Páginas vistas en total

miércoles, 16 de septiembre de 2015

EL CAMBIO CLIMÁTICO ES UNA CUESTIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA.





Emisiones de dióxido de carbono, las culpables del cambio climático
 
 

 
Hace más de 10 años que se dedica a uno de los problemas de mayor preocupación mundial: el futuro del planeta. Se han hecho cumbres, se ha avanzado mucho en el posicionamiento del tema medioambiental y se viene la gran cumbre en París, pero para Enrique Maurtua todavía está en duda la calidad del acuerdo que se pueda alcanzar en este encuentro. Este experto argentino conversó con EL DEBER en Santa Cruz.

_Se ha anunciado la llegada del fenómeno El Niño, uno de los más fuertes de los últimos años. ¿Qué tan grave es esto?
El fenómeno El Niño es algo que siempre ha existido. Los efectos del cambio climático pueden hacer que El Niño tenga un impacto mucho más fuerte o que cada vez tenga mayor frecuencia. Muchos de estos eventos pueden ser la muestra gratis de lo que será el futuro. 

El aumento de la temperatura de la Tierra es otra de las preocupaciones.
Todos sabemos que la Tierra es un planeta donde la temperatura varía poco o nada. La Tierra tiene una atmósfera que está compuesta por diferentes gases que mantienen su temperatura estable, como promedio tenemos 14 grados centígrados. En cambio la Luna, que no tiene atmósfera, en su lado claro tiene temperaturas que van por encima de los 90 grados y en su lado oscuro las temperaturas están por debajo de los 90 grados. 

Los expertos han advertido que lo máximo que la temperatura en la Tierra debe subir son dos grados. La temperatura promedio en los últimos años ha subido 0,9 grados, estamos muy cerca del máximo.

_¿Cuál es la previsión del futuro en este contexto?
La ciencia nos dice que por debajo de los dos grados de aumento evitaríamos catástrofes de proporciones, después de este límite sería muy difícil controlar la situación.

El Banco Mundial hace dos años sacó un informe de cómo sería un mundo con cuatro grados más de temperatura promedio: con unas pérdidas multimillonarias en desastres y grandes gastos en infraestructura.

_¿La cumbre de Copenhague 2009 fue un fracaso?A Conpenhague se le considera un fracaso porque los países no estaban listos para tomar decisiones de la envergadura que hay que tomar. Son decisiones muy grandes que en algunos casos pueden afectar economías. 

Los países tienen que trazar líneas claras sobre lo que deben hacer para salvar al mundo, pero al mismo tiempo tienen que ver su capacidad de hacerlo. Si a China le pedimos cortar desde mañana todo lo que contamina, su economía sufriría, entonces las naciones tienen que trazar una ruta clave para lograr sus objetivos. En 2009, los países no estaban listos para esto.

El cambio climático ya no es una cuestión ambiental, sino económica, de Estado. Ahora los ministros de medioambiente están en una convención para tomar decisiones con implicancias económicas para su país y es ahí donde aparecen trabas. Es muy complejo.

_¿Las grandes potencias realmente han hecho algo por el medioambiente?Eso tiene que ver mucho en cómo se mira el asunto. Si se compara con hace 23 años (desde la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro), hay muchos temas que ya están posicionados en la agenda de conversaciones. El tema del clima ahora tiene relevancia y no sorprende ni provoca rechazo como antes.

Por ejemplo, durante 10 años el Gobierno de George W. Bush en EEUU se negaba a todo lo que se le decía, pero desde que está Barack Obama existe mayor permeabilidad para conversar de esto. Además, entre los negociadores y diplomáticos de diferentes países siempre se dijo que mientras EEUU y China no se pongan de acuerdo, no tiene sentido ninguna convención. Y ¿qué pasó? El año pasado, ambas naciones acordaron luchar juntos contra el cambio climático. Estamos hablando de los dos responsables del gran porcentaje de las emisiones de gases invernaderos.

_¿Qué se espera de la Cumbre de París, en diciembre de este año?En la cumbre se tiene que dar un acuerdo temático que sea aplicable a todos los países, en este nuevo acuerdo se fijarán las responsabilidades de cada uno. La situación es muy distinta a otros años. 

Los coordinadores están siendo muy cuidadosos en las negociaciones previas para no entorpecer el proceso de elaboración de este documento. Yo creo que a fin de año vamos a llegar a un acuerdo, pero la gran pregunta es cuál será la calidad de este.

_El año pasado, por ejemplo, en la Cumbre sobre el Clima 2014 hubo un acuerdo, pero fue muy básico. ¿Eso soluciona el clima del planeta?, no creo.En Bolivia se habla del respeto a la madre tierra, pero a la vez se está construyendo una carretera por el Tipnis y se ha autorizado la exploración de petróleo en áreas protegidas. ¿Qué piensa?
Uno de los principios de la convención es la precaución. Las medidas que se tomen para solucionar el cambio climático no tienen que atentar contra el desarrollo de los países. Hay que trabajar sobre una transición justa y cada país es soberano para hacerlo. Siempre es buena la consulta a la sociedad para tener su aceptación a los proyectos.

FUENTE: Clarín, 11 / 09 / 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario