Páginas vistas en total

jueves, 21 de mayo de 2015

ALEMANIA Y FRANCIA PROPONEN AMBICIOSO TRATADO CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.


Alemania y Francia se proponen lograr un ambicioso Tratado Internacional del Clima y ejercen presión para que los demás países industrializados hagan todo lo necesario para que la cumbre de diciembre próximo en París sea un éxito. Ese Tratado, que sustituirá al Protocolo de Kyoto para frenar el cambio climático en el mundo, deberá ser vigente y obligatorio para los 190 países que integran la comunidad internacional.

La canciller federal alemana Angela Merkel lanzó un llamado para que la recta final hacia la Cumbre de París sea un esfuerzo ambicioso, con cambios a fondo en la economía y en las sociedades del mundo. Informó que Alemania quiere aportar un mayor financiamiento con ese fin. La ayuda financiera de Alemania para los países pobres se duplicará de dos mil a cuatro mil millones de euros, para que puedan confrontar las sequías, las inundaciones y las tormentas de gran envergadura, anunció este martes la jefa del gobierno alemán.

Merkel expresó que durante la Cumbre del Grupo de los Siete (G-7) en el Castillo de Elmau, en Bavaria, en junio tratará de convencer a los países industrializados que integran ese gremio de seguir el ejemplo de Alemania y aumentar el financiamiento. Las naciones industrializadas prometieron hace seis años, durante la Cumbre Internacional del Clima en Copenhague, la aportación de cien mil millones de dólares (87 mil millones de euros) para el 2020 para el cambio climático en los países en desarrollo.

Sin embargo, hasta el momento solo se han proporcionado 30 mil millones de dólares, lo que representa un tercio de la suma prometida, criticó la canciller federal. El presidente de Francia, Francoise Hollande, declaró este día en Berlín que sin un modelo financiero no se podrá acordar un tratado. Ese punto debe estar ya acordado antes de que tenga lugar la Cumbre de París en diciembre entrante, dijo.

Advirtió asimismo que no queda mucho tiempo. Hollande reconoció que las metas nacionales de los países para la disminución de las emisiones de efecto invernadero no han sido suficientes para limitar el calentamiento de la Tierra a dos grados por sobre el nivel que el clima registraba en tiempos preindustriales.

La Unión Europea, dijeron, debería dejar la puerta abierta para bajar aún mas sus metas de disminución de emisiones de efecto invernadero. Merkel, por su parte, reiteró la meta de Alemania de 40 por ciento menos de emisiones de bióxido de carbono en relación a las que había en 1990 en el país.

La canciller federal de Alemania y el presidente de Francia expresaron su meta de que el mundo renuncie en las próximas décadas de manera absoluta al uso de petróleo, de gas y de carbón para la generación de energía, y en vez de eso cubra sus necesidades energéticas con fuentes renovables.

Merkel consideró que el siglo XXI debe ser el de la "descarbonización" (de bióxido de carbono) y que el instrumento mas importante para ello es el comercio mundial de emisiones con derechos sobre el ensuciamiento de la atmósfera. Estos se compran y se venden como en la Bolsa de Valores. El mercado global de carbono con un buen precio internacional para el bióxido de carbono "debe ser nuestra meta", dijo la jefa del gobierno alemán.

Ese tipo de acciones de bióxido de carbono ya se comercian en Europa. Las empresas europeas compran actualmente esos derechos de emisión por cada tonelada de bióxido de carbono que arrojan a la atmósfera. Indicó que, sin embargo, ese comercio está muy flojo en Europa porque hay demasiados de esos papeles.


FUENTE: 
Notimex,  19.05.2015  


No hay comentarios:

Publicar un comentario