Páginas vistas en total

lunes, 14 de noviembre de 2016

EL CAMBIO CLIMÁTICO YA AFECTA A LA MAYORÍA DE LA VIDA EN LA TIERRA.



La temperatura del planeta ha subido 1ºC respecto a la era preindustrial. Los cambios térmicos globales debido al cambio climático inducido por el ser humano afectan ya a la mayoría de los aspectos de la vida en la Tierra, desde genes de especies hasta ecosistemas enteros, pese a que la temperatura global ha aumentado un grado centígrado en comparación con los niveles de la era preindustrial.

Así lo afirman investigadores del Centro ARC de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral y la Universidad de Queensland (Australia), y la Universidad de Florida (Estados Unidos), que analizaron los procesos ecológicos clave para que haya ecosistemas marinos, de agua dulce y terrestres de forma saludable.
El estudio, realizado por científicos de 10 países y publicado en la revista ‘Science’, indica que el 80% de esos 94 procesos ecológicos muestran signos de respuesta al cambio climático y que los impactos para los seres humanos incluyen el aumento de plagas y brotes de enfermedades, la reducción de la productividad de las pesquerías y la disminución de los rendimientos agrícolas.


Esto significa, según John Pandolfi, del Centro ARC de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral, que muchas especies cambian genética y físicamente en la tolerancia a las altas temperaturas, las relaciones sexuales, la reducción del tamaño corporal y la migración hacia otras zonas.
“Ahora hay pruebas claras de que con sólo 1ºC de calentamiento global ya se están sintiendo impactos importantes en los sistemas naturales”, apunta Brett Scheffers, autor principal del estudio y profesor asistente en el Instituto de Alimentación y Ciencias Agrícolas de la Universidad de Florida.
Scheffers subraya que “los genes están cambiando, la fisiología de las especies y características físicas como el tamaño del cuerpo están cambiando, las especies están cambiando sus rangos y vemos señales claras de ecosistemas enteros bajo estrés, todo en respuesta a los cambios climáticos en la tierra y en el océano”.
Por su parte, James Watson, de la Universidad de Queensland y de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés), indica que el nivel de cambio observado es “bastante sorprendente” teniendo en cuenta que hasta ahora se ha producido “una cantidad relativamente pequeña” de cambio climático.
“Es sensato considerar esto como una preocupación para el futuro. Los políticos deben aceptar que es probable una catástrofe ambiental si no frenan las emisiones de gases de efecto invernadero”, añade, antes de sentenciar: “Los efectos del cambio climático se están sintiendo sin que se libre ningún ecosistema de la Tierra”.
El estudio alberga la esperanza de que muchas de las respuestas observadas en la naturaleza podrían ser aplicadas por las personas para abordar los problemas relacionados con las condiciones cambiantes del clima. Por ejemplo, una mejor comprensión de la capacidad de adaptación de la vida silvestre puede aplicarse a los cultivos, el ganado y las pesquerías. Concretamente, puede mezclarse cultivos domesticados con variedades silvestres de trigo y cebada para mantener el potencial evolutivo de sus variedades bajo el calentamiento global.

FUENTE: teinteresa.es , Madrid, 13/ 11 / 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario