Páginas vistas en total

jueves, 27 de junio de 2013

CIENCIA Y ECONOMÍA RECALIENTAN EL DEBATE EN EEUU SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO.

Imagen activa

Criterios científicos sobre el cambio climático y los efectos económicos de medidas para fijar regulaciones evidencian hoy las contradicciones del debate sobre el tema en Estados Unidos.
Los líderes republicanos tienen una estrategia clara para combatir la agenda climática del presidente Barack Obama: No hablar de la ciencia, comenta hoy el diario en Internet Politico.

Obama anunció recientemente nuevos planes para cumplir su promesa de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero bajo la premisa de combatir el cambio climático.

El presidente estadounidense develó en un discurso ante la Universidad de Georgetown, en Washington, un ambicioso plan para imponer nuevas normas más duras de emisiones en plantas energéticas, tanto en las nuevas como en las ya existentes, entre otros.

El "Plan de Acción Climática del Presidente", un documento de 21 páginas, contempla una serie de medidas para reducir drásticamente la emisión de gases de efecto invernadero en el país, un proyecto largamente buscado por el mandatario.

Obama llamó a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) a emitir nuevos estándares de polución para plantas energéticas.

Para ello, el mandatario hará uso de sus poderes ejecutivos, algo que podría chocar con la oposición republicana, advirtieron de inmediato analistas, si bien a la par evita nuevos impasses en el Congreso.

Al respecto, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, replicó que las ideas del mandatario costarán trabajos y aumentará los precios de la energía.

Muchos republicanos tratan de mantenerse al margen de los debates de si el calentamiento global es real, una discusión que tiene con frecuencia incluidas referencias bíblicas o reclamaciones que los científicos están cometiendo un fraude gigantesco.

Pero, su principal argumento para golpear a Obama es que con sus políticas climáticas se destruyen puestos de trabajo y harán que los precios energéticos se disparen.

Según el senador republicano John Barrasso los costos de las regulaciones que impulsa la Casa Blanca son reales y los beneficios desconocidos.

Los republicanos conservadores desafían al mandatario y alegan que los científicos de todo el mundo están falsificando sus investigaciones para que parezca que las temperaturas van en aumento. Sin embargo, datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica muestran una tendencia general de aumento de la temperatura. En enero, la NOAA informó que el 2012 había sido el año más cálido registrado en 48 estados del país, y que a nivel mundial fue el décimo más caliente desde 1880.

Por otra parte, los partidarios de Obama destacan los enormes costos que los estados y las ciudades enfrentan a causa de las tormentas, las sequías, las inundaciones y otros eventos ocurridos ante un clima cambiante exacerbado por las emisiones de gases de efecto invernadero.

El análisis del tema y la oposición republicana a las medidas de la Casa Blanca, anticipan enconados debates en el Congreso en los próximos meses, aseguran comentaristas, medios políticos y organizaciones ambientalistas.

FUENTE: Prensa Latina, 27/ 06/ 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario