Páginas vistas en total

lunes, 17 de agosto de 2015

EL BOICOT A LA CUMBRE CLIMÁTICA DE PARIS, AL DESCUBIERTO.



Cuando la autoridad comete abusos, ¿quién vigila al vigilante? En la Europa de los lobbies, donde cientos de personas disponen de acreditación para entrar a las instituciones y presionar a los representantes políticos en nombre de diversas industrias, alguien tiene que presionar a los que presionan. Es lo que lleva haciendo desde hace años Corporate Europe Observatory, un lobby por la transparencia que persigue y destapa las prácticas oscuras en los pasillos de Bruselas.
Ahora quiere llegar un poco más lejos y contrarrestar el empuje de eléctricas contaminantes y petroleras a los Estados que se reúnen en París en la cumbre por el clima. La organización quiere demostrar cómo las empresas que se benefician del avance del cambio climático son las mismas que influyen en las negociaciones de la ONU para frenarlo. Hasta ahora ha sido una creencia con alguna confirmación, pero esta vez, CEO quiere ser el Snowden del clima y confirmar -ojalá no- nuestras peores sospechas. Para ello, han lanzado un crowdfunding de 3.000€ con el que financiar las investigaciones.
Los actores internacionales, desde los Estados hasta las multinacionales, aseguran que la cumbre de París de este año será un éxito total y pondrá fin a años de contaminación impune. Pero desde CEO desconfían y estiman que se trata de una estrategia para frenar la acción de ecologistas y otros grupos de activistas que denuncian a los causantes del cambio climático. No hay más que ver, según CEO, que “quienes hablan ahora de reducir emisiones y afirman que en París todo cambiará, son los mismos que promueven el fracking, por ejemplo”. CEO habla incluso de una “inminente toma de control de la política climática por parte de las corporaciones”.
Su idea es tener preparado para otoño un informe que desvele hasta dónde llegan las garras de las grandes empresas. Todo porque nuestras emisiones de gases contaminantes a la atmósfera son cada vez más altas, sobre todo por la quema de combustibles fósiles. Algunas de estas empresas a las que denuncia CEO son: Engie (carbón), Suez Environment (fracking), Air France (aerolínea) o BNP Paribas (banca).
En 2013, CEO consiguió sacar a 800 personas a la calle a protestar contra el “patrocinio” de las conversaciones de la ONU en Varsovia y este año ha decidido convertir el cambio climático en su tema prioritario. Todos sus equipos, desde comercio hasta agricultura -hay uno que se llama lobby’o’cracy-, se dedican este curso al seguimiento y exposición de las actividades de los “mayores criminales empresariales del clima”. ¿Qué van a investigar exactamente?
  • A nivel de la Comisión Europea, pondrán la lupa sobre los “acogedores vínculos” entre los grandes contaminadores y los comisarios responsables de política climática en la UE, es decir, Miguel Arias Cañete y Maroš Šefčovič.
  • En cuanto al TTIP -el Tratado de Libre Comercio que UE y EEUU buscan firmar-, publicarán un informe en el quieren exponer cómo las negociaciones “amenazan la transición hacia un futuro sostenible” y en ellas, las corporaciones se salen con la suya.
  • Por último, quieren trabajar con grupos de activistas de Francia para sacar un folleto al que llamarán “Guía lobby” para destacar durante la cumbre a los grupos de presión que quieren influir en los Estados en París y señalar dónde se sientan.
FUENTE:  20 Minutos,  POR ESPERANZA ESCRIBANO,  


No hay comentarios:

Publicar un comentario