Páginas vistas en total

miércoles, 14 de diciembre de 2016

LOS RETOS DE LA AGRICULTURA SOSTENIBLE: "CAMBIO CLIMÁTICO Y PRODUCIR PARA MÁS GENTE".


agricultura-ecologica-770-istock.jpg

Alrededor del 40% del territorio en España está relacionado con la agricultura.
 Un sector que es estratégico, pero que tiene importantes retos ante sí para ser sostenible.
 
Hoy en día se habla de la Industria 4.0 y de toda la revolución que están introduciendo las nuevas tecnologías y la aplicación de las TIC a la empresa y al trabajo. Sin embargo, hay sectores de actividad en los que los retos o desafíos que tienen ante sí no solo se centran en estos aspectos.
 
Es el caso de la agricultura, un sector que siempre se relaciona con la producción de alimentos, que es esencial, pero cuyo papel va más allá, ya que también está vinculado a otros bienes y servicios, además de jugar un papel decisivo en, por ejemplo, fijar población en el medio rural, protección de paisajes y el entorno ambiental o la seguridad alimentaria, entre otros.
 
Un papel que tiende a olvidarse, pese a ser un sector estratégico, y que tiene ante sí retos importantes para conseguir ser sostenible, que van más allá de aplicar innovaciones y tecnologías en los cultivos.

Población creciente

Dentro de estos retos, uno de los principales es que la "agricultura debe proporcionar producción para una población creciente", además de tener que hacerlo con seguridad bajo las normas de la Unión Europea, con estándares de calidad y cumpliendo las medidas de protección medioambiental", según ha explicado Vanessa Sánchez, coordinadora de proyectos de la Fundación Global Nature, a elEconomista.es
 
Este reto -que ha explicado dentro del foro 'Nuevos retos sostenibles en agricultura', organizado por CEOE Aragón y la Universidad de Zaragoza y en el que ha participado con la conferencia 'Retos por la sostenibilidad del sector agrario: aprovisionamiento sostenible y cambio climático'-, no es el único al que en la actualidad se enfrenta el sector.
 
De hecho, otro de sus grandes desafíos es el cambio climático. "De este sector depende el 10% de los gases de efecto invernadero en España". Y eso no es todo porque "los agricultores tienen que enfrentarse a todos los escenarios del cambio climático", cuyas primeras consecuencias "ya están aquí. Vivimos en una región mediterránea en la que ya se nota en la temperatura y en el agua".
 
"La agricultura tiene que adaptarse a estos cambios", añade Vanessa Sánchez, quien explica que entre las medidas que pueden introducirse para realizar este proceso de adaptación figuran, por ejemplo, hacer cambios en la localización de los cultivos o bien usar variedades de cultivos más adaptadas.

Líneas de trabajo

Son medidas en las que es conveniente comenzar a trabajar porque "si se actúa ahora se tiene menos impacto económico". Pero este paso hacia una agricultura más sostenible no "es solo responsabilidad de los agricultores", sino que también deben actuar los distribuidores, la cadena alimentaria y los consumidores, "que tienen en su mano consumir productos producidos de una manera sostenible".
 
Para conseguir abordar estos retos, desde la Fundación Global Nature se están llevando a cabo varias líneas de acción. Una de ellas se centra en el aprovisionamiento sostenible de la cadena alimentaria, mientras que otras se están acometiendo dentro de proyectos Life.
 
En uno de estos programas, "estamos trabajando para introducir indicadores de biodiversidad en el etiquetado e ir más allá de la etiqueta de producción ecológica. Se pueden hacer cosas que no son complicadas".
 
Además, dentro de otro proyecto Life se está abordando la adaptación del sector agrario europeo al cambio climático, evaluando la situación en cuatro diferentes zonas climáticas que, en el caso de España, se centran en la región mediterránea.

Más concienciación

También se está llevando a cabo una labor de concienciación porque "soluciones existen, pero siempre hay una complicación al pasar del laboratorio al campo. Muchas investigaciones se quedan solo en artículos y debemos incidir en que tengan una transferencia a la sociedad y que se apliquen en la agricultura, acompañando al agricultor".
 
A pesar de lo que inicialmente se puede pensar, el sector agrario sí está concienciado de la necesidad de abordar estos retos, sobre todo, en materia de cambio climático, área en la que en general siempre todas las líneas de acción se han centrado en la eficiencia energética y en el ahorro económico. "Pero ahora también se está trabajando en la adaptación al cambio climático. Pensábamos que iba a haber más reticencia del agricultor, pero no es así porque están viendo que tienen problemas".
 
"Las empresas privadas y los agricultores ecológicos están más concienciados que los consumidores", quienes son decisivos para en el consumo sostenible y responsable. "Siempre se dice que España es el primer país exportador en agricultura ecológica, pero el último en consumo". Una situación en la que todavía queda camino por realizar
 
FUENTE: eleconomista.es , 14 / 12 / 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario