Páginas vistas en total

sábado, 21 de enero de 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO REDUCIRÁ EL CRECIMIENTO DE LOS BOSQUES.






 El incremento de las temperaturas y la mayor duración e intensidad de las sequías que predicen los científicos para la península ibérica supondrá una reducción en el crecimiento de los bosques, según ha constatado una investigación liderada por el Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC) en Huesca

En el estudio, publicado en la revista Global Change Biology, han participado también la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, la Complutense de Madrid, la de Columbia en Estados Unidos y el Instituto Federal Suizo de Investigaciones sobre el Bosque, la Nieve y el Paisaje.

Sus autores han analizado más de 4.000 árboles de 110 bosques del Pirineo y el Sistema Ibérico, constatando que los bosques situados más al sur, a menudo en sitios más secos y con especies predominantes como el pino albar y el abeto, pueden ser más vulnerables y crecer menos frente a las nuevas condiciones más secas y cálidas que han detectado los modelos climáticos. googletag.cmd.push(function() { googletag.display('Intext'); }); Habrá más procesos de decaimiento y mortalidad

"Los resultados sugieren que el incremento de periodos secos y el aumento de las temperaturas previstos para finales de siglo XXI disminuirán el crecimiento en muchos bosques ibéricos, que se verán sometidos a mayor falta de agua, lo que puede resultar en más procesos de decaimiento y mayor mortalidad", asegura Raúl Sánchez-Salguero, investigador del Instituto Pirenaico de Ecología.

Si, como indica este trabajo, tienden a aumentar estos procesos de mortalidad, "el carbono que los ecosistemas forestales retienen durante décadas será liberado de nuevo a la atmósfera", explica Jesús Julio Camarero, otro de los autores en este instituto. Los investigadores han empleado un modelo matemático que proyecta cómo cambiará la anchura de los anillos anuales de crecimiento de los árboles de cada bosque en función del clima.

De este modo, considerando varios escenarios de emisión de gases de efecto invernadero, han evaluado la vulnerabilidad de los bosques en respuesta a distintas proyecciones climáticas. En esa línea, en el escenario de mayor emisión de gases invernadero, que supone una tasa más elevada de calentamiento y mayor aridez, los bosques de abeto y de pino albar reducirían su crecimiento en un 11% y 16%, respectivamente, a partir del año 2050. Este estudio permitirá identificar, según los autores, en qué momento un bosque supera el límite de crecimiento mínimo, para poder abordar procesos de decaimiento forestal inducidos por el cambio climático.

FUENTE: 20 Minutos, Tierra Viva , 20 / ENE / 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario