Páginas vistas en total

martes, 26 de junio de 2012

La falta de ambición y buenas palabras acaban con Río +20, la Cumbre de la Tierra


  • Se aprobo un documento 'de mínimos' que no convence a las ONG´s
  • Las organizaciones señalan que es un texto "vacío de compromisos"
  • Consideran que pasará a la historia por la falta de ambición y buenas palabras.
Uno de los centenares de activistas que se manifestaron contra la pasividad de los gobiernos en Río +20

Uno de los centenares de activistas que se manifestaron contra la pasividad de los gobiernos en Río +20AFP

La Cumbre sobre Desarrollo Sostenible Río+20, que se ha celebrado del 20 al 22 de junio en Río de Janeiro (Brasil), ha finalizado con la aprobación de un documento ‘de mínimos’ que deja en evidencia las diferencias insalvables de los 193 Estados participantes en cuestiones medioambientales y sociales.

Todos los países han aprobado el documento El futuro que queremos, un texto “vacío de compromisos”, ante la decepción de organizaciones sociales y medioambientales, según publica SINC.

Para la mayoría de los líderes políticos, la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible ha sido “un paso importante en la dirección adecuada”, ha señalado Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Sin embargo, las ONG’s han subrayado que Río+20 pasará a la historia por “la falta de ambición de los gobiernos participantes y por sus buenas palabras, vacías de contenido”.

Río +20 pasará a la historia por la falta de ambición de los gobiernos y sus buenas palabras

De hecho, las organizaciones civiles han llamado a la cumbre Greenwashing+20, que hace referencia al "lavado de imagen medioambiental” de los países y al maquillaje verde carente de compromiso y de medidas reales para cambiar la situación del planeta”.

“En numerosas áreas hubiéramos deseado un resultado más ambicioso, como por ejemplo en el establecimiento de tiempos para la ejecución de los objetivos en las áreas prioritarias”, ha indicado Janez Poto¿nik, comisario europeo de medioambiente en representación de la Unión Europea y de todos sus Estados miembro.

Pero a pesar de las diferencias existentes entre los Estados y de la falta de compromisos en algunos aspectos, hubiera sido “un error salir de aquí con un mensaje pesimista”, ha apuntado Arias Cañete.

Para el ministro español, Río+20 ha reafirmado la importancia del desarrollo sostenible para la creación de empleo y el crecimiento económico.

“Se han conseguido cosas importantes, y el texto refleja aspectos que no debemos desdeñar”, ha subrayado el ministro, quien ha asegurado que esta conferencia “debe verse como un punto de partida”, al marcar el inicio de un proceso para aplicar mejor y de manera más eficiente las políticas de desarrollo sostenible.

Tímidos avances


Entre otros aspectos, se ha logrado un entendimiento común de lo que significa una “economía verde” en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza.

Ante la imposibilidad de crear la Organización Mundial del Medioambiente, se ha acordado una serie de funciones para la mejora del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que España preside en la actualidad.

Por otro lado, la cumbre ha permitido reafirmar numerosos compromisos en áreas concretas. Se ha aprobado, por ejemplo, el Marco Decenal de Programas sobre Producción y Consumo Sostenible, que define un marco general, antes inexistente, sobre un tema básico para el desarrollo sostenible.

Además, se ha avanzado en las negociaciones para poder desarrollar, bajo la Convención de la Ley del Mar, un instrumento de protección de biodiversidad marina más allá de la Jurisdicción Nacional.

¿Hacia un futuro sostenible?


“Lo único relevante de la Cumbre ha sido la importancia que por primera vez se ha concedido a los océanos”, ha explicado Ricardo Aguilar, director de Investigación de Oceana Europa.

No obstante, “no hay avances reales en creación de áreas marinas protegidas, donde solo se reiteran compromisos pasados, ni en la protección de los hábitats de alta mar, y el texto referente a la recuperación de los stocks pesqueros ya se acordó hace una década”, ha aclarado Aguilar.

Por su parte, Greenpeace ha lamentado que incluso antes de comenzar la cumbre, EE.UU., Venezuela, Rusia y Canadá formaran una alianza que acabó con la propuesta de lanzar un mandato para la protección de las aguas internacionales.

Otro de los objetivos de las ONG’s -poner fin a las subvenciones a los combustibles fósiles- tampoco se ha conseguido. Según Greenpeace, “los gobiernos presentes en Río+20 no han aprobado un nuevo párrafo que recuerde que el desarrollo sostenible solo será posible cuando se acaben las subsidios a las energías sucias y se apoyen decididamente las energías renovables”.

Fuente: rtve.es  (25.06.2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario