Páginas vistas en total

martes, 25 de diciembre de 2012

HACIA UN PACTO MUNDIAL SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO






Del 26 de noviembre al 7 de diciembre participamos en Doha, Qatar, de la 18ª Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 18).

Lo hicimos con nuestros propios recursos, dado que desde el oficialismo no se consideró importante el envío de representación parlamentaria al evento  (  Rubén Darío Rojo,   Presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados,  de  Bolivia).
Los 194 países participantes convinieron en una agenda tendiente a asegurar que el aumento de temperatura global no supere los 2º C, umbral a partir del cual existiría un grave riesgo de desestabilización del sistema climático planetario.
Debe tenerse en cuenta que las emisiones de dióxido de carbono crecerán este año un 2,6% a nivel mundial, fundamentalmente por las aportaciones de grandes potencias en desarrollo como China e India.
Aunque los consensos alcanzados no sean plenamente satisfactorios, deben subrayarse ciertos aspectos del acuerdo denominado Puerta Climática de Doha, en particular el que establece el objetivo de un gran pacto mundial sobre el cambio climático para el 2015, en una ronda a desarrollarse en París que debe incluir a Estados Unidos, China, India y Rusia.
El acuerdo también da plazo hasta 2013 para negociar en Varsovia la atención a las necesidades de los países en vías de desarrollo, que demandan mayores donaciones para ayudarles a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.
El documento de Doha propone impulsar el Fondo Verde para el Clima con ayudas a largo plazo provenientes de los países desarrollados, por un monto de 100.000 millones de dólares al año antes de 2020.
El proceso previo a Varsovia 2013 incluye la “evaluación y la revisión de las necesidades de los países en desarrollo de recursos financieros para atender al cambio climático y sus efectos adversos, incluyendo la identificación de opciones para la movilización de estos recursos, así como la suficiencia, la previsibilidad, sostenibilidad y accesibilidad de estos recursos”.
Otro punto relevante en los acuerdos alcanzados es el referido a los enfoques para hacer frente a las pérdidas y daños asociados al cambio climático.
El documento de Doha indica que “existen importantes vínculos entre los eventos climáticos extremos y eventos de aparición lenta”, remarcando la importancia de la construcción de una gestión integral del riesgo climático.
En ese marco, se propone perfeccionar los mecanismos de evaluación de los riesgos de daños asociados con los efectos adversos del cambio climático, incluidos los impactos graduales.
Esto abarca la observación sistemática, la recopilación de datos y la contabilidad de las pérdidas; el fortalecimiento del diálogo, la coordinación, la coherencia y las sinergias entre las partes interesadas; la mejora de capacidades financieras y tecnológicas para hacer frente al fenómeno; la promoción de un entorno propicio que aliente la inversión en la gestión del riesgo climático; el involucramiento de las comunidades y poblaciones vulnerables, la sociedad civil y los sectores privados; así como la mejora del acceso, el intercambio y la utilización de la información a nivel regional, nacional y niveles subnacionales, incluyendo datos hidrometeorológicos y metadatos.
Sobre este último punto, cabe acotar que en nuestro país vienen realizándose ya varios encuentros de las secretarías medioambientales de las nueve gobernaciones departamentales, ámbito en el cual propondremos la aplicación de las recomendaciones de Doha en materia de intercambio de información sobre el cambio climático.
Bolivia también necesita prepararse para captar recursos del Fondo Verde, pero para esto el cambio climático debe pasar de la mera retórica a convertirse en un eje práctico de las políticas de Estado.
FUENTE:  eju.tv ,   24/12/2012 ,  publicado por  


No hay comentarios:

Publicar un comentario