Páginas vistas en total

miércoles, 9 de julio de 2014

CAMBIO CLIMÁTICO Y LOS NUEVOS POLÍTICOS.

El biólogo californiano Christopher Field visitó Madrid para recoger el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento por su estudio de los ecosistemas.
El biólogo californiano Christopher Field visitó Madrid para recoger el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento por su estudio de los ecosistemas. (Fundación BBVA)

Christopher Field: "Seamos activistas y votemos a los políticos comprometidos contra el cambio climático"

Christopher Field, ecólogo californiano de 61 años, es uno de los científicos líderes del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC)

El Panel Intergubernamental (IPCC por sus siglas en inglés) es un organismo formado por cerca de 2.000 científicos que se ocupa de vigilar el calentamiento global causado por el hombre.
 El pasado mes de marzo, Field presentó en la localidad japonesa de Yokohama (Japón) el quinto informe de su grupo desde 1990, en el que los autores alertan de que “el mundo, en muchos casos, está poco preparado para los riesgos del cambio climático”, como en 2012 demostró Sandy, el huracán que mató a unas 300 personas en siete países americanos, dejando a su paso daños por valor de decenas de miles de millones de euros.
Field no es visionario, ni gurú ni profeta, solo un científico activista que se ocupa de pronosticar cómo evolucionará el clima, así como de conseguir que el mensaje de los científicos llegue alto y claro a quienes deben tomar las decisiones.
Es director del departamento de Ecología Global y catedrático de la Universidad de Stanford y ha ganado el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento por descubrir la importancia de los ecosistemas y su adecuada gestión como potentes herramientas en la lucha contra el cambio climático.
“La tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos”¿Heredarán nuestros hijos la tierra?
-La pregunta a la que tenemos que enfrentarnos es si podemos dejar un mundo sostenible para las generaciones del futuro. La tierra estará aquí independientemente de que sea esté vibrante y tenga un hábitat apto para los humanos. La pregunta real es si nosotros aceptamos la responsabilidad para hacer que la tierra sea el planeta que merezcan las generaciones del futuro.
¿Cree que aún hay alguien que, desde el conocimiento científico, le preguntaría si está seguro de que ocurre este cambio climático?
-Desde la perspectiva científica no hay ninguna duda sobre el cambio climático y es incuestionable que las emisiones humanas de efecto invernadero han contribuido a este cambio.
Entonces, el cambio climático ya no es un proceso hipotético, sino algo real y tangible
-Efectivamente, ya no hablamos de un futuro hipotético, el cambio climático está aquí ahora. Vemos impactos desde el Ecuador hasta los polos, en todos los continentes y en una amplia variedad de sectores: sistemas biológicos y físicos -glaciares, caudal de los ríos, incendios forestales, desplazamientos de especies...- y en sistemas humanos, en la agricultura, el transporte, la actividad económica e incluso en el riesgo de conflictos.
¿Los gases invernaderos (dióxido de carbono-CO2, metano-CH4 … entre otros) son los principales causantes del calentamiento global?
-Sabemos que estos gases que atrapan el calor producido por la actividad humana son los que realmente han afectado al cambio climático a lo largo de estas décadas; los gases más importantes son el CO2 producido por la utilización de los combustibles fósiles; los otros que han contribuido de manera importante al calentamiento están también relacionados con la actividad humana, como son el metano que está conectado con la agricultura, con la producción del gas natural, también los óxidos de nitrógeno que es el resultado de las prácticas de la agricultura y otros gases industriales que aportan algo. Pero las dos terceras partes de la cantidad total de cambio climático proviene del CO2 principalmente, como resultado de la producción de energía. Creo que hay que diferenciar claramente entre un mundo con dos grados más de temperatura media y otro con cuatro grados más, o incluso con más calentamiento.
El calentamiento global de origen antrópico es entonces la causa del cambio climático.
-El planeta es ahora casi un grado más cálido que antes del inicio de la era industrial. Si se sigue calentando hasta un grado más el mundo aún se parecerá bastante al nuestro, pero con un calentamiento más extremo estaríamos ante algo completamente distinto. Tan diferente, de hecho, que no se puede estimar con solidez cuáles serán los cambios, y por tanto tampoco se sabe si será posible adaptarse. Ese escenario podría convertirse en realidad más allá del año 2050 si no se reducen las emisiones de los gases citados.
Si se conocen las fuentes del desastre, ¿por qué no se pone remedio?
-Durante muchas décadas hemos tenido un sistema de energía global que dependía fuertemente de la utilización de combustibles fósiles (carbón, gas, petróleo...) como fuente principal de energía. Para poder tratar de manera efectiva el cambio climático tenemos que buscar una manera de cubrir nuestras necesidades de energía sin heredar deshechos de los procesos energéticos actuales como el CO2 en la atmósfera.
¿Qué estrategias propone?
-Por un lado hay que buscar soluciones para adaptarse de forma inmediata, pensando a corto y medio plazo, porque los efectos de las emisiones pasadas ya están en el sistema y tiene su propia inercia; las consecuencias ya son irreversibles. Pero además hay que reducir las emisiones cuanto antes, porque solo así se evitarán los peores escenarios, asociados a un calentamiento extremo global.
¿Puede limitarse un científico en este campo de la investigación a sus ensayos de laboratorio y de campo estudiando los procesos sin tratar de ser oído por la comunidad?
-Cada persona tiene una responsabilidad en un futuro sostenible. Como científico tengo acceso a una información que puede ser muy útil para que el mundo entienda bien lo que ocurre. Siento que tengo que ser una fuente creíble de información; una fuente que provea información veraz en vez de ser una persona que defienda unas determinadas políticas. A mí me gustaría ser la fuente de información para poder tomar las decisiones correctas y no la fuerza política que impulsa las decisiones como consecuencia de esta defensas.
¿Quiénes tienen que oír y atender a los científicos: la ciudadanía, los políticos, gestores, empresarios…?
-Querría que los gobiernos prestaran atención a la ciencia y la usaran para tomar decisiones inteligentes. Pero estamos empezando a reconocer que las soluciones para el cambio climático incumben a todos los niveles sociales. Por supuesto, los Gobiernos tienen una responsabilidad para crear políticas favorables para las tecnologías correctas; y los empresarios deben de aprovechar las oportunidades tecnológicas que sean correctas. Sin embargo, también cada persona debe de tomar decisiones sobre la utilización de la energía y la acción de su estilo de vida. Las personas tienen que ser activistas y al acudir a votar hacerlo a los políticos comprometidos con los pasos que hay que emprender para frenar el cambio climático.
¿El problema es global o solo de algunos países?
-En muchos aspectos los problemas son globales. La confluencia de CO2 liberado en Madrid, por ejemplo, tiene un impacto global. Hay ejemplos claros de adaptación en algunos países, como la construcción de diques en Holanda. No es suficiente, pero indica que empezamos a tener conciencia de las consecuencias del cambio climático en la vida real, empezamos a ver dónde están las oportunidades de inversión, los beneficios conjuntos. En nuestro complicado entorno internacional no es fácil amortiguar muchas de las ambiciones humanas que van en contra de la oportunidad de crear un sistema energético nuevo y sostenible para la segunda mitad del siglo XXI.
¿Puede haber soluciones parciales o de unos pocos países, pero sin intervención de otros?
-Tarde o temprano será un problema en el que tengan que involucrarse casi todos los países del mundo. Sin duda algunos están en mejor situación que otros para aportar más porque disponen de la tecnología, de la riqueza, las aportaciones históricas al problema y podemos depender de ellos para mayores responsabilidades. Hay otros países que disponen del liderazgo de tecnología y tienen una gran oportunidad para ayudar a difundirla a nivel global. Tecnologías para renovables, para energías solares, eólicas... y para el almacenamiento de estas energías, y también para tecnologías eficaces en energía en edificios, en el transporte, en la iluminación y la calefacción.
En Europa, a los científicos que ya anunciaban este proceso de calentamiento global ¿se les ha escuchado más que en América, Japón o China por ejemplo?
-Con la comunidad internacional científica he trabajado mucho para hablar con voz clara y unificada sobre la ciencia del cambio climático. He estado ayudado por IPCC que opera como una asociación única entre la comunidad científica y con los gobiernos del mundo. Esto ha permitido que los científicos ofrezcan una idea clara sobre lo que sabemos y lo que no del cambio climático. Los científicos han hablado claro en todos los países pero hemos visto una gran diversidad de respuesta en la política, con algunas acciones muy ambiciosas sobre todo dentro de la comunidad europea y otras con algunos retrasos frustrantes. Pero algo que considero prometedor es que en las últimas semanas hemos visto movimientos de actores claves que tienen que estar involucrados en las soluciones y esto afecta, por supuesto a Estados Unidos y China.
Hace poco Obama introdujo la variable del cambio climático en su agenda política, ¿es suficiente? ¿Lo plantea a muy largo plazo?
-Es muy prometedor que el presidente Obama hable ahora seriamente sobre el cambio climático y que forme parte clave de su agenda política. El reciente anuncio de recortar las emisiones de gases invernadero del sector energético es un buen primer paso, pero hay que reconocer que solo es un paso. También es importante que se demuestre que se puede desplegar este marco regulatorio sin causar daños económicos; los siguientes pasos tienen que ser regulatorios, en el precio del CO2 y en los subsidios a las renovables. Porque es falso que el calentamiento se haya detenido.
¿Es difícil colocar en la agenda de un político el apartado medioambiental y concretamente del cambio climático?
-Depende del país y de la época. En Estados Unidos y Europa hubo un tiempo en el que el medio ambiente tenía su importancia en la agenda política, y luego desapareció. En cuanto al cambio climático es importante que las personas piensen que no es principalmente un tema de medio ambiente, sino que es un tema de la riqueza futura, de la seguridad alimentaria futura, de la nacional y también de la seguridad futura económica. Es un tema más amplio que el medio ambiente en sí. Por eso debe de estar muy arriba en todas las agendas políticas.
¿Qué medidas propondría como urgentes para al menos mitigar los impactos del cambio climático?
-Un elemento clave de la adaptación a los cambios actuales es aprender a gestionar los riesgos. El verdadero desafío para enfrentarse de forma efectiva al cambio climático es reconocer el valor de las decisiones tomadas a tiempo y con sabiduría. Es un desafío que afecta a todos. Hasta las sociedades más ricas son vulnerables a la variabilidad del clima. Actuar frente al cambio climático no es solo para proteger a los pobres. Para tener un nuevo terreno de juego debemos garantizar el pleno acceso a las energías “limpias” en todo el mundo.
“Puede ser una oportunidad para construir una sociedad mejor”, dice usted, ¿pero modificar el sistema no provocaría que algunos perdieran sus negocios y sus pingües beneficios? (petróleo, refinería, papel, coches, combustibles fósiles…)
-Con los cambios en la sociedad llegarán grandes oportunidades de negocios, aunque otras desaparecerán. Pero, por hablar de las petroleras, estoy seguro de que sabrán cómo construir proyectos a gran escala y supongo que con mucha creatividad, las petroleras buscarán ser parte de la solución y no del problema. El futuro nos espera, hagámoslo posible.
FUENTE:  DEIA, NEKANE LAUZIRIKA - Lunes, 7 de Julio de 2014 



No hay comentarios:

Publicar un comentario