Páginas vistas en total

jueves, 3 de septiembre de 2015

PROPONEN PRECIO A LAS EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO.






La Cumbre del Clima que se celebrará en diciembre en París puede conseguir acuerdos internacionales para hacer frente al cambio climático pero si realmente se quiere alcanzar una reducción importante de las emisiones de los gases que -como el dióxido de carbono- están implicados en el calentamiento global del planeta, la mejor alternativa es poner precio a estas emisiones.

La propuesta no es nueva pero esta semana gana fuerza gracias a un artículo publicado en la revista Nature por los seis profesores de economía y políticas energéticas de Estados Unidos y Suecia.

"Poner precio a la emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero debe ser la pieza central de cualquier política global sobre el cambio climático. Sabemos que funciona: la fijación de precios del carbono crea incentivos generales para reducir las emisiones", explica en su artículo el equipo encabezado por Gernot Wagner, economista del Environmental Defense Fund en Boston (EE.UU.) y profesor asociado de la Columbia University en Nueva York.

Los autores ofrecen diversos ejemplos internacionales sobre los beneficios (no sólo en el clima sino también en la salud) de poner precio -o imponer impuestos- sobre las emisiones contaminantes, y recuerdan que el abandono de los combustibles fósiles es posible gracias a las alternativas que ofrecen las energías renovables.

"Sin embargo, el precio actual de las emisiones de carbono sigue siendo demasiado bajo en relación con el coste que supone para el medio ambiente y la salud de las personas", indican los autores recordando que en muchos países -entre ellos España- se mantienen importantes ayudas públicas a sectores que provocan grandes emisiones, como es el caso del carbón.

Acceso de las renovables a las redes eléctricas 

El artículo insta a los gobiernos de todo el mundo a modernizar y abrir el accesos de les redes de transporte y distribución de energía eléctrica con el objetivo de facilitar la producción y utilización de las energías renovables.

Los autores también piden un mejor tratamiento fiscal para el almacenamiento de energía (uno de los elementos que facilitaría el desarrollo de las energías renovables) y un apoyo decidido a la investigación y el desarrollo relacionados con las tecnologías energéticas bajas en carbono.

Los economistas e ingenieros firmantes del artículo apuntan hacia Alemania y China como ejemplos a tener en consideración. Así recuerdan que la Ley de Energías Renovables de Alemania garantiza 20 años de acceso a la red y precios fijos para los productores de energía solar y de energía eólica. Por su parte, la China se ha convertido durante los últimos años en uno de los líderes mundiales en desarrollo y fabricación de equipos de energías renovables, afirman los firmantes del artículo publicado en Nature.

FUENTE: La Vanguardia Natural, 3 / 09 / 2015




No hay comentarios:

Publicar un comentario