Páginas vistas en total

miércoles, 8 de octubre de 2014

REFORESTACIÓN, CLAVE PARA MITIGAR EL CAMBIO CLIMÁTICO.



Conservacionistas panameños confían que la recuperación de las zonas degradadas ayudará a paliar sus efectos en los próximos años.


La construcción y las actividades agrícolas, poco a poco, han acaparado el territorio boscoso de Panamá. Larish Julio | La Estrella de Panamá


En medio de la situación crítica que vive el país por los efectos del cambio climático y la celebración internacional del mes de la reforestación, conservacionistas panameños recordaron que una de las causas que provoca el fenómeno es la deforestación; sin embargo, consideran que todavía estamos a tiempo para mitigar su impacto, en los próximos años, mediante la recuperación de las zonas degradadas del país.
Según un informe de la organización WWF sobre la Huella ecológica, Panamá es el noveno país en Centroamérica que más árboles tala a nivel mundial (0.2% gha del 100%), para el uso de tierras para el desarrollo de las actividades agrícolas, urbanísticas y de infraestructuras, entre otras.
Por su parte, la Comisión del Cambio Climático advirtió esta semana que las sequías, inundaciones, elevación del nivel del mar que se están viendo hoy en día en diversas regiones del mundo, incluyendo Panamá, no son más que un síntoma del mal uso de nuestros recursos naturales.
‘El ser humano tiene que comprender que los bosques son vitales para el equilibrio de los ecosistemas, para la vida cotidiana del ser humano, para la biodiversidad, las cuencas hidroeléctricas y subterráneas y para disminuir la contaminación del planeta’, recalcó Miguel Vallarino, socio y creador de uno de los proyectos de reforestación más ambiciosos del país: La ‘Alianza por el millón de hectáreas reforestadas’, que impulsa la Asociación Nacional de Reforestadores y Afines de Panamá (ANARAP), la Asociación Nacional de la Conservación de la Naturaleza (ANCON) y la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) con el apoyo de otras organizaciones.
En este sentido, Rita Spadafora, directora ejecutiva de ANCON, dijo que en Panamá existen dos millones de hectáreas degradadas (65% de su zona boscosa) y que el propósito de la iniciativa es por lo menos recuperar la mitad de esos recursos perdidos, en un período de veinte años. Hasta el momento solo se ha sembrado un 14% del total a reforestar. ‘Estamos seguros que con este esfuerzo en conjunto no solo lograremos la recuperación de nuestros bosques sino también ayudaremos a mitigar los efectos del cambio climático’, comentó Spadafora, recalcando que la siembra del millón de árboles es una contribución de Panamá para el mundo.
Además de alcanzar el potencial forestal del país, el proyecto tiene como objetivo aportar a la economía rural mediante la promoción de políticas que revitalicen las actividades del sector forestal de forma sostenible (reforestación comercial, la agroforestería), así como también al manejo sustentable de los bosques, a la conservación de los recursos forestales y de la biodiversidad de los ecosistemas panameños; y, por su puesto, generar un proceso de mitigación y adaptación al cambio climático. ‘Queremos promover en Panamá un desarrollo más verde y que este beneficio llegue a las comunidades más apartadas del país, para que la población pueda tener una vida más digna’, destacó Spadafora, durante la adhesión de la Red de Reservas Naturales Privadas de Panamá, ayer, en la sede de ANCON, en Quarry Heights, corregimiento de Ancón.
Pero, ‘esto solo es posible con la contribución de todos los panameños, porque este proyecto no está limitado a las entidades grandes o las ONG sino a todo el pueblo panameño’, dijo Vallarino.

FUENTE: La Estrella de Panamá, 4/ oct/ 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario