Páginas vistas en total

lunes, 26 de diciembre de 2016

ADVIERTEN QUE SI NO SE CUMPLE EL ACUERDO DE PARÍS, SE DUPLICARÍA EL CALENTAMIENTO GLOBAL

Una amenaza al futuro del planeta

Un estudio estimó que la temperatura global subirá más de 3,6° en vez de 2° si no se reduce la emisión de gases.

El blanqueo de los corales, al descubierto. EFE.

Cada vez más expertos se platean y buscan responder un interrogante: ¿y si no se cumple, o fracasa, el acuerdo de París contra el cambio climático? Las medidas que actualmente se están aplicando en el mundo contra las emisiones de gases conducen al planeta a un calentamiento de más de 3,6ºC (respecto a la época preindustrial), lejos, por tanto, del tope máximo de aumento de 2ºC o 1,5ºC que la comunidad internacional ha aprobado, concluye un estudio capitaneado por Niklas Höhne, del centro de investigación Climate Action Tracker (CAT). Desde la revolución industrial, la Tierra ha visto aumentar ya su temperatura 1,2 grados (según la Organización Meteorológica Mundial), una alza que es sinónimo de episodios de olas de calor, deshielos en los glaciares, subidas del nivel del mar, así como sequías prolongadas y grandes tormentas.

Las contribuciones o planes de acción climática anunciadas por los firmantes del acuerdo de París, comunicadas en 2015, parecen ser insuficientes. Si se convirtieran en realidad, el mercurio seguiría subiendo igualmente hasta alcanzar un aumento de entre 2,8ºC y 3,1ºC. De ahí que exista la necesidad de elevar el listón de la ambición política.

El Acuerdo de París entró en vigencia el 4 de noviembre, en un tiempo récord si se compara con el Protocolo de Kioto, donde este proceso demoró siete años.
El gran pacto del clima ha sido ratificado ya por todos los grandes países emisores y otras tantas naciones, que suman casi el 90 % de los gases mundiales, y pese a que la victoria electoral de Trump en EE.UU. sorprendió en plena celebración de su veloz entrada en vigor en la cumbre del clima de en Marrakech, en noviembre, no provocó fisuras sino un cierre de filas en defensa del acuerdo.

Ningún país dio señales en Marrakech seguir al presidente electo estadounidense si abandonaba el pacto tal como prometió en campaña (lo calificó como "cuento chino"), y muy al contrario los otros grandes emisores (UE, China, India o Brasil) se apresuraron a manifestar que la transición hacia una economía baja en carbono es "irreversible".

Los países firmantes deben presentar su contribuciones nacionales en  2020; pero numerosos expertos y grupos ecologistas desean que en 2018 la reunión prevista para evaluar los avances ya realizados se convierta en una verdadera revisión de las metas, visto que se quedarán cortas.

Nieve en el Sahara
Nieve en el Sahara
 

Los 25 países principales emisores de gases (y que aportan el 70% del total) han hecho pocos avances en sus iniciativas nacionales –añade el CAT–, aunque el informe valora que son estimulantes ciertos avances en China e India en favor de las energías renovables, acompañados de un retroceso del carbón en estos países. China ha reducido el uso del carbón por tercer año consecutivo, de manera que es muy probable que su pico de emisiones máximo se adelantará y se situará en el año 2025 o poco después.

Días atrás, el ex ministro de Energía Alieto Guadagni advirtió en un texto publicado en Clarín que "el impacto del cambio climático ya ha comenzado a sentirse: con altas temperaturas, tormentas, inundaciones y sequías. El cambio climático es el principal problema de naturaleza global que enfrenta toda la humanidad en el siglo XXI. Esta amenaza global requiere una solución global con compromisos de todas las naciones".

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha hecho estimaciones muy coincidentes. Si no se produce una pronta reducción de gases, el planeta experimentará previsiblemente un incremento en su temperatura media global de entre 2,9ºC y 3,4ºC, aunque se apliquen todos los extremos del acuerdo de París.

Los gobiernos deben reducir, antes del 2030, un 25% sus emisiones de gases invernadero, para contener el temperaturas por debajo del tope de los 2ºC. El informe del Pnuma detecta que los gobiernos se mueven “en la dirección correcta”, señala su secretario ejecutivo, Erik Solheim, “pero no nos estamos moviendo con la suficiente rapidez”.

FUENTE: Clarín.com , La Vanguardia , 25 / 12 / 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario