Páginas vistas en total

viernes, 12 de febrero de 2016

EL ZIKA, El NIñO, Y EL CAMBIO CLIMÁTICO.



El primer brote de zika fue en 2007 en Micronesia infectando a 60 personas, luego el brote más serio es el que comenzó en Brasil el año pasado y ha afectado a decenas de países, habiendo infectado ya a más de un millón de personas, lo que ha motivado a la OMS a declarar una emergencia mundial.

Uno de los impactos más serios del virus ocurre con mujeres embarazadas, ya que se cree que el virus puede ser causa de microcefalia, que consiste en un desarrollo incompleto del cerebro del feto. En Brasil la microcefalia subió 30 veces de 147 a 4,000 casos entre 2014 y 2015 que es cuando el brote del zika estaba ocurriendo, por eso se sospecha que una cosa (el zika) tiene que ver con la otra (la microcefalia), aunque todavía los científicos están por confirmarlo en forma definitiva; sin embargo, los investigadores Brasileños ya detectaron virus del Zika en niños nacidos con microcefalia.

El fuerte brote de zika en Brasil es el resultado de causas políticas, biológicas y climáticas. En Brasil las acusaciones de corrupción contra la presidenta Dilma Rousseff han generado un desorden institucional que ha debilitado el sistema de salud pública, volviéndolo inefectivo en la lucha contra el mosquito. Sin embargo, el factor más importante es sin duda el explosivo incremento en población de mosquitos ocurrido por exceso de lluvias, ocasionado a su vez por el fuerte fenómeno de El Niño.

Estas fuertes lluvias además de ocasionar el ambiente adecuado para proliferación del mosquito, han desplazado a 150 mil personas en Brasil y Paraguay. El 2015 fue el año más caliente desde que se tienen récords, estas temperaturas hacen que El Niño se vuelva más fuerte y frecuente, además con temperaturas más cálidas se favorece un crecimiento más rápido y en más lugares del mosquito y por lo tanto mayor impacto a los humanos.

A nivel planetario estamos en un proceso de cambio climático e incremento de temperatura, gracias a que contamos con una clase política que no es capaz de llegar a acuerdos necesarios para hacerle frente a este problema en forma efectiva, como sucedió en la reunión de Naciones Unidas COP 21 en París, que terminó sin acuerdos relevantes. Esto hace presumir que enfermedades como el zika y muchas otras que ni siquiera sospechamos se volverán mucho más graves en el futuro. En EUA el frío del invierno ha hecho que el virus del Zika no se disemine con amplitud y solo ha afectado a pocas personas, pero el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Atlanta ya comenzó a enviar a la población advertencias para que no visiten países con zika, porque el problema es que pronto vendrá la primavera en el Hemisferio Norte y las condiciones podrían ser propicias para una fuerte diseminación del zika con impactos potencialmente desastrosos.

En lo que respecta a nuestro país (El Salvador) lo más urgente es evitar la proliferación del mosquito y en esto es necesario que la población atienda las disposiciones del Ministerio de Salud de garantizar que no haya recipientes con agua que sirvan de ambiente a la reproducción del mosquito. Así mismo no hay que aceptar propuestas onerosas de corporaciones que solo buscan generar ganancias, como la de introducir mosquitos transgénicos o utilizar vacunas o medicinas que no han sido suficientemente probadas y no cuentan con el aval de la OMS -

FUENTE:  La  Prensa  Gráfica, 12 / feb / 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario