Páginas vistas en total

miércoles, 11 de diciembre de 2013

CUMBRE CLIMÁTICA MUNDIAL 2013, EN VARSOVIA, SIN BUENOS RESULTADOS.




En noviembre se realizó en Varsovia, Polonia, la Conferencia sobre el Cambio Climático evidenciándose una vez más el poco interés que tienen los países industrializados en contribuir a controlarlo.
Martin Kaiser, director de Greenpeace, organización internacional no gubernamental, declaró: “Ni los países industrializados ni los grandes países en desarrollo han mostrado voluntad para avanzar en la adopción de medidas concretas para reducir sus emisiones o acordar una fecha para hacerlo”.

Es una irresponsabilidad que los gobiernos de Polonia, Estados Unidos, China, India y la Unión Europea simulan actuar contra el calentamiento global y el catastrófico cambio climático, cuando en realidad solo da pasos insignificantes, agrega Greenpeace.

Esa organización junto con otras abandonaron el evento como signo de protesta contra la inoperancia demostrada por los gobiernos quienes no solo dejaron de dar pasos hacia un acuerdo climático vinculante, sino que Canadá, Australia y Japón han recortado sus objetivos de mitigación.


Gobiernos e industriales no escuchan a expertos
Entre esas organizaciones que abandonaron  la conferencia se encuentran Amigos de la Tierra, WWF, Oxfam y la Confederación Sindical Internacional, que tienen miembros nacionales que forman parte de Coalición Clima en España.
Estas Sociedades han señalado que “la falta de sentido de urgencia que estamos presenciando en Varsovia es tal, que no nos queda otra opción que la de abandonar la conferencia en forma de protesta. Nuestros gobiernos están todavía a años luz de la actuación necesaria para evitar una catástrofe climática”.

El daño que países industrializados y emergentes le están haciendo al planeta también es denunciada por entidades como la Unesco. En la Conferencia, la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de ese organismo de la ONU, presentó un documento con las conclusiones de más de 500 expertos de 37 países, en el que concluyeron que si no se reducen las emisiones de carbono, en 2100 la tasa de acidez de los océanos habrá aumentado un 170%.

Según los expertos, la espiral negativa de la acidificación disminuye su capacidad para tratar el dióxido de carbono emitido a la atmósfera, que a su vez aumenta la acidificación. Asimismo, indicaron que el sector de la pesca de mariscos podría tener pérdidas de 130 mil millones de dólares por año.


Usar carbón es sinónimo de muerte
De otro lado, la secretaria ejecutiva de la Convención de la ONU sobre el Cambio Climático, Christiana Figueres, en la Cumbre Mundial del Carbón también celebrada en Varsovia por las mismas fechas, instó a la industria del carbón a diversificarse en fuentes de energía más limpias y no extraer las reservas de este mineral en el mundo. Esta debe ser una voz de alerta al gobierno colombiano.

La experta costarricense dijo a los ejecutivos que las plantas de carbón antiguas y contaminantes deben ser cerradas y que las plantas nuevas deben aplicar tecnologías que permitan atrapar las emisiones antes de que contaminen la atmósfera. Pero la mejor forma de reducir las emisiones de bióxido de carbono que eviten niveles peligrosos de calentamiento, es que la mayor parte de las reservas existentes de carbón quedan intactas, afirmó.

Este es otro mensaje contra las políticas gubernamentales en nuestro país, que deben de replantearse para no seguir con esa forma de generar exiguos recursos para el Estado, además de crear falsas expectativas para la población con unas regalías que aumenta la corrupción y produce inmensos daños medioambientales.

A finales de septiembre de este año, el informe sobre Vulnerabilidad Climática llevado a cabo por Dara, una prestigiosa organización independiente experta en temas humanitarios y de desarrollo, reveló que el cambio climático y la economía basada en el uso intensivo del carbono, causan la muerte de alrededor de cinco millones de personas cada año y originan pérdidas económicas equivalentes al 1,6% del PIB mundial.

También el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente –Pnuma- informó que el óxido de nitrógeno se encuentra en la atmósfera de forma natural pero sus concentraciones han incrementado de forma alarmante desde la Revolución Industrial. Además, señalan que no se ha prestado la atención necesaria a esta situación.

El director ejecutivo del Pnuma, Achim Steiner, explicó que si bien ese gas no tiene la misma presencia en la atmósfera que el CO2, sí tiene un impacto desproporcionado por sus propiedades radioactivas y su larga actividad. Agregó que reducirlas tendría un impacto positivo sobre los cultivos, la salud humana, el medio ambiente y la economía mundial. El informe del Pnuma, elaborado por expertos de 35 organizaciones señala que ese potente gas tiene la capacidad de dañar la capa de ozono.


Gobiernos responsables del futuro del planeta
También el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, expresó gran preocupación por la amenaza del cambio climático.

Durante su discurso en la Conferencia señaló que el calentamiento global amenaza las generaciones presentes y futuras.

Indicó que las consecuencias del aumento de las emisiones de gas de efecto invernadero son profundas, graves y conocidas por todos y afirmó que la catástrofe en Filipinas es una muestra de los efectos del calentamiento global.

Las organizaciones ecológicas, ambientalistas y la sociedad civil deben generar gritos de protestas más fuertes a ver si los gobiernos escuchan y asumen con seriedad su responsabilidad ante el cambio climático.
FUENTE:  cronicadelquindio.com

 Por Diego Arias Serna

No hay comentarios:

Publicar un comentario