Páginas vistas en total

martes, 27 de mayo de 2014

AVISPAS ASIÁTICAS AMENAZAN SUPERVIVENCIA DE ABEJAS

Gran cantidad de alimentos dependen de la polinización intermediada por insectos, un servicio que prestan las abejas al medio ambiente. Su supervivencia está amenazada por numerosos factores tales como el cambio climático, los pesticidas u otros insectos.

Abejas enfermas

Francisco Padilla, Director del Departamento de Zoología de la Universidad de Córdoba, comenta a Teinteresa.es que las abejas tienen sus propios parásitos y enfermedades que las debilitan y las matan, "no pueden inmunizarse frente a ellos, lo cual las hace más vulnerables ante otros factores", dice el experto.
Padilla expone que el ácaro ectoparásito 'Varroa destructor' es un gran peligro para estos insectos ya que "se alimenta de la sangre de la abeja y le transmite enfermedades virales y bacterias". Otro patógeno de las abejas es el 'Nosema ceranae', muy nocivo para las colonias de abejas de España y otros países del sur de Europa.

Cambio climático

El aumento de las temperaturas y los fenómenos meteorológicos extremos son solo algunas de las consecuencias predichas del cambio climático. Estos fenómenos también están afectando a las poblaciones de abejas ya que se está modificando su modo de interaccionar con sus fuentes de alimento, es decir, las flores. "Para las abejas las flores son como 'el super' para los humanos", expone el zoologo. Las plantas están cambiando sus patrones y fechas de floración lo que puede provocar que sufran escasez de alimentos lo que les puede provocar deficiencias nutricionales. 

Los insecticidas

Los insecticidas, en dosis altas o bajas, pueden afectar negativamente a las abejas, aunque estas no sean su objetivo específico. Estos efectos pueden ser inmediatos,es decir, que causan una rápida mortalidad, o subletales, cuando causan efectos fisiológicos y de comportamiento.
Los efectos subletales pueden afectar a su desarrollo, su movilidad o en su capacidad de aprendizaje de patrones visuales para poder orientarse. También pueden reducir su capacidad para detectar fuentes de alimento.

Las avispas asiáticas, una amenaza creciente

La supervivencia de las abejas también se encuentra amenazada por otros insectos, en este caso las avispas asiáticas o 'avispas asesinas'. Esta avispa es una especie invasora procedente de Francia que se alimenta de abejas y diezma las colmenas. Las abejas del País Vasco, región donde hasta el momento más presencia tiene la avispa asiática, aún carecen de defensas contra su ataque, ya que es una especie nueva en el ecosistema y por lo tanto las abejas no han desarrollado métodos para combatirlas.
La 'progresión exponencial' con la que se ha expandido desde que a finales de 2010 apicultores locales detectaran los primeros ejemplares en la zona fronteriza del Bidasoa, podría llevar en unos pocos años a este 'superdepredador' a convertirse en una plaga en toda España, tras haber hecho ya casi inviable la explotación comercial de las abejas en algunos puntos de Gipuzkoa.
Se cree que la entrada en Europa de la avispa asiática, cuyo hábitat natural se sitúa en China, el norte de la India e Indonesia, se produjo a través de un cargamento de madera que fue desembarcado en 2004 en el puerto galo de Burdeos.
La 'vespa velutina' es un insecto de color oscuro, tiene el tórax y el abdomen prácticamente negro, excepto el cuarto segmento que es amarillo. Las patas son de color marrón con esquinas amarillas. Las reinas llegan a medir 40 milímetros, aunque el resto de ejemplares son más pequeños y sólo alcanzan los 30 milímetros, una envergadura sensiblemente superior a la de sus presas.
La técnica de caza de los ejemplares invasores, que pueden constituir colonias de hasta 1.500 individuos, consiste en esperar ante las colmenas el regreso de las abejas cargadas de polen, para capturarlas, cortarles la cabeza, las patas y el aguijón, y trasladarlas a sus propios nidos, unas grandes estructuras de celulosa con forma de balón, que hacen en las copas de los árboles.

Bolas de calor para defenderse de las avispas

En cambio, este problema no lo tienen las abejas asiáticas que habituadas a los ataques de las avispas idearon un ingenioso sistema de defensa. Las abejas rodean a la invasora en grupos numerosos formando una bola y entre todas generan una temperatura superior a los 45 grados centígrados. Se da la circunstancia de que las abejas pueden soportar temperaturas mayores que las avispas y por lo tanto son capaces de sobrevivir mientras que la atacante que es mucho más sensible al calor termina muriendo. En otras regiones donde la avispa 'asesina' se ha instalado como en Francia, las abejas ya han comenzado a practicar una estrategia similar para luchar contra la vespa velutina.

FUENTE: teinteresa.es , 8/ mayo/ 2014



No hay comentarios:

Publicar un comentario