Páginas vistas en total

viernes, 4 de mayo de 2012

El tamaño de los animales depende de la temperatura global


A partir del análisis de restos del Sifrhippus, antepasado de los caballos modernos, descubiertos en un yacimiento en la cuenca del río Bighorn, al oeste de Wyoming Estados Unidos, expertos de la Universidad de Nebraska-Lincoln y del Museo de Historia Natural de la Universidad de la Florida concluyeron que mientras mayor sea la temperatura mayor es el tamaño de los animales.

En apenas 130 mil años, el Sifrhippus perdió un 30% de su masa corporal, pues llegó a pesar 3,8 kilogramos, el tamaño de un gato, pero en los 45 mil años posteriores alcanzó 6,8 kilogramos, aseguran los investigadores en un artículo de la revista Nature.
Estos cambios ocurrieron en el máximo térmico del Paleoceno-Eoceno (MTEP) período de 175 mil años en el cual las temperaturas subieron seis grados Celsius producto de las emisiones de dióxido de carbono lanzadas a la atmósfera por la intensa actividad volcánica.

De igual forma, los coyotes antiguos eran más robustos que los actuales, según restos óseos descubiertos en depósitos de alquitrán, que datan del Pleistoceno (hace 2,59 millones de años y 12 mil años). Estos animales eran grandes y muy parecidos a los lobos. Pero en el Holoceno (los últimos 11.784 años) los coyotes eran más similares a los actuales, según los resultados de un estudio publicado por la revista Procedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

El estudio de restos óseos evidenció pocas diferencias morfológicas entre los lobos del Pleistoceno y el Holoceno. Sin embargo, los coyotes del Pleistoceno eran más grandes y robustos que los del Holoceno. Según los científicos, el antagonismo entre ambos se produce porque la dieta es muy parecida, aunque los métodos de caza difieren. Mientras los lobos cazan en jauría y se especializan en grandes presas, los coyotes son solitarios y capturan animales pequeños como roedores y conejos. Pero los coyotes también suelen ser oportunistas con comportamientos variables de caza y captura a causa de su tamaño intermedio y adaptabilidad.

La pregunta que se hacen ahora los científicos es si la respuesta evolutiva será igual ante un futuro cambio climático. Se estima que en los próximos 100 años la temperatura global podría aumentar cuatro grados como resultado de la acción humana, principalmente.

FUENTE: innecology.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario