Páginas vistas en total

lunes, 29 de julio de 2013

IMPACTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA SALUD, UN PROBLEMA GLOBAL.


El desarrollo de enfermedades como consecuencia de la variabilidad climática es un problema global al que Cuba no está ajena, aseguraron participantes a la IX Convención Internacional Medio Ambiente y Salud, que recientemente tuvo lugar en La Habana. Afecciones respiratorias, diarreicas y transmitidas por vectores se incrementarán en los próximos años, un fenómeno que ya se observa en algunas regiones del orbe, aseguró a Prensa Latina el doctor en Ciencias Paulo Ortiz Bultó, especialista del Centro del Clima del Instituto de Meteorología de Cuba.

Estudios realizados en la isla muestran variaciones y cambios climáticos -aumentos de temperatura, frecuencia de sequías, ocurrencia de fenómenos atmosféricos capaces de producir grandes volúmenes de lluvias e inundaciones, en términos generales se está produciendo una expansión del verano y una contracción de la duración del invierno en el país, aseveró.

También se observa un incremento del número de focos de mosquitos Aedes aegypti, al encontrar mejores condiciones para su incubación; todos estos factores son determinantes no solo en la aparición de patologías, también conlleva a cambios ecológicos y socio-económicos, los cuales propician variaciones y cambios epidemiológicos que afectan al sistema de salud.

Ortiz Bultó destacó que aún cuando en Cuba no existen limitaciones económicas para acceder a los servicios sanitarios, pues su prestación es gratuita, eso no significa que el Estado no incurra en gastos; este destina anualmente grandes sumas de dinero a la salud de la población del país y al mejoramiento de su calidad de vida.

Por tanto, es fundamental conocer los potenciales impactos del cambio climático y la identificación de vulnerabilidades, dirigido a la presentación de propuestas de medidas de adaptación para enfrentarlo, desde el ámbito personal y de la población en general, manifestó.

Por su parte, Margarita Astrálaga, directora de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), señaló que el mundo se enfrenta a grandes retos.

El desarrollo económico se ha basado en una agenda marrón, como producir más rápido y en más cantidad, sin cuidado ambiental, aseveró.

Sin embargo, ese es un problema a resolver; el planeta está abocado a nuevos riesgos y peligros, inundaciones permanentes, cambios en la temperatura global, escasez de agua potable, derretimiento de glaciares, con el consecuente costo que ello tiene para la salud, tanto personal como a nivel de gobiernos.

En la actualidad, el 25 por ciento de las enfermedades son debidas a problemas ambientales, afecciones causadas por la contaminación de agua, aire y alimentos, y tienen un costo altísimo, aseveró.

Hay que avanzar en estos temas, señaló Astrálaga a Prensa Latina, fortalecer los ecosistemas, demostrar los vínculos que existen entre el problema ambiental y la sanidad.

Carlos Corvalán, especialista de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), indicó a su vez que eventos fuera de lo usual están alterando la salud.

Los desastres naturales traen aparejados accidentes, infecciones asociadas al agua contaminada, incremento de vectores y otros problemas a largo plazo como deterioro de la salud mental, y quizás es este el fenómeno menos analizado, aunque puede ser el mayor, agregó.

Resaltó que aún cuando se tomen medidas para reducir emisiones de gases a la atmósfera, demorará décadas al planeta normalizar la situación actual, por lo que es indispensable trabajar no solo en mitigación del cambio climático, también en adaptación. El mundo está cambiando, y si no hay adaptación peligra la sobrevida de la especie humana, acotó.

Durante los últimos 50 años, la actividad humana, en particular el consumo de combustibles fósiles, ha liberado cantidades de dióxido de carbono de otros gases de efecto invernadero suficientes para retener más calor en las capas inferiores de la atmósfera y alterar el clima mundial.

La medición de los efectos sanitarios del cambio climático sólo puede hacerse de forma aproximada. No obstante, una evaluación llevada a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que valoró algunas de las posibles repercusiones, concluyó cómo el discreto calentamiento registrado desde los años 70 estaba causando ya un exceso de mortalidad cifrable en 140 mil defunciones anuales en 2004.

Aún cuando todas las poblaciones se verán afectadas, la OMS asegura que unas son más vulnerables que otras, entre ellas, los habitantes de los pequeños estados insulares en desarrollo y otras regiones costeras, grandes ciudades y regiones montañosas y polares.

También los niños, las personas mayores y aquellas con dolencias preexistentes.

FUENTE: Prensa Latina, 29/ 07/ 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario