Páginas vistas en total

miércoles, 14 de mayo de 2014

LAS SEQUÍAS Y LOS CONFLICTOS EN SIRIA, Y LA PRIMAVERA ÁRABE.



Según apunta el informe 'Seguridad Nacional y la aceleración de los riesgos del cambio climático', elaborado por el Consejo Asesor Militar estadounidense, el cambio climático ya ha comenzado a causar conflictos en el mundo. "Como una cascada", la falta de agua, las sequías y otros efectos del calentamiento global provoca conflictos y desigualdades, que llevan a violencia y, en algunos casos, a guerra abierta.

Aunque establece que no se puede señalar a los cambios en el clima como única causa, el informe apunta a que problemas relacionados con sequías habrían ayudado a crear las tensiones en Siria, a fomentar la Primavera Árabe en 2011 y los conflictos en Mali, entre otros.

En el caso del conflicto en Mali, señala que ocurrieron por tres causas: desertificación y falta de alimentos, provocada por el cambio del clima, la rebelión de los Tuaregs y un gobierno débil.
El conflicto comenzó en marzo de 2012, con un golpe de estado, tras el cual el gobierno perdió el control del norte del país, situación que continúa hoy en día. El cambio climático no fue la principal causa de conflicto, pero añadió un factor más a un conflicto ya existente.

En el caso de la primavera árabe, levantamientos populares en el norte de África en 2011, apuntan a que problemas relacionados con temperaturas y tiempo exacerbaron las tensiones. Sequías en Rusia y China llevaron a falta de suministro de trigo, incrementando el precio de comida en el norte del continente africano. 

En el caso de Siria, señalan que antes de que estallara el conflicto, hubo cinco años de sequías devastadoras, aunque la no intervención del gobierno ayudó a empeorar la situación.
Un 75% de los cultivos fueron devastados y miles de personas tuvieron que migrar a áreas urbanas. La falta de agua y seguridad en zonas rurales y la falta de infraestructuras de apoyo en ciudades fomentó a las fuerzas antigubernamentales.

De cara a posibles conflictos futuros, el informe apunta que cambios en el clima pueden erosionar el poder de los gobiernos, lo cual a su vez fomentaría actores no gubernamentales, es decir, terroristas, grupos extremistas, hackers u organizaciones internacionales ilegales.
Estos "enemigos sin fronteras" son, según la MAB, la amenaza más grande a la que se enfrenta el mundo, y Estados Unidos, hoy en día.

FUENTE: teinteresa.es, 14/ mayo/ 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario