Páginas vistas en total

lunes, 16 de diciembre de 2013

UNA MOLÉCULA ARTIFICIAL EN LA ATMÓSFERA TIENE UNA CAPACIDAD 7000 VECES MAYOR QUE EL CO2 EN LA GENERACIÓN DE EFECTO INVERNADERO



El cambio climático documentado en las últimas tres décadas influye en los ecosistemas terrestre y marino del Ártico, aunque las mediciones anuales muestran variaciones regionales en esos efectos, según un informe divulgado en EE.UU.



 La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, en inglés) distribuyó el jueves último su “cartilla anual", el informe en el que compila cada año la información meteorológica y los cambios en el mar del Ártico y las áreas terrestres que lo rodean.

Después de un año que marcó récords en el 2012, se registraron temperaturas relativamente frías del aire en el verano del 2013 en la región central del Océano Ártico, Groenlandia y el norte de Canadá, indicó NOAA.

“Esto facilitó un incremento en la extensión del hielo durante el verano y una disminución en la extensión y duración del derretido en la superficie del manto de hielo de Groenlandia”, añadió.

Por contraste, el verano del 2013 fue uno de los más cálidos que se haya registrado en Alaska, donde algunos observatorios en áreas de congelamiento permanente registraron temperaturas altas sin precedentes.

“En Fairbanks, en el centro de Alaska, se registró un récord de 36 días con temperaturas de 27 grados Celsius o superiores”, señaló el informe.

Desde que comenzaron las observaciones en 1982, añadió, la productividad, o verdor, de la vegetación en la tundra ártica ha aumentado de forma monótona en Eurasia y a un ritmo acelerado desde el 2005 al 2009 en América del Norte.

Y en las últimas tres décadas la temporada de crecimiento de la vegetación, esto es, el período de más actividad de fotosíntesis, ha aumentado en nueve días por cada década.

Uno de los resultados de este cambio climático es que los arbustos altos y los árboles han extendido su territorio en los bosques de tundra en Siberia, con una tasa de crecimiento de hasta el 25 por ciento desde la última mitad de la década de 1960, indicó NOAA.

La expansión de la vegetación ha ido acompañada por un incremento “sustancial durante la última década”  del número y gravedad de los incendios de la tundra en la Ladera Norte de Alaska.

A comienzos del 2013, la extensión de la cubierta de nieve en el hemisferio norte estuvo por debajo del promedio observado para el período 1967 al 2013, indicó el estudio.

En varias áreas, particularmente en el Mar de Beaufort  (Canadá), se ha observado la presencia de nuevas especies marinas árticas y subárticas que “probablemente representan distribuciones alteradas por el cambio climático y la detección de especies hasta ahora no estudiadas”.

FUENTE: prensalibre.com, 15/ 12/ 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario