Páginas vistas en total

jueves, 2 de octubre de 2014

CAMBIO CLIMÁTICO Y NEGACIÓN DE LA REALIDAD.


Aunque en la teoría el mundo sigue tomando consciencia del eminente cambio climático del planeta y su potencial efecto devastador para la raza humana, en la práctica todavía se percibe un estado de negación de esa realidad: continúa en aumento la explotación y contaminación del medio ambiente, el uso de combustibles fósiles y, en general, la emisión de gases de efecto invernadero.

Esta semana se celebró la Cumbre del Clima de la ONU en Nueva York, marco en el cual se realizó el lanzamiento de un informe sobre la nueva economía del clima. El informe, que traza un plan de acción global, estuvo a cargo de la Comisión Global sobre la Economía y el Clima en la que participa Colombia.

Resulta paradójico, sin embargo, que los últimos gobiernos colombianos no han tomado en serio el tema. En nombre de la confianza inversionista o de la prosperidad nuestras élites gobernantes han entregado las riquezas naturales de nuestro país a la explotación indiscriminada. Desconocen el incalculable valor futuro que tendrán esas mismas riquezas e ignoran el valor social que representan en el presente para Colombia.

Por eso no dudan en promover la utilización del fracturamiento o estimulación hidráulica (fracking en inglés) o las licencias ambientales ‘exprés’ para agilizar la explotación de los recursos minero-energéticos a pesar de todos los riesgos que suponen para el medio ambiente, como por ejemplo para el agua, el aire, la atmósfera, las zonas pobladas, los ecosistemas y la salud.

Estos dirigentes defienden la visión extractivista que sostiene nuestro modelo económico y el de muchos otros países en Latinoamérica. Ven esas riquezas como una simple mercancía que tiene como fin exclusivo aportar al crecimiento económico, la máxima meta para ellos.

Por ejemplo, hace poco Guillermo Perry, ex ministro de Hacienda, afirmó que “las licencias ambientales y las consultas comunitarias están entrabando la modernización de nuestra infraestructura”. Con esa misma visión, Alberto Carrasquilla, otro ex ministro de Hacienda, sostuvo que “las curas propuestas son demasiado costosas y pueden llegar a ser peores que la enfermedad […] y le cargan el costo a los países mas pobres y a la población que en dichos países se beneficiaría mas del crecimiento económico”

¿Le importan a esta clase dirigente los efectos adversos de la degradación ambiental sobre el bienestar de la población, sobre todo de los pobres, los más vulnerables? ¿Son sacerdotes miopes que defienden a ultranza el dogma del crecimiento económico? ¿Son como Rex Tillerson, presidente de la petrolera Exxon, que sí se opuso al fracking pero sólo cuando se iba a realizar cerca a su casa? ¿Desconocen que podemos alcanzar puntos de inflexión en donde pequeños cambios en el equilibrio del planeta pueden generar consecuencias perversas para nuestra supervivencia y que por eso es mejor aplicar el principio de precaución?

Como dice Naomi Klein en su nuevo libro This changes everything: capitalism vs. the climate, “el cambio climático no es un ‘asunto’ para agregar a la lista de cosas de las que nos debemos preocupar, como la salud y los impuestos. Es un llamado de atención a la civilización. Un poderoso mensaje –expresado en el lenguaje de incendios, inundaciones, sequías, y extinciones– que nos dice que necesitamos un modelo económico enteramente nuevo y una nueva forma de compartir este planeta”.

FUENTE:  La nación.com.co, 28/ set/ 2014,  Escrito por  Mateo Trujillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario