Páginas vistas en total

lunes, 21 de abril de 2014

LA EVOLUCIÓN DEL TIBURÓN DATA DE MÁS DE 325 MILLONES DE AÑOS.



"Los tiburones son considerados tradicionalmente como uno de los vertebrados con mandíbulas que sobreviven más primitivos.

 
El cráneo de una especie de tiburón de 325 millones de años de antigüedad descubierto recientemente sugiere que los primeros peces cartilaginosos y óseos tienen más que decirnos acerca de la evolución temprana de los vertebrados con mandíbulas, incluidos los humanos, que los tiburones modernos, como se creía anteriormente. El nuevo estudio, dirigido por científicos del Museo Americano de Historia Natural y publicado en 'Nature', demuestra que los tiburones vivos están bastante avanzados en términos evolutivos.

   "Los tiburones son considerados tradicionalmente como uno de los vertebrados con mandíbulas que sobreviven más primitivos. La mayoría de los libros de texto en las escuelas dicen que las estructuras internas de la mandíbula de los tiburones modernos deben ser muy similares a las de los peces de tiburón primitivos", señala el autor principal de la investigación, Alan Pradel, científico postdoctoral en el Museo. "Pero nos hemos dado cuenta que no es el caso. El estado del tiburón moderno es muy especializado, muy evolucionado y no primitiva", afirma.

   El nuevo estudio se basa en un fósil de tiburón en muy buen estado de conservación recogido por los profesores de la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, Royal Mapes y Gene Mapes, en Arkansas, donde una cuenca oceánica una vez fue el hogar de un gran ecosistema marino. El cráneo fosilizado de la nueva especie, llamada 'Ozarcus mapesae', junto con muestras similares de la misma localidad, forman parte de una reciente donación de 540.000 fósiles de la Universidad de Ohio al Museo.

   Los cráneos de todos los peces, tiburones incluidos, están segmentados en mandíbulas y una serie de arcos que soportan la mandíbula y las branquias. Se cree que estos arcos han dado lugar a las mandíbulas en un momento temprano en el árbol de la vida. Como los esqueletos de los tiburones están hechos de cartílago, no hueso, sus fósiles son muy frágiles y, por lo general, se encuentran en fragmentos aplanados, lo que hace imposible el estudio de la forma de estas estructuras internas.

   Pero el espécimen 'Ozarcus mapesae' se conserva en un estado casi tridimensional, ofreciendo a los investigadores una rara visión de la organización de los arcos en un animal prehistórico. "Este hermoso fósil es uno de los primeros completos en los que se ven los arcos branquiales y las estructuras asociadas en un tiburón temprano. Existen otros fósiles de tiburón como éste, pero éste es el más antiguo en el que se puede ver todo", valora el conservador de la División de Paleontología del Museo y otro de los autores del estudio John Maisey.

   "Hay suficiente profundidad en este fósil que nos permite escanear y diseccionar digitalmente el esqueleto cartilaginoso", destaca. Trabajando junto con científicos del Sincrotrón Europeo (ESRF), Pradel tomó imágenes de la muestra con rayos X de alta resolución para obtener una vista detallada de la forma y la organización de cada arco individual, descubriendo que la disposición de los arcos no se parece a nada a la de un tiburón moderno o pez de tiburón, pero que el orden es fundamentalmente el mismo que en los peces óseos.

   Los autores dicen que no es inesperado que estas estructuras de los tiburones, que existen desde hace unos 420 millones de años, evolucionaran, pero que el nuevo trabajo, sobre todo cuando se considera junto con otros acontecimientos recientes sobre los primeros vertebrados con mandíbulas, tiene importantes implicaciones para el futuro de los estudios de la evolución de este grupo. "Los peces óseos podrían tener más que decirnos acerca de nuestros primeros antepasados con mandíbulas que lo que nos dicen los tiburones de hoy en día", concluye Maisey.

FUENTE:  Ecoticias, 17/ 04/ 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario