Páginas vistas en total

martes, 29 de octubre de 2013

CAMBIO CLIMÁTICO. MUY PRONTO EL MUNDO YA NO SERÁ TAL COMO LO CONOCEMOS.







Disponer de información detallada sobre los posibles impactos del cambio climático en los procesos fundamentales de los ecosistemas a escala global es de vital importancia para las negociaciones internacionales en torno a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero así como para planificar las estrategias de adaptación.

Sin embargo el impacto del cambio climático en dichos procesos es mucho más difícil de cuantificar que los impactos en la subida del nivel del mar o en la capacidad de migración o adaptación, o la posibilidad de extinción de los organismos vivos. 

Ello se debe a que las interacciones entre el clima y los procesos fundamentales de los ecosistemas tales como la acumulación y los flujos de carbono, la estructura de la vegetación o la disponibilidad de agua son múltiples y complejas, y ello hace que las predicciones estén sujetas a importantes niveles de incertidumbre.
Durante los últimos años, sin embargo, un equipo de investigadores del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto en el Clima (PIK según sus siglas en alemán), y de la Universidad de Berlín, se han atrevido a abordar este tema. Los resultados de su trabajo han sido publicados esta semana en la revista Earth System Dynamics, de acceso libre y editada por la Unión Europea de Geociencias.
Estos investigadores han desarrollado un modelo que capaz de predecir un parámetro que nos dice cuánto de lejos va a estar el estado futuro de un ecosistema respecto a su estado actual.

Dicho parámetro incluye cambios en el carbono almacenado en la vegetación y los suelos, los flujos de carbono entre los suelos, la vegetación y la atmósfera, la estructura de vegetación, y la disponibilidad de agua.

El modelo predice los cambios en todas estas variables en función de ocho trayectorias de cambio en la temperatura media global a finales del siglo y comienzos del próximo (2086-2115), desde 2 a 5 ºC respecto a los niveles pre-industriales, y los escenarios de cambio climático que suponen estas trayectorias según 19 Proyectos Acoplados de Intercomparación fase 3 (CMIP3 según sus siglas en inglés).
Los resultados del trabajo muestran claramente que la extensión de las áreas totales del globo en la que los procesos básicos de los ecosistemas se ven sujetos a cambios moderados o fuertes es bastante grande en todos los escenarios, especialmente en los que conllevan un mayor cambio en la temperatura media global.

En concreto, si esta aumentase hasta 5 ºC por encima de los niveles pre-industriales, un 86% de los ecosistemas globales exceptuando las áreas cubiertas por hielo o dedicadas a la agricultura, podrían experimentar cambios importantes en todos los procesos anteriormente mencionados.

La tundra ártica experimentaría importantes cambios en la estructura de la vegetación, los stocks de carbono acumulado y los flujos de carbono.

Los bosques boreales de coníferas podrían transformarse en bosques templados de especies caducifolias (que pierden la hoja en otoño), las praderas existentes en latitudes templadas se verían invadidas por especies herbáceas tropicales, y las sabanas arboladas del trópico se transformarían en praderas o áreas de matorral.

Los cambios en los bosques templados y tropicales no serían tan importantes, aunque en el caso de los últimos, incluso pequeñas transformaciones podrían tener un enorme impacto a escala global.

En una entrevista reciente, uno de los investigadores, Sebastian Ostberg, afirmó que dichos todos estos cambios implicarían esencialmente "olvidarnos del mundo tal y como lo conocemos" (3). Incluso si los esfuerzos de mitigación de la emisión de gases de efecto invernadero actuales y futuros hacen que la temperatura media global se incremente en torno a los 2ºC respecto a los niveles pre-industriales, una quinta parte de los ecosistemas globales estarían sujetos a cambios moderados.
Los autores del trabajo señalan también que aunque ellos han estudiado los cambios que se producirían en los ecosistemas en torno al paso del presente al próximo siglo, dichos cambios continuarían en el siglo XXII debido a la inercia existente en la mayoría de los ecosistemas.

En particular, en aquellos ecosistemas en los que los cambios no sólo implican la desaparición total o parcial de la vegetación existente hoy en día, sino también la colonización y el crecimiento de nuevas especies, la transformación podría extenderse incluso a lo largo de centenares de años.
Los autores esperan que los resultados de su trabajo proporcionen una información útil para las actuales negociaciones sobre mitigación del cambio climático y para la planificación de la adaptación al mismo. Para los próximos años, los autores esperan poder realizar nuevas predicciones que incluyan el efecto de fertilización de dióxido de carbono atmosférico en el crecimiento de la vegetación, y los cambios en el uso del suelo que se producirán en función del incremento en la población global y el crecimiento económico.
FUENTE: panamaon.com, 28/ 10/ 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario