Páginas vistas en total

miércoles, 15 de agosto de 2012

La causa de la última edad de hielo


El “Younger Dryas” comenzó al detenerse la corriente del golfo duró unos 1.300 años y fue causado por una descarga de agua continental procedente de los deshielos.


Tras la última glaciación, las temperaturas en todo el globo comenzaron a ascender y el hielo a desaparecer. Sin embargo, hubo un período en el que esa tendencia se paró e incluso se invirtió. Fue un cambio climático hacia el frío.


Cuándo fue la última edad de hielo?


Ese lapso de tiempo fue de algo más de mil años (entre hace unos 12.900 y 11.500 años) y se denominó Younger Dryas. Este nombre deriva de la flor Dryas octopetala y de que es un evento más reciente que otro similar ocurrido unos cientos de años antes de una duración menor (Older Dryas). La flor de la que toma el nombre crece en climas fríos y durante este período estuvo muy extendida, tal y como refleja el polen encontrado en estratos de esa edad.


Cuánto tardó en empezar la edad de hielo?

Según las últimas teorías, se cree que el Younger Dryas comenzó de forma abrupta, en un tiempo de unos pocos meses. Anteriormente se pensaba que habían sido necesarias varias décadas para que la temperatura del planeta, y en especial la del hemisferio norte, descendiera a niveles glaciales.


Por qué se produjo la última glaciación?

Pero, ¿qué fue lo que lo causó? Hay varias teorías sobre su origen. Una de ellas afirma que el comienzo de este enfriamiento habría sido provocado por un cometa que impactó en Norteamérica y sería a su vez la causa de la desaparición de numerosos animales, entre los que se contarían grandes mamíferos. Pero esta idea fue desechada por François Paquay y sus compañeros investigadores en un reciente artículo publicado el 10 de diciembre de 2009 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.


La descarga de un lago pudo provocar el Younger Dryas

La idea más extendida entre los expertos sobre el inicio de este evento es la de una descarga masiva de agua dulce sobre el Atlántico Norte. Ésta habría sido provocada por el derretimiento del manto glaciar que se encontraba sobre Norteamérica y la descarga de un gran lago, el Agassiz, sobre la corriente del Atlántico Norte.

Así, este suceso habría hecho que la corriente marina se detuviera debido a las nuevas condiciones de temperatura y salinidad ocasionadas por la llegada de agua dulce continental de forma masiva. Además, habría provocado cambios en toda la circulación termohalina.


La corriente del Atlántico Norte habría provocado la edad de hielo

De esta forma, el flujo de calor hacia el norte del Atlántico se habría detenido y causado este pequeño estadio glacial, el cual duró unos mil trescientos años, hasta que la corriente cálida pudo restablecerse de nuevo.

Sin embargo, si las consecuencias del Younger Dryas en el hemisferio norte están bien documentadas y definidas, las del hemisferio sur siguen siendo objeto de gran debate. De hecho, incluso se han llegado a recoger datos en el hemisferio sur que indicaban un leve calentamiento en ese área del planeta, lo que reflejaría que el evento no tuvo repercusiones por debajo del ecuador.

Conocer el Younger Dryas es clave en la investigación del cambio climático

En la actualidad, una de las teorías que existen sobre el calentamiento global es que el deshielo del casquete groenlandés podría afectar a la corriente del Golfo y traer un nuevo enfriamiento, lo que sería un nuevo “Dryas”.

Así, el entendimiento de este período es vital para conocer en mayor medida las respuestas del sistema oceánico y climático de la Tierra. Es por esto que los científicos ponen tanto empeño en el Younger Dryas, ya que para poder conocer el presente y hacer una predicción sobre lo que pueda suceder en el futuro es indispensable saber qué ocurrió en el pasado.

Fuente: La causa de la última edad de hielo: El “Younger Dryas” comenzó al detenerse la corriente del golfo | Suite101.net http://suite101.net/article/la-causa-de-la-ultima-edad-de-hielo-a8768#ixzz23G07nvfF (11 de agosto de 2012). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario