Páginas vistas en total

jueves, 12 de abril de 2012

Autos electricos

La historia y algunos retos que enfrentan los modelos que buscan reemplazar definitivamente a los carros a combustible


Los autos eléctricos ya no son una rareza, nuevos modelos que aspiran a ser masivos como el Twizy (de Renault). No obstante, estos sistemas no son ni mucho menos una novedad, puesto que -por si no lo sabe- se fabricaron antes que los de combustión interna (gasolina, diésel).
El primer modelo de auto eléctrico se creó en la década de 1890. En un principio muy usado por taxis de Nueva York, pronto sería sustituido por el de combustión, explica el subdirector de innovación de Endesa (empresa española del sector eléctrico) y responsable del vehículo eléctrico, Jorge Sánchez. En los años 20, con Ford y su sistema de producción en cadena, el automóvil actual era más asequible -el petróleo era muy barato-, y se podía manejar sin limitaciones con un buen suministro de combustible.
Y es que todavía no se ha descubierto el método eléctrico que permita recorrer medias y largas distancias.
A pesar de tales restricciones, tanto Jorge Sánchez como Pedro Arsuaga, autor del libro “Vehículos eléctricos y redes para su recarga”, creen en la primacía de los autos eléctricos en el futuro, por varias razones.
CARÁCTER ECOLÓGICO

En primer lugar por su carácter ecológico. Bien es cierto que durante la producción de energía existe un componente contaminante, pero éste puede reducirse o eliminarse si se usan fuentes limpias.
Asimismo, los eléctricos son más eficientes que los de combustión. Los primeros cuentan con una optimización de entre el 80 y 90% por ciento de sus recursos, mientras que el auto al que estamos habituados, solo entre el 25 y el 30%, explica Arsuaga.
YA NO DEPENDERÍA DEL CRUDO

En el ámbito español, el autor del libro también destaca la reducción de dependencia del crudo exterior.
Para su implantación sería necesario una gran reforma del sistema de recarga, además de un cambio en la concepción del automóvil. Así, este pasaría a ser algo parecido a un teléfono móvil y aprovecharíamos nuestras horas de sueño para cargarlo. Sin embargo, llenar la batería de un auto debe necesitar bastante más electricidad que el celular. Pero matiza que tal gasto eléctrico resulta más económico que llenar el depósito de gasolina.
Se suelen necesitar varias horas para un auto eléctrico. Los vehículos de Comarth, por ejemplo, entre cuatro y cinco. La recarga acelerada es otro de los retos del futuro.
COSTE MANEJABLE

En los primeros de comercialización, el costo puede ser un problema, aunque se solucionará cuando su producción aumente y se fabriquen en grandes series.
Muchas son las opciones de futuro y otros sus inconvenientes. ¿Son el futuro? Ello no puede predecirse al cien por cien. En nuestro presente, ya pueden ser políticas de empresa, sean para mejorar la imagen de una marca o captar nuevos compradores, pero en definitiva el automóvil eléctrico está abriendo su camino en el mercado.

Fuente: Elcomercio.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario