Páginas vistas en total

martes, 3 de febrero de 2015

EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LOS BOSQUES DE AMÉRICA DEL NORTE.

El estudio, publicado recientemente en la revista Nature Climate Change, utilizó un experimento único al aire libre a largo plazo, para examinar los efectos del cambio climático en los árboles en los bosques boreales a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y Canadá. 



Un nuevo estudio de la Universidad de Minnesota muestra como de seguro, los visitantes de los bosques de América del Norte en las próximas décadas, probablemente verán un conjunto muy diferente de árboles a medida que clima se calienta. El estudio, publicado recientemente en la revista Nature Climate Change, utilizó un experimento único al aire libre a largo plazo, para examinar los efectos del cambio climático en los árboles en los bosques boreales a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

Algunas especies están en el rango extremo norte de su área de cultivo, mientras que otras están en el borde extremo sur de su área de distribución. Especies como el pino y el abeto que prosperan en las zonas más frías del norte en Canadá, sufrieron un crecimiento y una menor supervivencia cuando se calienta unos pocos grados de temperatura, mientras que los árboles como robles y arces que prefieren un clima más templado tuvieron un mejor desempeño. Otras especies como el álamo, el abedul, tuvieron una respuesta más neutral. 

Si bien todas estas especies podrán seguir coexistiendo, al menos por un tiempo, en un clima más cálido, el estudio encontró que el equilibrio de poder competitivamente hablando, pasó de las especies boreales a los robles y arces. Además de ser directamente afectados por el calentamiento, el abeto y el abedul, también podrían luchar para competir por la luz del sol y el agua con los árboles vecinos frente a los cambios climáticos. Los científicos, dirigidos por Peter Reich del departamento de recursos forestales en la Universidad de Minnesota, simularon los efectos de un clima más cálido en 10 especies nativas y 1 no nativa en tres temporadas de crecimiento en los sitios de investigación.

El proyecto utilizó lámparas de calefacción por infrarrojos y cables de calefacción de suelo para simular los efectos de unos pocos grados de calentamiento climático en 72 parcelas que contienen cerca de 4.100 árboles jóvenes de origen local. Para este trabajo, los investigadores monitorearon las tasas de crecimiento de los árboles, así como la eficiencia con que convierten la luz solar en energía, el proceso conocido como fotosíntesis. El proyecto no examinó cómo los inviernos más cálidos podrían afectar a los árboles y otras plantas, pero los investigadores señalan que las condiciones invernales podrían amplificar los efectos que se observan en este estudio.

Los resultados también indicaron que con un clima más cálido es probable que se acelere la invasión hacia el norte de especies no nativas como el espino cerval que ha aumentado lentamente su abundancia en las últimas décadas, tal vez se desaceleró por veranos frescos, pero ha prosperado en condiciones experimentales más cálidas. Esta es una mala noticia, ya que sugiere que el espino cerval y otras especies invasoras pueden aprovechar el cambio climático y más agresivamente moverse hacia el norte. “En el mejor de los casos”, dice Reich “, robles y arces se harán más dominantes causando la desaparición de especies boreales, y vamos a tener un bosque diferente, pero sigue siendo funcional. En el peor de los casos, los robles y arces no sustituirán a la disminución de especies lo suficientemente rápido, y nuestros bosques serán irregulares. El cambio en los bosques boreales influirá en todo, desde el suministro de madera, como en el hábitat para la vida silvestre, perdiendo su atractivo para el uso recreativo y el turismo.

FUENTE:  Ecoticias,  2 / feb / 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario