Páginas vistas en total

jueves, 19 de febrero de 2015

UN DRÁSTICO CAMBIO CLIMÁTICO HACE 4.200 AñOS FORZÓ UN ÉXODO MASIVO EN CHINA.

El impacto de este cambio climático extremo condujo a la desertificación de la región y la migración masiva de las culturas neolíticas del norte de China. Sus resultados se publican en la revista Proceedings.



Un geólogo de la Universidad de Baylor ha documentado por primera vez un drástico cambio climático hace 4.200 años en el norte de China, que afectó a la vegetación y provocó una emigración masiva. Steve Forman, profesor en la Escuela de Artes y Ciencias, recurrió junto a otros investigadores a una técnica de datación denominada ópticamente estimulada luminiscencia, para encontrar la primera evidencia de una disminución severa de la precipitación en el sistema de lagos de agua dulce en las Tierras de Arena Hunshandake.

El impacto de este cambio climático extremo condujo a la desertificación de la región y la migración masiva de las culturas neolíticas del norte de China. Sus resultados se publican en la revista Proceedings. "Con nuestras capacidades científicas únicas, estamos en condiciones de afirmar con confianza que un rápido cambio en el clima cambió drásticamente las precipitaciones en esta zona, aunque deben llevarse a cabo más estudios para entender por qué se produjo este cambio", dijo Forman.

Entre 2001 y 2014, los investigadores estudiaron secciones de sedimentos a lo largo del Hunshandake y fueron capaces de determinar que un cambio repentino e irreversible en el sistema del monzón provocó la desecación brusca del Hunshandake resultando en complicaciones para la población, . "Esta interrupción del flujo de agua afectó significativamente a las actividades humanas en la región y la disponibilidad de agua limitada. Las consecuencias de un cambio climático rápido en el pastoreo y la agricultura de Hunshandake fueron probablemente catastróficas", dijo Forman.

Dijo que estos cambios climáticos y el secado de la Hunshandake siguen afectando negativamente a la población actual. El Hunshandake permanece árido e incluso con esfuerzos masivos de rehabilitación será poco probable que vuelva a crecer una vegetación densa. "Este estudio tiene implicaciones de largo alcance para la comprensión de cómo las poblaciones responden y se adaptan al cambio climático drástico", dijo Forman.

FUENTE: Ecoticias, 17 / feb / 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario