Páginas vistas en total

sábado, 20 de diciembre de 2014

CAMBIO CLIMÁTICO Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN.




Al término de la COP20 y de las múltiples actividades oficiales y “alternativas” que se realizaron en nuestro país, asistimos a una serie de balances. Uno de ellos es el rol jugado por los medios de comunicación estos días. Una evaluación que debe medir no solo la cantidad de reflectores, sino también el encuadre o mensaje entre líneas con que se comunicaron los hechos.
En esto hay que diferenciar el papel que tuvo la televisión, la radio, la prensa escrita y las redes sociales. Fueron estas últimas las que destacaron en el tratamiento de la noticia, en la diversidad de enfoques y el filo político implícito en la información. La cobertura brindada por la prensa internacional y local en el internet superó largamente a lo informado en la televisión local, circunscrita a lo anecdótico o superficial.
La relevancia de lo negociado en Lima en el marco de la COP20 merecía una atención especial. Sobre todo porque nuestra ciudadanía no es especialmente sensible a las implicancias del Cambio Climático. No porque no sufra los rigores del calentamiento global, sino por la imposibilidad de identificar su origen y causas.
La desafección ciudadana frente a la cuestión ambiental tiene varias explicaciones. Las urgencias materiales del día a día instalan otro tipo de prioridades. Pero quizá la principal razón tenga que ver con el control oligopólico de la prensa escrita y televisiva y sus vínculos con los grupos de poder económico. Enfrentar el Cambio Climático exige compromisos de los gobiernos y del sector privado de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, tema caro para las industrias extractivas y energéticas. Esta es la demanda de sectores sociales críticos al sistema que genera el calentamiento global. Sin embargo, estos cuestionamientos no son difundidos en los grandes medios. Se topan con un corsé editorial donde no hay espacio para el pensamiento crítico; donde los movimientos sociales carecen de legitimidad; y las expresiones de acción colectiva o de protesta son estereotipadas de disruptivas o violentistas. 
Es lo que vimos con la pobre cobertura que recibió la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático. Durante cuatro días (8 al 11/Dic.), centenas de organizaciones y miles de activistas de los cinco continentes se dieron cita en Lima para compartir experiencias y articular apoyos relacionados con la defensa de los recursos naturales, el cuestionamiento al sistema capitalista (causante del calentamiento global) y a favor de nuevas formas de desarrollo que permitan una relación armoniosa entre el hombre y el planeta. Temas que no merecieron mayor atención que los ataques groseros que recibió la alcaldesa Villarán por parte de un grupúsculo de infiltrados. ¿Era esta “noticia” más importante que los temas puestos sobre la mesa por parte de organizaciones y movimientos sociales provenientes de todo el mundo? 
Incluso la multitudinaria Marcha Global en Defensa de la Madre Tierra (10/Dic.) –que congregó a más de 15 mil personas que marcharon alegórica y pacíficamente por el centro limeño– “representó” para los medios más importantes solo “desorden y caos vehicular”. Este nivel de desconexión con la realidad llevó a que una locutora televisiva cuestionara a los marchantes “por no pensar en los derechos de los otros”.
La responsabilidad social de los medios de comunicación frente al Cambio Climático es fundamental. No se trata de dar cabida (todavía reducida) a hechos relacionados con los cónclaves internacionales vinculados con el tema. Es importante que identifiquen (e informen sobre) lo relevante de los procesos en marcha. Que se incorporen puntos de vista diversos. Que trasciendan la estrechez particular de sus negocios. Porque, para enfrentar el Cambio Climático de manera oportuna y eficiente, se requiere de compromisos de todos los sectores y actores sociales. Los medios de comunicación tienen un rol clave en las tareas de sensibilización, información y movilización ciudadana.
FUENTE: la republica.pe , 18 / dic / 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario