Páginas vistas en total

sábado, 17 de diciembre de 2016

LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE Y EL CAMBIO CLIMÁTICO.



¿La contaminación del aire, irá a peor con el cambio climático?

Desde el comienzo de la semana,  que se inició el 5 diciembre 2016,  París y su región limítrofe se vio afectada con los niveles alarmantes de concentración de partículas finas y de NO2. Para Airparif,  fue uno de los episodios de tipo invernal más intenso en una década. La circulación se vio restringida y se puso en marcha la gratuidad de los transportes públicos para aliviar las impurezas del aire.

Medidas idénticas o similares  se tomaron en otras ciudades francesas, como en Lyon y Villeurbanne.
Según un informe de la Agencia Europea para el Medio Ambiente (AEE), publicado el 23 noviembre de 2016, la polución del aire provoca unas 500 000 muertes prematuras en Europa cada año. Unas semanas antes, UNICEF reveló que un niño en el mundo (y 300 millones de personas) vivía en un lugar donde la contaminación es superior a seis veces lo estipulado en las normas internacionales.

 00_polucion1
Contaminación del aire en Île-de-France, medición en la periferia parisiense
© Météo-France

La contaminación del aire, y más la calidad de la atmósfera, es un problema de salud pública muy importante.

El impacto de la regulación y el cambio climático

Los principales contaminantes a considerar para la calidad del aire en las ciudades son el dióxido de nitrógeno (NO2), el ozono (O3), que se presentan en forma de gas y las partículas finas.

Las partículas finas corresponden al conjunto de las partículas muy pequeñas líquidas o sólidas (residentes en la atmósfera). En relación con la normativa sobre la calidad del aire, las dos más importes son PM10 y PM2, 5 que corresponden al conjunto de las partículas de toda la naturaleza de tamaño inferior a 10 micrómetros y 2,5 micrómetros (?m) de diámetro, respectivamente.

Partiendo de la situación presente ¿cuál será la calidad del aire a 10, 50 o a 100 años vista?
Para intuir la respuesta, dos elementos deben tenerse en cuenta: la evolución de las regulaciones sobre las emisiones contaminantes y el desarrollo del cambio climático en curso. Este se debe principalmente al aumento de las cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera por las actividades humanas.

Este cambio climático se traduce por un aumento de la temperatura media de la atmósfera estimado en ~ 0,85 ° C para el período 1880-2012. Además de la temperatura se darán cambios en otras variables meteorológicas como el viento, humedad, las nubes y precitación. Todos los parámetros influyen en la calidad del aire. Se sabe, por ejemplo,  que los vientos, en el transporte del gas y las partículas de un lugar a otro, aumentan los procesos de mezcla.

¿Qué pasaría con un calentamiento de 2 °C en Europa?
Varios proyectos de investigación recientes financiados por la Comisión Europea investigan estos temas, trabajando sobre la base del calentamiento global limitado a 2 °C por encima de los niveles pre-industriales (1850). Estos proyectos incluyen IMPACT2C que tiene como objetivo cuantificar una amplia variedad de impactos de un aumento de 2 ° C, incluido el relativo a la calidad del aire.

Estos trabajos sobre la calidad del aire se llevaron a cabo a partir de un enfoque correr cuatro modelos numéricos de la química atmosférica (uso simultáneo de varios modelos para evaluar la incertidumbre de los resultados). Cada modelo de química ha utilizado un modelo climático numérico propio para determinar los cambios en las condiciones climáticas; este estudio se basó en una proyección del aumento de los gases de efecto invernadero de acuerdo con el escenario denominado “intermedio” – ni muy optimista ni muy pesimista – utilizado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (GIEC).
 
El otro elemento esencial para simular la calidad del aire en el futuro son las proyecciones o “escenarios” de las emisiones de contaminantes. Estos fueron proporcionados por el proyecto de investigación Éclipse. Dos escenarios se han utilizado: el escenario CLE (“La legislación actual/ Current Legislation “) que se basa en las normas actualmente previstas; y el escenario MRF (“Reducción máxima factible/ Maximum Feasible Reduction “), que asume la máxima reducción de las emisiones.
 
Ejemplo de  uno los resultados de los escenarios estudiados

Para las especies de gases,  las simulaciones llevadas a cabo por el escenario CLE muestran una disminución del 33% al 51% (dependiendo del modelo adoptado y / o la temporada en cuestión) para el dióxido de nitrógeno, NO2. Esta disminución se debe en gran parte a los supuestos de reducción de las emisiones de NO2 a través de regulaciones, y sobre todo en invierno.

El impacto sobre el ozono presenta unas bajas concentraciones medias anuales (ver figura siguiente), con una diferenciación estacional. Para el verano, las concentraciones disminuyeron en un 11% y un 16% en comparación con el día de hoy, aumentan moderadamente, del 3% al 13% en invierno. Se demostró que estos resultados fueron estadísticamente significativos en casi toda Europa.

00_polucion2
Figura del proyecto IMPACT2C, suministrado por los autores

Otras simulaciones numéricas,  se llevaron a cabo con el escenario de las emisiones de lo más optimista de los posibles contaminantes, dando una nueva reducción de dióxido de nitrógeno promedio en un 60% y el ozono (verano) de aproximadamente 15%.

Para las partículas finas, las proyecciones futuras con el escenario CLE da una fuerte reducción de PM10 y PM2.5 en el continente europeo. Estos resultados son muy robustos desde el punto de vista estadístico. La concentración anual de PM10 podría reducirse el intervalo de 15 a 20%.

El efecto del clima solo, sin necesidad de cambiar las regulaciones sobre los contaminantes en relación con el presente, es bajo independientemente de los contaminantes. Para el ozono, el impacto es neutral en invierno y en verano está entre 0-3% según el modelo. Para las partículas finas, el efecto del cambio climático por sí solo es estadísticamente significativo sólo en el suroeste de Europa, en donde ocurriría un ligero aumento. La falta de solidez en otras partes de Europa se explica por el hecho de que el cambio climático juega un papel muy diverso y complejo en las partículas, haciendo que las incertidumbres sobre el modelado sean más importantes.

Sobre la base de estas simulaciones, se puede concluir que, incluso en un mundo futuro a 2 ° C, todavía es posible mejorar significativamente la calidad del aire en Europa en comparación con la actualidad. La condición necesaria es que las regulaciones destinadas a reducir las emisiones de contaminantes nocivos, previstas  hasta 2050, sean aplicadas realmente.

FUENTE: el tiempo.com, 8 / 12 / 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario