Páginas vistas en total

domingo, 21 de julio de 2013

UNA MIRADA A NUESTRO MUNDO, 50 AÑOS EN EL FUTURO (World Conservation Union)


En 2008, Valli Moosa,  titular de la World Conservation Union,  la mayor red mundial de preservación del medio ambiente, en un artículo escrito en el libro “Una mirada a nuestro mundo, 50 años hacia el futuro” , mencionaba lo siguiente:

“Estamos en el 2058, después de 50 años de agitación social, una revolución energética basada en tecnologías solares, finalmente nos las hemos arreglado para estabilizar los cambios climáticos. Sin embargo, los paisajes, y las condiciones de vida se han alterado irrevocablemente, y los mapas antiguos del mundo confeccionados en el 2000 están irreconocibles.

La comunidad mundial está concluyendo  actualmente acuerdos sobre las nuevas fronteras nacionales, después que las capas de hielo y los glaciares se derritieron en masa, surgieron nuevos sistemas fluviales, y los altos niveles del mar inundaron áreas costeras e islas de poco relieve, así como inmensas áreas de Asia y el Pacífico.
Los costos de mantener defensas contra la invasión del mar en partes de Estados Unidos y Europa resultaron a la larga demasiado elevados, y partes de Londres y Nueva York se encuentran ahora permanentemente bajo el agua.

Viéndolo ahora en retrospectiva, parece claro que a principios del siglo XXI los gobiernos no estaban conscientes de los enormes trastornos que los cambios en el clima ocasionarían a nuestras vidas cotidianas. Las tormentas de polvo, incendios forestales, y sequías en Australia y el Medio Oeste de Estados Unidos, así como las inundaciones en acueductos, alcantarillados, y plantas eléctricas de Europa y Asia dislocaron las vidas de la gente, originando grandes migraciones y conflictos en la década del 2020.

Pese a todos estos trastornos, nos hemos adaptado bastante bien y hemos aprendido a ajustarnos a condiciones de vida severas e impredecibles.

El mundo no pudo alcanzar su meta inicial de detener la pérdida de la biodiversidad, y miles de especies animales y variedades vegetales se extinguieron en la tercera década del siglo debido a los cambios climáticos, poniendo en peligro nuestros sistemas básicos de sustentación de la vida. Pero gracias a radicales avances en la tecnología de los bancos genéticos, la ingeniería molecular, y las migraciones asistidas, finalmente nos las arreglamos para revertir  hacia el 2030 la pérdida de la biodiversidad inducida por la actividad humana, ahora existe un sistema continuo de corredores de biodiversidad que conectan la fauna y la flora a través de los ecosistemas.

La vieja economía basada en el petróleo caso se ha desvanecido, junto con sus estructuras y dinámicas de poder asociadas. Esta es una de las razones por las que la antigua civilización occidental empezó a declinar rápidamente después de la década del 2020.

Las naciones y compañías que se las arreglaron para asumir rápidamente nuevos modelos energéticos y empresariales en las dos primeras décadas del nuevo milenio ahora prosperan, y las multinacionales de la última generación tienen sus sedes en China, India, Brasil, y el sur de Africa”. 

FUENTE: "Una mirada a nuestro mundo, 50 años en el futuro", Mike Wallace, 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario