Páginas vistas en total

sábado, 8 de agosto de 2015

LOS DELTAS DENSAMENTE POBLADOS AMENAZADOS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Los países ricos construyen infraestructuras contra los riesgos de inundaciones en sus deltas poblados, pero con el crecimiento de los océanos y la frecuencia de las tormentas ligadas al calentamiento global, estas medidas serán insuficientes y más costosas, predijo un estudio publicado el jueves.

Estas naciones podrían un día sufrir las mismas inundaciones devastadoras que los países pobres que no pueden construir diques o canalizar los ríos de sus deltas, según modelos de simulación publicados por la revista estadounidenses Science.
Los investigadores, incluido Zachary Tessler, de la universidad de Nueva York y uno de los principales autores, simularon el efecto del cambio climático en las próximas décadas en 48 grandes deltas del mundo, donde viven más de 340 millones de personas.
Según estimaciones recientes, de aquí a 2050, si el nivel de los océanos continúa subiendo, las inundaciones más frecuentes podrían costar miles de millones de dólares por año en pérdidas en las 136 ciudades costeras más grandes del mundo.
"Nuestro estudio demuestra que la capacidad económica y el hecho de poner en marcha soluciones de ingeniería serán determinantes para preservar permanentemente los deltas", consideraron los expertos.
Igualmente analizaron la acción humana, que ocupa cada vez más tierras para la construcción y la agricultura, reduciendo en consecuencia los sedimentos que permiten rellenar el suelo.
Estas acciones conducen a una reducción del nivel de las tierras en un momento en que los océanos siguen subiendo de nivel, subrayan los expertos.
En la simulación también constataron que los deltas de países pobres serán inevitablemente más vulnerables, pero el riesgo continuará aumentando para aquellos que habitan ciertas naciones ricas, multiplicados en algunos casos por cuatro a ocho veces.

Los investigadores citan principalmente el delta de Misisipí, en el sur deEstados Unidos, o el Rhin, en Europa.
En un editorial publicado el jueves en Science, Stijn Temmerman, de la universidad de Anvers, Bélgica, y Matthew Kirwan, del Virginia Institute of Marine Science, explican que la solución podrían simplemente ser estrategias que permitan al sistema fluvial transportar nuevos sedimentos a los deltas.
Y citan un ambicioso proyecto en el río Misisipí que debería evitar la pérdida de 500.000 hectáreas de pantanos y reducir el desgaste que causan las inundaciones en Nueva Orleans y el sur de la costa de Luisiana por unos 5.300 millones de dólares anuales y 18.000 millones en 50 años.
FUENTE: Lainformacion.com, 7 / agosto / 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario