Páginas vistas en total

miércoles, 6 de mayo de 2015

LAS EMPRESAS DEBEN INVOLUCRARSE EN DAR RESPUESTA AL CAMBIO CLIMÁTICO.




Para Peter Bakker, cada compañía tiene que pensar con cuidado cuál es la relación
que tenemos con la acción climática.


Las empresas deben tener este fenómeno como prioridad, destaca Peter Bakker, presidente del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD 
El cambio climático es el mayor reto para la sociedad, y de esto no se salvan las empresas. Éstas son parte de la solución, y tanto las grandes organizaciones como las pymes necesitan cambiar su visión y comenzar a preocuparse por este problema que abarca a todo el globo y que no sólo implica el deterioro ambiental, sino también millonarias afectaciones en lo económico.
Lo han sostenido varias organizaciones: sólo a través de la vía sustentable los países podrán crecer y desarrollarse a largo plazo.
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) da evidencia de cómo el que las economías tomen acciones para generar energía limpia y cuidar el ambiente va a repercutir en su crecimiento.
Es un cambio que, si bien involucra a los países enteros, también empieza por cada persona, y en el caso de los negocios, por cada empresario que busque migrar a lo sustentable, aunque sea con pequeñas acciones.
"La decisión de poner un panel solar en el techo de tu empresa, o de cambiar tu carro por uno que consuma menos energía, o tomar transporte público, eso no es difícil. Cambiar la conducta es más complicado que cambiar la tecnología. Las soluciones están ahí, sólo necesitamos comenzar a usarlas", señala en entrevista con EL UNIVERSAL Peter Bakker, presidente del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), una organización que coordina acciones para que las empresas alrededor del mundo se alineen hacia lo sustentable.
Peter acumula varios títulos, todos relacionados con el desarrollo sustentable y social.
Además de ser el presidente del WBCSD, es embajador contra el hambre del Programa Mundial de Alimentos de la ONU y presidente de War Child (una organización internacional que invierte en un futuro de paz para niños en conflictos armados), entre otros.
¿Qué tan importante es el cambio climático para los negocios?
-Es muy importante. El cambio climático es el reto más grande que enfrenta la sociedad. Si lo observas desde el punto de vista de los negocios, hay dos formas de verlo: si no hallamos soluciones, el costo del cambio climático se elevará rápidamente, además de sequías, inundaciones y otros cambios climáticos.
En segunda, si estás comenzando a ser parte de la solución, verás que todos estos cambios van a ser oportunidades de negocio.
Tu compañía creará oportunidades masivas para vender energía renovable, para entrar en movilidad con uso menor del carbón, para invertir en edificios eficientes en el uso de energía. Hay oportunidades reales, no son sólo la historia de riesgos, y de pensar que el mundo se va a acabar.
¿Cómo se pueden convertir los negocios en la solución?
-La historia que le contamos a las empresas es que cada compañía tiene que pensar con cuidado cuál es la relación que tenemos con la acción climática.
Déjame darte un ejemplo: si eres una compañía automovilística, debes interesarte en la movilidad con uso menor del carbón.
Hay diferentes soluciones que pueden implementar las empresas y, si cada compañía selecciona una solución que se adapte a su negocio, entonces habrá un cambio masivo.
El problema es que les dijimos a las empresas que el cambio climático era un problema y que tenían que hacer algo, pero a menos que les digamos qué pueden hacer, ellas no lo sabrán.
¿Hay algún lugar para las pymes en estas soluciones?
-Por supuesto. Aunque este año con las negociaciones de clima en París la mayor parte de la atención irá a las corporaciones más grandes, porque ellas impactan por todo el mundo, los proveedores de las grandes empresas en la cadena de valor, todos siempre son pequeñas y medianas empresas.
Todas las empresas, de todos los tamaños, tienen un papel, incluso las tienditas de la esquina pueden poner un panel solar en el techo o buscar bajar el uso de energía. Hay pequeñas cosas que todos podemos hacer.
¿Es este el año de las grandes empresas?
-Este año las grandes corporaciones tomarán el liderazgo, pero las empresas pequeñas tienen que ser parte de la cadena de valor.
¿Qué tanto es cierto que las soluciones empiezan por uno mismo?
-Cada decisión que tomemos tú y yo tiene un impacto en el clima.
Si está hermoso el clima afuera, ¿por qué estamos sentados adentro en el cuarto, si podríamos estar sentados fuera sin necesidad de usar energía?
Puedes tomar el tren, usar una bicicleta, puedes cambiarte a un lugar cerca de tu oficina, hay muchas cosas que puedes hacer.
La razón por la que la gente encuentra con frecuencia difícil hacerlo, es porque a) es un hábito usar lo que usas; b) todos pensamos que las elecciones individuales no hacen ninguna diferencia real, porque el mundo es muy grande.
Pero si todos comenzamos a cambiar la forma en que pensamos, entonces tendremos un gran impacto juntos.
¿Piensa que es difícil implementar estas soluciones ambientales para las pymes?
-No, todo lo que se requiere es cambio mental. La decisión de poner un panel solar en tu techo, o de cambiar tu carro por uno que consuma menos energía, o tomar transporte público, eso no es difícil, es sólo una decisión que tienes que tomar.
Cambiar la conducta es más difícil que cambiar la tecnología o la solución que quieres usar, porque las soluciones están ahí, sólo necesitamos comenzar a usarlas y escalarlas.
¿Así que el mayor desafío es cambiar la mentalidad?
-Sí, no hablamos los suficiente acerca de cómo cambiar la conducta de la gente. La buena noticia es que pienso que gracias a la ciencia ya no hay mucha gente que ya no crea que el clima está cambiando. Comenzamos a darnos cuenta de que todos nosotros tenemos que cambiar.
Hay elecciones que nosotros individualmente tomamos; yo no decido qué tipo de energía usa Apple en su centro de datos, pero sí decido si vengo en carro, bicicleta o a pie.
Esas elecciones son mentalidad, son difíciles.
Por ejemplo, la gente en China, India o México soñaría con tener un automóvil porque su país necesita desarrollarse, pero tenemos la esperanza de que consigan un trabajo, un ingreso, y mejoren para tener cosas también.
La cosa es preguntar ¿qué sueño queremos que sigan? ¿Es el sueño estadounidense? ¿O podemos construir un mejor sueño mexicano?
Tengo la esperanza de que construyamos un mejor sueño mexicano, pues si todos van a vivir el sueño norteamericano no podemos salvar el clima, ni el planeta: no va a ser un futuro feliz.
Para un país con tanta inequidad como México, ¿cómo implementar la sustentabilidad con tanta pobreza?
-Mi consejo para los líderes de negocios cuando cené con ellos fue: "piensen en implementar las soluciones al cambio climático de la manera en que India ha pensado en implementar la telefonía".
Si vas a India, que es un país gigantesco, con una población de mil 400 millones de habitantes, 10 veces más que México, son extremadamente pobres, viven principalmente en áreas rurales, sin teléfono, luz, agua.
Los indios pudieron haber decidido "construyamos líneas telefónicas fijas para todos estos pueblitos y conectemos a todas estas personas a un teléfono".
Pero no, en India no puedes encontrar muchas áreas con líneas fijas, de hecho es el país que tiene menos líneas telefónicas externas.
¿Por qué? Porque se han brincado a la siguiente generación de tecnología, que es la telefonía móvil.
¿Es ir un paso adelante?
-En México tienes todavía gente pobre y toda esta gente quiere desarrollar sus vidas, quieren crear un ingreso, quieren tener un futuro, y como parte de este futuro quieren comer carne o manejar un carro, o hacer lo que la gente quiere hacer.
Mi esperanza es que las soluciones que les ofrecemos son soluciones de la nueva tecnología, para que así no construyamos un sueño de poseer un gran automóvil estadounidense que ande por las calles con gran consumo de gasolina, sino que construyamos y encontremos una manera para proveerlos de un carro eléctrico barato pero que sea bueno.
Quiero que toda la gente en México tenga un carro o coma buena comida, pero que encontremos maneras de hacerlo con energía renovable, con nuevas tecnologías en lugar de las antiguas tecnologías que metieron al mundo en problemas.
Eso es difícil porque hay muchísimo marketing por ahí que dice: "si tienes un gran carro, si tienes una gran casa, eres exitoso".
Tenemos que encontrar formas de cambiar esa mentalidad.
Pienso que suena difícil, pero es más fácil que decirle a un norteamericano quien maneja un gran auto que se acostumbre a uno pequeño, a una bicicleta o a no tener carro.
Lo que pienso acerca del cambio climático es que hemos sabido de él desde hace unos 20 o 30 años, no acabamos de enterarnos apenas ayer, lo hemos conocido por muchos años y nos ha tomado un largo tiempo tomarlo lo suficientemente en serio. 
FUENTE: EL universal.mx, Emprendedor, 5 / mayo / 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario