Páginas vistas en total

viernes, 27 de enero de 2017

UNA DE LAS GRAVES CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO SON LOS INCENDIOS FORESTALES.

Los diversos incendios forestales de las últimas semanas han arrasado con más de 155 mil hectáreas de tierra en el país, una tragedia difícil de atacar y que los últimos años ha ido en aumento en todo el mundo. Lamentablemente los efectos del cambo climático han empeorado la situación.

Cambio climático: Incendios forestales su gran efecto
 
Tan grave es la situación que La Corporación Nacional Forestal, CONAF, tomo la decisión de cerrar – por primera vez en su historia –  los parques, reservas y monumentos entre las regiones de Coquimbo y Los Ríos, a la espera de que las condiciones climáticas se estabilicen y no representen un riesgo para la propagación de los incendios forestales. Las altas temperaturas, baja humedad relativa y fuertes ráfagas de vientos han sido los grandes aliados de esta catástrofe.
 
De hecho, el director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, sostuvo que la inusual medida “busca reducir el riesgo a nuestros visitantes en caso que se registre un incendio cercano o al interior de las unidades”. La autoridad agregó que la medida es preventiva ya que a la fecha los Parques Nacionales no se han visto afectados por los incendios, salvo la reserva Roblería del Cobre Loncha, ubicada en la Región Metropolitana.
 
Quienes saben de tema, aseguran que el cambio climático ha sido el gran propagador de estos grandes incendios.
 
A este respecto, Hernán Silva, académico de la Universidad Mayor, experto y miembro de la red mundial de voluntarios de cambio climático “Climate Reality” -la organización que fundó el ex candidato a presidente de los Estados Unidos, Al Gore-, advierte que “lo más grave en este sentido es que el cambio climático que se está produciendo en el mundo crea las condiciones para que sea más factible que aumenten los incendios forestales. Ello es muy relevante porque no necesariamente el cambio climático es detonante, sino que genera las condiciones para que los bosques se incendien más facilmente”.
 
El profesional destaca que independiente que el origen de un incendio pueda corresponder a un cable que hace cortocircuito, una colilla de cigarro o un fuego mal apagado, “pero si esta causa se produce cuando hay 38 grados de calor, cuando estamos enfrentados a 10 años de sequía, cuando hemos llenado el país de pinos y eucaliptus; el resultado finalmente es como un cocktail de combustible, es la combinación que crea las condiciones para que nuestros bosques sean frágiles”.
 
Silva sostiene que “efectivamente si pudieramos disminuir los efectos del cambio climático, los incendios disminuirían, porque una de las condiciones fundamentales es el aumento de las temperaturas y su efecto es tan devastador que genera situaciones como la que vivimos ahora y que no se dan sólo en Chile, se han producido en países como Canadá, EE. UU, Australia y España, por ejemplo”.
 
El estudio del cambio climático y los acuerdos a nivel mundial para enfrentar el tema no han estado faltos de polémica. El año base que se considera para medir el aumento de la  temperaturas es 1880, que corresponde al inicio de la revolución industrial y cuando el hombre comenzó a contaminar a gran escala. En ese sentido los cientificos han establecido que ese aumento no debe sobrepasar 1,5 grados celcius, pues más allá de ese umbral la situación planetaria sería muy grave. “Sin embargo resulta que de ese total ya hemos aumentado 1,2 grados celcius por lo que estamos enfrentados a una situación muy preocupante”, explica el académico.
 
La polémica respecto a este tema incluye al presidente de EE.UU Donald Trump, quien abiertamente en su campaña no reconoce el cambio climático pues sostiene que es un tema inventado. En este sentido el Acuerdo de París -alcanzado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) )-, podría verse gravemente afectado si EE.UU lo abandona como ha señalado Trump. Así lo asegura el académico: “EE.UU aporta con un tercio de todas las emisiones de CO2 a nivel mundial por lo que bajarse del acuerdo sería un daño planetario gigantesco”.
 
“Los efectos del cambio climático ya están instalados. El tema es tomarle el peso porque los incendios forestales generan un circulo vicioso:  aceleran el cambio climático, el que se produce con el CO2 que generamos al aire y los incendios irradian una enorme cantidad de CO2. Esa la gran preocupación y la gravedad del tema, con los incendios el proceso además se acelera”, indica el académico.
 
El experto asegura que ya no es posible revertir el aumento de las temperaturas, “hoy lo importante es detener la situación para que no llegue a niveles desastrosos para la humanidad. A lo que aspira el Acuerdo de París es a que la situación no empeore, que no se agrave más”.
 
Pero hay esperanza y todos podemos ayudar. Eso es lo que plantea el profesional. “Tener conciencia es lo más importante”. La recomendación está dirigida a actuar en local y pensar en global, ello pensando que cualquier aporte y ayuda en particular incide a nivel global porque todo lo que hacemos genera consecuencias”.
 
Fuente: CONAF , Publímetro , 27 / 01 / 2017
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario