Páginas vistas en total

miércoles, 24 de junio de 2015

EL PRINCIPIO DEL BIEN COMÚN (Encíclica Papal sobre la Ecología Planetaria).


156. La ecología humana es inseparable de la noción de bien común, un principio que cumple un rol central y unificador en la ética social. Es
« el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección ».122
157. El bien común presupone el respeto a la persona humana en cuanto tal, con derechos básicos e inalienables ordenados a su desarrollo integral. También reclama el bienestar social y el desarrollo de los diversos grupos intermedios, aplicando el principio de la subsidiariedad. En- tre ellos destaca especialmente la familia, como la célula básica de la sociedad. Finalmente, el bien común requiere la paz social, es decir, la estabi- lidad y seguridad de un cierto orden, que no se produce sin una atención particular a la justicia distributiva, cuya violación siempre genera vio- lencia. Toda la sociedad –y en ella, de manera es- pecial el Estado– tiene la obligación de defender y promover el bien común.
158. En las condiciones actuales de la sociedad mundial, donde hay tantas inequidades y cada vez son más las personas descartables, privadas de derechos humanos básicos, el principio del bien común se convierte inmediatamente, como lógica e ineludible consecuencia, en un llamado a la solidaridad y en una opción preferencial por los más pobres. Esta opción implica sacar las consecuencias del destino común de los bienes de la tierra, pero, como he intentado expresar en la Exhortación apostólica Evangelii gaudium,123 exige contemplar ante todo la inmensa dignidad del pobre a la luz de las más hondas conviccio- nes creyentes. Basta mirar la realidad para enten- der que esta opción hoy es una exigencia ética fundamental para la realización efectiva del bien común.
FUENTE:  Encíclica "Laudato Si",   24 / junio / 2015 

No hay comentarios:

Publicar un comentario