Páginas vistas en total

domingo, 17 de julio de 2016

MEDICIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO



El cambio climático es un asunto complejo y de enorme dificultad; por ello, los responsables de políticas ambientales necesitan una fuente de información objetiva acerca de las causas, posibles repercusiones medioambientales y socioeconómicas y tener así respuestas.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) constituyeron en 1988 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Su misión es evaluar en términos objetivos, abiertos y transparentes la mejor información científica, técnica y socioeconómica disponible sobre el cambio climático en todo el mundo.

El IPCC elabora Informes de Evaluación, Informes Especiales, Guías Metodológicas y Documentos Técnicos. Para la elaboración de estos documentos dispone de tres grupos de trabajo y un equipo especial sobre inventarios nacionales de gases de efecto invernadero. El Grupo I se encarga de la valoración de los aspectos científicos del sistema climático y sus procesos, del cambio climático natural y el inducido por la actividad humana. El Grupo II orienta su actividad hacia el análisis de los impactos, la vulnerabilidad y la adaptación al cambio climático de los sistemas naturales y socioeconómicos. El Grupo III es el responsable de evaluar los aspectos científicos, tecnológicos, medioambientales, económicos y sociales de la mitigación del cambio climático.

Con los resultados del trabajo de estos tres grupos se elabora un Informe de Síntesis que recoge información sobre las bases científicas, la vulnerabilidad, los impactos y adaptación y la mitigación.  Los Informes de Evaluación proporcionan todo tipo de información científica, técnica y socioeconómica sobre el cambio climático, sus causas, sus posibles efectos, y las medidas de respuesta correspondientes.

El Informe de Evaluación y su Informe de Síntesis constituyen uno de los elementos clave para los gobiernos a la hora de fijar los compromisos de las partes para el segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto. Se prevé que las temperaturas para fin de siglo (2090-2099), respecto a 1980-1999, aumentarán entre 1.8 y 4 grados Celsius, según los escenarios (0.1 grados por década, al menos). El nivel del mar al final del siglo XXI habrá aumentado entre 18 y 59 centímetros, tanto por la expansión del agua por el calor como por la fusión de los glaciares.

FUENTE: sipse.com , 17 / julio / 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario