Páginas vistas en total

lunes, 17 de agosto de 2015

CAMBIO CLIMÁTICO Y LA ASFIXIA DEL CONSUMISMO.



El cambio climático es una realidad que se está manifestando con más rapidez y contundencia de lo que se ha previsto hasta ahora, y cuyas consecuencias estamos empezando a sufrir todos en forma de sequías, inundaciones, etc., especialmente en los países en desarrollo. 

Los científicos hace tiempo que alertan al mundo, y los gobiernos parece que recién empiezan  a interesarse, en la medida en que ven cómo se altera la economía y cómo las catástrofes causan cada vez más víctimas humanas. Resumiríamos así las preocupantes últimas noticias que se difunden al respecto.


Para conocer en amplitud el avance del cambio climático y sus incidencias  negativas,  recurrimos  a las fuentes de suficiente crédito en la materia que están a la vanguardia  del temor por el cambio climático y  que  coincide con  la Convención Marco de las Naciones Unidas  que atribuye directa o indirectamente a la actividad humana la alteración de la composición de la atmósfera mundial,  que se suma, naturalmente,  a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables. 


Los expertos, desde fuentes autorizadas, aseguran que el  clima actual cambiará en los próximos años a una velocidad mayor por el efecto de la acción del hombre. Lo  comprobamos cada día  por los fenómenos meteorológicos extremos de los que se tiene cada día  profusa información,  más catástrofes de todo tipo: huracanes, tsunamis, terremotos, erupciones volcánicas, tormentas intensas, inundaciones, y más.


Por ese caudal de noticias la realidad actual es preocupante y por eso,  se ha proyectado una nueva cumbre  en la ciudad de Burget,  Francia, la COP 21, a la que asistirán 196 países, además de 3000 periodistas, foro  que se llevará a cabo del 30 de noviembre al 11 de diciembre de este año.   Recordamos que fue en París, Francia, precisamente, que  en la reunión de encumbrado nivel anterior se dio a conocer el informe del clima más completo en nuestro planeta y los resultados no dejan lugar a dudas;  empresas, gobiernos, nosotros ciudadanos,  somos responsables de los cambios que vive el mundo. Según los estudios de más de 500 científicos de 130 países, reunidos entonces, estimaban que la temperatura del planeta aumentará hasta en 4 grados durante este siglo y los niveles del mar subirán en unos 50 centímetros y sólo esto puede generar consecuencias catastróficas.


Ahora, gobernantes de países grandemente contaminantes, prometen el objetivo ambicioso pero necesario, de reducir a 2ºC,  lo están difundiendo medios de comunicación que dan  cobertura a fenómenos meteorológicos. Es sin duda un tema de gran interés y actualidad. 


La BBC de Londres fundamentó que "la teoría del recalentamiento de la tierra,  a causa de las emanaciones crecientes del dióxido de carbono se conocía en el Siglo XIX. La toma de conciencia es reciente”. Ahora ese último informe -el mayor peritaje que se conozca sobre el cambio climático- cita que "en los últimos 650 mil años no se había dado tanta acumulación de dióxido de carbono en el planeta con graves incidencias en América Latina, tanto que, por ejemplo, se está produciendo el retroceso y adelgazamiento de las masas de hielo de la Cordillera de Los Andes”.  


Las alteraciones han provocado también  una destrucción de solidaridades elementales entre las diversas sociedades. Entretanto, muchos Estados han tratado de hacer acuerdos internacionales, como el Protocolo de Kyoto,  con el que se pretendía frenar el efecto invernadero,  ha sido una iniciativa reclamada muchas veces debido a que chocó con la indiferencia de los gobernantes de Estados Unidos, uno de los mayores productores de gas carbónico del mundo, junto a China y la India, entre otros países dinámicos; ahora, sin embargo,  en la recta final de su gestión presidencial, Barack Obama anunció que contribuirá a la búsqueda de soluciones con 1.400 millones de dólares.    
Así como lo definen  "Ecologistas en acción”,  "Se trata del problema ambiental más importante al que se enfrenta la humanidad” y en el balance si el cambio climático es el conjunto de grandes y rápidas perturbaciones provocadas en el clima por el aumento de la temperatura del planeta,  el propósito no debería encaminarse solo a los aportes económicos; ya que también se viene divulgando que adoptarían medidas decisivas cuánto más se debe incentivar o estimular a nuevas inversiones ecológicas.


Quizás ahora cambien de criterio los mayores contaminantes del calentamiento global,  aquellos agentes del envenenamiento del clima y el medio ambiente que en nombre de la "comodidad" han embarcado a millones de personas, con recursos sofisticados del  capitalismo industrial, en una asfixia del consumismo de la que será difícil, sino imposible salir indemnes.

FUENTE: Página Siete, Mario Castro, 17 / agosto / 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario