Páginas vistas en total

lunes, 13 de abril de 2015

ENERGÍA ELÉCTRICA A PARTIR DE RESIDUOS SÓLIDOS.


Para estudiar el proceso de conversión de “basura” domiciliaria en electricidad por medio de hornos especializados, el Instituto desarrolla un prototipo industrial que se instalará en San Martín, Mendoza.

Como parte de su política de probar pequeñas instalaciones de distintas tecnologías de energías renovables, el INTI elaboró su proyecto de Planta Demostrativa de Valorización Energética de Residuos Sólidos Urbanos (ver texto completo), conocida por su nombre corto de “Planta VERSU”. Básicamente, se trata de una planta de incineración de basura de pequeña escala, modularizable, con un sistema de ciclo combinado de gas y vapor que genera electricidad.

“Para nosotros, esto es un desafío importante –asegura Raúl Poliak, coordinador del Proyecto de Desarrollo de VERSU del Instituto- porque conlleva la evaluación de una tecnología innovadora que traería una solución ambiental-energética para ciudades chicas y medianas”.
Prototipo del horno para valorización de RSU desarrollado por INTI Mendoza
Prototipo del horno para valorización de RSU desarrollado por INTI Mendoza
Poliak explica que en virtud de los estudios previos y las visitas que en 2010 realizó el INTI a instalaciones transformadoras de residuos en Europa (ver nota) se constató que “todas las plantas de valorización energética de RSU (ver fotos) se han desarrollado en grandes escalas; los proveedores consultados consideran que son para ciudades de, como mínimo, 100 mil habitantes y que la generación de energía eléctrica se realiza sólo  con turbinas de vapor. Pero nosotros lo pensamos para municipios de entre 2.000 y 8.000 habitantes”.

Poliak explica que esta tecnología como el INTI la entiende “no excluye al reciclado, sino que lo complementa, porque en la jerarquía que plantea la gestión integral de RSU sólo debe buscarse la generación de electricidad después de reciclar todo aquello que sea viable desde el enfoque ambiental-tecnológico”.

El especialista agrega que el proyecto del Instituto tiene tres etapas: la primera incluye poner a punto un prototipo de horno de combustión rotativo con capacidad para incinerar “120 kilos de residuos sólidos por día –que permite generar 144 kilovatios hora al día de electricidad- que podrá ser utilizado para fines diversos por el municipio de San Martín en Mendoza”. En ese horno, que incluye presecado de residuos, combustión y poscombustión, se generarán gases libres de partículas sólidas que alimentarán primero una turbina de gas y luego generarán vapor en una caldera acoplada a ungenerador eléctrico. El INTI medirá los rendimientos energéticos netos de estos equipos y realizará el tratamiento necesario para darle sustentabilidad ambiental y legal. En la segunda etapa, agrega Poliak, “se desarrollará la turbina de gas en colaboración con alguna empresa nacional”. Cuando esté lista la turbina, asegura el especialista, “el objetivo será cuantificar el funcionamiento de los sistemas de tratamiento ambiental, medir la eficiencia energética y verificar la hipótesis del aumento del rendimiento en un 25 % planteado para el sistema de ciclo combinado, además de compararlo con el método de incineración con generación tradicional, con sistema de vapor”.

Para la tercera fase del proyecto del INTI, dice Raúl Poliak, queda el desarrollo y construcción de la planta demostrativa en sí –de 600 kilovatios de potencia- en un municipio a definir en articulación con el Programa de Desarrollo Local del INTI.

El lado ambiental

“Desde el un punto de vista técnico –abunda Poliak-, tanto los rellenos sanitarios como los de la empresa estatal Ceamseen el Gran Buenos Aires como la incineración de residuos sólidos urbanos son proyectos de ingeniería, lo cual significa que apropiadamente diseñados, construidos, operados, mantenidos y controlados, generarán riesgos acotados de diversa índole”. Por eso, la planta demostrativa de VERSU del INTI arrancará con un equipo a escala piloto que tratará unos5 kilos de lo que comúnmente se llama “basura” por hora, que previamente habrá sido separada en componentes reciclables e incinerables. “Una vez que el prototipo alcance un funcionamiento estable –cuenta el responsable del proyecto-, las emisiones gaseosas, los efluentes líquidos y los residuos generados serán representativos de plantas con mucho mayor capacidad de procesamiento”.

El especialista del INTI agrega también que la planta demostrativa de VERSU contará con una torre de lavado que emplea una solución alcalina para controlar la emisión de gases ácidos y atenuar la de material particulado. “La bibliografía coincide en que las emisiones gaseosas características de la incineración –detalla- incluyen gases como el monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre, además de cloruro y fluoruro de hidrógeno, dioxinas y furanos, y material particulado de variado tamaño, como cenizas volantes y humos metálicos de mercurio, plomo, cadmio y arsénico”. Lo importante, asegura Poliak, es que las condiciones operativas de la planta y la segregación previa de residuos “están proyectadas para minimizar la generación de dioxinas, furanos y otros contaminantes”. “Primero vamos a estudiar el desempeño del equipo de control y la emisión resultante, y de allí surgirá la necesidad de efectuarle alguna mejora o de agregarle otra unidad de tratamiento en serie en la futura unidad demostrativa”.

Al mismo tiempo, se pensó qué hacer con los residuos sólidos y semisólidos que quedan luego de la incineración de los residuos y la generación de electricidad: “Las cenizas –que como mucho suman un 10 o 15 % del volumen inicial de los residuos-, se deben consolidar con cemento o cal hidráulica antes de ser depositadas en su destino final”.
Poliak concluye con uno de los conceptos más simples y a la vez más fuertes del proyecto de la planta VERSU: “La solución para los residuos sólidos urbanos debe ser integral: no sirve resolver partes. Y comienza por una decisión política nacional, regional o municipal que debe cumplirse y controlarse”.

FUENTE: INTI, Energías renovables para la gente,  agosto / 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario