Páginas vistas en total

miércoles, 6 de mayo de 2015

RIESGOS DEL AVANCE DEL CAMBIO CLIMÁTICO AFECTAN A TODO MÉXICO.


El principal riesgo que enfrenta México ante el cambio climático es estar expuesto a sequías en la zona norte de la República y a lluvias torrenciales y ciclones tropicales en la zona sur, refiere un documento del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados.





El principal riesgo que enfrenta México ante el cambio climático es estar expuesto a sequías en la zona norte de la República y a lluvias torrenciales y ciclones tropicales en la zona sur, refiere un documento del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados.
De acuerdo con el reporte titulado “Referencia Internacional sobre Cambio Climático”, las sequías sucedidas en Zacatecas en el 2008, las inundaciones en el 2007 en Tabasco, así como el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel que azotaron Guerrero en septiembre del 2013, constatan la vulnerabilidad de México ante el cambio climático.
Con base en el índice de vulnerabilidad hídrica ante el cambio climático, con proyección a finales del siglo XXI, el CESOP estableció que Veracruz, Michoacán, Guerrero y Chiapas tienen el riesgo más alto de presentar lluvias torrenciales, inundaciones o ciclones tropicales.
Por otro lado, los estados con riesgo entre alto, moderado y moderado bajo son Campeche, Tamaulipas, Morelos, Estado de México, Querétaro y Nayarit.
En tanto que las entidades federativas del país con valores de riesgo bajo y muy bajo son la península de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Durango y Zacatecas, mismas que, por el contrario, es donde sus habitantes más sufren los fenómenos de olas de calor y sequías.
El CESOP refirió que según el índice de vulnerabilidad social por municipio, los estados del sur presentan mayor problema para enfrentarse a fenómenos naturales, mientras que los del norte conservan una mejor calificación para tener respuesta ante eventos producidos por el cambio climático.
FUENTE: El  Ecomomista, 6 / mayo / 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario