Páginas vistas en total

martes, 22 de abril de 2014

ORGANIZACIONES CIVILES ADVIERTEN QUE ARGENTINA DEBE PROFUNDIZAR SUS ACCIONES PARA ENFRENTAR EL CAMBIO CLIMÁTICO.




Vida Silvestre, Greenpeace, FARN, Los Verdes, Avina, CAN-LA y el FOROBA citaron el informe presentado hoy en Berlín por el Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) que reveló que aún es posible evitar impactos catastróficos, si se cambia el paradigma energético y se eliminan, tanto en economías desarrolladas como en desarrollo, las emisiones que generan calentamiento global.
Este reporte que contó con la coordinación de más de 300 científicos sobre las posibles soluciones al cambio climático, es la tercera entrega del quinto informe de evaluación del IPCC. Ya se han presentado los capítulos referidos a la ciencia climática y, días atrás, a los impactos causados por este fenómeno. El informe demuestra los beneficios de incrementar el uso de energías renovables -que ya ha consolidado su penetración a escala global- y comenzar el abandono definitivo de los combustibles fósiles. 
Adicionalmente, el IPCC refleja otras soluciones a la crisis climática como la concentración de esfuerzos en la eficiencia, el transporte y la construcción, así como en la protección de los bosques nativos.
“Las máximas autoridades científicas a nivel climático que advirtieron días atrás sobre mayores inundaciones en Argentina producto del calentamiento global, hoy evidencian la solución: comenzar un abandono urgente de los combustibles fósiles y detener la deforestación”, señalaron las organizaciones. “Sería una decisión inteligente, e incluso económicamente conveniente, que los gobiernos locales trabajen para evitar la profundización del cambio climático en lugar de lamentar e intentar remediar sus impactos una vez ocurridos”.
En 2010 los gobiernos acordaron evitar un aumento mayor a 2 grados en la temperatura global en comparación con la era preindustrial. Los nuevos hallazgos del IPCC demuestran que esto solo es posible si se reorientan las inversiones y los subsidios destinados del desarrollo de energías fósiles como el carbón o el petróleo, al despliegue de energías renovables y la eficiencia energética. De acuerdo al informe, esto no sólo traería soluciones climáticas a escala global, sino además la creación de significantes nuevos puestos de trabajo, al mismo tiempo que contribuiría a una mayor seguridad energética. Sin embargo, a pesar de las recomendaciones científicas, en los últimos diez años las emisiones globales crecieron más rápidamente que en los treinta años anteriores.
Argentina depende en un 87 % de los combustibles fósiles para generar su energía. En 2013, solo un 1,4 % de la electricidad provino de fuentes renovables, a pesar de contar con una ley que establece que ese aporte debe llegar al 8 % en 2016. Actualmente el Congreso de la Nación está debatiendo cómo avanzar hacia el cumplimiento de la meta establecida, así como su actualización con incrementos significativos para la próxima década. “Es necesario que se establezcan metas más ambiciosas y condiciones más favorables para el desarrollo de las energías renovables. Si bien aún deben aportarse mejoras a los proyectos presentados, es una señal positiva que en el Congreso esté abriendo el debate en esa dirección en un país que atraviesa una profunda crisis energética”, sostuvieron las organizaciones. “El desarrollo de las energías renovables requiere la absoluta atención del Estado, ya que pueden contribuir no solo a la situación climática global, sino traer beneficios económicos para Argentina que permitan recuperar el autoabastecimiento energético”.
Según el anterior informe del IPCC, conocido hace dos semanas, el 4,3 % de la deforestación global ocurre en territorio argentino. Asimismo, el avance de la frontera agropecuaria sobre los bosques, principalmente en la zona chaqueña, es cada vez mayor a pesar de la existencia de leyes que los protegen. Las organizaciones exigieron al gobierno nacional y a las provincias que se garantice el cumplimiento de la Ley de Bosques, al mismo tiempo que se desarrollan políticas agroecológicas sostenibles que contribuyan a mitigar los efectos del cambio climático. (Fuente  Greenpeace)
FUENTE: Diario Crónica, 19/ 04/ 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario