. Publicada como una especie de continuación de su anterior novela distópica Oryx y Crake (2003), esta obra post-apocalíptica de la escritora y activista canadiense, muestra la vida de dos mujeres supervivientes a un cataclismo provocado por los avances tecnológicos y la ingeniería genética que, miembros de una especie de secta religiosa ecologista, Los Jardineros de Dios, intentan hacer de la Biblia un mensaje eco-friendly. Todo un poco caricaturesco y cómico que provocan ganas de reír a carcajadas de algo que no tiene, en realidad, ni puñetera gracia. Atwood, ganadora del premio Príncipe de Asturias en 2008, es también, junto con el activista Dan Bloom, la madre del término Cli-Fi (Climate Fiction) que pretende integrar esa vertiente de la ciencia ficción dedicada en exclusiva a los futuros distópicos consecuencia del cambio climático.
5. Solar (2011) Ian McEwan. Humor tampoco le falta a la tortuosa vida de Michael Beard, el protagonista de esta novela: un premio Nobel mujeriego y alcohólico que observa como su quinto matrimonio se va al garete sin solución. Elcalentamiento global del mundo y del protagonista (un hombre fuertemente obsesionado por el sexo) es el escenario para esta brillante sátira en la que, además de desavenencias conyugales con cadáver incluido, el lector encontrará espacios para reflexionar sobre el panorama de la ecología actual y las consecuencias del deshielo de los polos.
FUENTE:  El País, Tentaciones, 11 / oct / 2015

martes, 6 de octubre de 2015

EL CAMBIO CLIMÁTICO PUEDE CAMBIAR LA PROPORCIÓN DE SEXOS EN ALGUNOS ANIMALES.


El cambio climático puede cambiar la proporción de sexos de algunas especies, como en los gorgojos de las bellotas, unos insectos de la familia de los escarabajos, según un estudio publicado por la revista Royal Society Open Science.                                                                                                                                                                                                                                        El retraso de las lluvias de final de verano podría cambiar el equilibrio entre machos y hembras de estos gorgojos mediterráneos en favor de las hembras, tras comprobar que los machos son más vulnerables a las largas sequías, señala el estudio, en el que participó el español Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB).Los autores del estudio explicaron que después de la sequía estival los gorgojos necesitan que las lluvias humedezcan y ablanden el suelo para poder salir de sus refugios subterráneos.                                                                                                                                                                                    Al igual que en muchas especies de insectos, los gorgojos machos de la especie "curculio elephas" tienden a emerger a la superficie antes que las hembras. Por este motivo, en los años de sequías veraniegas prolongadas los machos pueden encontrar dificultades debido a la dureza del suelo en fechas tempranas y morir sin poder salir de sus refugios.                                                                                                                                                                                         Sin embargo, las hembras, que emergen más tarde, no sufren por ese retraso de las lluvias, y por ello son proporcionalmente más abundantes cuando la lluvia tarda en llegar, según el estudio. "Los cambios en el clima están afectando a los animales en muchos sentidos, cambiando su distribución en el territorio, su capacidad de supervivencia o su comportamiento a la hora de reproducirse", indicó el investigador asociado del CREAF Raúl Bonal.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 "Existen otros efectos, quizás menos obvios, pero muy importantes para que una especie sea viable y se mantenga en un futuro; el efecto en la proporción de sexos sería uno de ellos", añadió.Aunque ya se sabe que el calentamiento global está afectando la determinación del sexo en los embriones de algunos reptiles, "ahora demostramos por primera vez que los episodios de sequía extrema estival, acentuados en la zona mediterránea por el cambio climático, podrían provocar un sesgo en la proporción de sexos de estos insectos", subrayó Josep Maria Espelta, investigador del CREAF.                                                                                                                                                                                                                                         FUENTE: Terra, EFE, 6 / 10 / 2015




lunes, 5 de octubre de 2015

EL TRÁFICO EN LAS REDES SOCIALES CONTRIBUYE AL CAMBIO CLIMÁTICO



Mirar otro episodio de una serie en Netflix, leer los diarios online o descargar aplicaciones no parecen ser formas de contribuir a la contaminación del planeta, pero si se las suma resulta que nuestro creciente apetito por los servicios digitales es responsable de alrededor del 2% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, la misma cantidad que la de toda la aviación.
Independientemente del tamaño de los centros de procesamiento de datos de los servicios digitales -pueden ir desde una pequeña habitación hasta gigantescas granjas de 150.000 metros cuadrados-, son enormes consumidores de energía. Es que no sólo necesitan del suministro eléctrico para hacer funcionar los equipos que almacenan la nube y nos proveen de música, películas y entretenimiento a pedido. Los servidores también generan gran cantidad de calor, y por lo tanto consumen otro tanto de energía para mantener su temperatura al límite. Por eso, los grandes usuarios de datos, como Facebook, ahora instalan este tipo de centros en lugares fríos, como el norte de Suecia.
Facebook también divulgó sus propias cifras de promedio anual por navegante: 269 gramos, casi lo mismo que la huella de carbono anual de una taza de café.Cada una de nuestras búsquedas en Internet tiene un impacto mínimo. Google, en respuesta a quienes afirman que cada búsqueda en su sitio genera tanto dióxido de carbono (CO2) como hervir la mitad del agua necesaria para una taza de café (siete gramos de CO2), calculó que la verdadera cifra era mucho menor(0,2 gramos). Mirar un video sobre gatos en YouTube arrojó un resultado mayor (un gramo de CO2 cada 10 minutos), mientras que usar Gmail durante un año genera alrededor de 1,2 kilos por usuario.
Pero con los miles de millones de usuarios que tienen esos gigantes tecnológicos en todo el mundo, la cifra final escala vertiginosamente. La huella de carbono de Google durante 2013 fue de 1.766.014 toneladas de CO2, la mayor parte generadas por los centros de datos.
Al igual que ocurre con el tráfico aéreo, el verdadero problema de los centros de procesamiento es la velocidad a la que están creciendo.
"El crecimiento de la información es exponencial", dice Sophia Flucker, directora de Operational Intelligence, una consultora del Reino Unido que asesora a los centros de datos sobre el uso de la energía.
"Aunque la tecnología de la información es cada vez más eficiente y cada vez hacemos más con menos cantidad de energía, la demanda no afloja", dice. "Todo lo que se gana por el lado de la eficiencia se lo come inmediatamente la demanda. Es un proceso en trayectoria ascendente", agrega la especialista.
En tanto, la industria asegura que las mejoras en eficiencia y tecnología energética significan que se puede "desacoplar" el crecimiento económico del problema de la emisión de gases, para que sea posible seguir creciendo y al mismo tiempo lograr que para 2030 la participación del sector informático en la emisión de gases global se mantenga en los mismos niveles que ahora.
Pero Greenpeace, que desde hace años realiza informes sobre el desempeño medioambiental de los centros de datos, asegura que la eficiencia energética puede mejorarse hasta cierto punto. Para la organización, en cuestión de cambio climático el punto clave es cómo se alimentará de energía a los centros de datos del futuro.
"Por supuesto que la eficiencia energética es muy importante", dice Gary Cook, analista en jefe de tecnología de la información de Greenpeace. "La eficiencia es crucial, pero también es totalmente insuficiente por sí sola. Si se mira el crecimiento de la demanda en los centros de datos en nuestro mundo digital, tal vez la eficiencia logre desacelerar la curva, pero ésta sigue apuntando a la Luna", indica.
Cook señala que los centros de datos pueden convertirse en los villanos de la película, al ser una creciente fuente de emisiones, o pueden transformarse en impulsores de una búsqueda de energías limpias, como la eólica y la solar.

"Si los construyeran bien, podrían ayudar en la transición hacia energías renovables. Pero si los diseña mal, nos van a empujar en el sentido opuesto, y vamos a ser cada vez más dependientes de fuentes de energía que tenemos que abandonar si queremos frenar el cambio climático", concluye.

FUENTE: La Nación, Arg., 2 / 10 / 2015







CHILE COMPROMETE REDUCCIÓN DE UN 30% DE EMISIÓN DE GASES DE EFECTO INVERNADERO AL AÑO 2030




De obtenerse financiamiento internacional, esta meta podría aumentar hasta un 45% de reducciones de emisiones de CO2 por unidad de PIB. Compromiso incluye también el manejo sustentable y la recuperación de 100 mil hectáreas de bosque, principalmente nativo, para la captura de casi 600 mil toneladas de CO2 equivalente anuales.

En el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas que se realiza en Nueva York, Chile anunció hoy los alcances de la Contribución Nacional Tentativa (INDC, por sus siglas en inglés) del país en materia de mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero, para el Acuerdo Climático que se busca alcanzar en la Conferencia de las Partes (COP21) que se realizará en París en diciembre de este año.

En su intervención en la Asamblea General, la Presidenta Michelle Bachelet informó que nuestro país se compromete, para el año 2030, a reducir sus emisiones de CO2 por unidad de PIB en un 30% con respecto al nivel alcanzado en 2007, considerando un crecimiento económico futuro que le permita implementar las medidas adecuadas para alcanzar este compromiso.

Adicionalmente, y condicionado a la obtención de aportes monetarios internacionales (grant), el país se compromete al 2030 a aumentar su reducción de emisiones de CO2 por unidad de PIB hasta alcanzar una disminución entre 35% a 45% con respecto al nivel alcanzado en 2007, considerando, a la vez, un crecimiento económico futuro que le permita implementar las medidas adecuadas para alcanzar este compromiso.

A esto se suma una contribución específica respecto del sector forestal, que concentra la absorción de gases de efecto invernadero.

En este ámbito, Chile se compromete al manejo sustentable y recuperación de 100.000 hectáreas de bosque, principalmente nativo, que representará capturas y reducción de Gases de Efecto Invernadero en alrededor de 600.000 toneladas de CO2 equivalente anuales. a partir del año 2030. Este compromiso está condicionado a la aprobación de modificaciones de la Ley sobre Recuperación de Bosque Nativo y Fomento Forestal.

Junto con ello, Chile se compromete a forestar 100.000 hectáreas, en su mayoría con especies nativas, que representarán capturas entre 900.000 y 1.200.000 de toneladas de CO2 equivalente anuales a partir del año 2030. Este compromiso está condicionado a la prórroga del Decreto Ley 701 y a la aprobación de una nueva ley de fomento forestal.

En su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Presidenta Michelle Bachelet afirmó que “mi país se compromete a reducir de aquí al 2030 sus emisiones de CO2 en un 30% en relación al piso del año 2007, y en hasta un 45% si contamos con apoyo internacional. Además, nos comprometemos a recuperar 100 mil hectáreas de bosques y a reforestar 100 mil adicionales”.

Junto con ello, la Mandataria afirmó que “la Agenda 2030 nos ofrece un horizonte compartido, ahora nos toca actuar. Cada uno en su país, pero también cooperando unos con otros en los diferentes espacios Norte-Sur y Sur-Sur, y abordando los desafíos globales de manera conjunta en los espacios multilaterales”.

El anuncio de la Presidenta Bachelet se realiza en el contexto actual de la Convención Marco de Naciones Unidas firmada por Chile en 1994, donde todos los países están llamados a enunciar sus contribuciones climáticas cuantificables con el objetivo que la temperatura del planeta no supere los 2°C, límite que indica la ciencia.

La contribución de cada país en este esfuerzo común, debe estar alineada con las prioridades de crecimiento y desarrollo del país. Por lo tanto, el actual desafío consiste en alinear los intereses nacionales con los requerimientos internacionales y planetarios, para que Chile logre presentar su contribución antes de octubre de 2015, según solicitó Naciones Unidas a todos los países.

“Este año es crucial para las negociaciones sobre el cambio climático, el más grave riesgo ambiental que vive hoy la Tierra, y Chile está comprometiendo un escenario de mitigación serio y fundamentado. Frenar el calentamiento del planeta es una necesidad urgente, tarea en que esta generación tiene quizás la última posibilidad de enmendar el rumbo de producción y consumo que hoy nos tienen en este escenario, y avanzar hacia una economía sustentable”, dijo el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, quien acompañó a la Presidenta Bachelet al anunciar la contribución nacional.

En el caso de Chile, agregó, los impactos del cambio climático ya están a la vista. “Si bien Chile solo es responsable del 0,25% de las emisiones globales, es altamente vulnerable a sus efectos. Se espera que entre 2011 y 2030 las alzas de temperaturas fluctúen entre 0,5°C para la zona sur y 1,5°C para la zona norte, y una disminución de precipitaciones de entre 5% y 15% entre Copiapó y Aysén. Actuar ahora no es propio de países ricos, es propio de países inteligentes”, agregó el ministro Badenier.

La contribución de Chile también comprende el trabajo en planes de adaptación al cambio climático e implementar, en los próximos años, el diseño de estrategias de fortalecimiento de capacidades en el país, de tecnología para el cambio climático y de financiamiento climático. También, incluye dentro de la contribución el trabajo en reducción del carbono negro para apoyar los esfuerzos multilaterales de reducción de los contaminantes de vida corta.

Los valores indicados por Chile consideran para llegar a cumplirse un conjunto de medidas de mitigación específicas y concretas por sector, que incluyen, entre otros, instrumentos como la Agenda Nacional de Energía, los Impuestos Verdes a emisiones de CO2, el Plan de Acción Nacional de Cambio Climático, la Estrategia Nacional de Construcción Sustentable y las metas comprometidas para el sector forestal.

FUENTE: radiopolar.com, 3 / 10 / 2015

LA ARQUITECTURA URBANÍSTICA DEBE DAR RESPUESTAS AL CAMBIO CLIMÁTICO.




Aportar soluciones arquitectónicas y urbanísticas frente al cambio climático y destacar el decisivo papel de la arquitectura en la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero. Es el objetivo en este 2015 del Día Mundial de la Arquitectura, que los profesionales pontevedreses celebrarán hoy con una visita a Os Pendellos de Agolada y con el ciclo Cine e arquitectura. La delegación del Colexio de Arquitectos de Galicia (COAG) invita a todos los concellos de la demarcación a visitar el mercado del siglo XVIII a partir de las 17 horas. En colaboración con el Concello de Agolada, habilita un autobús con salida a las 15:45 horas de Pontevedra.
El ciclo cinematográfico tendrá lugar en la Casa das Campás, de la ciudad de Pontevedra, y arrancará mañana a partir de las 20.15 horas con la proyección de cuatro documentales de Juan Sebastián Bollaín: Sevilla en tres nivelesSoñar con Sevilla ISoñar con Sevilla III y La Alameda. El programa continuará el martes de la próxima semana, día 13, con el pase de la películas Un sueño nómada, de J. Ll. Sert, y el documental Manolo Gallego; en este caso la proyección dará comienzo a las 20 horas. La siguiente cita está prevista para el día 20, a partir de las 20:15 horas, y estará protagonizada por la cinta Ficción Inmobiliaria I y II, del cdolectivo Left Hand Rotation. Finalmente, Cine e arquitectura se despedirá el día 27 con No-res, vida y muerte en un espacio en tres actos, obra de Xavier Artigas que se proyectará a las 20:15 horas. El COAG ha contado en este 2015 con la colaboración del Cine Club Pontevedra y de la Fundación Caixa de Arquitectos para programar el ciclo de proyecciones.
El objeto de esta efeméride es promover acciones, prácticas y soluciones que ilustren el enorme potencial de la arquitectura y el urbanismo frente al cambio climático global, "uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo", tal como recoge la declaración institucional de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) en su convocatoria anual.
FUENTE:  Faro de Vigo, 5 / 10 / 2015

EL CAMBIO CLIMÁTICO AFECTA SERIAMENTE LA PRODUCCIÓN DE CAFÉ






''Hasta hace poco yo no me creía mucho lo del cambio climático, hoy es claro”, afirma Adrián Hernández, un productor de café de Costa Rica que ha tenido que luchar para salvar su explotación y evitar la ruina tras una sequía histórica en 2015.

“Nunca, en los 23 años que tengo de manejar esta finca hemos tenido un invierno sin lluvia”, explica en la finca Altamira, en Barva de Heredia, unos 17 kilómetros al Norte de San José.

La falta de lluvias le ha ayudado a controlar la roya, un hongo que desde hace tres años azota los cafetales de Centroamérica y que se expande rápidamente en condiciones de mucha humedad y calor.

Sin embargo, la sequía estuvo a punto de provocar un nuevo desastre, ya que la falta de agua reduce la floración de la planta y en consecuencia la cosecha.

“Es muy duro mantenerse en la actividad, hemos tenido que aumentar las aplicaciones de fungicida de una a tres por año. Y si no hay lluvias, pagar altas facturas por riego artificial, al final casi se trabaja al costo”.

Precios a la baja

El panorama, de por sí complicado, oscurece con los informes sobre los precios internacionales del producto, que según Promecafe -una red de organismos cafetaleros de Latinoamérica y entidades científicas internacionales- se ubican por debajo de los costos de producción.

El último reporte de la Organización Internacional de Café (OIC), de agosto, ubica el precio promedio en 1.21 dólares la libra.

En tales condiciones, enfrentados a problemas para garantizar su propia subsistencia, difícilmente los productores podrían invertir para apuntalar sus fincas.

“Este año he efectuado dos aplicaciones de fungicida y ya casi aplico otra porque es la única manera de controlar la roya, mientras tanto estoy probando con otras variedades, más resistentes” a la enfermedad, explica Adrián Hernández.

Variedades como el Obatá de Brasil y el Geisha, originario de Etiopía, han empezado a reemplazar paulatinamente los arbustos de Caturra y Catuai que dominan en la finca de Hernández.

Sin embargo, el reemplazo de cafetales es un proceso lento y costoso que no todos los productores de Centroamérica podrán afrontar, apunta Rodríguez, lo que plantea a los gobiernos y organismos internacionales la urgencia de fortalecer su apoyo.

FUENTE:  El Informador.mx , 5 / 10 / 2015