Páginas vistas en total

lunes, 7 de septiembre de 2015

OBAMA, EL ARTICO, Y EL CAMBIO CLIMÁTICO.



El pasado 31 de agosto, Barack Obama, visito la zona de Estado Unidos de América (USA) en Alaska del océano Ártico, convirtiéndose  así, en el primer presidente de ese país en hacerlo. Durante esta visita el líder estadounidense hablo ampliamente sobre la problemática contemporánea del cambio climático y las políticas que impulsa su gobierno para afrontar y disminuir los impactos negativos que este fenómeno mundial provoca.
Curiosamente, la  Royal Dutch Shell, del grupo petrolero Shell, recibió el pasado 17 de agosto el permiso definitivo del gobierno de Estados Unidos para comenzar la perforación en un pozo para la extracción de hidrocarburos en aguas del océano Ártico frente a las costas de Alaska, según ha informado la Oficina de Seguridad y Medioambiental de EE.UU. El Gobierno estadounidenses había permitido la exploración pero no los trabajos sobre pozos ya certificados con petróleo ante la falta de tecnología específica por parte de la Shell para contener un posible vertido.
El Ártico, uno de los últimos lugares inexplorados por el hombre será aniquilado, según  los ecologistas expertos en el tema, produciendo contaminación, tráfico y ruido inaceptables al prístino hogar de los osos polares, morsas, ballenas y aves marinas.  Este proyecto ha recibido fuertes críticas y oposición de organizaciones de protección ambiental e indígenas de Alaska, que consideran los trabajos petrolíferos un riesgo demasiado grande para el hábitat y el modo de vida de las comunidades locales.  Diversas organizaciones ecologistas de Estados Unidos y de muchos otros países han expresado durante los últimos meses su enérgica protesta por la decisión del gobierno de Obama de autorizar la perforación de pozos y extracción de hidrocarburos en el Ártico. Quienes protestan recuerdan la importancia ecológica de esta región y el grave peligro que puede suponer cualquier tipo de vertido petrolero en el área.
Según el diario estadounidense The Wall Street Journal ( http://www.wsj.com/articles/u-s-issues-arctic-drilling-permit-to-royal-dutch-shell-1439844581 ) la compañía Shell  gano esta larga batalla contra los ambientalistas, pasando por encima de la agenda gubernamental de Obama sobre la energía y el cambio climático.
Por su parte, diversas entidades y expertos consideran que el permiso que se ha concedido con el beneplácito de la Casa Blanca para explotar hidrocarburos en el Ártico, es una compensación a la industria petrolera por el veto a la ampliación del oleoducto Keystone XL o incluso un argumento para evitar la oposición de los sectores conservadores a las nuevas medidas contra el cambio climático, tomadas recientemente por el gobierno de USA en el área de la energía.  Según estos mismos expertos, ara preservar su legado en el clima, el presidente Barack Obama debe cambiar el curso de la perforación en el Ártico establecido por el presidente George W. Bush hace ocho años, y no perpetuarlo.
Obama ,  supuestamente,  quiere que Estados Unidos haga su parte para aminorar su contribución al cambio climático mundial, y para ello,  recientemente dio a conocer  un ambicioso plan para reducir las emisiones de carbono por parte de las centrales eléctricas de ese país, El plan, al que Obama se refirió según varias agencias internacionales de noticias como el “mayor y más importante paso dado hasta ahora”, es la versión definitiva del que adelantó hace un año la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su sigla en inglés) de USA. El anuncio viene pocos meses antes de que se celebre en París, en diciembre próximo la conferencia internacional- COP 21 de la Organización de las Naciones Unidas  (ONU), en la que se espera que los países alcancen un acuerdo vinculante para limitar que el calentamiento global supere dos grados, respecto a los valores preindustriales .El plan anunciado por el presidente Obama busca reducir para 2030 en un 32% las emisiones de las centrales termoeléctricas respecto a los niveles de 2005.
En todo esto, aparecen muchas contradicciones, que solamente la historia de los años próximos nos sacara de estas dudas….Mientras tanto, el presidente Obama seguirá hablando del cambio climático y sus afanes para combatirlo y mitigarlo, al mismo tiempo que la petrolera Shell avanzara en su  proyecto de afectar los ecosistemas en el océano Ártico para extraer petróleo, autorizada por el gobierno del  propio Obama.
FUENTE: La Tribuna, 7 / sept / 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario